logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for renault make

Renault Grand Scenic Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2016
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
MPV
fuel iconCombustible
Gasolina, Diesel

Escrito por heycar Editorial team

8/ 10
heycar opiniones
Práctico monovolumen con estilo de SUV
Ventajas
  • Estilo elegante que destaca entre la multitud

  • Interior de categoría con funciones pensadas para la familia

  • Larga lista de equipamiento de serie

Inconvenientes
  • Un monovolumen 5+2 más que un verdadero siete plazas

  • Las grandes llantas de aleación afectan a la calidad de la conducción

  • La pantalla de infoentretenimiento parece buena, pero no impresiona

Veredicto general

“El Renault Grand Scenic es una elegante versión dentro del mundo de los monovolúmenes. Como cinco plazas, es tan bueno como cualquier coche de su clase, con un interior flexible, un gran maletero y una larga lista de equipamiento de serie. También cuenta con el extra de dos asientos adicionales y enormes llantas de aleación de 51 cm (20 pulgadas) de serie”.

El monovolumen de siete plazas ha muerto, larga vida al SUV de siete plazas. Bien, los rumores de la muerte del monovolumen han sido muy exagerados, pero no hay duda de que el SUV es el coche que eligen los mayores fans de las modas de coches para la familia.

Esto podría explicar por qué Renault decidió darle al Grand Scenic un cambio de imagen tan llamativo. Cuatro años después de su lanzamiento, sigue siendo uno de los coches más bonitos de su clase. Renault incluso se atrevió a montar llantas de aleación de 51 cm (20 pulgadas) de serie en toda la gama.

Al igual que muchos de sus rivales, el Renault Grand Scenic estaría mejor descrito como un monovolumen “5+2” que como un siete plazas. La tercera fila es un poco justa, incluso para los niños, pero los asientos están bien para un uso ocasional.

Cuando se ve como un monovolumen de cinco plazas, es fácil que el Renault Grand Scenic gane puntos. El estilo llamativo casa con un habitáculo de lujo, aunque carece del factor sorpresa del Peugeot 5008. 

También está increíblemente bien equipado, incluso el acabado de entrada de gama ofrece un nivel de especificaciones que serían de gama media en algunos rivales. El buque insignia Black Edition sitúa al Renault Grand Scenic en un territorio de primera clase, con una lista completa de equipamiento que incluye una gran pantalla táctil vertical.

Solo hay dos motores: un 1.3 TCe 140 de gasolina y un 1.3 TCe 160 de gasolina. Ambos ofrecen suficiente potencia para impulsar el Renault Grand Scenic a un ritmo rápido, pero el TCe 160 solo supera al TCe 140 en cuanto a par motor y su capacidad para soportar la carga de siete personas y su equipaje.

Tampoco es que vayas a llevar mucho equipaje en el maletero cuando los siete asientos estén ocupados. No es de extrañar que Renault ofrezca una caja de techo opcional, que aumenta la capacidad total de carga hasta los 500 litros. Es como tener un viejo Citroën C5 familiar montado en el techo.

En la parte delantera, los acabados Limited, Zen y Black Edition cuentan con una ingeniosa consola central deslizante. Diríamos que el Renault Grand Scenic no ofrece el mejor almacenamiento en el habitáculo, ya que la guantera es demasiado pequeña y los espacios de almacenamiento en las puertas demasiado estrechos.

Aunque no puede igualar al Ford C-MAX y al S-MAX en cuanto a atractivo dinámico, el Renault Grand Scenic ofrece una experiencia de conducción madura y sofisticada. Se inclina un poco en las curvas, pero esto se contrarresta con un excelente agarre. Desafortunadamente, la respuesta que llega a través de la dirección es escasa, por lo que es mejor adoptar un estilo de conducción suave y relajado.

Las ruedas de 51 cm (20 pulgadas) alteran la calidad de la conducción, pero aunque la suspensión es firme, no llega a resultar incómoda. Dejarse llevar por el tren es lo único más relajante en un viaje a través del continente.

Las versiones de entrada de gama ofrecen una relación calidad-precio excepcional y no hay una gran diferencia de precio entre las versiones Limited y Black Edition. Con esto en mente, tal vez quieras decidirte por el acabado Limited de gama media.

En pocas palabras, el Renault Grand Scenic es un monovolumen muy bonito, bien equipado y práctico. Deja que tus amigos sigan a la multitud optando por un SUV: el dinero bien gastado es el que se invierte en las grandes ruedas del Renault.

