logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for audi make

Audi A8 Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2017
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Sedan
fuel iconCombustible
Gasolina,Diesel,PHEV

Escrito por heycar Editorial team

9/ 10
heycar opiniones
La mejor limusina de lujo de Audi
Ventajas
  • Uno de los coches más suaves a la venta

  • La calidad del interior es sensacional

  • Totalmente lleno de equipamiento de lujo

Inconvenientes
  • El sistema táctil podría ser mejor

  • La caja de cambios automática puede tardar en responder

  • La versión PHEV tiene un maletero más pequeño que el resto de coches

Veredicto general

“Hubo una vez, no hace mucho tiempo, donde solo había una opción prudente en el mercado de las berlinas de lujo: el Mercedes Clase S. Muchos se referían a él como “el mejor coche del mundo”. Era más cómodo, más agradable y más silencioso que rivales como el Audi A8, el BMW Serie 7 y el Jaguar XJ. También era más espacioso, de mejor calidad y era más prudente económicamente”.

Sin embargo, si rebobinamos hasta 2017, Audi aparece con el último A8 de golpe y porrazo. Era grande. Era elegante. Estaba repleto de tecnología. ¿Conseguiría finalmente hacer lo imposible y derrotar al líder del mercado? Sí. Eso fue exactamente lo que hizo.

Verás, hay algunos aspectos que son prioritarios en una limusina de lujo. Uno de ellos es la comodidad. Eso significa que debe haber suficiente espacio en el habitáculo para que los pasajeros se estiren cómodamente y suficiente equipamiento de lujo para mantenerlos relajados y entretenidos. Aquí se cumplen los dos requisitos.

También significa aislar a los pasajeros de las obscenidades del mundo exterior que puedan arruinarles la calma, es decir, no debe dejar que entren los baches de la carretera o los ruidos del exterior. Y esto es lo que mejor se le da al Audi A8, más que a cualquier coche de este tipo. No solo es el coche más suave de su clase, sino que es uno de los más suaves del mercado. Vale, puede que no se conduzca con tanta precisión como ocurre en los rivales. Pero, ¿a quién le importa?

El otro aspecto en el que necesita destacarse un coche de lujo es la calidad y la sofisticación. Después de todo, si estás moviéndote por la carretera con gente importante y con capitanes de la industria, ellos querrán sentir que viajan en primera clase. De nuevo, el Audi A8 va marcando tendencia en este ámbito. El nivel de los materiales que están a la vista es insuperable. La solidez y la atención por los detalles con la que todo está ensamblado es absolutamente impecable. Por eso, ningún coche de esta clase te da la sensación de estar más mimado.

El Audi A8 no solo da en el clavo en los aspectos de mayor importancia, sino que hace un trabajo ejemplar en casi todos los aspectos. Los motores son suaves y potentes y las cifras de consumo parecen buenas, sobre todo en la elegante versión híbrida enchufable, mientras que los costes iniciales se mantienen bien. ¿Y lo malo? Puede que el sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil distraiga un poco cuando se conduce y la caja de cambios automática responda algo lento a veces, pero eso es todo.

Como en la mayoría de los Audi, el A8 es un coche versátil fabuloso, por lo que le ayuda a consolidar su sitio en la cima de la clase. Si necesitas una limusina de lujo, ya hay una “única opción prudente” diferente.

¿El Audi A8 es adecuado para ti?

¿Estás buscando una limusina de lujo? ¿Estás buscando el mejor coche que puedas por ese dinero? Entonces el coche que quieres es el Audi A8. Incluso si lo comparamos con rivales excelentes como el BMW Serie 7, el Jaguar XJ y el Mercedes Clase S, el Audi A8 es un coche versátil excepcional que cumple con creces su función en todas las áreas.

Sin embargo, lo que mejor se le da son los aspectos más importantes en un coche de lujo como la comodidad de conducción, el refinamiento y la calidad. Y eso es lo que pone al gran Audi en la cima. Así que, si eres un presidente ejecutivo ocupado que necesita que le lleven a las reuniones, o un conductor de una compañía que necesita llevar a famosos a las cenas de gala y a los estrenos de películas, este es el coche que quieres.

