logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for renault make

Renault Clio Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2013
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Compacto
fuel iconCombustible
Gasolina, Diesel

Escrito por el equipo editorial de heycar

7/ 10
heycar opiniones
Espacioso, práctico pero calidad decepcionante
Ventajas
  • Suave y relajado en todo tipo de firmes

  • Magnífico motor de gasolina 0.9 TCe turbo

  • Equipamiento y seguridad más que aceptables

Inconvenientes
  • Algunos acabados interiores no convencen

  • Menos ágil que el Ford Fiesta

  • El motor de gasolina 1.2 es algo ruidoso

Verdicto

"Renault lleva décadas produciendo el Clio del segmento B con la misma fórmula exitosa y la cuarta generación, lanzada en 2013, supuso una brillante mejora de los ingredientes. Un mayor espacio en el habitáculo y una mayor calidad lo convirtieron en un rival más fuerte para modelos como el MINI y el Volkswagen Polo, mientras que los eficientes motores hicieron que fuera rentable comprarlo y mantenerlo. Aunque no era tan preciso en la conducción como un Ford Fiesta, conducir un Clio seguía siendo muy divertido y además se podía elegir entre cajas de cambio manuales o automáticas para reflejar la creciente madurez del coche en el segmento B."

El Renault Clio realmente dio un gran paso adelante cuando se lanzó el modelo de cuarta generación en 2013. Mientras que el modelo anterior había sido limpio y, bueno, un poco aburrido estéticamente, el nuevo coche tenía un aspecto más atractivo y una onda deportiva que hacía que la mayoría de sus rivales resultaran sosos. 

 Renault logró esta hazaña con un coche del segmento B convencional gracias a la acentuada forma de los faros que se juntan con la parrilla delantera. Esa línea continúa hasta rodear el gran logo de Renault en forma de rombo. El que su insignia fuera tan grande era una muestra de lo segura que estaba la casa Renault acerca del buen aspecto del nuevo utilitario. Así que, ¿por qué no gritarlo a los cuatro vientos y hacer saber a la gente quién ha hecho ese coche tan chulo? 

 A los compradores, desde luego, no les importó decir al mundo que conducían un Clio y el coche francés se convirtió en uno de los más vendidos de su segmento. Nunca fue un rival para el Ford Fiesta, el Opel Corsa o el Volkswagen Polo en cuanto al volumen de ventas, pero el Clio impresionó de otras maneras. 

 Para empezar, la gama de motores que Renault organizó para este Clio incluía el excelente gasolina turbo tricilíndrico de 0,9 litros TCe. Disponible con una potencia de 90 CV, este es el mejor motor para casi cualquier necesidad, gracias a su entusiasta entrega de potencia, su refinamiento y los bajos costes de mantenimiento. Más tarde en la vida de este Clio, llegó una versión del motor de gasolina de 0,9 litros y 75 CV. 

 Otros motores de la gama incluían un motor de gasolina de 1,2 litros que podía no ser turbo y rendir 75 CV o ser turbo y rendir 120 CV. También había un turbodiésel suave de 1,5 litros y una potencia de 90 o 110 CV. Podrías pedir el diésel o el 1.2 TCe 120 con una caja de cambios automática de doble embrague y seis velocidades, lo que soluciona la ligera dureza de la manual de cinco velocidades. 

 Para aprovechar al máximo la potencia de estos motores, Renault también se desprendió de 100 kg de peso en este modelo de cuarta generación en comparación con su predecesor inmediato. Esto no sólo ayudó a aumentar la eficiencia, sino que hizo que el nuevo modelo fuera mucho más agradable de conducir. Se manejaba con más entusiasmo en las curvas y la dirección proporcionaba mucha más interacción entre el conductor y las ruedas delanteras. 

 Sin embargo, la impresión predominante tras el volante del Clio es la de un pequeño coche muy adulto y consumado. Esto se debe al suave manejo que permite al Clio fluir por la carretera con una serenidad a la que pocos de sus competidores se acercan. Y es así tanto si vas por la ciudad como si vas por la autopista. 

