logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for ford make

Ford EcoSport Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2014
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
SUV
fuel iconCombustible
Gasolina, Diesel

Escrito por equipo Editorial de heycar

4/ 10
heycar opiniones
SUV pequeño con grandes defectos
Ventajas
  • Excelente motor 1.0 de gasolina

  • Estilo robusto de un SUV 

  • Buen nivel de equipamiento de serie

Inconvenientes
  • La circulación a velocidad lenta es muy movida

  • No es tan práctico como sus rivales 

  • La vacilante caja de cambios automática

Veredicto general

"Qué rápido cambian las cosas. Hace un tiempo, todas las familias en España tenían un hueco para un Ford Fiesta, Nissan Micra, Opel Corsa o Renault Clio, pero ahora los están sustituyendo sus SUV predecesores".

En el top ventas de los últimos años se han visto nombres como Opel Mokka, Renault Captur y Nissan Juke. El Ford EcoSport es el intento de Ford de unirse a este sector con un crecimiento tan rápido. Es un SUV compacto de cinco puertas basado en el Ford Fiesta, diseñado para unir la gran asequibilidad de un segmento B con el diseño y la versatilidad de un coche más grande.

Salió en 2014 y se fabricó en Brasil y la India, lejos de su entorno y su esencia europeas. Venían con motores que consumían mucho, un habitáculo con materiales baratos, puertas traseras poco prácticas y una mala conducción que lo sentenciaron a ser uno más del montón de los crossovers. Algunos de estos errores se corrigieron en la renovación de 2018, que contaba con un estilo nuevo prestado de los SUV más grandes de Ford: el Kuga y el Edge, con un interior muy mejorado y mejor control de calidad de materiales.

El habitáculo del coche de ahora parece casi de lujo. Tiene materiales agradables y un excelente nivel de equipamiento de serie; en el que se incluye el intuitivo sistema de infoentretenimiento SYNC de Ford, que ya vio la luz en el Fiesta. Incluso la versión básica Trend ha conseguido un aumento en el equipamiento con importantes funciones de seguridad y confort.

También se incluyeron motores nuevos, como el motor turbo 1.0 con 100, 125 o 140 CV, en función del acabado, que sustituían al ahogado 1.5 de gasolina. De cara a los diésel, se cambió el viejo y realmente lento motor 1.5 de 90 CV por un motor EcoBlue del mismo tamaño con 100 CV o 125 CV.

El primero es la versión más eficiente del Ford EcoSport, pero no es especialmente refinado si lo comparamos con sus rivales y tampoco tiene mucha fuerza para cambiar de marchas con soltura. La mayoría de la gente prefiere el 1.0 de 125 CV de gasolina, pero este motor también necesita el apoyo del conductor, por lo que el consumo se verá afectado con un gasto de al menos 8,1 l/100 km.

El motor diésel de gama alta es caro, pero disfrutó unos pocos instantes de ser la única versión con tracción en las cuatro ruedas. Ahora todos los Ford EcoSport llevan tracción delantera, así que si quieres salirte del asfalto, te recomendamos un Dacia Duster o un Suzuki Jimny.

Es una pena que muchas de las carencias de la primera generación sigan ahí, como, por ejemplo, su falta de refinamiento en carretera y su mala calidad de conducción, que a veces es muy rígida y otras muy ligera, y cansa en trayectos de largas distancias.

Podrías pensar que vale la pena sacrificar comodidad por practicidad, algo como un pequeño Land Rover Defender, pero ese no es el caso. La incómoda puerta trasera hace que acceder al maletero sea un reto en espacios de aparcamiento reducidos y tiene menos capacidad de equipaje que sus rivales.

Aunque hace un tiempo el Ford EcoSport era un vehículo atractivo de la gama de Ford para aquellos que buscaban con desesperación una posición de conducción elevada, ahora tenemos coches como el Puma, que le da mil vueltas y hace que el Ford parezca obsoleto. 

Es cierto que es un coche algo más barato que el resto, pero la deficiencia de su conducción, refinamiento y tecnología a bordo hacen que merezca la pena gastar más dinero para conseguir algo mejor. Seguro que no te arrepientes.

¿El Ford EcoSport es adecuado para ti?

El Ford EcoSport es el SUV más pequeño de Ford. Va principalmente dirigido a los compradores que también miraban un segmento B como el Fiesta, pero que quieren el aspecto fornido, la posición de conducción alta y la practicidad (en teoría) de un 4x4.

