logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for toyota make

Toyota Yaris Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2011
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Compacto
fuel iconCombustible
Gasolina, Diesel, HB

Escrito por equipo Editorial de heycar

5/ 10
heycar opiniones
Coche japonés seguro pero aburrido
Ventajas
  • Maletero bastante grande en comparación con el resto

  • Versión híbrida muy interesante

  • Nivel de fiabilidad increíble de Toyota

Inconvenientes
  • Su conducción es poco emocionante

  • El habitáculo no es muy elegante

  • Los niveles de equipamiento son demasiado variados

Veredicto general

"Comparado con los segmento B nuevos de la competencia, el Toyota Yaris está bastante desfasado, con un interior aburrido, niveles de equipamiento inconsistentes, un rendimiento nefasto y una conducción mediocre. Sin embargo, podría ser una buena opción para los que no se preocupan por estas cosas, ya que es fácil de conducir y nunca te va a dejar tirado".

Recordemos cómo era el 2011. Fue hace mucho tiempo y el mundo era muy diferente al de ahora. Se había elegido a Zapatero como presidente del Gobierno, en las listas de éxitos apareció un grupo nuevo llamado One Direction y, aunque la mayor parte de la lucha había terminado, existían conflictos mundiales que todavía no habían concluido. Y, además, el diario ADN exhalaría su último aliento ese mismo año.

Otro evento que ocurrió en 2011, aunque no tiene tanta importancia histórica ni cultural, fue el lanzamiento de la tercera generación del Toyota Yaris. En comparación con otros de su época y con la moda del momento, era muy atractivo. Un coche con un estilo muy marcado, un diseño sólido, muy espacioso y práctico y con una reputación de fiabilidad impecable que se había ganado a pulso. Parecía perfecto.

Pero como hemos dicho, el mundo ha cambiado mucho desde entonces, al igual que los rivales del Toyota Yaris. Con el paso de los años, estos se fueron sustituyendo por otros modelos más atractivos para el conductor, con más calidad, más tecnología, más equipamiento de lujo y más, bueno, más de todo.

Mientras tanto, el Toyota Yaris se mantuvo igual durante nueve años antes de su reemplazo y, con el paso del tiempo, terminó quedándose muy atrás.

Si analizamos los Toyota Yaris desde una óptica más contemporánea, son coches muy malos en muchos aspectos. Su conducción no es ni entretenida ni cómoda, sus motores atmosféricos no tienen la misma fuerza en comparación con los turboalimentados de sus rivales. El habitáculo no es tan espacioso comparado con la media de los segmento B, y el interior es algo anticuado si observamos el de los rivales más nuevos que tienen una apariencia más elegante.

¿Destacaba por ser barato o por tener buen equipamiento? Ninguna de las opciones. ¿Y por ser refinado o muy seguro? Tampoco. Es cierto que tenía una reputación de fiabilidad intachable en la que apoyarse y que se justificaba por lo bien que rendían los Yaris en ese aspecto, pero por lo demás, no destacaban mucho.

Es un vehículo que le viene bien a alguien que busca un coche pequeño y fiable para moverse sano y salvo. Sin embargo, hay opciones mejores si buscas algo de carisma o encanto.

¿El Toyota Yaris es adecuado para ti?

¿Piensas que un coche sirve solo como medio de transporte? ¿Es una herramienta que te lleva de un punto a otro sin importar cómo, siempre y cuando lo haga de forma fiable? Bueno, si es tu caso, el Toyota Yaris podría ser una buena opción. En primer lugar, Toyota tiene un historial de fiabilidad que es la envidia de la industria del motor, por lo que debería ser tan leal como cualquiera de los segmento B.

Pero si tenemos en cuenta otros aspectos, los Toyota Yaris parecen uno más del montón. El interior no destaca por ser atractivo ni espacioso, la conducción no es muy cómoda ni entretenida y, a pesar de que algunas versiones llevan un buen equipamiento, no siempre es el caso. Un transporte sólido, pero sin mucho que ofrecer.

¿Cuál es el mejor modelo/motor del Toyota Yaris?

Desafortunadamente, es muy difícil elegir uno. Esto se debe a que la gama de los Toyota Yaris ha pasado por muchos cambios radicales en su línea de motores y en sus acabados estructurales a lo largo de su existencia. 

