Icon for skoda make

Skoda Karoq Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2018
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
SUV
fuel iconCombustible
Gasolina, Diesel

Escrito por el equipo editorial de heycar

9/ 10
heycar opiniones
SUV práctico, cómodo y elegante
Ventajas
  • Excelente practicidad y asientos flexibles

  • Interior muy bien acabado

  • Conducción cómoda y relajante

Inconvenientes
  • Estilo conservador elegante pero soso

  • Caja de cambios de doble embrague algo vacilante

  • No hay opción híbrida o de muy bajas emisiones

Veredicto general

"El Skoda Karoq es un SUV orientado a la familia que realmente hace un buen trabajo. Es muy cómodo de conducir, con una gama de motores excelente, un habitáculo bien acabado y un alto nivel de equipamiento de serie. Esos asientos especiales lo convierten también en uno de los coches más prácticos de su clase".

El Skoda Karoq es el sustituto directo del tan querido Yeti. Al igual que su predecesor, es un SUV familiar de tamaño medio con cinco asientos y tracción delantera o en las cuatro ruedas, un interior muy espacioso y un montón de equipamiento. Esas dos últimas cualidades son las que realmente lo diferencian de todos sus rivales, pero, además, también es agradable de conducir.

A diferencia del Yeti, el estilo exterior es más bien conservador. Tiene un diseño de categoría, aunque no destaca en comparación con sus rivales más deportivos; sin embargo, es más cómodo y cuenta con un interior de mayor calidad que el de su predecesor.  Si quieres un crossover relajante, adecuado y con un precio razonable, el Skoda Karoq es uno de los mejores del mercado.

Los pasajeros tienen una gran cantidad de espacio tanto en la parte delantera como en la trasera, y si bien algunos rivales son mejores para llevar a cinco adultos, casi ninguno puede superarlo en lo que respecta al excelente almacenamiento a bordo, o a la capacidad de carga.

Eso es porque los acabados superiores vienen con asientos VarioFlex, que se deslizan y reclinan individualmente, se abaten en una configuración flexible 40/20/40, e incluso se pueden quitar del todo para conseguir una capacidad de 1 810 litros, como una furgoneta. Lo malo es que los asientos pesan mucho, así que seguramente no los quitarás y pondrás muy a menudo. Aun así, saber que tienes la posibilidad de retirarlos cuando sea necesario añade, sin duda, otro tanto al marcador del Skoda Karoq. 

Por otra parte, la sensación de calidad no tiene nada que ver con una furgoneta, pues tiene un interior moderno, elegante y sólido como una roca. Cada versión viene con una generosa cantidad de equipamiento, incluyendo una pantalla táctil de 20,3 cm (8 pulgadas) con lo mejor de su clase en términos de funcionalidad y gráficos, climatizador y sensores de aparcamiento trasero.

La versión básica Ambition es la más económica, pero aunque te apetezca tirar la casa por la ventana, el lujoso equipamiento del acabado Style no cuesta un ojo de la cara e incorpora navegador por satélite, sensores de aparcamiento delanteros y brillantes faros LED. Eso sí, nosotros evitaríamos los coches de gama alta.

La mayoría de las versiones del Skoda Karoq son de tracción delantera con transmisión manual de seis velocidades, pero puedes comprar las variantes más potentes diésel y gasolina con tracción en las cuatro ruedas acoplada a una caja de cambios automática de siete velocidades. Nos gusta el cambio manual, que es ligero y preciso. Por su parte, el doble embrague automático (opcional en las versiones más baratas) puede ser un poco brusco.

La gama comienza con el motor de gasolina 1.0 TSI tricilíndrico de 115 CV, pero también hay un 1.5 que es  mucho más rápido (pero igual de eficiente), y el tope de gama es el 2.0 de 190 CV. En nuestra opinión, la mejor opción para la mayoría de los compradores es el 1.5 TSI. Es un motor suave y silencioso, con suficiente fuerza para adelantar y avanzar de forma relajada.   