¿Cuál es el mejor modelo/motor del Audi A8?

En cuanto a acabados, no creemos que le falte mucho equipamiento a la versión de entrada de gama. Te ofrece todo el equipamiento de lujo que necesitas y hay pocas diferencias si actualizas al paquete Audi Sport, solo unas cuantas mejoras estéticas. Siendo sinceros, el paquete de gama alta “Audi design selection” infla más la lista, pero también infla más el precio.

En cuanto al motor, seguramente el V6 de gasolina sea poco atractivo debido a su consumo. La versión de diésel será más popular, sobre todo para aquellos conductores que hagan muchísimos kilómetros o para los que pasen mucho tiempo en la autopista. Este es el que creemos que más le conviene a la mayoría de la gente. La versión PHEV, por otro lado, será interesante para aquellos que hagan viajes cortos o para lo que pasen la mayor parte del tiempo en la ciudad. También hay algunas ventajas fiscales muy interesantes para los conductores de coches de empresa.

¿Qué otros coches son similares al Audi A8?

No puedes hablar de ningún Audi sin hablar de sus inevitables equivalentes de sus viejos compañeros alemanes, BMW y Mercedes. Como berlina de lujo de Audi, el A8 va hombro con hombro con el BMW Serie 7y el Mercedes-Benz Clase S.

Eso sí, Jaguar también ofrece una alternativa deportiva tentadora con el XJ, y para los que prefieren la fiabilidad por encima de todo, seguro que les interesa el Lexus LS. El Maserati Quattroporte podría ser una alternativa diferente más glamurosa, y un poco (bueno, bastante) más arriba en la lista, tienes el Bentley Flying Spur y el Rolls Royce Ghost.

“Describir la distribución del salpicadero del A8 es increíblemente fácil: aparte del volante y el selector de marchas, hay tres pantallas y no mucho más. La pantalla táctil superior de la consola central controla el sistema de infoentretenimiento, del que hablaremos en la sección correspondiente, más adelante”.

La de abajo controla el sistema de climatización junto con algunas otras funciones, por lo que se reemplazan efectivamente los botones y diales tradicionales. Es atractiva, pero da un paso atrás en cuanto a ergonomía. Mientras que los controles físicos se pueden encontrar con el tacto, no ocurre lo mismo con la pantalla. Cada vez que quieras cambiar algo, tendrás que mirar fijamente a la pantalla, y eso distrae del objetivo principal: conducir el coche.

Por otro lado, el cuadro de instrumentos digitales, también conocido como “Virtual Cockpit”, tiene mucho más éxito. Este sistema muestra toda la información que aparecería en los diales convencionales, pero también puede mostrarte la información que elijas como, por ejemplo, las indicaciones del navegador por satélite. Es más, todos los A8 vienen con el sistema Head-Up Display (HUD), que también envía algo de información justo en frente de ti. A pesar de la gran cantidad de información que ofrece, el sistema es claro y funciona bien.

Los asientos tienen muy buen apoyo y se ajustan eléctricamente en todas las versiones para que encontrar una posición de conducción cómoda te resulte más fácil. También se obtiene una visión despejada en todas las direcciones, lo cual es importante cuando conduces un coche tan grande. Además incluye la seguridad añadida de los sensores de aparcamiento en cada extremo y una cámara de visión trasera en todas las versiones. Se puede añadir una cámara de 360º con el paquete de asistencia plus, donde se incluye.

Calidad y acabado

Cabría esperar que cualquier limusina de lujo ofreciera una calidad del habitáculo digna de etiqueta. Y cuando una de las especialidades de Audi es la calidad, las expectativas son aún mayores. Aun así, el A8 es despampanante en este sentido. Cada superficie rezuma atractivo. Incluso si te arrastras por los bajos fondos del habitáculo en busca de un solo panel que te decepcione, no encontrarás nada.

La forma en la que todo está ensamblado es igual de sorprendente: cada panel encaja perfectamente y no se detectan chirridos ni ruidos en ninguna de las uniones.

