Icon for skoda make

Skoda Octavia Opiniones

1 / 7

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2013
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Familiar
fuel iconCombustible
Gasolina, Diésel

Escrito por el equipo editorial de heycar

8/ 10
heycar opiniones
Hatchback práctico a buen precio
Ventajas
  • Motores de gasolina refinados y potentes

  • Líder en practicidad

  • Sistema de infoentretenimiento impresionante

Inconvenientes
  • Falta el equipamiento de seguridad activa más puntero

  • No es tan cómodo como algunos rivales

  • Diseño exterior insípido

Veredicto general

"El Skoda Octavia ofrece una increíble practicidad, un interior bien diseñado espacioso y una magnífica gama de motores a un precio asequible. Con tantos acabados y tantas opciones de mecánica, es fácil encontrar una versión que se adapte a tu estilo de vida y a tus exigencias al volante, ya sea porque busques un viaje cómodo y suave o comerte las curvas; te sirve para todo".

El Skoda Octavia es el coche definitivo que puede darte más por menos. Tiene un maletero más grande, más equipamiento de serie y más espacio para pasajeros que la mayoría de sus rivales y, además, se las apaña para bajar el precio. Es un verdadero chollo.

Aunque la relación calidad-precio es una característica muy llamativa, no es que esté sacado de un todo a 100. El interior es elegante y tiene unos materiales magníficos. La calidad del diseño es sorprendente y tiene un montón de equipamiento. 

Todas las versiones de la gama tienen lo esencial para los conductores del momento, pero el acabado Ambition tiene algunos extras que valen la pena pagar.

Es uno de los coches más populares de la marca checa y ofrece la practicidad de un Ford Mondeo por menos del precio mínimo de un Focus mucho más pequeño. La versión actual salió a la venta en 2017 y se renovó de forma importante en 2017, introduciendo varios motores nuevos y un nuevo y elegante sistema de infoentretenimiento que ahora es uno de sus elementos más importantes.

Está disponible como hatchback, familiar y el Scout 4x4 todoterreno. Hay una amplísima gama de motores entre los que se incluyen una versión de alto rendimiento de diésel y un motor Skoda Octavia vRS de gasolina que ya hemos comentado en otro artículo.  Todas las versiones hatchback llevan tracción delantera y la gama da el pistoletazo con un sorprendente motor turbo 1.0 TSI de gasolina con 115 CV y una transmisión manual, y finaliza con un motor 2.0 con 190 CV (que ahora está retirado).

Entre los motores diésel podemos encontrar un 1.6 TDI de bajo consumo que va despacito pero con buena letra y puede consumir unos 4,7 l/100 km incluso en condiciones reales y que, por tanto, será muy barato de mantener. Por otro lado, también hay un motor 2.0 mucho más rápido y casi igual de eficiente.

Si haces muchísimos kilómetros y necesitas mucha fuerza de tracción con poco esfuerzo, el 2.0 será tu mejor solución. Sin embargo, la mayoría de los compradores quedarán satisfechos con el 1.5 TSI, que es mucho más tranquilo por ciudad, pero con un empuje flexible. Al igual que todos los motores de gasolina, salvo la versión básica, este motor tiene como opcional una excelente caja de cambios automática DSG.

El Skoda Octavia parece ir más suelto por autopista. Aquí es donde su suspensión suave, su habitáculo refinado y sus luces automáticas lo convierten en un compañero de viaje relajante. Es seguro, estable y fácil de conducir, pero no muy deportivo. 

En las ciudades más desordenadas, se amplifica la falta de elegancia: el ruido de la suspensión se escucha fuerte y a veces la conducción frágil se disparata cuando la superficie tiene muchos baches, cosa que no ocurre con, por ejemplo, un Volkswagen Golf. Se puede perdonar por la excepcional cantidad de espacio que ofrece. El maletero hace que todos los demás sean minúsculos, y hay un espacio fantástico para los pasajeros traseros, por lo que es práctico tanto para familias jóvenes como para las mayores.