Sin embargo, no es el típico todoterreno capaz de llenarse de barro. Antes utilizaba tracción en las cuatro ruedas (solo en el motor diésel más caro) y una caja de cambios automática, pero ahora todos los Ford EcoSport llevan transmisión manual y tracción en las dos ruedas. 

Así que si no quieres cambiar de marcha (muchos conductores de ciudad no lo hacen) o vives en el campo y necesitas tracción en las cuatro ruedas para el invierno, puedes encontrar alternativas mejores con este tamaño y precio.

Hablando de precio, los Ford EcoSport con los acabados más básicos son bastante asequibles, lo cual es un punto a favor si no quieres pagar mucho por un coche para la familia. Aunque tenemos que insistir en que, si el coste de mantenimiento te parece importante, hay otros SUV más baratos.

¿Cuál es el mejor modelo/motor Ford EcoSport?

Los motores disponibles del Ford EcoSport son limitados según el nivel de acabado. Es muy importante elegir el acabado correcto, porque los motores más básicos de gasolina o de diésel son muy lentos y no tienen mucha potencia.

Olvídate por completo del acabado básico Trend y céntrate en la elección del Titanium o el ST-Line. De entre los dos, nosotros nos decantaríamos por el primero. Está disponible con un motor 1.0 de gasolina con 125 CV, ya que tiene la potencia suficiente como para seguir el ritmo del tráfico; también es más suave y más refinado que el motor diésel.

El acabado Titanium lleva todo el equipamiento que podrías esperar: Navegación por satélite como opcional, compatibilidad total con dispositivos móviles de Apple y Android, sensores de aparcamiento traseros, control de velocidad de crucero, luces y limpiaparabrisas automáticos y espejo retrovisor con atenuación automática, por nombrar algunos.

La ST-Line tiene varias mejoras en el interior y viene con el potente motor de 140 CV, aunque es tan caro que no lo podemos recomendar. Además, su suspensión deportiva empeora el triste meneo del Ford EcoSport.

¿Qué otros coches son similares al Ford EcoSport?

Hay donde elegir si estás buscando este tipo de coches, porque los SUV pequeños como el Ford EcoSport son muy populares. Casi todas las marcas tienen su propia versión de crossover urbano con una carrocería alta y ancha. 

Los compradores que buscan un SUV asequible, con la posibilidad de tracción en las cuatro ruedas, van a estar mucho mejor con el Dacia Duster. Es más práctico que el Ford, aunque tiene un interior un poco más simple, pero el desembolso está compensado. 

También te puedes llevar un SEAT Arona, Peugeot 2008 o el Renault Captur. Los dos franceses son elegantes, parecen muy lujosos por dentro y el Peugeot puede ser totalmente eléctrico.

Si para ti la comodidad y la practicidad son de vital importancia, como cabría esperar de alguien que busca un coche para la familia, el Citroen C3 Aircross tiene un maletero mucho más grande y una suspensión suave y flexible fantástica parar ir por ciudad.

Por último, si quieres un Ford por encima de todo, el nuevo Ford Puma es un SUV más logrado en todos los aspectos.

"Con poco más de cuatro metros de largo, el Ford EcoSport es uno de los crossovers más compactos del mercado. Por suerte, no te agobias en los asientos delanteros y hay suficiente espacio para la cabeza y las piernas, incluso si eres un conductor alto".

La posición de conducción elevada favorece la vista por encima de la carretera, pero los ajustes del asiento son limitados. Algunos compradores pueden preferir la posición elevada del asiento, pero se siente como si estuvieras encima del coche y no dentro. Su carrocería estrecha hará que te des codazos con el copiloto. Además, los asientos no son especialmente anchos.

El soporte lumbar ajustable manualmente viene de serie en toda la gama, pero solo para el conductor, por lo que es posible que los pasajeros se quejen de dolor en los trayectos más largos. Por otro lado, puedes elegir asientos calefactables como extra en todos los acabados.

Los Ford EcoSport más antiguos tenían un volante que solo se podía ajustar en altura, por lo que era más difícil encontrar una buena posición de conducción para los conductores más bajos que necesitaban sentarse más cerca de los pedales. Se ha conseguido poner remedio a este problema y ahora también se puede ajustar la profundidad en todos los acabados, lo que mejora la comodidad en el interior.

