logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for bmw make

BMW i3 Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2013
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Familiar
fuel iconCombustible
Híbrido

Escrito por heycar Editorial team

9/ 10
heycar opiniones
Coche eléctrico divertido y austero
Ventajas
  • Conducirlo es una pasada, pero solo puede recorrer unos 310 km (200 millas) con una carga (solo que no al mismo tiempo)

  • El llamativo diseño es completamente moderno e ingenioso

  • Se percibe la esencia de BMW por todas partes

Inconvenientes
  • Caro en comparación con vehículos eléctricos de tamaño similar

  • Con el fin de la versión con extensor de autonomía, a algunos compradores les podrían parecer pocos sus 310 km (200 millas) de autonomía

  • El equipamiento estándar no cuenta con muchos sistemas de seguridad activa

Veredicto general

“Si algún coche puede convencerte de que los vehículos eléctricos son una buena idea, es el BMW i3. Tiene suficiente encanto y atractivo para que quieras uno independientemente de su motor, pero también ofrece todos los grandes beneficios de un vehículo eléctrico”.

Los coches puramente eléctricos se han puesto de moda (en parte gracias a ese exmiembro de PayPal), y la idea de que solo valen para ecologistas o ingenieros empollones ya ha desaparecido. En 2013, sin embargo, la historia era bastante diferente. Si eras lo suficientemente valiente para dar el salto, tenías tres opciones: el Nissan Leaf, el Renault Zoe y el Tesla Model S.

BMW entró con confianza en el terreno de los vehículos eléctricos con un gran plan. Introdujo dos coches eléctricos, a falta de uno, y los construyó con materias primas renovables ligeras, asegurándose también de incluir muchos materiales reciclados. Además, procuraron que fueran tan divertidos de conducir como un BMW convencional. ¿Un sueño imposible? Bueno, cuando el BMW i3 llegó junto con su hermano mayor, el BMW i8 híbrido, el mundo se sentó y observó.

En su lanzamiento, el BMW i3 venía en dos versiones, cada una con una batería de 60 Ah y un motor eléctrico, ofreciendo 170 CV y 250 Nm de par. La versión solo eléctrica tenía una autonomía de entre 130 y 160 km (80 a 100 millas) con una carga completa, mientras que la versión con extensor de autonomía (llamada REx) incluía un pequeño motor de 647 cc que solo se podía usar para recargar las baterías, aumentando la posible autonomía hasta 300 km (186 millas).

En 2016 la capacidad de la batería se incrementó a 94 Ah, aumentando la autonomía hasta 310 km (195 millas) y 444 km (276 millas) respectivamente. En 2017 BMW introdujo la versión i3S, con un ligero aumento en el rendimiento, una suspensión revisada y un estilo de categoría superior.

Todas las versiones del BMW i3 empezaron a incorporar en 2018 una batería más grande con una capacidad de 120 Ah. La autonomía se incrementó hasta 360 km (223 millas) para el BMW i3 estándar, y la versión REx dejó de producirse.

Con solo dos versiones y sin diferentes niveles de acabado para elegir, el BMW i3 es un coche que requiere poca deliberación. El diseño exterior es de lo más moderno, con voladizos cortos, paneles de la carrocería que no parecen encontrarse y plástico negro donde se podría esperar una parrilla.

Lo mismo ocurre con el interior, que ofrece una lección de minimalismo y puede decorarse con una variedad de materiales y tonos terrosos, junto con el conjunto habitual de pantallas del sistema de infoentretenimiento y de instrumentos.

El BMW i3 es un estricto cuatro plazas, pero gracias a la forma en que está montado, la cantidad de espacio que ofrece es impresionante. El espacio para las piernas es generoso para los pasajeros delanteros y traseros, mientras que el espacio para la cabeza es lo suficientemente bueno como para que vayan dos adultos altos en la parte de atrás perfectamente cómodos. El maletero es relativamente pequeño, con 260 litros, pero es lo que se espera de un coche tan corto, y aun así existe la opción de abatir los asientos traseros si es necesario.