Sin embargo, debido a que el Skoda Octavia es un coche ligeramente más viejo, la mayoría del equipamiento de seguridad es opcional, y algunas funciones clave son extras muy caros, como el sistema de frenada de emergencia automático, la cámara de visión trasera y el control de velocidad de crucero adaptativo. En 2020 apareció un nuevo Skoda Octavia, dirigido a un mercado de más prestigio, pero su predecesor sigue siendo uno de los mejores coches para la familia en los que invertir. Es práctico, el interior todavía parece moderno y, lo más importante, tiene una buena relación calidad-precio.

Si estás buscando la versión anterior, necesitas nuestra Skoda Octavia (2020-).

¿El Skoda Octavia es adecuado para ti?

El Skoda Octavia es uno de esos coches que demuestra que una buena calidad y un precio bajo no tienen que estar reñidos. Como es un coche práctico para familias, el habitáculo es sorprendentemente espacioso y el enorme maletero no tiene nada que envidiar a los demás por este precio.

Por supuesto, para los que tengan perros y las personas aficionadas a ir al campo o a las caravanas, el Skoda Octavia Familiar va a ser aún más tentador, sobre todo porque viene con el opcional de tracción en las cuatro ruedas. La versión hatchback es más barata y tienen casi el mismo tamaño. Puede que no haga falta decirlo, pero es un coche muy serio. En la mayoría de los acabados, se evita el estilo o la emoción de la conducción para favorecer una comodidad razonable y un espacio impresionante, pero no llamará especialmente la atención ni te sacará una sonrisa.

Como coche para la familia, es difícil de superar, pero algunos tendrán que pelear con el tamaño. Parece más estrecho por ciudad que un Ford Mondeo, pero es casi tan largo como uno y la mayoría de los hatchback para familias se conducen y se aparcan fácilmente. Si necesitas más espacio, nada puede salir mal con el Skoda Octavia versión familiar.

¿Cuál es el mejor modelo/motor del Skoda Octavia?

No hay ninguna opción mala entre los motores del Skoda Octavia por suerte para los compradores de segunda mano. El motor anterior 1.4 TSI de gasolina es tan suave y aún más potente que el nuevo 1.5, pero no es tan eficiente en cuanto al consumo. Los modelos más nuevos cuentan con un ingenioso sistema de ahorro de combustible, y será esta naturaleza austera una de las razones por la que es nuestro favorito de la gama actual. 

Un motor rápido con un rendimiento excelente, silencioso y capaz de consumir 5,7 l/100 km. Si no llegas a recorrer 15.000 kilómetros al año, no nos importaría recomendarte este motor. Está disponible con una transmisión manual o automática y en nuestro acabado favorito, el Ambition, que creemos que ofrece la mejor relación calidad-precio.

Si haces viajes largos de forma habitual o quieres usarlo con remolque, el 2.0 TDI de diésel será una opción mejor. Puede conseguir el consumo austero de un coche de los cincuenta y es más silencioso que la versión campera 1.6. Si no te preocupa un precio más alto, el acabado Style (o un Laurin & Klement de segunda mano) añaden una riqueza extraordinaria por un pellizco más.

¿Qué otros coches son similares al Skoda Octavia?

El Skoda se encuentra en la cúspide de dos clases. Tiene el precio de un coche normal para familias, pero tiene el espacio y la capacidad de carga de un coche para empresarios de gama alta, como el Ford Mondeo o el Opel Insignia.

Cuando salió a la venta el Scala, la marca solucionó el problema posicionando al Skoda Octavia en la gama alta. Si estás buscando un coche con las últimas funciones en un envoltorio diminuto, el Scala podría ser una opción.

En cuanto a su competencia más directa con precios parecidos, el Skoda Octavia de esta generación compite con grandes rivales como el Ford Focus, Volkswagen Golf, Kia Ceed, Hyundai i30 y el Peugeot 308.