La disposición del salpicadero es idéntica a la del Ford Fiesta, por lo que tienes a tu disposición una gran pantalla de 20 cm (8 pulgadas) en lo alto de la consola central, un volante multifunción y controles de aire acondicionado independientes detrás de la palanca de cambios. No hay que perder mucho tiempo para averiguar dónde está todo, pero carece del estilo de sus rivales franceses.

Calidad y acabado

El Ford EcoSport cojeaba en la calidad del interior antes de que se renovara: plásticos duros, botones e interruptores que parecen endebles y un nivel de acabado bastante pobre, por lo que se etiquetó como una opción económica.

Ford ha trabajado duro para cambiarlo y la versión actual parece que ha dado un paso gigantesco hacia adelante. Las ventajas principales que se añadieron fueron materiales más suaves en el salpicadero, una consola central menos desordenada y un volante más atractivo. El interior parece más lujoso que el de un SEAT Arona, por ejemplo, pero le falta el acabado de primera calidad de rivales como el Peugeot 2008.

Hay algunos pequeños detalles que marcan la diferencia en la calidad que se percibe y que seguro que agradeces, como el texto más claro en los diales analógicos, almohadillas suaves en los reposabrazos de las puertas delanteras y mejores telas para los asientos.

Sin embargo, si echas un vistazo hacia la parte inferior, todavía se pueden encontrar algunos plásticos duros y más ásperos. Las uniones grandes de los paneles y los acabados que crujen tampoco mejoran la sensación de solidez o de duradero que tienen otros coches mejores.

La versión Trend tiene asientos de tela y plásticos grises brillantes alrededor de la consola central y la palanca de cambios, y en el mango sobre de la guantera. En el acabado Titanium hay asientos cubiertos parcialmente de cuero y un práctico reposabrazos central con un compartimento extra que tapa los portavasos baratos que vienen de serie. El acabado ST-Line levanta el ánimo con muchísimas costuras rojas en los paneles de los asientos de cuero y el volante, pedales de metal y un habitáculo con un acabado negro brillante.

Sistema de infoentretenimiento

Todas las versiones del Ford EcoSport llevan ahora la misma pantalla táctil impresionante de 20,3 cm (8 pulgadas) que forma parte del sistema de infoentretenimiento SYNC de Ford. La única diferencia entre las versiones más asequibles y las más caras es que el coche de la versión básica no tiene navegación, pero todas las demás funciones son iguales, y son muchísimas.

Seis altavoces, radio DAB, Bluetooth, conectividad con Android Auto y Apple CarPlay y dos puertos USB para cargar los dispositivos móviles y usar tus aplicaciones de navegación y de reproducción de música favoritas en movimiento.

La pantalla parece que está sobre la parte superior del salpicadero en lugar de estar bien integrada con el resto del habitáculo, pero este diseño “flotante” tiene sus ventajas, como la facilidad para leerla y pulsar sus grandes iconos.

También hay una fila de botones de atajo debajo para facilitar el cambio de pista o subir el volumen.

Sabemos que el diseño gráfico y la respuesta de la pantalla táctil no se comparan a la de algunos rivales, pero los menús son intuitivos y se puede pellizcar y ampliar los mapas o usar dos dedos para desplazarte, como en un iPhone 6.

Además, tiene control por voz y “Ford Connect” (una tarjeta SIM integrada que da acceso a servicios en línea a través de la red 4G), por lo que también puedes convertir el coche en un punto de acceso wifi si hace falta. Disponible como extra en los acabados Titanum y ST-Line.

Si subes al acabado ST-Line, el sistema añade el navegador por satélite y una cámara de visión trasera, aunque desde que se puede usar el dispositivo móvil como mapa, no vale la pena pagar 350 € más que el acabado Titanium.

Espacio y practicidad

Todos los compradores de SUV quieren una posición de conducción elevada y el Ford EcoSport te da una mejor visibilidad de la que tendrías en un segmento B. El hecho de que la carrocería sea más alta y tenga una línea del techo más elevada también favorece la comodidad de los adultos en la parte trasera, aunque todavía está muy lejos de ofrecer la versatilidad que deberían proporcionar este tipo de coches.

Además, el Ford EcoSport es bastante estrecho, por lo que no hay mucho espacio para los hombros en la parte trasera y el espacio que queda detrás de un conductor alto es bastante escaso para las rodillas del pasajero. No se pueden deslizar los asientos traseros para aumentar el volumen del maletero como en algunos SUV pequeños, así que el que se siente en medio va a estar aplastado a los 20 minutos.