¿El Renault Grand Scenic es adecuado para ti?

Si no puedes vencerlos… únete a ellos. En lugar de luchar contra el auge de los SUV de siete plazas, Renault decidió fusionar dos estilos de carrocería en la creación del Grand Scenic. Sigue siendo un monovolumen, pero el estilo es más parecido al de un SUV.

El resultado es uno de los coches más bonitos de su clase, con un habitáculo elegante, flexible y de alta gama a juego. Tendrás que hacer uno o dos sacrificios en términos de practicidad, pero como monovolumen 5+2, el Renault Grand Scenic tiene muchos puntos positivos.

¿Cuál es el mejor modelo/motor del Renault Grand Scenic?

Solo hay dos motores disponibles si compras un coche nuevo, así que la elección se reduce a lo que pretendas hacer con tu Renault Grand Scenic. El motor de gasolina 1.3 TCe 140 turboalimentado hace un gran trabajo, ofreciendo mucho empuje y un gran refinamiento.

‏‏‎ ‎ En unas vacaciones familiares con un maletero lleno de equipaje, te alegrarás de haber optado por el TCe de 160 CV con mayor par.

Todas las versiones ofrecen un generoso nivel de equipamiento de serie, pero recomendamos el acabado Zen de gama media para conseguir el mejor equilibrio entre precio y equipamiento. La opción de sensores de aparcamiento delanteros y traseros es solo una de las razones por las que optaríamos por el acabado Limited.

El buque insignia Black Edition ofrece una versión premium dentro de los monovolúmenes, pero es una opción bastante cara cuando es nueva. Podría valer la pena encontrar una de segunda mano.

¿Qué otros coches son similares al Renault Grand Scenic?

Debido a que el Renault Grand Scenic se encuentra entre los segmentos de monovolumen y SUV, se encuentra en una lucha con dos frentes. No puede ofrecer la absoluta practicidad y flexibilidad del Citroën Grand C4 SpaceTourer, el Seat Alhambra o el Volkswagen Sharan,ya que esos monovolúmenes ofrecen asientos de verdad para siete personas.

Esto hace que el Renault Grand Scenic tenga que competir contra rivales como el Peugeot 5008, el Seat Tarraco y el Skoda Kodiaq. La disposición de los asientos en estos coches se describe mejor como “5+2”, es decir, cinco grandes asientos y un par de asientos baratos atrás del todo.

Si necesitas las siete plazas a menudo, el Renault Grand Scenic no es para ti. Sin embargo, para un uso ocasional es perfecto.

“Renault sabe algunas cosas sobre la construcción de coches para la familia. El Renault Espace original popularizó el concepto de vehículo para múltiples pasajeros entre el gran público, mientras que el Renault Megane Scenic fue el primero de una nueva generación de mini-monovolúmenes”.

Renault sabe algunas cosas sobre la construcción de coches para la familia. El Renault Espace original popularizó el concepto de vehículo para múltiples pasajeros entre el gran público, mientras que el Renault Megane Scenic fue el primero de una nueva generación de mini-monovolúmenes.

El habitáculo del Renault Grand Scenic es una mezcla acertada entre diseño y practicidad. El interior se centra en el sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil, que se encuentra en el centro de un salpicadero despejado. No hay nada extravagante en su diseño, funciona y punto.

Puede que decir que el Renault Grand Scenic está diseñado de dentro hacia afuera parezca el típico cliché, pero esa es la impresión que da. Todas las versiones cuentan con una práctica consola central deslizante que se puede configurar para los ocupantes delanteros o los de la parte de atrás.

El asiento es alto, lo que proporciona una visión dominante de la carretera, con un parabrisas de tres piezas que también ayuda a la visibilidad. De hecho, la posición de conducción elevada es más parecida a la de un SUV, y cuenta con un asiento para el conductor que proporciona ajuste de altura y lumbar. Puedes viajar por toda Europa con la máxima comodidad. ¿Todavía prefieres un viaje en tren?

Todas las versiones del Renault Grand Scenic cuentan con climatizador bizona, cristales tintados, luces de lectura para los ocupantes de la segunda fila y ventanillas traseras eléctricas. Así que los pasajeros tendrán poco de qué quejarse.