En practicidad, fiabilidad y costes de mantenimiento, el Honda Civic es un poquito más caro, pero puede que sea más interesante. Por otro lado, el Opel Astra tiene versiones más baratas con un espacio trasero parecido y trae más equipamiento por el mismo precio.

Por último, si eres un conductor de empresa que quiere reducir la factura de impuestos anual, el híbrido Toyota Corolla es una de las elecciones más baratas, antes de que te sumerjas en el confuso (y caro) mundo de los híbridos enchufables y vehículos eléctricos.

"El exterior discreto dicta a la perfección cómo será el tono que encontrarás dentro del habitáculo del Skoda Octavia. El ingrediente principal es la simplicidad, con un salpicadero conservador, pero con un diseño tan brillante que no le darás importancia".

Su diseño se basa en líneas horizontales y esquinas suavemente redondeadas, con una consola central lo suficientemente ancha en la parte superior como para sostener la pantalla del sistema de infoentretenimiento de 20,3 cm (8 pulgadas), pero lo suficientemente delgada en la parte de abajo para que dé una sensación de espacio.

Si dejamos a un lado los elegantes tiradores flotantes donde los más incautos se pillarán los dedos, el interior es de lo mejor en cuanto a ergonomía. Los asientos delanteros son firmes, pero proporcionan mucho apoyo y te sostienen con firmeza. Además, son muy cómodos para viajes largos.

Hay muchísimos ajustes en el asiento y en el volante para conseguir una posición de conducción cómoda con facilidad. En el acabado Style o superiores, también consigues apoyo lumbar, ideal para evitar el dolor de espalda después de la conducción (aunque lo echaremos de menos en la versión Active). Los pedales se alinean bien, y hay un reposapiés izquierdo. La visibilidad delantera está bien, pero no podemos decir lo mismo de la trasera.

La pantalla en sí está perfectamente integrada detrás de un panel de cristal brillante y solo tiene un par de botones físicos para el volumen y para la radio, pero también integra unos diales separados para ajustar la climatización, la temperatura de los asientos (si se ha elegido) y la ventilación. Los controles de climatización está bastante lejos del volante, pero los botones son tan gruesos que es fácil toquetearlos sin ayuda de nadie. 

Aunque la pantalla tiene una posición más baja que en algunos rivales (lo que obliga a los ojos a alejarse más de la carretera), usarla no distrae tanto como en otros muchos sistemas parecidos gracias a la claridad de los menús y los grandes iconos brillantes. Evitaríamos la versión mejorada de 23,4 cm (9,2 pulgadas) porque no tiene el control físico del volumen y aleja los botones del conductor.

Calidad y acabado

Como tiene un precio de partida asequible, es fácil pensar que el Skoda Octavia tendrá algún defecto por dentro, pero te sorprenderás gratamente al saber que es todo lo contrario. Tiene un diseño elegante, junto con una selección respetable de materiales suaves y táctiles (la mayoría) en el salpicadero, lo que crea un entorno de conducción atractivo.

Si se te caen algunas monedas o el dispositivo móvil entre los asientos, descubrirás algunas superficies duras y ásperas en la parte inferior de las puertas al buscarlos. Sin embargo, en las partes más importantes, el Skoda parece robusto y bien diseñado. Los botones y los diales reaccionan de forma precisa, aunque las levas de cambio de la transmisión DSG opcional son endebles.

Los coches de la versión básica tienen un aspecto bastante monótono, con un volante sin botones y un montón de placas sin nada en la consola central, porque ahí entrarían las funciones de los acabados de gama alta, aunque las versiones Ambition o superiores tienen inserciones plateadas en el salpicadero y tiradores de las puertas en cromo que resultan más agradables.

Puedes elegir el acabado L&K para conseguir asientos delanteros más gruesos con reposacabezas integrados, pero estas florituras deportivas no van en sintonía con el carácter serio del Skoda Octavia. Aun así, la pantalla del sistema de infoentretenimiento se integra perfectamente y eleva el habitáculo a una gama más alta. A este precio, es excepcional.