La experiencia de conducción será toda una revelación si no te has puesto al volante de un coche eléctrico antes. Olvida cualquier idea sobre los viejos coches eléctricos. La forma en que el BMW i3 puede arrancar desde parada hasta 50 km/h (30 mph) y más allá cambiará tu forma de pensar muy rápido.

El resto es igual de correcto, con una dirección ligera y precisa que facilita la circulación con tráfico. También es cómodo y, aunque la suspensión es relativamente rígida para asegurar que se maneje bien y no se balancee demasiado, solo los golpes realmente duros llegan al habitáculo.

La compra del BMW i3 no es barata. Siendo nuevo, empezaba en más de 40 000 €, mientras que el BMW i3S rondaba los 44 500 €. Ha mantenido su valor estoicamente, pero al menos obtienes mucho por lo que pagas, y el coche seguirá conservando su valor. Los niveles de equipamiento de serie son buenos, el mantenimiento es barato y es un coche que da gusto conducir.

¿El BMW i3 es adecuado para ti?

Si hay un vehículo eléctrico en tu lista de la compra y no necesitas un maletero gigante ni llevar a cinco personas, vale la pena considerar seriamente el BMW i3. Es el paso ideal para dejar a un lado los gasolina o los diésel convencionales porque se conduce muy bien y ofrece un rendimiento comparable. Disfrutar de la conducción en un coche eléctrico nunca ha sido tan divertido.

Si puedes pagarlo, el i3 hará un buen uso de tu dinero. No solo costará poco cargarlo de electricidad, sino que es uno de los vehículos eléctricos puros de mejor rendimiento en cuanto a depreciación, y los costes del seguro también deberían ser modestos.

Aunque cueste un poco más que algunos de sus rivales, el BMW i3 va con ventaja sobre la mayoría de ellos en términos de diseño, imagen y calidad de conducción.

¿Cuál es el mejor modelo/motor de BMW i3?

Con solo dos versiones para elegir, no hay que pensar mucho cuál es la mejor. El BMW i3 básico cumple todos los requisitos necesarios, con un gran rendimiento, la mejor autonomía y casi todo el equipamiento que ofrece el BMW i3S, más caro.

Si cuentas con un alto presupuesto y quieres el BMW i3S, de mejor diseño y conducción, no hay grandes inconvenientes, pero puedes gastar el dinero extra en algunas mejoras sobre el coche estándar.

Además de una autonomía más reducida en comparación con el BMW i3 estándar, el BMW i3S tiene una suspensión más rígida que hace que los viajes resulten menos confortables. Puedes buscar el extensor de autonomía, pero suele ser más caro.

¿Qué otros coches son similares al BMW i3?

En muchos sentidos, el BMW i3 es una especie de ermitaño entre los vehículos eléctricos. Los vehículos eléctricos de tamaño similar son bastante más baratos, mientras que los de precio similar son más grandes por dentro y por fuera. Ninguno de sus rivales de primera categoría ofrece un vehículo eléctrico en esta clase.

Los coches de ciudad como el Volkswagen e-Up pueden transportar a cuatro personas con una comodidad similar, con un habitáculo de buena calidad y un precio de compra más bajo, pero el e-Up no puede igualar la autonomía del BMW i3 o su impresionante rendimiento y conducción.

El Nissan Leaf se acerca más al BMW i3 en términos de precio, pero su mayor tamaño permite llevar a cinco personas y tiene un maletero más grande, aunque es menos divertido de conducir que el BMW. Si se opta por la versión de gama alta, también se puede obtener una autonomía de más de 310 km (200 millas).

¿Listo para tener un BMW i3 de la mejor calidad?

  • Todos los coches vienen con garantía

  • Solo distribuidores seleccionados

  • Toda la calidad comprobada

“Puede que el interior del BMW i3 no se parezca a ningún otro coche en el que hayas estado, en parte porque sus dimensiones son relativamente poco comunes, pero también por su diseño”.