Calidad y acabado

Los materiales que se han elegido para el habitáculo parecen robustos, y esto es posiblemente lo más importante en un coche para la familia. Nadie quiere que ningún elemento se empiece a estropear después de unos cuantos trayectos al colegio o algún que otro viaje a la playa.

La calidad que se percibe es buena, pero algunos de los plásticos que se encuentran en las partes más bajas parecen baratos cuando los tocas. Por lo tanto, mejor que no los toques. La consola deslizante, aunque inteligente, también es un poco plástica, y da la impresión de que no durará todo lo que dure el coche.

Si subimos a la siguiente versión (Zen), notaremos algo más de clase. Entre sus características encontramos reposacabezas delanteros con una mayor comodidad, luces LED de lectura para las tres filas de asientos, tapicería sintética y de tela de carbono oscuro, detalles en las costuras del salpicadero y en los paneles superiores de las puertas, iluminación ambiental y tintado adicional en los cristales de las puertas traseras y del portón trasero.

La sensación de calidad en toda la gama mejora con su volante de cuero sintético, junto con un pomo para la palanca de cambios de cuero y cromo satinado. Para aumentar el lujo, el Pack Cuero opcional en el acabado Zen incluye asientos delanteros cubiertos completamente de cuero y con ajuste eléctrico. También incluye almacenamiento debajo del asiento del pasajero delantero.

Sistema de infoentretenimiento

Las versiones Limited y Zen tienen una pantalla táctil del sistema de infoentretenimiento de 17,8 cm (7 pulgadas), con radio digital DAB, Bluetooth, Apple CarPlay y Android Auto. Tiene buena pinta, pero no es el sistema más intuitivo y algunos de sus menús pueden llegar a desesperarnos al intentar cargar.

Los problemas son los mismos que con la pantalla táctil vertical de 22 cm (8,7 pulgadas) del acabado Black Edition, pero los inconvenientes se contrarrestan con el mapeo 3D. También dispone del sistema Head-Up Display en color para una conducción más segura.

Las versiones Limited y Zen también cuentan con un sistema de sonido de primera calidad Auditorio Arkamys con seis altavoces, un puerto USB adicional en la parte delantera y dos puertos USB en la parte trasera. Todos los modelos tienen control por voz y controles en el volante.

Los aficionados a la música deberían considerar la versión Black Edition con el excelente sistema de audio de primera clase Bose, que consta de 11 altavoces, un amplificador digital y un subwoofer. ‎

Todos los modelos cuentan con una pantalla digital configurable de 18 cm (7 pulgadas) delante del conductor. Muestra una gran cantidad de información, pero, aunque el sistema es bueno, no puede igualar al Virtual Cockpit de Audi.

Espacio y practicidad

Como cinco plazas, el Renault Grand Scenic resulta increíblemente espacioso. Tres adultos pueden sentarse cómodamente en la segunda fila de asientos y hay mucho espacio para la cabeza en todo el habitáculo, incluso con el techo solar panorámico instalado.

La cosa cambia cuando nos fijamos en la tercera fila, donde el espacio está muy restringido a menos que se deslice la segunda fila de asientos hacia adelante. Aun así, la tercera fila es más adecuada para niños pequeños o para uso ocasional.

Además, también es un poco difícil entrar en la tercera fila, aunque deslizar la segunda fila de asientos ayuda. Todas las versiones cuentan con un sistema de plegado One-Touch, que permite abatir los asientos traseros con la pantalla táctil, o mediante los controles del maletero. El resultado es un suelo totalmente plano.

Con los siete asientos en uso, el maletero ofrece solo 233 litros de espacio, pero estos aumentan a 596 en el modo de cinco asientos. Con todos los asientos traseros abatidos, conseguimos acercarnos a las proporciones de una furgoneta, y el gran portón trasero y el borde del maletero bajo facilitan la carga. El Pack Holiday opcional incluye barras de techo y una caja de techo, cuya capacidad se puede ampliar de 300 a 500 litros.

La banqueta de la segunda fila dispone de una partición 60/40, por lo que no es posible abatir cada asiento individualmente. Por otra parte, se puede abatir el asiento del extremo izquierdo de la segunda fila, junto con el asiento izquierdo de la fila trasera si quieres llevar una carga larga y estrecha. En esta configuración, el Renalut Grand Scenic tendría cinco plazas.

La consola central deslizante tiene un toque muy cuidado. En la posición delantera, la consola se utiliza como reposabrazos, y los pasajeros del asiento trasero con un compartimento de almacenamiento, dos puertos USB y una toma de 12 voltios. Desafortunadamente, oculta los portavasos delanteros, que son demasiado pequeños para cualquier recipiente, excepto para los vasos y botellas más finos.