Esto le da al coche una maravillosa sensación de densidad y de solidez. Es de lo mejor que hay, incluso entre las limusinas. Habría que gastar más del doble en un Rolls Royce para encontrar algo mejor. Y mientras que en otras versiones se puede encontrar un toque de estilo poco común en algunas zonas y un poco de cuero raro de más, todas las versiones del Audi A8 parecen igual de elegantes.

Sistema de infoentretenimiento

Aunque la calidad que se muestra en el interior del Audi A8 es intachable, el sistema de infoentretenimiento con sus dos pantallas gemelas es el que realmente domina las funcionalidades. Mientras que la de 21,8 cm (8,6 pulgadas) de la parte inferior se encarga del aire acondicionado, la de arriba se encarga de casi todo lo demás, de 25,7 cm (10,1 pulgadas).

La disposición es atractiva y transmite una sensación de tecnología punta. La resolución es muy nítida y el software es súperrápido. Sin embargo, algunos de los iconos en pantalla son un poco pequeños, y el sistema es tan amplio y complejo que recordar dónde se encuentra cada cosa puede ser un poco difícil. Lleva tiempo dominarlo. Y, como con cualquier pantalla táctil, tienes que mirar fijamente a la pantalla antes de pulsar para tocar una función. De forma inevitable, te acaba distrayendo de la carretera que tienes por delante.

Sin embargo, todas las funciones que se esperan de un coche de lujo están cubiertas, entre las que se incluyen la radio DAB, navegación, carga inalámbrica de dispositivos móviles, Apple CarPlay y Android Auto y varios servicios en línea. También se puede obtener como opcional un sistema Bang & Olufsen Advanced Sound System con sonido 3D.

Espacio y practicidad

Se supone que las limusinas son espaciosas, por eso precisamente son tan grandes, por lo que no es una sorpresa que el Audi A8 siga el ejemplo. Como es lógico, hay un montón de espacio en la parte delantera, pero es la parte trasera del habitáculo lo que más importa en un coche como este, y el Audi A8 es inmenso por detrás.

Consigues una cantidad abismal de espacio para la cabeza y las piernas, lo que permite que hasta la persona con las piernas más largas se estire con comodidad. Y, si escoges la versión de batalla larga A8 L, hay aún más.

También hay suficiente espacio para que una tercera persona se apretuje en la banqueta trasera. Y, como opcional, también puedes reemplazar la banqueta por dos sillas traseras individuales que se reclinen eléctricamente para una mayor comodidad. Quienes están en los asientos traseros también tienen su propia pantalla, que permite el acceso a ciertas partes del sistema de infoentretenimiento del coche y permite cambiar los ajustes del climatizador, de los asientos y otras funciones de comodidad.

Como cabría esperar, el maletero es prácticamente del mismo tamaño que el de un Mercedes Clase S. Hay suficiente espacio para una infinidad de maletines para portátiles, un par de maletas grandes para viajes de negocios largos, o para un par de juegos de palos de golf para una partida indiscreta en un día laboral. La carrocería de berlina hace que no sea tan fácil acceder a ese espacio como lo sería en un hatchback, pero es algo que se aplica a todos estos coches.

 Además, no tienes la opción de bajar los asientos traseros para aumentar el espacio, da igual el acabado que escojas o los opcionales que elijas. También hay que tener en cuenta que el maletero del híbrido es bastante más pequeño que el del resto, porque ahí es donde se encuentran las baterías adicionales.

“En este tipo de coches, la comodidad lo es todo. Es probable que las personas que estén en su interior sean importantes, o estén ocupadas, o ambas cosas, y no quieran que se les zarandee o que tengan que apartarse del portátil. Menos mal que incluso en una clase llena de coches muy cómodos, el Audi A8 es el más cómodo de entre todos ellos”.

Todas las versiones vienen con suspensión neumática, que cumple la función de aislarte de los efectos de los baches y las irregularidades en la carretera de una forma sensacional. Sentirás que vas flotando en una nube sobre casi todas las superficies y a cualquier velocidad. No encontrarás un coche más cómodo que este, salvo por algún Rolls Royce.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la versión PHEV no es tan cómoda como el resto. Esto se debe a todo el peso añadido que tiene que llevar debido a las baterías. Por tanto, no se queda muy atrás, e incluso sigue igualando al BMW Serie 7 y al Mercedes Clase S en cuanto a comodidad.