Para empezar, el BMW i3 tiene puertas “suicidas”. Las dos puertas delanteras son normales, pero las traseras son más pequeñas y llevan las bisagras en la parte de atrás. Como el BMW i3 está fabricado con fibra de carbono, un material ligero pero ultrarresistente que se utiliza en coches de carreras, superdeportivos y objetos como raquetas de tenis, no necesita un pilar central (el que normalmente se coloca entre las puertas delanteras y las traseras) que lo refuerce. Así que meterse en la parte de atrás es pan comido ya que queda un gran acceso cuando las dos puertas están abiertas.

Si te sientas delante, te dan la bienvenida un enorme parabrisas, que se extiende hacia delante, y un salpicadero muy minimalista. Todo lo que se ve es el volante, las dos pantallas del sistema de infoentretenimiento y el cuadro de instrumentos. Lo mismo ocurre con el suelo: sin motor y caja de cambios convencionales, no hay necesidad de un túnel de transmisión, así que el BMW i3 ofrece un suelo prácticamente plano.

Los asientos pueden parecer relativamente finos, pero ofrecen buenos niveles de sujeción, y la posición de conducción es excelente. El hecho de que el parabrisas esté tan lejos puede resultar extraño al principio, pero en realidad la visibilidad hacia afuera es excelente y es muy fácil encontrar una postura cómoda.

Calidad y acabado

Las expectativas en cuanto a calidad de BMW, se cumple en el i3, aunque tiene un enfoque ligeramente diferente al de otros BMW. La parte trasera despejada da más sensación de espacio que de vacío, pero los materiales no son exactamente los que se esperarían de un coche de primera clase.

Muchos de los mandos son los típicos de BMW, con aspecto sólido y fáciles de usar. Sin embargo, el BMW i3 incorpora materiales reciclados para ahorrar peso, y toda la estructura del vehículo está hecha de fibra de carbono. Al abrir la puerta se ven elementos sin pintar de la estructura que normalmente serían de metal. Aunque parezca barato, en realidad está mostrando que es más avanzado que un coche común.

El BMW i3 tampoco tiene niveles de acabado como tal. En su lugar, BMW ofrece tres “mundos interiores” (sí, hemos llegado a ese nivel de modernidad) llamados Loft, Lodge y Suite, cada uno de los cuales viene con su propia combinación de colores y materiales con diferentes tipos de madera y cuero.

Sistema de infoentretenimiento

Las primeras unidades del BMW i3 estaban equipadas con el navegador de baja especificación de BMW, algo esencial en un coche eléctrico para poder encontrar un lugar donde cargarlo. El sistema Professional es opcional en las nuevas versiones. Ofrece una pantalla más grande de 26 cm (10,25 pulgadas) y funciones como información de tráfico en tiempo real y puntos de carga.

El sistema de sonido estándar incluye Apple CarPlay como opcional, pero no es posible tener Android Auto (lo sentimos, dueños de dispositivos Samsung). De todas formas, se puede conectar un dispositivo móvil Android a través de Bluetooth y usar el puerto USB para reproducir archivos. La radio DAB viene de serie; pero, para desgracia de los amantes de la vieja escuela, no hay reproductor de CD.

Los sistemas funcionan bien y son fáciles de usar, ofrecen la opción de emplear el control por voz o por tacto, así como el control iDrive de BMW, que se ha ido perfeccionando a lo largo de los años.

Espacio y practicidad

El BMW i3 tiene un tamaño similar al de un pequeño hatchback, al menos en cuanto a su longitud; pero, comparado con coches más convencionales de un tamaño exterior similar, tiene tanto aspectos positivos como negativos.

Con poco más de cuatro metros de longitud, el BMW i3 es lo suficientemente pequeño como para caber en la mayoría de las plazas de aparcamiento, gracias en parte a que tiene una amplitud de giro muy pequeña. Y, para mejorarlo, si aparcas en una plaza pequeña las puertas suicidas facilitan la salida. Gracias a la ausencia de ese pilar central, también es más fácil colocar a los niños pequeños (y no tan pequeños) en sus sillas infantiles.