La guantera y el espacio de almacenamiento de las puertas delanteras también son algo pequeños, pero el Renault Grand Scenic cumple con los espacios de almacenamiento bajo el suelo en la parte trasera, un suelo de maletero con varias posiciones, asientos delanteros con bolsillos de almacenamiento en la parte trasera y un suelo de maletero que se puede retirar. Todas las versiones cuentan con 56,9 litros de espacio de almacenamiento en el habitáculo.

Cabe señalar que el Renault Grand Scenic tiene dos puertas traseras estándar. Aunque esto está bien para muchos coches, no pueden superar la comodidad de las puertas correderas, sobre todo cuando se llevan niños en asientos infantiles. Hay tres puntos de anclaje ISOFIX para asientos infantiles: dos en la segunda fila y uno en el asiento del pasajero delantero.

“El Renault Grand Scenic ocupa el punto medio entre un vehículo cómodo para viajar y un referente dinámico. ¿Lo mejor de ambos mundos o una experiencia de conducción comprometida? Depende de cómo lo mires”.

El Renault Grand Scenic ocupa el punto medio entre un vehículo cómodo para viajar y un referente dinámico. ¿Lo mejor de ambos mundos o una experiencia de conducción comprometida? Depende de cómo lo mires.

Sus llantas de aleación de 51 cm (20 pulgadas) pueden parecer buenas, pero hacen que el coche resulte incómodo sobre superficies irregulares, ofreciendo una conducción ligeramente más firme de lo que se esperaría de un monovolumen francés. Dicho esto, no es tan molesto como podría ser, así que Renault se ha ganado el mérito de ofrecer una conducción relativamente tranquila sin recurrir a la suspensión neumática.

Es poco probable que conduzcas el Renault Grand Scenic como lo harías con un coche que llevase la insignia de Renault Sport. Esto está bien, ya que cualquier intento de coger las curvas con demasiado entusiasmo se recompensa con una cantidad justa de balanceo de la carrocería. Tiene bastante agarre, pero la dirección no inspira suficiente confianza y da la sensación de que se despega de la carretera.

Debido al diseño del capó, también es difícil localizar los bordes delanteros del coche, lo que hace complicado posicionar el Renault Grand Scenic en la carretera. Esto, combinado con la mala visibilidad trasera, dificulta las maniobras de aparcamiento. Los sensores de aparcamiento delanteros y traseros (de serie en las versiones Zen y Black Edition) nos resultarán muy útiles en estos casos.

Además, el aparcamiento en paralelo, perpendicular y en ángulo con manos libres está disponible en la versión Black Edition. Renault dice que aparcar “será divertido a partir de ahora”. Aunque pueda parecer una exageración, es una función útil.

Motores y cajas de cambios

Aunque había cinco diésel y dos gasolina disponibles en el lanzamiento, el Renault Grand Scenic tiene ahora dos motores para elegir. Uno se puede acoplar a una caja de cambios manual de seis velocidades o a una automática de doble embrague de siete velocidades, mientras que el otro solo viene con la caja de cambios automática.

El motor de gasolina 1.3 TCe 140 turboalimentado realiza un notable trabajo de propulsión del Renault Grand Scenic a un ritmo rápido. Con 140 CV y 240 Nm de par motor, el Renault Grand Scenic pasa de 0 a 100 km/h (0-62 mph) en 10,3 segundos, antes de alcanzar una velocidad máxima de 193 km/h (119 mph).

El motor 1.3 TCe 160 turboalimentado ofrece 160 CV, pero un par más fuerte de 270 Nm. Por lo tanto, es el motor ideal cuando viajas con el habitáculo lleno de pasajeros y el maletero cargado de equipaje. 

Aunque la transmisión automática disminuye el rendimiento y reduce el ahorro de combustible, parece que se adapta a la naturaleza relajada y tranquila del Renault Grand Scenic. La caja de cambios manual parece estar fuera de lugar en un monovolumen con aspiraciones de primera clase.

Si piensas pasar la mayor parte del tiempo en la ciudad, opta por el motor TCe 140. ‎

Refinamiento y niveles de ruido

Tanto si optas por el TCe 140 como por el TCe 160, pronto descubrirás que el Renault Grand Scenic es un compañero refinado. El habitáculo está bien aislado del ruido de rodadura y del viento, y los motores permanecen tranquilos en trayectos largos. Ayuda que ambos motores sean unidades de cuatro cilindros, en lugar de las unidades de tres cilindros que prefieren algunos rivales.