Por la parte diésel, los compradores pueden elegir entre un 1.6 o un 2.0 TDI. El motor más grande está disponible con tracción en las cuatro ruedas y 150 CV o 190 CV. Ambos son excelentes para llevar grandes cargas, ya que pueden transportar más de dos toneladas. También tiene una gran capacidad para adaptarse a todo tipo de terrenos, así que se puede enfrentar sin despeinarse a un campo de hierba resbaladiza o a un camino de monte fangoso.

En la conducción normal, el Skoda Karoq es un coche muy cómodo, con una suspensión suave y una conducción bien amortiguada. Tiene una dirección precisa, que inspira confianza, mucho agarre y un manejo claro, aunque no es tan deportivo como el Seat Ateca. Aun así, teniendo en cuenta todas las prioridades de las familias interesadas en comprarlo, el Skoda Karoq es generoso en todos los sentidos, ya que se trata de un coche muy versátil.

¿El Skoda Karoq es adecuado para ti?

Algunos SUV pequeños prometen ser prácticos, pero al final no cumplen. Para los compradores que realmente necesiten un interior espacioso y capacidad de carga, el Skoda Karoq será el aliado perfecto.

Sus ingeniosos asientos desmontables, su enorme maletero y su generoso espacio para los pasajeros harán que soporte los rigores de la vida familiar mucho mejor que un hatchback estándar de cinco puertas y, además, viene con tracción en las cuatro ruedas por si hiciera falta.

Es un coche apto para todo. El Skoda Karoq puede competir perfectamente con los SUV pequeños más lujosos de este segmento gracias a su interior sorprendentemente elegante, al generoso nivel de equipamiento y a su naturaleza cómoda y fácil de conducir.

Si evitas el gasolina 1.0 y el diésel 1.6, que no tienen mucha potencia, verás que es muy ágil, pero si eres el tipo de comprador que desea atraer las miradas, quizá no te seduzca del todo su exterior convencional y su habitáculo conservador.

¿Cuál es el mejor modelo/motor del Skoda Karoq?

Creemos que el acabado Ambition ofrece la mejor relación calidad-precio, tanto si quieres comprar un Skoda Karoq nuevo como si prefieres uno de segunda mano. Si estás buscando una unidad de segunda mano, merece la pena ir a por uno con los ingeniosos asientos opcionales VarioFlex instalados. 

Y si el navegador por satélite es un factor innegociable, te diríamos que te decantes por el acabado Style (y demás elementos de calidad). El Scout y el Sportline son demasiado caros para recomendarlos, a menos que te interese su diseño. 

Si quieres capacidad de tracción en las cuatro ruedas, el 2.0 TDI es la única opción. Sin embargo, para la mayoría de los compradores, el excelente 1.5 TSI gasolina es el ideal, con una conducción suave y un consumo bastante razonable. Lo emparejaríamos con una caja de cambios manual para ahorrar dinero, pero el automático de doble embrague también funciona bien.

¿Qué otros coches son similares al Skoda Karoq?

No faltan SUV compactos buenos capaces de igualar la practicidad y la imagen robusta del Skoda Karoq. Si quieres añadir una pizca de estilo a tu práctico crossover de cinco puertas, elige un Peugeot 3008 o el Mazda CX-3 .

Dentro del Grupo Volkswagen, el Seat Ateca y el Volkswagen Tiguan son dos caras de la misma moneda. El primero tiene un precio muy atractivo y un manejo agradable, mientras que el segundo es más cómodo y tiene un interior mejor acabado.

Los compradores que quieran invertir un poco más en una alternativa de primera calidad deberían probar el elegante y espacioso Volvo XC40o si están más interesados en los terrenos fangosos que en la arquitectura moderna, un Range Rover Evoque.