En el interior, la cantidad de espacio es sorprendente. El BMW i3 aprovecha al máximo su altura, y cuenta con mucho espacio para que viajen adultos altos en la parte de atrás si es necesario. El espacio que hay para las piernas en la parte de atrás no llega a ser excelente, pero en la parte delantera hay sitio de sobra tanto a lo alto como a lo largo, por lo que cualquier persona muy alta podría ir perfectamente cómoda. La sensación de espacio aumenta gracias al suelo plano y despejado.

El inconveniente del habitáculo minimalista es que no hay una gran consola central en la que guardar cosas. Entre los asientos hay una pequeña zona de almacenamiento debajo del reposabrazos con un par de portavasos, pero hay que usar la guantera y los espacios de almacenamiento laterales de las puertas si se llevan muchas cosas en el BMW i3.

El maletero tiene un suelo relativamente alto por el sistema eléctrico, que va debajo, pero el espacio en sí tiene una buena forma cuadrada. Con los asientos traseros sin abatir, hay 260 litros de espacio disponibles (no tanto como en otros rivales, aunque es una cantidad razonable) y también se puede abatir un asiento trasero o los dos para conseguir hasta 1 100 litros. Hay que tener en cuenta que, para ahorrar espacio, el BMW i3 no tiene rueda de repuesto, solo un sistema de inflado de emergencia.

“Los BMW tienen fama de conducirse bien, pero este no es el típico BMW: alto, relativamente corto y con motor eléctrico en lugar de un potente motor de gasolina. Sin embargo, la marca ha logrado imprimirle al i3 las sensaciones de un BMW, aunque no de coche deportivo, a pesar de centrarse más en las cero emisiones que en las grandes emociones”.

Aunque pueda parecer que el BMW i3 va a salir dando vueltas de campana en la primera curva debido a su altura, permanece increíblemente estable, disipando cualquier preocupación que pueda haber sobre si es excesivamente alto para considerarlo seguro. La dirección es una delicia, es lo bastante ligera para hacer un trabajo excelente en ciudad, pero con suficiente peso, y transmitiendo una sensación correcta con respecto a los movimientos de las ruedas delanteras.

Este equilibrio se logra en parte gracias a la suspensión relativamente rígida, el inconveniente es que la calidad de la conducción no es tan suave como nos gustaría. La mayoría de las veces el BMW i3 se conduce bien, amortiguando correctamente las imperfecciones de la carretera; pero, en los baches más grandes, la rigidez de la suspensión se nota. Sin embargo, a menos que tengas una espalda muy delicada, el BMW i3 es un coche cómodo.

Lo mejor es que si quieres divertirte sin gasolina, el BMW i3 estará encantado de ayudarte. Si pasas suficiente tiempo al volante, te será difícil resistirte a su rápida dirección y a la ausencia de balanceo de la carrocería.

Cuando se le pisa un poco más fuerte, el BMW i3 es tan fácil de conducir como un coche de alto rendimiento; pero, al final, los neumáticos estrechos hacen que su agarre sea similar al de un hatchback normal. En cualquier caso, es muy divertido.

Aparcar el BMW i3 es pan comido y, aunque de serie solo lleva sensores de aparcamiento traseros, es fácil percibir los extremos y su radio de giro es una gran ayuda. También hay un paquete Park Assist que añade sensores frontales y cámara, así que vale la pena buscar coches que lo lleven instalado.

Motores y cajas de cambios

Al principio, el BMW i3 se ofrecía en una única versión con una batería de 60 Ah, que posteriormente se mejoró con 94 Ah en 2016, y luego con 120 Ah en 2018. Básicamente, cuanto mayor sea el número, mayor será la autonomía.