Las puertas traseras no se abren demasiado, lo que limita el acceso cuando se coloca un asiento infantil o se le pone el cinturón a un niño, y se obstruyen por el paso de la rueda trasera. Parece un detalle sin importancia, pero puede ser causa de molestia en el día a día.

Sin embargo, estos problemas pequeños se disipan si hablamos del mayor problema del Ford EcoSport: el portón con bisagras laterales. Se abre hacia afuera, por lo que hay que dejar un metro de distancia libre para poder acceder al maletero. Es una pesadilla para aparcar en aparcamientos de varias plantas muy concurridos, en una calle muy transitada o incluso en el garaje de casa.

No es que sea un punto negativo decisivo a la hora de comprar el coche, pero vale la pena tenerlo en cuenta, ya que es una desventaja en ciudad a la que no se enfrentan otros SUV pequeños a diario.

El maletero es más pequeño que la media, tiene un suelo ajustable y, con la posición más baja, solo se consiguen unos 354 litros de capacidad. Si lo pones en la posición alta (para crear dos compartimentos separados), tendrás 334 litros,

lo suficiente para un cochecito y unas cuantas bolsas de la compra, pero no mucho más. Un SEAT Arona tiene 400 litros de espacio para trastos familiares y un Citroën C3 Aircross 410 litros, ambos con una forma cuadrada y amplia.

Si abates la banqueta trasera, el maletero se expande y tiene más espacio, pero los asientos no quedan totalmente planos, dejando una joroba en el suelo que hace más difícil deslizar objetos pesados como maletas o cajas de libros.

"La marca Ford suele ser sinónimo de una conducción excelente. Coches tan populares como el Fiesta, el Focus y el Mondeo se conducen, giran y se deslizan con una habilidad sorprendente, pero no pasa lo mismo con el Ford EcoSport".

Si esperabas que fuese un coche con una conducción parecida a la de un Ford Fiesta, pero más grande, te va a dejar mal sabor de boca. Su principal fallo es que la conducción es inestable. Parece que intenta ser un coche deportivo y divertido y con un mínimo de comodidad para los pasajeros, pero se queda a la mitad en las dos y no consigue ninguna.

Se choca y se golpea contra los baches de la carretera, transmitiendo el movimiento hacia los pasajeros en lugar de absorber el impacto. No estamos hablando solo de grietas o baches profundos, sino que también le pasa con pequeñas imperfecciones, y eso puede ponerte nervioso. Eso a bajas velocidades. Si vas un poco más rápido, la carrocería pierde estabilidad, se inclina y se tambalea a ratos.

Esto es un problema en todas las versiones, tanto en las más básicas como en el ST-Line con llantas de 43 cm (17 pulgadas) y una suspensión deportiva más rígida. Todas las versiones parecen demasiado firmes para llegar a ser cómodas, pero la última es la menos indulgente.

Los compradores estaban dispuestos a aceptar algunos de los inevitables fallos de la carrocería más alta y con una suspensión más elevada en la conducción, pero el SEAT Arona o el mismo Puma de Ford te demuestran que no hace falta. Ambos coches parecen más seguros y estables en carretera y los viajes en el C3 Aircross son mucho más suaves.

Tampoco es un desastre total. La dirección tiene un buen peso, lo que ayuda a llevar el coche con confianza, y los neumáticos delanteros se agarran bien en las curvas. Aun así, no es tan divertido como para justificar las carencias de la conducción. Cualquier crossover implica una mejor experiencia como coche urbano pequeño, por lo que te recomendamos ir a probar uno. 

Motores y cajas de cambios

Aunque algunas versiones anteriores del Ford EcoSport estaban disponibles con tracción en las cuatro ruedas y transmisión automática, la gama de versiones actuales solo tiene tracción en las ruedas delanteras y una caja de cambios manual (o automática) de seis velocidades.

Como la mayoría de los conductores de SUV compactos suelen pasar mucho tiempo haciendo viajes cortos por ciudad (yendo a comprar, al colegio o a la gasolinera), el motor 1.0 EcoBoost de gasolina será la mejor opción.