Aquellos con un presupuesto más ajustado, tal vez deban considerar alternativas más pequeñas como el Skoda Kamiq o el Citroen C3 Aircross. Este último es muy eficiente para tratarse de un SUV, y tiene un interior sorprendentemente espacioso a pesar de ser mucho más corto que el Skoda Karoq. El eficiente Toyota C-HR híbrido es una buena elección si buscas un coche de empresa o uno con unos costes de mantenimiento realmente bajos.

"Skoda le ha dado un enfoque sensato al diseño del habitáculo. Tiene todo lo básico perfectamente a la vista. Cuenta con una posición de conducción elevada que ofrece una gran visión de la carretera, y gracias a los finos pilares del parabrisas, nunca es incómodo maniobrar por un aparcamiento demasiado estrecho o dar marcha atrás en un lugar de aparcamiento complicado".

Independientemente de tu constitución, podrás encontrar una posición cómoda gracias al buen apoyo de los asientos delanteros, que se pueden subir y bajar, y al volante, que también se puede mover para ajustar según tus necesidades. Los acabados caros tienen asientos calefactables, mientras que las versiones de gama alta vienen con ajuste eléctrico para una mayor precisión.

El diseño es más simple que el que encuentras en el estilo de sus rivales, como el Peugeot 3008 o el Mazda CX-30, pero todos los controles están colocados de forma lógica y claramente etiquetados, no hay nada que confunda o fastidie.

Si quieres sencillez, utiliza la pantalla táctil de serie de 20,3 cm (8,0 pulgadas), ya que tiene más controles físicos y botones de acceso directo que la unidad superior. Por suerte, ambos mantienen los mandos del climatizador totalmente separados de la pantalla, una gran ventaja en comparación con otros coches que te obligan a usar la pantalla para modificar la temperatura.

Solo tenemos una pequeña queja sobre los diales, y es que incorporan un inexplicable aro plateado alrededor del cuentarrevoluciones y del velocímetro, lo cual hace más difícil echarles un vistazo rápido. También están en la pantalla, que refleja demasiado la luz solar.

Calidad y acabado

Puede que el Skoda Karoq haya tomado prestado mucho del Skoda Kodiaq en lo que respecta a la distribución del habitáculo, pero también ha copiado la excelente calidad del material y el alto nivel de ajuste y acabado, lo que hace que el hermano mayor parezca tan elegante y sólido.

Con un diseño tan conservador, el Skoda Karoq podía parecer soso en el interior, pero los adornos metálicos alrededor de los conductos de ventilación y los radios del volante, y la brillante consola central en negro piano añaden un toque de estilo.

Las zonas que se tocan con más frecuencia están cubiertas con materiales de tacto suave, y los plásticos más duros quedan ocultos lejos de la vista (no es que haya demasiados). Además, todos los controles funcionan con una precisión suave. Los paneles superpuestos dejan espacios pequeños entre ellos, y no hay nada que cruja ni que estropee la apariencia de calidad. No solo tiene buen aspecto, sino que además resulta lo suficientemente robusto para hacer frente al trajín diario, aunque un Mazda CX-30 lo supera.

La iluminación LED que trae como extra la versión Style (de serie en los acabados Sportline y Scout) inundan el habitáculo con un suave brillo rojo, pero las cosas no cambian demasiado a medida que se incrementa la gama. La tapicería de los asientos se vuelve cada vez más agradable, pasando de la tela al ante y luego al cuero, y la versión Scout tiene algunas incrustaciones cuestionables de madera falsa, pero en cualquier caso la calidad que transmiten a la hora de sentarse es buena.

Sistema de infoentretenimiento

Mantenerse conectado en el Skoda Karoq no es ningún engorro. Incluso las versiones Ambition tienen una pantalla táctil brillante de 20 cm (8 pulgadas) situada en el centro del salpicadero que cuenta con Bluetooth y la posibilidad de replicar la pantalla del dispositivo móvil en la del coche de serie.

Gracias a esta función, el sistema funcionará bien con los últimos modelos de Apple y Android, permitiéndote conectarte y acceder a la mayoría de las aplicaciones a través de la pantalla, que es la forma más segura de usar tu dispositivo móvil mientras conduces.