Es cierto que el Audi A8 no parece tan cómodo al girar o al coger una curva como cuando va en línea recta, ya que sentirás un balanceo de la carrocería considerable mientras tomas una curva. Por ello, no da la sensación de ser tan ágil o tan atractivo como algunos de sus rivales. Por otro lado, gracias al sistema de tracción en las cuatro ruedas, siempre proporciona una gran cantidad de agarre y tracción, y la dirección es sensible y tiene un buen peso.

También puedes elegir como opcional la dirección en las cuatro ruedas. A altas velocidades, este sistema mueve las ruedas traseras en la misma dirección que las delanteras para ayudar a la estabilidad. A bajas velocidades, las ruedas traseras se mueven en dirección opuesta para ayudar en las maniobras y para disminuir el círculo de giro. Seguro que le ves las ventajas si pasas mucho tiempo conduciendo por ciudad, sobre todo con la inmensa versión de mayor distancia entre ejes, el Audi A8 L.

Motores y cajas de cambios

Hay una gama simple de motores innovadores entre los que elegir en el Audi A8: uno de gasolina, uno de diésel y un híbrido enchufable. El de gasolina, conocido como 55 TFSI, es un V6 3.0 con 340 CV. Debido a su consumo, es la opción menos popular, pero sigue siendo una opción muy agradable para aquellos que tengan aversión al diésel. Este motor consigue que el coche se mueva sin esfuerzo, aunque no con la rapidez adecuada, y tiene una respuesta de potencia suave y fuerte.

El de diésel, por otra parte, es un V6 3.0 de 286 CV, también conocido como 50 TDI. En la práctica, este motor es ligeramente más lento que el de gasolina y tampoco tiende a revolucionarse tanto, pero aun así es magnífico. El empuje que se obtiene a bajas revoluciones proporciona una aceleración aún más fácil que con el de gasolina y, en un coche como este, eso es justo lo que se espera. Su mejor consumo también hará que el motor de diésel sea más popular.

Sin embargo, si realmente quieres duplicar el ahorro, el híbrido podría ser tu opción. Todo gracias a su capacidad para recorrer distancias cortas con solo energía eléctrica. Puedes ponerlo a más de 160 km/h antes de que tenga que recurrir al motor de gasolina V6 3.0 para que ayude al motor eléctrico, aunque las baterías no durarán mucho si lo tratas así. Y, con 449 CV cuando se combinan los motores, es lo suficientemente rápido para superar a los otros dos motores más convencionales.

Las cuatro ruedas se mueven gracias a una caja de cambios automática de ocho velocidades en todas las versiones, la cual es un poco inconsistente. La mayoría de las veces, la transmisión sube y baja las marchas con tanta suavidad que apenas se nota que está en funcionamiento. Sin embargo, si aceleras de forma repentina, te encontrarás con una molesta pausa antes de que reaccione.

Refinamiento y niveles de ruido

Este es otro ámbito que tiene que bordar cualquier limusina que valga la pena, y el Audi A8 lo consigue con creces. Todos los motores son impresionantemente suaves y silenciosos, incluso cuando las revoluciones son altas. Aunque tienen tanta fuerza a bajas revoluciones que es muy raro que tengas que llegar a revolucionarlos, y eso mantiene la paz y la relajación.

La versión híbrida es aún más tranquila cuando funciona con solo energía eléctrica, que te llevará casi en silencio. El viento y el ruido de rodadura también están muy bien contenidos, lo que ayuda a mantener la paz incluso cuando se va por una autopista a alta velocidad. Todo el lujo con el que debería contar.‎

Equipamiento de seguridad

El Audi A8 no se ha sometido a las pruebas de choque de los expertos del Euro NCAP, pero es mecánicamente muy similar al Audi A7, que ha logrado la calificación más alta de cinco estrellas. Si hay alguna razón para que el Audi A8 tenga un comportamiento diferente en un choque, no tenemos constancia de ello.