En 2017 se amplió la variedad con la introducción de la versión BMW i3S. Cuenta con un poco más de potencia y de par, que casan con su diseño más “agresivo”. La versión con extensor de autonomía llamada REx también estuvo disponible desde su lanzamiento. Añadía un motor de gasolina de dos cilindros y 647 cc que se utilizaba únicamente para recargar las baterías, pero ya no se produce.

Con 170 CV en el BMW i3 estándar y 184 CV en el BMW i3S, este coche tiene más prestaciones de las que normalmente se podrían esperar de un coche eléctrico.

Comparado con otros vehículos eléctricos más convencionales, como el Nissan Leaf, el BMW i3 juega en una liga diferente. Con 250 Nm de par motor disponibles incluso desde parada en el BMW i3 estándar, la aceleración es rápida y casi silenciosa desde el momento en que pisas el acelerador.

Para evitar el excesivo desgaste de la batería, la velocidad máxima se limita a solo 150 km/h (160 km/h para el BMW i3S), pero la aceleración es lo más impresionante, en parte gracias a la sencilla caja de cambios automática que tan solo hay que poner en D.

La potencia extra y el par motor del BMW i3S son un buen plus si el presupuesto lo permite, pero en términos de cifras de rendimiento real, este es solo poco más rápido que el coche estándar, así que a menos que se busque desesperadamente el mejor BMW i3 posible, recomendamos quedarse con la versión normal.

Refinamiento y niveles de ruido

Si nunca has estado en un coche eléctrico antes, puede que tardes un poco en acostumbrarte al BMW i3. Como la mayoría de los coches eléctricos, el BMW i3 casi no hace ruido. Como mucho, se percibe un débil y lejano zumbido cuando se acelera con fuerza, pero en general es silencioso.

Lo que hace, sin embargo, es amplificar otros ruidos que normalmente quedarían amortiguados. Se nota un poco el zumbido del viento a velocidades altas y un débil ruido de rodadura, especialmente al ir aumentando la velocidad.

La verdad es que este es un coche silencioso y, sin duda, más silencioso que la mayoría de los coches con motor convencional. El ruido que hay tiende a diluirse como un zumbido de ambiente. Como no cambian ni el tono ni el timbre, solo el volumen al subir y bajar la velocidad, se convierte en parte de la experiencia.

Como era de esperar, no hay una diferencia real en los niveles de ruido entre las versiones BMW i3 o BMW i3S, aparte de que el i3S tiene ruedas y neumáticos algo más grandes que aumentan ligeramente el ruido de rodadura, pero también se pueden montar estas ruedas y neumáticos en un i3 normal.

Equipamiento de seguridad

Al haber aparecido en 2013, el BMW i3 no ofrece el nivel de seguridad que se podría esperar. El organismo Euro NCAP lo probó en 2013 y le otorgó una calificación general de cuatro estrellas, que es buena, pero inferior a la de algunos rivales clave. Cabe señalar, sin embargo, que se debería volver a examinar al BMW i3 dada la antigüedad de la prueba inicial.

Obtuvo una alta puntuación en la protección de adultos y niños, pero no le fue tan bien en cuanto a la protección de peatones, en parte por culpa de un capó muy corto. También obtuvo una puntuación más baja en lo relativo a los sistemas de asistencia a la seguridad. Donde le va bien al BMW i3 es en términos de resistencia de la estructura (la fibra de carbono es muy ligera y fuerte) y, a pesar de los cortos voladizos, ha demostrado enfrentarse bien a las colisiones.

El BMW i3 viene equipado de serie con airbags frontales y laterales, pero el airbag de rodilla no está instalado ni es opcional. Los puntos de anclaje ISOFIX vienen de serie, así como la desactivación del airbag del pasajero.

Desde que se introdujo por primera vez, BMW ha añadido el paquete opcional Driving Assistant Plus (1 020 € cuando es nuevo) que incluye control de crucero adaptativo, mitigación de colisiones en ciudad, alerta de colisión frontal y detección de peatones.

