logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for skoda make

Skoda Rapid Opiniones

1 / 9

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2012
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Compacto
fuel iconCombustible
Gasolina, Diésel

Escrito por heycar Editorial team

5/ 10
heycar opiniones
Hatchback compacto, pero espacioso
Ventajas
  • Para ser un coche pequeño, es muy espacioso y tiene un gran maletero

  • Consumo asequible

  • Calificación de cinco estrellas del Euro NCAP

Inconvenientes
  • La calidad del habitáculo no es buena, con plásticos baratos

  • El Spaceback es una opción mejor

  • Los motores de diésel son ruidosos, y el 1.4 TDI es lento

Veredicto general

“Es posible que hayas visto por carretera un Škoda Rapid, pero puede que no te hayas dado cuenta. Puede que la palabra ‘soso’ sea la que mejor resuma el diseño del Rapid, el hatchback pequeño de Škoda que se encuentra entre el Fabia y el Octavia”.

Y ese es el problema del Škoda Rapid. Nadie ha estado nunca seguro de cómo encajaría en la gama, ni siquiera algunas de las personas de las que cabría esperar algo en Škoda. Y, de hecho, ¿por qué ibas a comprar un Rapid en vez de un Fabia Combi o un Octavia, que es más grande?

Tampoco ayudó el hecho de que pareciera una berlina pequeña, ya que nunca han sido populares entre los compradores españoles. En realidad, es un hatchback. Y uno muy espacioso, con mucho espacio trasero y un enorme maletero.

La verdad es que hay pocos coches de este tamaño que ofrezcan tanto espacio interior. Hay mucho espacio para las piernas para los pasajeros de la parte de atrás, incluso si los asientos delanteros están deslizados hacia atrás. Esto es ideal para los niños con asientos infantiles, sobre todo si son de los que están orientados hacia atrás. Incluso tiene una calificación de cinco estrellas en el Euro NCAP.

Además, tiene un maletero enorme. El gran portón trasero, con una amplia apertura, revela una zona inmensa que es capaz de almacenar mucho más de lo que podrías imaginar. Con 550 litros de capacidad de carga, el maletero no está muy lejos de lo que te encontrarías en un Audi A6 Avant.

Al ser un Škoda, tiene mucho espacio de almacenamiento. También está repleto de funciones útiles, como un práctico raspador de hielo en la tapa del depósito de combustible. Es una pena que el interior dé la sensación de ser barato en algunas zonas. Está claro que está bien ensamblado, pero los plásticos que se utilizan tienden a ser duros y ásperos. Los asientos son estrechos, y tampoco ofrecen mucho apoyo.

Sin embargo, se conduce bien, con una dirección decente, y proporciona una sensación de seguridad al estar al volante. La diversión se quedó muy atrás en la lista, pero es un coche muy tranquilizador. La calidad de la conducción empeora por la ciudad y por los alrededores, por los baches y, básicamente, por cualquier otra cosa que no sea un trecho de carretera lisa, por lo que no es un coche muy sofisticado. 

Sin embargo, el Skoda Rapid tiene un precio bajo y un consumo asequible. Todos los motores se centran en el consumo. Los motores 1.4 TDI y 1.6 TDI de diésel son los más austeros. Nosotros te sugerimos el motor 1.2 TSI o el 1.0 TSI, que es más nuevo. Estos dos tendrán un consumo de 5,7 l/100 km en la conducción real.

Tal vez el mayor problema del Skoda Rapid sea su homólogo, el Spaceback. Puede que tenga un maletero más pequeño, pero tiene un diseño más convencional de hatchback, es más versátil y es una opción mejor para la mayoría de los compradores. 

¿El Škoda Rapid es adecuado para ti?

Puede parecer una berlina, pero en realidad es un hatchback, y uno práctico. Si quieres un coche que sea fácil de aparcar y que no ocupe mucho espacio en la entrada de casa, pero que tenga mucho espacio en la parte trasera y un gran maletero, el Skoda Rapid te podría valer.

Puede que no tenga un diseño llamativo, pero si quieres un coche para sorprender, será mejor buscar en otro sitio. Sin embargo, atraerá a aquellas personas que se preocupen menos de la impresión que produzca el coche que conduzcas a los vecinos y más por conseguir mucho espacio por ese precio.

Es un buen coche para las familias que no quieran un coche enorme, pero que necesiten un buen espacio trasero y un gran maletero. También es ideal como segundo coche pequeño para esas parejas jubiladas que aún quieren ser capaces de llevar a los nietos por ahí de vez en cuando. 