 La historia es igual de positiva en el interior del Clio, donde el habitáculo ofrece un bonito salpicadero y en la mayoría de los modelos una pantalla táctil de 7 pulgadas que funciona con el sistema de infoentretenimiento R-Link de Renault. El espacio para pasajeros y equipaje también es mayor que el promedio de su clase, aunque el coche francés no alcanza el nivel del Kia Rio o el Skoda Fabia. Lo mismo se puede decir de la calidad de construcción del habitáculo, que está solo a un paso de los mejores coches del sector. Este aspecto fue abordado hasta cierto punto mediante una actualización a mediados de 2016, y, en todo caso, el Clio siempre ha estado generosamente equipado en sus diversas versiones y ha sido uno de los coche más seguros del segmento. 

Espacio y practicidad 

Hay una elegante simplicidad en el diseño del salpicadero y el entorno de conducción del Renault Clio. Los diales principales son simples y fáciles de leer, con una gran pantalla con velocímetro digital para asegurarse de que no excedes el límite de velocidad sin darte cuenta. 

 El volante se mueve a lo largo de amplios recorridos de ajuste de altura y alcance. Esto combinado con el ajuste de altura del asiento del conductor, estándar en todos los modelos de Clio, garantiza que conductores de todas las formas y tamaños puedan encontrar una buena posición para pasar todo un día cómodamente sentados. Sin embargo, los pedales están ligeramente desviados, lo que puede producir dolor de rodillas o de caderas al conductor en viajes más largos. 

 La cuarta generación del Renault Clio fue diseñada solamente como modelo de cinco puertas, por lo que no hace ninguna concesión en cuanto a la acomodación en los asientos traseros. Es uno de los coches del segmento B más espaciosos en la parte de atrás, permitiendo a los adultos sentarse erguidos sin preocuparse de que sus cabezas rocen el techo. Y el maletero es uno de los más grandes de su clase. 

 Calidad y acabado 

A simple vista, todo está bien en el habitáculo del Renault Clio. Tiene una estética agradable y el recubrimiento acolchado del salpicadero da la sensación de ser un producto de una gama más alta. 

 Sin embargo, esta impresión es efímera porque en cuanto empiezas a tocar la mayoría de los otros plásticos en el interior del coche, notas que tienen ese acabado duro y quebradizo que demuestra que han sido acabados con un presupuesto ajustado y no con el estándar más alto. 

 Esto también es cierto en otras áreas del acabado del Clio. Por ejemplo, la pantalla de infoentretenimiento es fácil de usar, sin embargo, el sistema de navegación no acepta un código postal de siete dígitos. 

Equipo de infoentretenimiento 

Solo los niveles de equipamiento Expression y Dynamique del Renault Clio, así como la edición especial Technofeel, vienen con la pantalla de infoentretenimiento de 7 pulgadas incluida de serie. Según los estándares del momento en que se lanzó el coche en 2013, el infoentretenimiento era fácil de usar, aunque algunos encontrarán los diversos submenús frustrantes en comparación con los sistemas más modernos con accesos rápidos a la función deseada. 

 Aun así, la pantalla es fácil de leer y el sistema R-Link de Renault facilita el anclaje de tu smartphone al coche y el acceso a sus diversas aplicaciones. El R-Link solo era estándar en el modelo 0.9 TCe eco2 Dynamique, así que es un preciado tesoro en una versión con un equipamiento inferior. 

Calidad de conducción 

Renault convenció muy bien con las cualidades de conducción del Clio. Optó por un enfoque ágil, pero sin que la comodidad fuera a expensas del buen manejo. Hace que el Renault sea un vehículo muy relajado para viajes largos y le da una sensación de madurez que la mayoría de sus rivales no pueden igualar. 

 En cuanto al manejo, es muy seguro, como se esperaría de Renault, ya que valora mucho la seguridad. También es ágil en las curvas, por lo que, si estás de humor, puedes divertirte conduciendo el Clio. 

 Para propósitos más prácticos, el Clio es uno de los mejores coches del segmento B que puedas elegir, gracias a su dirección ligera y precisa. Es un placer usarlo en la ciudad, donde tus brazos no se cansarán serpenteando por calles estrechas. Y a pesar de ser más largo y ancho que su predecesor, sigue siendo facilísimo aparcar esta cuarta generación del Clio. 

 Motores 

Renault huyó de las complicaciones en lo relativo a los motores de esta generación de Clio. Puedes elegir entre motores de gasolina de 0,9 y 1,2 litros y un solo turbodiésel de 1,5 litros. 