En todo caso, la caja de cambios manual, con su falta de elegancia y brillo, es decepcionante, lo que supone otra razón para elegir la superior automática de siete velocidades.

Equipamiento de seguridad

Renault fue la primera empresa en recibir cinco estrellas por la protección de los ocupantes de la organización de seguridad Euro NCAP. Lleva ofreciendo resultados similares desde entonces.

Aunque el Euro NCAP no ha probado el Renault Grand Scenic, tiene mucho en común con el Renault Scenic más pequeño. En 2016, el Scenic recibió una calificación de cinco estrellas, con puntuaciones del 90 % para la protección de los ocupantes adultos, 82 % para la protección de los niños, 67 % para la seguridad de los peatones y 59 % para los sistemas de asistencia de seguridad.

Todos las versiones del Renault Grand Scenic equipan múltiples airbags, faros y limpiaparabrisas automáticos, control de velocidad de crucero con limitador de velocidad, asistencia de arranque en pendiente, indicadores LED en los retrovisores, luces traseras LED, puertas de cierre automático a 9,6 km/h (6 mph), sensores de aparcamiento traseros, kit antipinchazos y el sistema Visio de Renault. Esto incluye la alerta de cambio involuntario de carril, el sistema de reconocimiento de señales de tráfico y las luces de carretera y de cruce automáticas.

Las versiones Zen y Black Edition cuentan con sensores de aparcamiento delanteros y traseros y alerta de fatiga, mientras que la Black Edition también se beneficia de una cámara de visión trasera. En la Black Edition vienen de serie los faros LED completos y un sistema de aviso de puntos ciegos.

También hay un Pack Cruising en la versión Zen. Tiene control de velocidad de crucero adaptativo, alerta de cambio involuntario de carril y Head-Up Display. La rueda de repuesto minimizada es opcional en toda la gama Grand Scenic.

“Como era de esperar, el TCe 140 consigue el mejor ahorro de combustible, pues arroja un dato de entre 5,9 l/100 km y 6,1 l/100 km cuando se combina con una caja de cambios manual”.

Estas cifras suben a 6,4 l/100 km y hasta 6,8 l/100 km en la versión automática. Como era de esperar, el TCe 140 ofrece el mejor ahorro de combustible pues arroja un dato de entre 5,9 l/100 km y 6,1 l/100 km cuando se combina con una caja de cambios manual. Estas cifras suben a 6,4 l/100 km y hasta 6,8 l/100 km en la versión automática.

El TCe 160 de gasolina puede alcanzar un consumo de entre 6,4 l/100 km y 6,8 l/100 km acoplado al cambio automático.

“Los precios empiezan alrededor de 14 500 € para una unidad de las primeras de la forma actual del Renault Grand Scenic. Esto supone entre 2 200 y 3 300 euros más que una versión agotada del viejo Renault Grand Scenic de la misma época”.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Incluso el acabado de la versión básica Limited ofrece un generoso nivel de equipamiento de serie. Una pantalla táctil de 18 cm (7 pulgadas), la conectividad de Apple CarPlay y Android Auto, el climatizador bizona, los faros y limpiaparabrisas automáticos, una tarjeta llave, las llantas de aleación de 51 cm (20 pulgadas), el control de velocidad de crucero, los sensores de aparcamiento traseros y los siete asientos representan solo una pequeña parte de una lista exhaustiva.

Estaríamos tentados a optar por el acabado superior Black Edition, aunque solo fuera por los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, el sistema de sonido 3D y los puertos USB adicionales. El buque insignia Black Edition cuenta con llantas de aleación de 51 cm (20 pulgadas) hechas a medida, Head-Up Display, cámara de visión trasera, techo solar panorámico, iluminación LED interior, pantalla de 22 cm (8,7 pulgadas), navegación 3D, luces bajo el coche, iluminación ambiental y asientos traseros que se abaten con un solo toque.

Cuando se piensa en la lista de elementos del acabado Black Edition, es más fácil justificar el salto de 3 000 € del Limited a la versión Black Edition. Si las cuentas te cuadran, el Grand Scenic Black Edition es un coche estupendo para viajar.

arrow up icon
Volver arriba