¿Cuál es el mejor modelo/motor del Škoda Rapid?

El Škoda Rapid comparte los típicos motores que se encuentran en la mayoría de los coches pequeños del Grupo Volkswagen. Es un coche que se centra mucho en tener un consumo bajo, más que en el rendimiento. En nuestra opinión, el mejor es el 1.2 TSI turboalimentado, que viene en dos versiones.

Si vas a llevar mucho equipamiento en el Skoda Rapid, la mejor opción será la que más potencia tenga. Aunque la versión de menor potencia sigue siendo más que adecuada para ir por ciudad. El motor 1.2 MPI básico es lento, por lo que es mejor evitarlo, a no ser que quieras un coche básico para ir de un sitio a otro.

Más tarde, se reemplazó el motor 1.2 TSI por el 1.0 TSI, que no es tan suave como el 1.2, pero sigue siendo igual de ágil. Las versiones Ambition son las que hay que buscar, y hay muchas por ahí. Las versiones Elegance y Style tienen más equipamiento de serie, pero no pagaríamos mucho más por ellas de segunda mano.

¿Qué otros coches son similares al Škoda Rapid?

Por si aún no te has dado cuenta, el Škoda Rapid es el coche hermano del SEAT Toledo. Tienen los mismos motores, el mismo interior y un diseño básico. De hecho, solo se diferencian en los faros y en la parrilla. ‎ ‎ 

Para confundir un poco, también está el Škoda Spaceback , que es un hatchback más convencional, pero ofrece el mismo diseño al tener mucho espacio en un envoltorio pequeño. También encontrarás más coches de estos en el mercado de segunda mano.

Si quieres un hatchback práctico que no sea demasiado grande, por ahí hay muchas opciones. El Kia Ceed y el Hyundai i30 son opciones claras. También podrías tener en cuenta un SUV pequeño como un Suzuki S-Cross , o incluso un Citroën C4 Cactus

“No íbamos a llamar utilitario al interior del Škoda Rapid, pero es que parece que se diseñó teniendo en cuenta la practicidad, en lugar de enfocarse en la gama alta. El diseño y la disposición son funcionales, por lo que todo se controla de forma fácil”.

Los diales del cuadro de instrumentos son claros y simples, por lo que son fáciles de leer. La antigua disposición tenía muchos botones, en vez de disponer de una pantalla táctil por la que se controlen todas las funciones, así que es fácil acostumbrarse a ella. No es necesario ir al manual del propietario cuando lo único que quieres es encender el aire acondicionado.

Los asientos son estrechos y no ofrecen mucho apoyo lateral. Están bien para ir de compras, pero no vas a querer estar al volante todo el día, sobre todo si tienes problemas de espalda, ya que no incluye soporte lumbar.

Si eres una persona alta, notarás que la posición de conducción podría ser más baja, pero los pedales están bien separados y hay buen espacio para que la pierna izquierda descanse cuando no esté encima del embrague. 

Calidad y acabado

Se podría decir que el Skoda Rapid es de gama baja, con muchos plásticos duros por todas partes y poca inversión en lujos. Es obvio que esto no tiene nada de malo, pero hace que el Skoda Rapid parezca más una sala de espera de un dentista: un lugar en el que tienes que estar pero que se disfruta en raras ocasiones.

Los plásticos que se han utilizado no solo son duros, sino que también son ásperos, y se desgastan con bastante facilidad. Si lo comparamos con las nuevas versiones del Škoda, el Rapid da la clara sensación de estar desfasado. Por ello, las versiones anteriores a las que no se las haya tratado bien pueden parecer deterioradas.

Por el lado bueno, todos los botones e interruptores son de buena calidad. Los controles, como el embrague y la caja de cambios, funcionan estupendamente. Es un coche con un buen acabado y no parece nada endeble. Las versiones de gama más alta tienen un volante y una palanca de cambios de cuero, que al menos le aporta un poco más de atractivo al interior, con un acabado negro brillante en las versiones más nuevas.

Sistema de infoentretenimiento

Otro ámbito en el que sale a la luz la antigüedad del Skoda Rapid es en el sistema de infoentretenimiento. O más bien la falta de él. Las versiones básicas tienen un sistema de estéreo fácil de usar, con una pantalla en blanco y negro. Si no te preocupa no tener la última tecnología y reproducir música desde tu dispositivo móvil, este sistema es más que suficiente. También tiene una ranura para CD (¿te acuerdas?) que ya es bastante rara en los coches nuevos, para la decepción de un gran número de conductores. 