 El motor de 1,2 litros y 75 CV fue seguido, poco después del lanzamiento del Clio, por una versión con turbocompresor de 120 CV. Suficientemente decente y disponible con una caja de cambios automática de seis velocidades, este motor, sin embargo, no es el mejor, así que nos inclinamos por el turbo de 0,9 litros TCe de tres cilindros. Comenzó con 90 CV y más tarde se añadió una versión de 75 CV. El de 90 CV es un motor entusiasta bastante refinado. 

 El turbodiésel de 1,5 litros es impresionantemente silencioso y económico, así que si necesitas un coche pequeño para recorrer grandes distancias esta es una buena elección. 

 Seguridad 

La cuarta generación del Renault Clio lleva doble airbag frontal, lateral y de cortina de serie, junto con reposacabezas antilatigazo y dos puntos para silla infantil Isofix colocados en los asientos traseros. 

Renault incluyó el control de estabilidad ESP, así como un limitador de velocidad, asistencia al arranque en pendiente y luces de circulación diurna. 

El Clio obtuvo cinco estrellas en las pruebas Euro NCAP y también salió muy bien parado en cuanto a la seguridad de los ocupantes adultos y niños. También obtuvo una impresionante puntuación del 99 % en los sistemas de asistencia de seguridad en el momento de su prueba, en 2012, antes de su lanzamiento. 

Consumo 

El Renault Clio 1.5 dCi 90 turbodiésel con sistema Sotp-Start Eco tiene un consumo oficial combinado de 3,2 l/100 km. En condiciones reales, sin embargo, el consumo asciende más bien a 4,6 litros. Si prefieres un motor de gasolina, el 0.9 TCe 90 afirma consumir 4,6 l/100 km, que son unos 5.8 en condiciones reales. 

"Puedes encontrar Renault Clios del 2013 en adelante con algo de kilometraje a partir de 4500 euros. Si lo quieres más nuevo, tendrás que estar dispuesto a pagar al menos 6000 euros. Esto te da la posibilidad de elegir entre versiones de gasolina o diésel con diversos accesorios, así que busca una versión Dynamique con MediaNav para obtener el mejor nivel de equipamiento. "

 Puedes encontrar un Clio 0.9 Tce con seis años de antigüedad y 83.000 kilómetros por 7500 euros. Este incluye el sistema de navegación Dynamique Nav y, como hay bastantes a elegir, puedes permitirte el lujo de ser algo quisquilloso con el color y las especificaciones que se ajusten a tus necesidades. 

 Si prefieres decantarte por ejemplares más nuevos, encontrarás algunos de hace un año con solo unos 10.000 kilómetros por aproximadamente 11.000 euros. O puedes buscar alguno de concesionario prácticamente nuevo, con solo una decena de kilómetros y de este mismo año por algo más de 15.000 euros. 

 Si buscas un Clio diésel, te bastará con un presupuesto de 6-7.000 euros para comprate un 1.5 dCi de cinco años en alguna de sus variantes. A este precio, el coche llevará a cuestas al menos 100.000 kilómetros, así que asegúrate de que recibir el historial de mantenimiento completo. Si lo han cuidado bien, aún le quedará mucha vida dentro. 

Modelos y especificaciones 

Desde su actualización en 2018, el Renault Clio cuenta con tres niveles de acabado. El nivel de acceso de la gama es el Clio Life, del que se pueden destacar aspectos como el asistente de arranque en pendiente, apertura y arranque sin llave, el sistema de asistencia de frenada de emergencia y los faros LED. El siguiente nivel denominado Limited incorpora llantas de aleación de 16 pulgadas, un sistema MediaNav con pantalla táctil de 7 pulgadas, replicación de smartphone, así como volante de cuero y aire acondicionado. La versión de mayor categoría, la Zen, añade además sensores de lluvia y luces, faros full LED, control de climatización automático y sensores de aparcamiento. 

 Durante el Salón de Ginebra del 2019, la casa Renault presentó la quinta generación del Clio. Una de las principales novedades fue la nueva plataforma CMF-B, incorporada para integrar motores híbridos. En el interior encontraremos detalles nuevos coo el volante más pequeño y grueso y la palanca de cambios más corta pero más elevada y el freno de estacionamiento eléctrico. El cuadro de instrumentos puede constar de una pantalla de 7 o 10 pulgadas y el equipo multimedia ofrece Apple CarPlay y Android Auto. Las variantes ahora son Life, Intens, Intens E-TECH, Zen, Zen E-TECH, RS Line y SL E-TECH Edition 

arrow up icon
Volver arriba