La última vez que contamos, ofrecían por lo menos 25 acabados, sin contar todas las ediciones especiales que se ofrecían de vez en cuando, así que seguro que hay más que no conocemos. Hay que destacar que el equipamiento de serie se ha ido ampliando con el paso de los años; así que, desde ese punto de vista, puede que sea una mejor opción elegir uno de los últimos.

En cuanto al motor, pensamos que lo más sensato es elegir el híbrido porque es uno de los más baratos del mercado y ahorra mucho combustible. Si no te interesa un híbrido, te sugerimos evitar el motor 1.0 de entrada de gama, ya que es demasiado lento. En su lugar, lo mejor es decantarse por un motor de gasolina de mayor potencia, un 1.3 o un 1.5, en función de la antigüedad del coche que estés mirando.

¿Qué otros coches son similares al Toyota Yaris?

Los segmento B siguen siendo coches populares en España y, como miembro de esa familia, al Toyota Yaris no le faltan rivales. 

Los más conocidos son el Ford Fiesta,, Opel Corsa, Volkswagen Polo, Peugeot 208, Renault Clio, Nissan Micra y el Seat Ibiza. Otros que puede que no sean tan conocidos, pero no menos interesantes, son el Skoda Fabia, Citroën C3, Kia Rio, Hyundai i20, Suzuki Swift y el Dacia Sandero.

"El Toyota Yaris tiene asientos muy cómodos y se puede ajustar la altura del conductor, aunque puede que algunos conductores prefieran acomodarse un poco más abajo".

Aun así, la mayoría de los conductores deberían poder encontrar una posición cómoda porque, además de poder ajustar el asiento, también se puede ajustar el alcance y la altura del volante. La visibilidad también es muy buena en ambos laterales del coche gracias a las ventanas grandes y a que los pilares no son demasiado anchos como para causar algún punto ciego importante.

El salpicadero no tiene muchos botones, pero lo poco que trae está bien colocado y claramente marcado. Por ejemplo, los controles del aire acondicionado están bien situados, con botones y diales grandes y fáciles de usar. Los botones que se encuentran en el salpicadero también son prácticos.

Calidad y acabado

Muchos segmento B tienen interiores coloridos que le proporcionan una apariencia más divertida y con carácter, pero no esperes eso del Toyota Yaris. La mayoría de las versiones tienen una gama de colores muy grises y monótonos que hacen que el habitáculo parezca sombrío y antiguo. Se podría decir que no es precisamente “la alegría de la huerta”. 

Los acabados disponibles son más funcionales que atractivos. Hay algunos materiales suaves al tacto en las puertas y en la parte superior del salpicadero, pero todo lo demás está hecho de un plástico duro que no es nada atractivo. El ensamblaje se ve muy resistente, pero en comparación con sus rivales, es bastante aburrido y poco elegante.

Sistema de infoentretenimiento

Las primeras versiones de entrada de gama tenían un sistema de estéreo básico con seis altavoces, un reproductor de CD y radio FM/AM, aunque nunca hemos probado un coche con este sistema, así que no podemos decir si será complicado o no de usar. Lo sentimos. 

La mayoría de las otras versiones venían con Toyota Touch, un sistema que añadía Bluetooth y una pantalla táctil de 17,8 cm (7 pulgadas), mientras que las versiones de gama más alta incorporaban una radio DAB, pero sin compatibilidad con Apple CarPlay ni Android Auto,

aunque tampoco es que sea fácil de usar. La pantalla se ve un poco borrosa y el diseño está algo desfasado, además de que los menús son bastante complicados. Las transiciones son bastante lentas y, a veces, la pantalla no detecta el dedo. Tiene un aire anticuado si lo comparamos con los sistemas de infoentretenimiento más modernos.

Espacio y practicidad

El Toyota Yaris consigue competir con la mayoría de sus rivales en el espacio interior, aunque tampoco destaca mucho. 

Como es de esperar, hay mucho espacio en los asientos delanteros y mucho para la cabeza también, pero poco para las piernas en la fila trasera. Una persona alta debería caber, pero puede que viaje un poco apretada. El habitáculo es demasiado estrecho para tres adultos juntos, aunque tres niños deberían caber siempre que no necesiten asientos infantiles. 