Los versiones Ambition son mejores. Por lo menos te dan la posibilidad de conectar tu dispositivo móvil para hacer llamadas y reproducir música. Busca las versiones que incluyan la conexión auxiliar MDI y la pantalla a color, aunque es pequeña para la tendencia actual.

Afortunadamente, las versiones a partir de 2017 se mejoraron y empezaron a incluir un sistema de infoentretenimiento que consigue Bluetooth, un puerto USB compatible con los dispositivos de Apple, además de toques modernos como Apple CarPlay y Android Auto. La pantalla táctil también se mejoró: se hizo más grande y clara.

Espacio y practicidad

Škoda es bien conocida por sus funciones “Symply Clever”. El gran Škoda Superb tiene paraguas incorporados en la puerta, por ejemplo. Y al Skoda Rapid no le faltan. Hay un raspador de hielo incorporado en la tapa del depósito de combustible, un pequeño clip para sujetar los recibos del aparcamiento en el parabrisas e incluso un compartimento de basura extraíble en la puerta.

Como opcional, se puede conseguir la alfombrilla del maletero reversible, con un lado de tela y el otro de goma fácil de limpiar. Esto es ideal para las patas de los perros o para las botas con barro.

Puede que no sea un coche grande, pero el Skoda Rapid aprovecha al máximo el espacio. Hay pocos coches tan pequeños que puedan ofrecer tanto espacio en el interior. Los pasajeros de la parte trasera tienen mucho espacio. Incluso con los asientos delanteros desplazados hacia atrás, sigue habiendo mucho espacio para las piernas. Esto también significa que hay más espacio para los niños y sus asientos.

Luego está el enorme maletero que, con 550 litros, es más grande que el de un Ford Mondeo. Si seguimos comparando, un Golf tiene 380 litros de capacidad de carga. La zona también es útil. A pesar tener un borde bastante prominente, el maletero en sí puede llevar mucho más de lo que se espera, ayudado por la amplia apertura y los lados verticales. 

“Hay poco por lo que emocionarse al estar al volante del Skoda Rapid. Es justo lo que te podrías esperar: predecible y fácil de conducir. La dirección es lo suficientemente ligera y precisa, pero no te hará pensar que es muy divertido conducirlo”.

No es que tenga que ser divertido, por supuesto. Tiene todo lo básico y parece seguro, incluso en curvas cerradas en un día de lluvia. La carrocería no se inclina demasiado y los neumáticos delanteros proporcionan un buen agarre. Por ciudad, es fácil aparcarlo en espacios pequeños y recorrer calles estrechas, aunque el parabrisas trasero es bastante poco profundo y los sensores de aparcamiento solo venían incluidos como opcionales. 

Lo que deja que desear en el Skoda Rapid es la calidad de conducción. Es demasiado rígido, lo que puede ser bueno para controlar la inclinación de la carrocería en las curvas, pero no le hace ningún bien a la comodidad. Se notan muchos saltos en superficies irregulares y no se consigue tranquilizar del todo, lo que da una sensación de nerviosismo. Se siente mucho mejor en las superficies lisas de las autopistas, donde circula con alegría.

Motores y cajas de cambios

La gama de motores del Skoda Rapid refleja la naturaleza práctica de este coche. En la gama, se encuentran los típicos motores pequeños de gasolina y de diésel, con un motor 1.2 12V en la versión de entrada de gama. Está bien para desplazarse, pero nos decantamos por el 1.2 TSI y evitaríamos ese motor en la medida de lo posible.

Hay dos versiones, e incluso la menos potente proporciona una buena aceleración y desaceleración, gracias a que está turboalimentada. Puede parecer un motor pequeño, pero es un gran motor pequeño y se adapta perfectamente al Škoda para proporcionar un buen ritmo.

Más tarde, este motor se reemplazó por un 1.0 TSI, un motor de tres cilindros con una naturaleza más ágil, pero no es tan suave como el 1.2 TSI de cuatro cilindros. El motor de gasolina más potente es el 1.4 TSI, que está disponible con la caja de cambios DSG automática, aunque la evitaríamos, ya que suele fallar mucho. 

La mayoría de las versiones tienen una caja de cambios manual de cinco velocidades fácil de usar y tiene un cambio muy agradable. El 1.2 TSI más potente tiene una caja de cambios de seis velocidades, por lo que es más silencioso y más tranquilo a altas velocidades.