 Además de los airbags habituales y las asistencias electrónicas de tracción y estabilidad, todas las versiones tienen un sistema Head-up display (HUD), frenado de emergencia automático, alerta de cambio involuntario de carril, iluminación LED en ambos extremos del coche, sistema de reconocimiento de señales de tráfico basado en cámaras y un sistema de control de velocidad de crucero adaptativo semi-autónomo. También se ofrecen los elegantes faros Audi HD Matrix LED con láser y OLED, además de asistentes de tráfico cruzado.

En la lista de opcionales se pueden encontrar muchas otras funciones, entre las que se incluyen las funciones autónomas ampliadas, que convierten al Audi A8 en el primer coche capaz de una conducción autónoma de nivel dos.

Rango máximo de los coches eléctricos

Las cifras oficiales dicen que la versión híbrida enchufable 60 TFSIe podrá recorrer un máximo de 46 kilómetros con solo energía eléctrica, con una carga completa de la batería. Para una carga completa son necesarias alrededor de seis horas con un enchufe convencional de dos clavijas, o dos horas si tienes instalado un Wallbox de 7kW. Sin embargo, ten en cuenta que esta cifra de autonomía teórica es de una prueba de laboratorio, y en el mundo real solo se contaría con alrededor de la mitad de esa cifra, sobre todo si hace frío.

“La versión de diésel tiene un consumo de combustible oficial de alrededor de 7,1 l/100 km, mientras que la versión de gasolina sube un poco, 9,4 l/100 km. Además, como este es un coche que te anima a conducir con suavidad, tendrás la oportunidad de estar algo más cerca de esas cifras de laboratorio en el mundo real”.

Pero ese no será el caso con la versión PHEV. Según las cifras oficiales, su consumo máximo es de 2,5 l/100 km. Sin embargo, la cifra que obtengas dependerá fundamentalmente de cuál sea tu forma de conducir. Si llevas a cabo la mayoría de los viajes con solo energía eléctrica, maximizarás el combustible. Pero en cuanto arranque el motor de gasolina, el consumo subirá por encima de la propia versión de gasolina.

“Cuando se escribió este artículo, los precios de los Audi A8 nuevos empezaban en los 105 000 € para la versión 50 TDI, y subían hasta los 129 000 € para el 55 TFSI con el paquete Audi design selection. Si quieres la versión de carrocería extendida, tendrás que sumar 4 000 €. Si quieres la atractiva versión PHEV, tendrás que ir buscando con un mínimo de 112 000 €”.

Si comparas los precios con los de los rivales con potencias similares, observarás que no hay diferencias entre el Audi A8 y el BMW Serie 7.

Tanto el Mercedes Clase S como el Lexus LS te costarán un buen pellizco más, mientras que el Jaguar XJ te costará un buen pellizco menos. Además, hay muy poca diferencia en la depreciación del Audi, del BMW y del Mercedes, por lo que los precios de segunda mano serán muy similares. El Jaguar vuelve a ser algo más barato de segunda mano, pero como el Lexus es el que mejor mantiene su precio (puede ser hasta sorprendente), será el más caro de todos.

Échale un vistazo a nuestras listas, a lo mejor te encuentras unos cuantos de los primeros Audi A8 por debajo de los 55 000 €, aunque la mayoría los superarán.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Incluso una limusina de entrada de gama tiene que venir con las suficientes comodidades como para que sus pasajeros se sientan mimados, y el Audi A8 lo consigue. La versión básica incluye de serie suspensión neumática, climatizador bizona, tapicería de cuero, iluminación ambiental LED, arranque sin llave, asientos delanteros calefactables, portón trasero eléctrico y puertas con cierre eléctrico. Y todo esto sin mencionar el equipamiento de seguridad y el sistema de infoentretenimiento que ya mencionamos previamente.

El paquete Audi Sport ofrece asientos delanteros de confort con función de memoria, revestimiento interior del techo en tela negra, inserciones inferiores en aluminio mate cepillado oscuro, inserción superior en negro piano y un paquete deportivo exterior que incluye llantas de aleación de 51 cm (20 pulgadas). Se ofrecen opcionales como un techo corredizo eléctrico de cristal, asientos delanteros calefactables con función de masaje, cortinas traseras eléctricas, suspensión neumática deportiva adaptativa y dirección en las cuatro ruedas.

arrow up icon
Volver arriba