El uso de la pantalla es muy intuitivo. Hay grandes iconos en la pantalla que son fáciles de pulsar en movimiento, la respuesta es rápida, y los botones de acceso son sensibles al tacto por si te pierdes en los menús. Si optas por un Style tendrás un navegador integrado rápido para planificar las rutas, con wifi a bordo y actualizaciones de tráfico inmediatas (durante un año), pero como puedes usar Google Maps, el Ambition también está bien sin él.

Hay disponible como extra una pantalla mejorada de 23,4 cm (9,2 pulgadas) con gráficos más nítidos y controles básicos por gestos para que puedas deslizar la mano sin tocar y así cambiar las emisoras de radio o los álbumes. Está genial, pero es algo más incómodo de usar que el sistema normal ya que no tiene botón de volumen.

También se puede sustituir el cuadro de instrumentos normal por una pantalla digital que muestra una gama más amplia de información al conductor y funciona con el navegador por satélite, de modo que solo necesitas echar un vistazo hacia abajo para ver por dónde tienes que ir. Sin embargo, creemos que hay mejores maneras de gastar unos 500€ en la lista de extras, como cambiando el sistema de sonido de ocho altavoces, algo flojo, por el sistema Canton, más potente, con diez altavoces y una robusta salida de 550 vatios.

Espacio y practicidad

Skoda es el gran representante de la practicidad, y la popularidad de versiones como el Octavia y el Superb Combi (con un espacio para equipaje líder en su clase) ha ayudado a cimentar esa reputación; una reputación que el Karoq mantiene.

Mientras que algunos SUV compactos engañan con su aspecto robusto pero con interiores pequeños y escasos, este coche ofrece un nivel adecuado de versatilidad y espacio que no encontrarás en ningún hatchback normal y corriente orientado a la familia.

En gran medida, eso se debe a los ingeniosos asientos VarioFlex que vienen como extra en todas las versiones, excepto en la Sportline (no disponible). Sustituyen la banqueta trasera por tres asientos individuales que se pueden deslizar para dar prioridad al espacio para las piernas o al del maletero, y también se pueden reclinar o retirarse por completo, dándole una flexibilidad al interior que no tiene rival en su clase.

Esto significa que si solo llevas niños pequeños en la parte trasera (pero mucho equipaje) puedes tirar de los asientos hacia adelante y dejar un enorme espacio de carga de 588 litros en el maletero para todos los cachivaches. Incluso con los asientos colocados lo más atrás posible, el Karoq puede cargar hasta 479 litros, o la friolera de 1 810 litros.

Así que, si estás de mudanzas, es difícil de superar, pero ¿qué pasa con las tareas cotidianas? Bueno, el maletero no solo es enorme, también está diseñado de forma inteligente. Hay una gran cantidad de ganchos y puntos de anclaje diseñados para evitar que tus compras se desplacen, y una linterna extraíble (con los asientos VarioFlex opcionales) para las posibles paradas nocturnas.

Las puertas traseras se abren de par en par, por lo que la instalación de sillas infantiles debería plantear pocos problemas, especialmente porque el espacio para pasajeros es tan generoso como el del maletero. Los pasajeros más altos también tendrán unos centímetros de espacio para las piernas, e incluso con un incómodo asiento infantil mirando hacia atrás en la parte trasera, podrás llevar a un pasajero delante.

Parece que hay más soluciones de almacenamiento en este Skoda que en la mitad del catálogo de IKEA. Además de la versión extragrande de los espacios habituales bajo el reposabrazos central, la guantera o los espacios de almacenamiento en las puertas, hay un enorme compartimento perfecto para guardar objetos de valor incorporado en el salpicadero, y dos buenas mesas plegables (con portavasos) en la parte trasera.