Rango máximo de los coches eléctricos

Las estadísticas oficiales dan al BMW i3 una autonomía WLTP de más de 290 km (180 millas) con una carga completa para la versión de 120 Ah, lo cual es un aumento significativo en comparación con la primera versión de 60 Ah que recorría entre 130 y 160 km (80 a 100 millas), aunque estas cifras responden a las antiguas pruebas de ahorro.

En 2016, el BMW i3 de 94 Ah reemplazó al de 60 Ah y la autonomía aumentó a 310 km (195 millas), de nuevo bajo el sistema antiguo.

En el mundo real la cifra será más bien de 240 km (150 millas) en la versión de 120 Ah con una sola carga si se conduce con calma, y más aún si se va con cuidado y se utiliza el modo de conducción EcoPro, que reduce el uso del aire acondicionado y limita la velocidad máxima del coche.

Salvo que se recorran más de 310 km (200 millas) de manera habitual, la autonomía del BMW i3 debería ser suficiente para un uso diario. Cabe destacar que el BMW i3S tiene una autonomía ligeramente inferior de 280 km (175 millas).

El BMW i3 viene de serie con un cable trifásico de carga rápida pública de 5 metros con un conector de tipo 2, así como un conector para cargar en casa.

Se puede comprar un cable monofásico de carga rápida (8 metros) por 275 € adicionales, así como el Wallbox Essential de BMW de carga en el hogar, instalado a partir de 950 €, y una suscripción mensual de BMW CHARGING para carga pública por 7,38 € al mes.

BMW afirma que una carga del 80 % desde cero con un enchufe estándar doméstico tardará 15 horas, pero con un Wallbox funcionando a 11 kW ese tiempo se reduce a unas tres horas. Con un cargador rápido que funcione a 50 kW, la misma carga se reduce a 45 minutos.

Aunque el BMW i3 lleva en el mercado un tiempo, todavía es raro verlo. Debido a esto, los precios se han mantenido relativamente altos. El i3 tiene una de las tasas de depreciación más bajas entre los vehículos eléctricos, lo cual es una buena y una mala noticia a la hora de buscar uno de segunda mano.

Sin embargo, no debería ser necesario buscar mucho para encontrar una selección decente de BMW i3 de segunda mano. El BMW i3S, el más especial, es mucho menos común, pero el BMW i3 estándar proporciona la misma experiencia de conducción y las mismas especificaciones. Las primeras versiones cuestan alrededor de unos 15 000 €, mientras que la versión con extensor de autonomía suele costar un poco más que los equivalentes en los vehículos solo eléctricos.

En el otro extremo de la escala, las versiones kilómetro cero son abundantes por unos 44 400 € o menos, con opciones de bajo kilometraje por debajo de los 35 000 €.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

La gama BMW i3 es bastante sencilla al contar con dos versiones y no tener diferentes niveles de acabado. El BMW i3 está bastante bien especificado, con llantas de aleación de 48 cm (19 pulgadas), conectividad Bluetooth y USB, navegador con radio DAB y Apple CarPlay como opcional, asientos delanteros calefactables opcionales y sensores de aparcamiento traseros de serie.

El BMW i3S ofrece 14 CV y 20 Nm de par motor eléctrico adicionales, llantas de aleación de 50,8 cm (20 pulgadas), modo de conducción deportivo, detalles exteriores en negro brillante y suspensión revisada, así como alguna insignia sutil del i3S.

Una cosa a considerar son las diferentes opciones de “interior”. El Atelier estándar es relativamente sencillo, mientras que la otra versión añade cuero y madera para mejorar el aspecto. En ambas versiones, el paquete Audio añade sistema de infoentretenimiento con conexión a Internet y sistema de audio mejorado Harman Kardon.

El paquete Park Assist añade cámara de visión trasera y sensores de aparcamiento delanteros, mientras que el paquete de seguridad Driving Assistant Plus ofrece control de velocidad de crucero adaptativo con función Stop&Go, advertencia de personas/advertencia de colisión con función de frenado City, asistente manos libres para atascos y reconocimiento de señales de tráfico (Speed Limit Info).

arrow up icon
Volver arriba