Sistema de infoentretenimiento

No importa la edad o el acabado de tu Skoda Octavia, tendrá una pantalla táctil. En los coches anteriores será bastante modesta, de resolución baja con atajos físicos grandes a cada lado, pero es más de lo que traen algunos rivales.

Además, la versión Ambition tiene ocho altavoces y conectividad Bluetooth, pero en la renovación del vehículo se actualiza todo. Tiene un panel de vidrio elegante de 20,3 cm (8 pulgadas), aunque en los acabados Active y Ambition será de 16,5 cm (6,5 pulgadas), botones táctiles y gráficos claros. El último software tiene compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, lo que permite un acceso sin restricciones a tus aplicaciones.

Esta versión es uno de los sistemas táctiles más intuitivos que hemos probado en cualquier coche para familias. Los menús principales se entienden al momento y los iconos en pantalla son de gran tamaño, por lo que son mucho más fáciles de leer y de pulsar. Si eliges el acabado L&K, añadirás un sistema de navegación incorporado, pero el Skoda Octavia Like funciona bien sin él.

Sin embargo, el Skoda tiene más de qué hablar en cuanto a tecnología. Hay una pantalla de 23,4 cm (9,2 pulgadas) opcional en todos los acabados (menos en el Active) e incluye mapas 3D y control por gestos. Sin embargo, aunque esta pantalla parece fantástica, no tiene tan buen diseño como la versión más barata, ya que los controles principales están en el lado contrario al conductor.

Dos opcionales dignos de mención son el cuadro de instrumentos digital Virtual Cockpit (una pantalla configurable en lugar de los diales convencionales) y el sistema de sonido Canton mejorado, con diez altavoces y 570 W de potencia.

Espacio y practicidad

En este punto es donde más destaca el talento del Skoda Octavia. Ningún otro coche para familias tiene el espacio trasero parecido al de una limusina o la capacidad de equipaje del tamaño de un familiar, pero a las personas que lleven siempre mucha carga les costará llenar este maletero.

El compartimento de carga tiene más de un metro de largo y de ancho y se pueden meter hasta 590 litros de volumen sin abatir o deslizar nada. Como referencia, el Ford Focus solo tiene capacidad para 341 litros.

Aunque no tiene el mejor diseño de maletero de la categoría. El borde del maletero no es muy alto, no se puede ajustar la altura como en un familiar y cuando se abaten los asientos en una partición 60/40 hay un bulto en el suelo de carga. Aun así, preferimos pasar por alto estos problemas porque tiene una gran capacidad que se amplía hasta 1 580 litros.

Ten en cuenta que no es un coche familiar, pero se podría hacer una mudanza de un piso pequeño con solo un Skoda Octavia hatchback. El espacio para los pasajeros también es uno de los mejores, sobre todo el que hay para las piernas. Los Harlem Globetrotters estarían contentos con él y tiene espacio para cinco, pero el que esté en el asiento central puede que tenga que sentarse a horcajadas en un bulto del suelo.

Los padres encontrarán un par de sujeciones ISOFIX en cada uno de los asientos exteriores para colocar un asiento infantil de forma segura. Las cubiertas de plástico se perderán con facilidad, pero hay tanto espacio que el proceso no es complicado. Si tienes hijos mayores, puede valer la pena invertir en asientos delanteros y traseros calefactables, puertos USB en la parte trasera para cargar dispositivos en viajes largos o el reposabrazos trasero opcional con un par de portavasos.

En la parte delantera, el almacenamiento es más generoso: una bandeja delante del selector de marchas, espacios de almacenamiento laterales amplios y una guantera amplia.

Algunos coches tienen un espacio extra debajo de un amplio reposabrazos central y bandejas debajo de los asientos.

"El Skoda Octavia es capaz y se comporta bien y de forma bastante discreta en la mayoría de las condiciones. Es un coche fácil de conducir. La dirección ligera es perfecta para aparcar y su manejo es predecible y seguro".