Y eso sin tener en cuenta el compartimento para paraguas oculto bajo el asiento del pasajero delantero, la espátula para rascar el hielo de plástico en la tapa del depósito de combustible y los portavasos que tienen una base con agarre, lo cual permite abrir una botella con una sola mano.

"En muchos crossover, la combinación de suspensión elevada, ruedas grandes y peso extra conspira para hacer que el coche parezca poco espabilado en las curvas y demasiado rígido para resultar cómodo al llevar a la familia. Sin embargo, esto no ocurre en el Skoda Karoq".

Es uno de los coches más cómodos de su clase y lleva a cabo un excelente trabajo amortiguando los baches de la carretera, especialmente en las versiones con ruedas más pequeñas, que se deslizan con fluidez sobre las imperfecciones.

Es genial para conducir en ciudad, donde el Skoda Karoq resulta muy manejable. La dirección es precisa y tiene un buen control de la carrocería; es decir, que no sale volando al pasar por grandes badenes ni se inclina demasiado en las curvas cerradas. Mientras que algunos rivales (incluido su hermano, el Ateca) cuentan con una conducción más deportiva, muchos preferirán esta configuración relajada.

Si escoges el acabado Sportline, con sus llantas de 48 cm (19 pulgadas) opcionales, puede que también quieras incorporar los amortiguadores adaptativos que vienen como extra, ya que estas ruedas transmiten más zumbido de la carretera al habitáculo que las de serie. Este sistema te permite endurecer o aflojar la suspensión con solo pulsar un botón, modificando así la intensidad de la conducción.

En carreteras más abiertas y fluidas, el Skoda Karoq se desenvuelve admirablemente, sobre todo si se tiene en cuenta que no intenta ser deportivo ni por asomo. La carrocería se balancea un poco más que la de algunos rivales al entrar en una curva, pero nunca parece insegura, sobre todo por el gran agarre de los neumáticos (especialmente con la tracción en las cuatro ruedas) que da mucha confianza.

Hablando de esto último, si te apetece utilizarlo un poco como si fuera un todoterreno, el Skoda Karoq debería estar a la altura, al igual que su predecesor, el Yeti. Todas las versiones 4x4 vienen con control de descenso de pendientes para ayudarte a afrontar con seguridad las cuestas empinadas y resbaladizas, y un modo de conducción todoterreno. Además, también puedes añadir protección extra para los bajos.

Motores y cajas de cambios

En la actualidad, el Skoda Karoq no se ofrece con una opción híbrida o eléctrica (a diferencia del Ford Kuga o el Volkswagen Tiguan), por lo que sus opciones se limitan a una gama diésel o gasolina convencional, lo suficientemente amplia como para satisfacer muchas necesidades. La caja de cambios manual de seis velocidades viene de serie en la mayoría de los casos, con la opción de montar una automática de doble embrague bastante suave.

El motor de entrada de gama es un gasolina 1.0 tricilíndrico turbo de 115 CV que, francamente, se queda corto para este tipo de coches. Hace un ruido característico y se revoluciona con facilidad, pero esto no viene acompañado de una potencia significativa que lo haga avanzar. Cuando el coche esté completamente cargado, le va a costar subir pendientes o adelantar.

Por el contrario, el gasolina 1.5 de 150 CV es una grata alternativa al diésel. Tiene suficiente potencia para responder rápido cuando hace falta. Es muy refinado incluso a bajas revoluciones y puede desactivar la mitad de los cilindros para ayudar a ahorrar combustible. Esta sería nuestra recomendación, a menos que quieras usar el Karoq para cargar muchas cosas o conducir largos kilómetros. 

De los tres diésel, el 2.0 de 150 CV es el motor ideal de la gama. El 1.6 TDI, más barato, resulta insuficiente por su escasa curva de potencia y, además, a diferencia del anterior, hace más ruido a bajas revoluciones. Viene con opción de tracción delantera o en las cuatro ruedas, pero si eliges la última te verás limitado a la caja automática.