Tiene un turbocompresor que compensa su pequeña capacidad y viene con tres potencias en función del acabado que elijas: 100 CV, 125 CV y 140 CV. Se revoluciona con entusiasmo y es bastante flexible, pero no tiene tanta fuerza como el motor del Fiesta, por lo que las versiones de menor potencia no tienen buena pinta.

Pero tenemos que decir que no es tan lento como el motor diésel 1.5 EcoBlue. Sinceramente, es un motor sin fuerza al que le cuesta mucho tirar hacia delante, sobre todo con su opción menos potente de 100 CV. Habrá que bajar una marcha o dos para seguir el ritmo de la autopista y parece que tarda una eternidad en alcanzar los 100 km/h. Un Citroën C3 Aircross o cualquier SUV del Grupo Volkswagen con un motor 1.6 TDI será más silencioso y parecerá más rápido.

Como es lógico, el mantenimiento de los motores diésel es más barato, pero también son más toscos y hacen más ruido por ciudad, así que son menos agradables si tenemos que parar y arrancar constantemente. Puedes considerarlo como una opción si vas a conducir con frecuencia distancias largas.

La caja de cambios manual de seis velocidades hace los cambios bastante bien, por lo que exige demasiado. Es una buena noticia porque vas a cambiar muchas veces de marcha, da igual el motor que elijas. Ten en cuenta que a algunos conductores les puede parecer algo duro el embrague. La transmisión automática disponible con el motor de gasolina 1.0 de 125 CV no es una mala opción, pero falla bastante más en comparación con sus homólogos de doble embrague.

Refinamiento y niveles de ruido

El Ford EcoSport no es un coche relajante donde se pueda pasar el rato. Todos los motores hacen mucho ruido, sobre todo el motor de diésel 1.5 de 100 CV, que es tosco y problemático, pero incluso el motor de gasolina más pequeño hace de ruido. 

Todo pinta peor cuando no es solo el ruido lo que se mete dentro del habitáculo: muchas vibraciones del motor pasan por el asiento, los pedales y la palanca de cambios, lo que es una clara señal del bajo presupuesto del Ford EcoSport. No había tanto problema cuando los rivales no eran mucho más silenciosos, pero eso ha cambiado.

El motor diésel EcoBlue más rápido tiene el rendimiento más fuerte de la gama media. Así que no hace falta pisarle tanto como a los otros para ir a un buen ritmo, pero también es la versión más cara del Ford EcoSport.

Se nota que le falta refinamiento, sobre todo cuando intentas ir más rápido (y mantener esa velocidad) en autopista. Cuanto más fuerces a estos motores ruidosos, más se quejarán. Además, por si fuera poco, cuando circules por encima de los 100 km/h, el ruido del viento y de la carretera formarán parte de la orquesta.

Equipamiento de seguridad

Las familias esperan que todos los coches modernos tengan una calificación de cinco estrellas en seguridad de choque del grupo Euro NCAP, así que puede sorprender saber que el Ford EcoSport de antes de la renovación solo consiguió una calificación de cuatro estrellas en 2013. Sin embargo, se desenvuelve bien en la protección para los adultos y niños, con notas mucho más altas que el Dacia Duster, que obtuvo tres estrellas.

Le faltó la última estrella porque carece de un limitador de velocidad en el control de velocidad de crucero y carece de la monitorización de los cinturones de seguridad de los asientos traseros. Parte de ese equipamiento se ha añadido al último modelo, con más airbags que antes y sistemas nuevos de asistencia activa como opcionales como parte del Paquete Seguridad. 

Por unos razonables 750 €, este paquete incluye retrovisores que detectan puntos ciegos con alerta de tráfico, sensores de aparcamiento delanteros, cámara de visión trasera y asistencia de luces largas para evitar que deslumbres a los coches que vienen en dirección contraria.

El único inconveniente es que no se pueden añadir estas características a los acabados más básicos, por lo que es otra razón más para elegir el Titanium.

Las versiones Trend, por lo menos, tienen una función de seguridad moderna muy importante: el sistema de frenado de emergencia autónomo. El coche usa una cámara para vigilar la carretera y frenará por ti si presiente que estás a punto de chocar. Es estupendo que venga de serie, aunque no se incluyó hasta 2019. También vienen de serie otras funciones como los sistemas de control de presión de neumáticos y un kit antipinchazos.

"Incluso cuando tiene que seguir las normas más estrictas del WLTP, el Ford EcoSport parece ser muy eficiente, con un consumo en un ciclo combinado de 6,0 l/100 km tanto en las versiones de 125 CV como en las de 140 CV y el motor de gasolina 1.0".