La mayoría de la gama viene (como opcional) con cuatro modos de conducción intercambiables (Normal, Eco, Sport e Individual) que alteran la respuesta del acelerador, el peso de la dirección, entre otros. Es una buena idea en teoría, pero hay que probarlo antes para dejar el coche en modo Normal. El peso artificial del modo Sport no añade ninguna sensación al volante.

La comodidad en la conducción del Skoda Octavia es en general bastante buena, aunque va mejorando conforme vas acelerando. ¿Esto quiere decir que hay que ponerlo al máximo de velocidad para mantener a todo el mundo cómodo? Bueno, no. Quiere decir que el viaje es inquieto a velocidades bajas y no es capaz de hacer frente a muchas imperfecciones a la vez.

Sin embargo, una vez que vas un poco más rápido, como en una carretera sin tráfico o en la autopista, la suspensión es bastante firme. El impulso natural que consigue ayuda a suavizar los baches y se calma. Esto lo convierte en un buen compañero para viajes largos, pero no tan ágil por ciudad como, por ejemplo, un Ford Focus.

No llega a ser incómodo, pero algunas grietas de la carretera te pueden desconcentrar. Pasa por encima de un bache para hacer la prueba. El golpe se transmitirá al habitáculo y escucharás el choque de la suspensión. Obviamente, no parece muy elegante, pero hay amortiguadores adaptativos como extra para quitarle esta costumbre.

Skoda lo llama Dynamic Chassis Control y, aunque no es barato (ni está disponible en los motores más pequeños), los coches que lo tienen instalado pueden ir con más tranquilidad por carreteras complicadas. Aunque no es una diferencia muy exagerada. Como la conducción es frágil, será mejor evitar las aleaciones grandes (y el acabado L&K), incluso con el equipamiento opcional.

Motores y cajas de cambios

Skoda forma parte del Grupo Volkswagen, por lo que su gama de motores es amplia y ha ido evolucionando a medida que Volkswagen ha introducido tecnología para el ahorro de combustible y diferentes tipos de transmisión, pero el corazón de la gama es el motor de gasolina de cuatro cilindros y los motores diésel.

Cuando salió al mercado por primera vez, se podía conseguir con motores 1.2, 1.4 y 1.8 TSI de gasolina y motores diésel 1.6 y 2.0 TDI. Las potencian iban desde 110 CV hasta 180 CV, pero los modelos de hatchback solo se pueden elegir con tracción delantera.

No hay motores malos en las gamas anteriores, aunque cada uno tiene su grado de rendimiento y su consumo reducido. Tanto el 1.4 TSI como el 2.0 TDI son una mezcla agradable.

En los años siguientes, se añadieron algunos motores extraños como el 2.0 de gasolina de 190 CV con un consumo muy elevado, pero muy rápido y que solo estaba disponible en el elegante acabado Laurin & Klement, pero los motores diésel han permanecido mucho tiempo intactos. Sin embargo, hay muchos compradores que evitan el surtidor barato y optan por motores de gasolina, una línea que ha sufrido cambios considerables.

La gama comienza ahora con el motor 1.0 de tres cilindros y con turbocompresor. Funciona muy bien a pesar de su tamaño, pero puede tener dificultades si el coche va completamente cargado, haciendo un uso completo del gran maletero.

Nuestra elección de la línea actual es el 1.5 TSI. No se revoluciona tan fácilmente como el viejo 1.4 (échale la culpa a las normas de emisiones) pero apaga la mitad de sus cilindros para ahorrar combustible, un truco para ser tan austero como el pequeño 1.0 TSI. Sin embargo, si vas a hacer muchísimos kilómetros, es muy complicado no hacerle caso al sobrado par del motor 2.0 de diésel.

A diferencia de este último, la elección de cajas de cambio está disponible. La caja manual de seis velocidades es un poco más brusca pero es agradable de usar, mientras que la caja de cambios automática DSG de siete velocidades con doble embrague cambia de marcha casi sin problemas. Solo perderás algo de eficiencia al elegir el automático, pero el rendimiento no se ve perturbado.