En los acabados superiores, este motor viene mejor afinado, generando una potencia de 190 CV y 400 Nm. Es genial para transportar una carga pesada, pero el 2.0 de serie ya es lo bastante robusto, así que no nos molestaríamos en ir a por él. Además, lo están retirando de la gama, por lo que al igual que el 1.6 TDI, este motor ahora solo está disponible en las existencias actuales.

Para los compradores que quieran un lobo con piel de cordero, hay un gasolina 2.0 TSI con tracción en las cuatro ruedas y potencia suficiente para igualar al diésel más rápido. Es suave y rápido, pero solo está disponible con el acabado Sportline y consume bastante.

Refinamiento y niveles de ruido

La forma sensata y correcta en que el Skoda Karoq lleva a cabo sus funciones se aplica también a cómo trata el ruido del habitáculo. Realiza un buen trabajo de aislamiento, y no te sentirás agotado ni harto después de unas cuantas horas al volante.

El ruido del viento se nota un poco más a velocidades altas si lo comparamos con otros coches como el Mazda CX-30, pero el ruido de rodadura se desvanece de fondo, especialmente con ruedas adecuadas, y la mayoría de los motores rara vez perturban la tranquilidad.

Decimos “la mayoría” porque hay excepciones. El 1.5 TSI es el motor más suave del grupo, especialmente en ciudad, pero a altas revoluciones puede sonar forzado. Si escoges el 1.0 tricilíndrico, oirás el motor más a menudo. No es desagradable, pero puede notarse un poco al transmitir un ligero zumbido a través de los controles.

Si optas por cualquiera de los diésel, no tendrás que usar el cambio tan a menudo y el viaje será silencioso, pero puede resultar bastante brusco a bajas revoluciones, especialmente la versión 1.6. Cambiar con la caja manual es un proceso ligero y preciso; en cambio, la automática de doble embrague opcional puede ser algo brusca al sacudir un poco el coche hacia delante al aparcar.

Equipamiento de seguridad

Las familias enamoradas de los SUV compactos como el Skoda Karoq son los potenciales compradores más exigentes en lo que respecta a la seguridad. Por suerte, este coche obtuvo la máxima calificación de cinco estrellas en las pruebas de choque Euro NCAP.

Eso lo pone al mismo nivel que otros de su clase, incluyendo el Nissan Qashqai, el Hyundai Tucson o el Peugeot 3008. Al fijarnos con más detenimiento en las categorías individuales, comprobamos que superó a todos estos coches en la protección de adultos.

Sin embargo, solo alcanzó una calificación del 79 % en la de niños, que es inferior a la de casi toda su competencia. Resultó particularmente ineficaz en la protección de niños a bordo, y especialmente en la de los menores de diez años.

Tal vez sea porque incluso en los acabados más caros, los airbags laterales y traseros de cortina vienen como extra. En el resto de aspectos en general, los Skoda tienen una impresionante lista de sistemas de seguridad electrónicos y equipamiento de protección. Todas las versiones vienen con frenos de emergencia automáticos (AEB) que pueden intervenir para evitar colisiones a baja velocidad en ciudad.

Todos los acabados, excepto la versión básica Ambition, tienen sensores acústicos de aparcamiento útiles en la parte delantera y trasera y una cámara de visión trasera que ayuda a aparcar en espacios estrechos o a entrar en el garaje sin rozar ninguna columna o pared.

De todos modos, algunos rivales (el Toyota C-HR, por ejemplo) proporcionan un sistema de reconocimiento de señales de tráfico, alerta de cambio involuntario de carril y control de velocidad de crucero adaptativo en toda la gama, opciones que están disponibles solo como extra en el Skoda Karoq y son bastante caras.

Si eres un conductor nervioso y quieres toda la ayuda posible, tienes el Asistente para atascos para ayudarte. Este paquete completo incluye la mayoría de las funciones que hemos mencionado anteriormente, además de la detección de puntos ciegos, y un sistema semiautónomo que puede girar, frenar y acelerar por sí solo en los atascos de tráfico.