El problema es que hay que conducirlo con mucho cuidado para llegar a esa cifra, y como este coche pesa más que un Ford Fiesta, es difícil evitar pisar más el acelerador, por lo que el consumo real puede llegar a unos 8,1 l/100 km, unas cifras bastante peores que las esperadas para un coche compacto y con tracción delantera.

Si te decantas por un diésel, la cifra se parecerá a la oficial, pero como le falta algo de potencia a las versiones de menor caballaje, el de 125 CV es el que debes elegir si quieres consumir a diario unos 5,7 l/100 km o menos. Esta versión tiene una autonomía de crucero de unos 917 kilómetros por sus 52 litros de depósito de combustible, frente a los 644 kilómetros aproximadamente de la versión de gasolina.

"Comprar un Ford EcoSport de segunda mano es una forma muy barata de entrar en el mundo de los SUV. Hay que soltar algo más de 9 500 € para conseguir una versión de principios de 2015 con unos 80.000 kilómetros y un motor de gasolina 1.5 antiguo",

que es un motor más desagradable, inestable y menos flexible que el motor turboalimentado 1.0 EcoBoost. Para encontrar uno con el motor más nuevo, unos kilómetros en la media y que haya pasado todas las revisiones de Ford, habrá que gastarse unos 10.300 €.

Puede parecer tentador, pero la pésima calidad del habitáculo de las versiones anteriores a la renovación te hace replantearte si vale la pena gastar unos 3 000 euros más para una versión del 2018. Nosotros te aseguramos que será una buena inversión.

No hay gran diferencia entre los precios de las versiones de gasolina y diésel, así que elige el que más se adapte a tu forma de conducir. Aunque nos repitamos, el motor de diésel 1.5 anterior de 90 CV es muy lento, así que es mejor evitarlo. 

La caja de cambios automática tampoco es muy buena, pero si no quieres hacer tú los cambios, los coches con la caja automática nueva con el motor de gasolina 1.0 cuestan unos 3 000 € más que los que llevan una caja manual. 

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Normalmente los fabricantes ofrecen una versión económica para los coches pequeños que no tiene ningún tipo de adorno. Así que creemos que es bueno que el Ford EcoSport se oponga a esta tendencia y cargue la versión básica Trend con muchísimo equipamiento.

Viene con la misma pantalla táctil de 20,3 cm (8 pulgadas) que los acabados más caros (en las versiones anteriores, la pantalla era de 11 cm (4 pulgadas) o de 16,5 cm (6,5 pulgadas), en función del acabado) con Android Auto y Apple CarPlay, radio DAB, conexión USB, sistema de climatización, control de velocidad de crucero y elevalunas eléctricos.

Ninguno de tus vecinos sabrá que es la versión más asequible gracias a sus faros antiniebla, luces diurnas LED, espejos retrovisores del color de la carrocería y una parrilla cromada que le da una sensación de ser un SUV fuerte.

Elegir el acabado Titanium añade algunas funciones que no desentonarían en un SUV de lujo: un sensor de aparcamiento trasero, control de la climatización, etc. También tiene asientos recubiertos de cuero (Sensico), un útil reposabrazos central y luces automáticas.

Las mejoras del acabado deportivo ST-Line son sobre todo decorativas, con una suspensión deportiva rebajada, ruedas de 43 cm (17 pulgadas), pintura bicolor, un alerón trasero y una parrilla diferente. Parece un hatchback deportivo pequeño por dentro gracias a los pedales metálicos, las costuras rojas, un volante más grueso y una mezcla de tapicería de asientos de imitación de piel y cuero.

Hay algunos extras que se podrían valorar, como el Paquete Invierno, que incluye volante, asientos delanteros y parabrisas calefactables que te salvarán la vida en las mañanas más frías, todo por 550 €.

El X-Pack, que es más una actualización de tecnología que cualquier otra cosa, reemplaza la configuración de serie de seis altavoces por diez, con una potencia de unos 2 vatios que hará que las ventanillas retumben, SYNC 3, arranque sin llave, y espejos retrovisores calefactables y eléctricos con luces de bienvenida. 

Modelos más vistos

Ford Focus

Ford Fiesta

Modelos similares

Opel Mokka X

Honda HR-V

arrow up icon
Volver arriba