Refinamiento y niveles de ruido

Conducir el Skoda Octavia durante horas y horas no debería ser sinónimo de inquietud. Es un vehículo de autopista por excelencia, en donde los motores (sobre todo los de diésel) son los más recatados.

La caja de cambios manual de seis velocidades tiene relaciones de transmisión altas y mantiene las revoluciones bajas, incluso cuando vas a salir por el carril de desaceleración. El único defecto de la caja de cambios automática de doble embrague opcional es su brusquedad al ir despacio.

Es cierto que el Skoda no suprime el ruido del viento tan bien como los mejores de la categoría, porque se nota un aleteo en la zona alrededor de los retrovisores, pero nunca llega a convertirse en intrusivo o agobiante.

En ciudad, las versiones diésel son un poco más ruidosas que los motores de gasolina. El motor 2.0 refunfuña un poco cuando le pides más y no se aísla tan bien en el habitáculo, mientras que no ocurre lo mismo en el último Volkswagen Golf o Seat Leon con el mismo motor.

Ambas versiones de gasolina son más silenciosas a todas las velocidades, pero, a diferencia del 1.5 TSI, se oye el característico sonido de los 1.0 de tres cilindros si le metes presión (lo que, dado su modesto rendimiento, será bastante frecuente).

Lo que te podría coger por sorpresa sería el ruido de la suspensión. Es el único aspecto en el que el Skoda Octavia ha tenido que recortar en presupuesto, ya que la falta de aislamiento te permite oírlo varias veces cuando pasas un gran surco o badén.

Equipamiento de seguridad

Cuando salió al mercado en 2013, el Skoda Octavia era uno de los coches para familias más seguros. Todas las versiones tienen siete airbags de serie, o nueve si pagas por la protección de impacto lateral opcional para los pasajeros de los asientos traseros.

En el acabado Active o superiores, esta lista de equipamiento opcional se amplía con un detector de fatiga, que te indica cuándo deberías hacer una pausa en un viaje largo. Al monitorizar tus movimientos al volante, el sistema de frenado post-colisión es capaz de decirte cuándo es el momento de parar.

Obtuvo una alta puntuación en las pruebas de choque oficiales del Euro NCAP, y consiguió puntuaciones muy altas en las cuatro categorías individuales. Sin embargo, ahora es una versión más antigua y muchas de sus características de seguridad más impresionantes son opcionales, en vez de venir de serie.

Por ejemplo, el Front Assist, (el nombre de Skoda para su sistema de frenada automática de emergencia) está disponible solo de forma opcional en toda la gama, incluso en el L&K. Es una función esencial para prevenir accidentes por el caos de las carreteras de ciudad, ya que puede escanear la carretera y vigilar posibles obstáculos. Si percibe que el conductor no reacciona, accionará los frenos y los activará completamente.

Se puede instalar en coches de gama más baja, y te animamos a ello porque así se pueden reducir gastos del seguro. Hay sistemas de seguridad activos como el asistente de mantenimiento de carril, detección de puntos ciegos y control de velocidad de crucero adaptativo que no se pueden añadir al acabado Active.

La cámara de visión trasera también es opcional en toda la gama, pero, al menos, las versiones Style vienen con sensores de aparcamiento traseros para evitar golpes y arañazos al aparcar en un supermercado. La mayoría de los rivales tienen de serie más asistencias a la conducción. Además, como viene siendo habitual en los coches actuales, habrá que pagar más para que te den una rueda de repuesto para el maletero.

"Ninguna de las versiones hatchback del Skoda Octavia viene con tracción en las cuatro ruedas, así que se mantienen con menos dinero que otras versiones, como el Combi o el Scout. El más eficiente de la gama es el 1.6 TDI".

La versión Greenline anterior tenía un consumo en un ciclo combinado de 3,5 l/100 km en las pruebas antiguas del NEDC, pero incluso el modelo nuevo sin ningún tipo de añadido, como una menor altura o ruedas aerodinámicas, deberían conseguir una cifra de 4,7 l/100 km en la vida real.