También hay que decir que el suelo plano de la parte trasera ayuda a que sea más cómodo. En los asientos traseros caben dos asientos infantiles, además de que tienen sistemas ISOFIX para una mejor sujeción.

El maletero tiene un buen tamaño en comparación con la media y podrás llevar alguna que otra cosa más. Como en casi todos los coches de este segmento, el borde del maletero es considerable, por lo que no será muy práctico guardar cosas. En la mayoría de los coches se puede retirar el suelo del maletero para aplanarlo, pero en el Toyota Yaris no y 

cuando se bajan los asientos traseros abatibles con partición 60/40 para ampliar la capacidad de carga, queda un gran escalón en el suelo. La parte de los respaldos tampoco queda plana.

"La mayoría de las versiones del Toyota Yaris tiene una suspensión bastante suave que consigue absorber los baches pequeños y desniveles de la carretera, pero no puede con los más grandes, ya que se notan los golpes en el habitáculo".

El híbrido tiene una suspensión ligeramente más dura para poder soportar su peso extra, aunque esto no quiere decir que sea menos cómodo sobre las imperfecciones de la carretera. De hecho, como controla mejor los movimientos verticales de la carrocería, se podría decir que es hasta más cómodo que el resto de los modelos, que vuelan cuando se encuentran con un desnivel. Por otro lado, nos encontramos con la versión GR Sport mucho más inestable por su suspensión deportiva que se pasa de dura.

El manejo es aceptable en la mayoría de las versiones del Toyota Yaris, aunque puede que poco atrevido. El nivel de agarre es adecuado, aunque limitado en comparación con otros rivales, por lo que la carrocería se inclina más en las curvas. Además, la dirección reacciona más lenta y no responde tan bien. El híbrido tiene neumáticos más finos de baja resistencia a la rodadura que transmiten la sensación de ser menos seguros en las curvas. En el GR Sport, su suspensión más dura lo lleva a entusiasmarse en las curvas, aunque no es una sensación 100 % deportiva.

Motores y cajas de cambios

La oferta de motores ha ido cambiando desde el lanzamiento del primer Toyota Yaris, por lo que tenemos bastante de qué hablar, aunque no hemos llegado a probar dos de los primeros: el 1.0 de gasolina con 69 CV y el 1.4 de diésel con 90 CV. 

Hemos probamos el 1.3 de gasolina con 99 CV y estaba a la altura de las expectativas actuales. Tiene la fuerza suficiente en ciudad y no le cuesta demasiado seguir el ritmo de la autopista, aunque no parece muy rápido. Este motor se sustituyó por un 1.5 de gasolina que tampoco hemos probado. Aunque no emitía tantas emisiones como el 1.3, tenía unas cifras de rendimiento muy similares.

Sin embargo, creemos que el modelo que le llamará la atención a la mayoría de los compradores será el híbrido, que combina el motor 1.5 con un motor eléctrico. No es el más rápido del mundo y a lo mejor prefieres correr más por la autopista, pero funciona genial por ciudad y a bajas velocidades. Si pisas al acelerador con cuidado y suavidad, podrás ir con el motor eléctrico por ciudad la mayor parte del tiempo. 

Sin importar el motor que escojas, hay que destacar que los motores turbo de pequeña capacidad de los rivales funcionan mejor.

Refinamiento y niveles de ruido

Los Toyota Yaris no sobresalen demasiado en este aspecto. El híbrido es muy silencioso si vas conduciendo por ciudad y con electricidad, pero si pisas a fondo el acelerador, hace mucho ruido y vibra demasiado al activarse el motor de gasolina y, con él, la CVT (transmisión variable continua) de serie que hace que las revoluciones se disparen hasta que sueltes el pedal. 

En los modelos manuales, el cambio de marcha es un poco brusco, pero no es muy molesto. Al motor del híbrido también le cuesta ir por autopista. Aunque el 1.3 no tiene tantos problemas, también deja pasar el ruido del viento y de la carretera si conduces a 120 km/h en cualquiera de sus versiones.