Si quieres un consumo reducido y haces muchísimos kilómetros, los motores TDI de diésel son la mejor opción. Es una lástima que no sean muy refinados y acaben siendo bastante ruidosos. El 1.4 TDI es lento y la verdad es que no es agradable, así que ve a por el 1.6 TDI, que es mejor. No es el alma de la fiesta, pero tiene más poder de atracción y hay poca diferencia de consumo entre los dos.

Refinamiento y niveles de ruido

La mala calidad de conducción del Skoda Rapid en carreteras irregulares no permite un buen refinamiento, ya que el coche tiende a darse golpes sobre los baches, lo cual no es agradable para nadie. El coche parece barato en este aspecto. En este sentido, un Hyundai i30 es mucho mejor.

La situación mejora a velocidades de autopista, donde el Skoda Rapid es más suave y va muy relajado cuando se viaja tranquilo, sobre todo con uno de los motores más potentes. El 1.6 TDI, por ejemplo, apenas llega a los 110 km/h. 

El viento y el ruido de rodadura se mantienen a un nivel bastante bajo, y los motores tampoco son intrusivos. Pasa lo contrario en ciudad, donde los dos motores TDI son ruidosos y producen un estruendo al arrancar. También se transmite una vibración considerable al volante con los motores de diésel. El 1.0 TSI posterior no es tan suave, pero tampoco es tan malo.

Equipamiento de seguridad

El Skoda Rapid obtuvo la máxima calificación de cinco estrellas cuando se sometió a la prueba de choque de Euro NCAP en 2012. Por tanto, el idéntico SEAT Toledo también tiene la calificación más alta. La seguridad de los ocupantes adultos obtuvo una puntuación alta, un 94 %, aunque el informe destacó que el asiento y el reposacabezas solo proporcionaban una protección mínima contra el latigazo cervical.  

Hay un buen equipamiento de seguridad. Se incluye de serie el control de estabilidad (ESC) en todas las versiones, junto con airbags para el conductor y el pasajero delantero, airbags de cabeza y airbags laterales para los pasajeros delanteros. Hay sujeciones ISOFIX en los dos asientos laterales traseros.

“No es ninguna sorpresa que los motores de diésel sean los que tienen el mejor consumo. Se espera un consumo menor de 5,1 l/100 km con el 1.6 TDI y cerca de 4,7 l/100 km si lo tratas con delicadeza. No hay una gran diferencia entre el consumo del 1.4 y del 1.6 TDI, así que no te engañes y vayas a por un 1.4 TDI creyendo que tendrá un consumo mejor. No va a pasar”.

Los motores de gasolina siguen siendo muy económicos y asequibles, por lo que los recomendamos antes que los de diésel. Durante años, el 1.2 TSI estuvo disponible en varias versiones diferentes (a Škoda le gusta mantener a todo el mundo alerta), pero verás que consume unos 5,7 l/100 km en la mayoría de ellas. El 1.0 TSI es mejor aún, aunque no es tan suave como el 1.2.

“Puede que encuentres versiones con el 1.6 TDI a precios atractivos, pero con infinitos kilómetros. Hay que tener en cuenta que puede que se hayan usado como taxis. Son baratos, pero tienen su razón. Si quieres uno más presentable que sea de diésel, los precios que buscas rondan los 7 500 €”.

En nuestra opinión, el motor de gasolina es la mejor opción, y se puede conseguir una versión 1.2 TSI con pocos kilómetros por menos de 9 000 €. No hay muchas versiones de segunda mano del Skoda Rapid, y hay muchas menos del SEAT Toledo, así que no esperes tener una gran cantidad de posibilidades.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Škoda ha mantenido los mismos acabados durante la vida del Rapid, por lo que es más fácil saber lo que se está viendo en el mercado de segunda mano. En resumen, las versiones Active son las versiones de entrada de gama y son un poco minimalistas, aunque tienen cierre centralizado y ventanas delanteras eléctricas.

El acabado Ambition es mucho mejor. Tiene llantas de aleación de 38 cm (15 pulgadas), aire acondicionado y ventanas delanteras eléctricas junto con un asiento para el conductor con ajuste de altura. La versión Elegance tiene llantas de aleación de 41 cm (16 pulgadas), control de velocidad de crucero, elevalunas eléctricos traseros y un volante multifunción. Más tarde, se reemplazó el acabado Elegance por el acabado Style.

‎ ‎ ‎‎

arrow up icon
Volver arriba