De hecho, aunque hay algunas excepciones como el 1.8 TSI DSG, el Skoda Octavia es muy económico. Los coches nuevos con el motor 1.5 de gasolina tienen un sistema de desactivación de cilindros, por lo que tanto este como el 1.0 pueden llegar a menos de 5,7 l/100 km.

Puedes recorrer más de 965 kilómetros con alguna que otra parada para repostar con el motor diésel más pequeño gracias al depósito de combustible de 50 litros que viene de serie.

"El Skoda Octavia ha estado a la venta durante casi toda una década, y su popularidad entre los taxistas hace que puedas gastar menos de 4 500 € en un motor 1.6 diésel de principios de 2013 que ha ido hasta el infinito y más allá".

Si doblamos el precio, podemos encontrar coches con una buena cifra de kilómetros de media, con una variedad de acabados mayor, y con el excelente motor 1.2 TSI de gasolina, o un motor 2.0 de diésel por 1 500 € más.

El gasto sube a 9 700 € si vamos a por uno con la caja de cambios automática, mientras que los precios para el coche renovado en 2017 con su sistema de infoentretenimiento mejorado y la gama de motores actualizada empiezan desde unos 15.500 € por un 1.0 TSI con acabado Like.

El acabado retirado Laurin & Klement incluía funciones como asientos eléctricos con memoria, control de velocidad de crucero adaptativo y el sistema mejorado de pantalla táctil de 23,4 cm (9,2 pulgadas) de 2017, y se puede encontrar en muy buen estado por solo 22.000 €.

Ocurre algo parecido con las versiones de kilómetro 0, ya que puedes conseguir un motor 2.0 de gasolina con una potencia de 190 CV que rivaliza con los hatchback deportivos y con todos los accesorios con solo unos pocos kilómetros por 26.000 €, un precio cercano al de un Volkswagen Golf nuevo con la versión básica.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Los Skoda, sobre todo los Skoda Octavia, ofrecen una gran relación calidad-precio, pero lo que da por un lado, lo quita por el otro. Cada versión tiene todo lo esencial y solo pagarás más por los lujos.

Hay cinco acabados diferentes; empieza por el Active más básico y sube al Ambition, Like, Style y L&K.

El Laurin & Klement es la versión de lujo, con unas especificaciones más deportivas que se inspiran en el RS.

Todas las versiones tienen todo lo básico de serie: aire acondicionado, elevalunas eléctricos, luces y limpiaparabrisas automáticos y una pantalla táctil inteligente de 20,3 cm (8 pulgadas) o 16,5 cm (6,5 cm) y conexión Bluetooth. 

Si pagas un poco más por el acabado Ambition (como te sugerimos), tendrás la posibilidad de conseguir extras útiles como el sistema de climatización, 8 altavoces, volante, palanca o pomo y freno de mano de cuero y un práctico compartimento para paraguas oculto bajo el asiento.

Solo las versiones L&K añaden navegación por satélite, un año de suscripción a los servicios online, wifi a bordo, asientos de ante (Alcántara) y cuero , sensores de aparcamiento delanteros y traseros, faros Full-LED y ruedas y detalles más deportivos.

Entonces, ¿de dónde sacan tajada? Bueno, habrás notado que la lista omite elementos comunes como asientos delanteros y traseros calefactables (425 €), cámara de visión trasera (390 €) y arranque sin llave (650 €), incluso en coches de alta gama.

Para nosotros, esto nos parece un poco mezquino, ya que es probable que la mayoría de los compradores quieran estas funciones. Muchos rivales los incluyen en la gama media, por no hablar de los coches de gama alta que tienen algunas funciones como luces LED personalizables en el habitáculo, el paquete de invierno (con una luna térmica y difusor de limpiaparabrisas), y el control de velocidad de crucero adaptativo que también elevan mucho el precio.

Modelos similares

Toyota Avensis

arrow up icon
Volver arriba