Un detalle a tener en cuenta es que este último cuesta nada menos que 1 300 €. Otro extra más barato que vale la pena considerar son los puntos de anclaje ISOFIX adicionales en el asiento delantero, por solo 30 €.

"Según las cifras obtenidas en el estricto régimen de pruebas WLTP, los Skoda Karoq más eficientes son los que tienen el motor 1.6 TDI emparejado con una caja manual. Es la única versión en la gama capaz de llegar a 5,7 l/100 km".

El consumo en la vida real se asemeja bastante con un promedio combinado de 5,6 l/100 km para este motor en un uso mixto. Curiosamente, las estadísticas oficiales son idénticas para el diésel 2.0 con tracción delantera. Aun así, nuestra experiencia sugiere un consumo más realista de 6,3 l/100 km con el motor más grande. Añadiendo la tracción en las cuatro ruedas y el cambio automático, el ahorro se verá mermado.

Aparte del 2.0 TSI (que es una bestia más rápida pero también más sedienta), los gasolina se mantienen sorprendentemente cerca de los diésel y arrojan unos datos de consumo de 5 litros largos, tanto si eliges el 1.0 tricilíndrico como el 1.5 más potente.

"Comprar un Skoda Karoq de segunda mano es una excelente manera de obtener un gran coche con buenos precios que van desde 22.000 € hasta 37.000 €. Este coche no ha estado a la venta el tiempo suficiente para que los precios se moderen tanto como en el Seat Ateca o el Peugeot 3008".

Necesitarás al menos 16.900 € para ponerte al volante de uno. Por ese precio, lo más seguro es que sea una versión básica Ambition de 2018, con el motor de gasolina 1.0 y una buena pila de kilómetros.

Para hacerte con uno de nuestros motores preferidos, tendrás que preparar un presupuesto de entre 20.900 € y 24.500 €. Tendrás una mayor variedad de acabados y coches con transmisión manual o automática, incluyendo nuestro favorito, el 1.5 gasolina con 150 CV.

Si quieres un Skoda Karoq con tracción en las cuatro ruedas, entonces la versión Style parte de unos 24.500€ en el caso de las unidades de 2018.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Para ser un coche razonable con un enfoque práctico, la verdad es que el Skoda Karoq viene en una desconcertante gama de acabados. Hay cuatro grados principales en la jerarquía; Ambition, Style, Sportline y, en lo más alto, el Skoda Karoq Scout.

Como era de esperar, no es el que recomendamos. Por suerte, la mayoría de los compradores no tendrán que llegar tan lejos. La versión básica Ambition viene con climatizador, control de velocidad de crucero y sensores de aparcamiento traseros. El soporte lumbar es un extra.

La marca checa se hizo famosa ofreciendo un gran precio, pero ya no es una opción tan económica. No existe una versión “urbana” del Skoda Karoq tan barata como el segmento B del Fabia, pero creemos que esto es un punto positivo. La versión Style, que está un escalón por encima, incorpora acabados cromados, cámara de visión trasera, navegador por satélite, faros LED y arranque sin llave. 

Los dos últimos niveles, Scout y Sportline, son como versiones más independientes. Visualmente, son diferentes a los otros coches, con parachoques a medida y un estilo modificado dirigido a conductores aventureros y deportivos.

El Scout cuenta con un diseño más de estilo todoterreno que incluye estribos y faldones laterales protectores de plástico. Además, solo está disponible con tracción en las cuatro ruedas. En ambas versiones, lo que pagas es básicamente el diseño. Para los compradores con un presupuesto ajustado, el Ambition es una gran elección, pero nosotros recomendaríamos el Style.

Las características que valen la pena buscar si el bolsillo lo permite son la pantalla más grande (1 155 €), los asientos delanteros y traseros calefactables (355 €) y el doble suelo del maletero (185 €).

Modelos similares

Peugeot 3008

Seat Ateca

Ford Kuga

arrow up icon
Volver arriba