Equipamiento de seguridad

El kit de seguridad que lleve el Toyota Yaris va a depender de lo antiguo que sea. Las versiones más recientes se componen de elementos como siete airbags, sistema de control de la presión de los neumáticos, puntos de sujeción ISOFIX y el sistema Toyota Safety Sense de serie. 

En este sistema se incluyen algunas características de asistencia al conductor como el frenado de emergencia automático, la alerta de cambio involuntario de carril, el reconocimiento de señales de tráfico y el control inteligente de luces de carretera. Solo tiene cosas buenas. Sin embargo, este paquete no estaba disponible antes del 2015 y luego pasó a ser un extra. 

El Toyota Yaris ha completado las pruebas de Euro NCAP dos veces a lo largo de su existencia y siempre ha conseguido una puntuación de cinco estrellas, así que tiene que estar haciéndolo bien en cuanto a seguridad.

"Es difícil comparar los primeros y los últimos motores en cuanto a consumo".

Las primeras versiones se probaron bajo las antiguas regulaciones del NEDC y los últimos coches siguen los nuevos protocolos WLTP, diseñados para representar mejor las condiciones de conducción del mundo real, a pesar de que estas pruebas todavía se realizan en un laboratorio. 

Para que os hagáis una idea de lo diferentes que son, se ha probado la versión híbrida bajo las dos normativas, y en las pruebas NEDC consigue 3,5 l/100 km y algo más en las pruebas WLTP, con 4,7 l/100 km Son muy diferentes. Los motores que valen la pena son el diésel y el 1.3 de gasolina. Según las pruebas NEDC, el diésel consumía unos 4 l/100 km y el de gasolina unos 5,2 l/100 km. El 1.0 y el 1.5 de gasolina consumen entre 5,8 l/100 km y 6 l/100 km según las pruebas WLTP.

Todo lo que se ha ido cambiando en las especificaciones del Toyota Yaris a lo largo de los años ha hecho que el precio también haya cambiado al alza, pero si lo comparamos con los rivales, siempre ha sido un precio razonable.

Puede que el precio de las versiones híbridas esté un poco inflado, pero es lo que se espera de un coche con esa tecnología adicional. Además, hay que decir que son los híbridos más asequibles del mercado.

Cuando se escribió esta reseña, el precio más bajo de un Toyota Yaris nuevo empezaba a partir de 11.400 € por el 1.5 Active Tech de gasolina. El híbrido disponible más barato costaba 18.850 €. 

El precio de segunda mano ronda la media del segmento, aunque para la alegría de los compradores de segunda mano, el coche ha estado tanto tiempo en el mercado que el precio ha caído bastante. En nuestra lista aparecen coches antiguos (con muy pocos kilómetros) por menos de 4 000 € y modelos de 3 años con 100.000 km por unos 7 000 €.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Desde que aparecieron los Yaris, Toyota ha cambiado varias veces los niveles de acabado y ha introducido de vez en cuando ediciones especiales que eran limitadas. La última vez que contamos, había 25 versiones distintas de las que tuviésemos constancia, pero puede que haya muchas más. 

Obviamente no las vamos a comentar todas, así que solo nos centraremos en las últimas versiones disponibles. El acabado Live era el básico y contaba con todo lo necesario, como llantas de aleación, faros antiniebla delanteros, retrovisores eléctricos, cierre a distancia, elevalunas eléctricos delanteros, control de velocidad de crucero, limpiaparabrisas automáticos, aire acondicionado manual, volante de cuero y una cámara de visión trasera (aunque es raro que ninguna versión lleve de serie sensores de aparcamiento). La versión Y20 añadió un montón de cosas con estilo, tanto por dentro como por fuera, pero sigue sin ser un equipamiento de lujo. 

El acabado Feel tiene una palanca de cambios de cuero, faros automáticos, ventanas traseras eléctricas, espejos retrovisores eléctricos y arranque sin llave. 

El acabado GR Sport añade además muchos accesorios de carreras y una suspensión deportiva, pero nada más. Hay que decir que echamos en falta características de serie, como las llantas de aleación o el aire acondicionado en las versiones antiguas, así que, si estás planteando coger un coche más antiguo, creemos que merece más la pena mejorar el acabado al de gama media.

arrow up icon
Volver arriba