logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for hyundai make

Hyundai Kona Opiniones

1 / 9

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2017
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
SUV
fuel iconCombustible
Gasolina, Diesel

Escrito por equipo Editorial de heycar

6/ 10
heycar opiniones
Crossover original con conducción normal
Ventajas
  • Bien equipado

  • Buen sistema de infoentretenimiento

  • Cinco años de garantía

Inconvenientes
  • Gama limitada de motores

  • Diseño interior soso

  • Maletero pequeño

Veredicto general

El Hyundai Kona tiene muchas posibilidades entre los compradores de camionetas, con su carrocería llamativa y una posición de conducción elevada que lo hacen más fácil de llevar por ciudad. Aun así, existen mejores coches familiares si miramos su interior insípido y la poca practicidad del Hyundai Kona; además, los motores que ofrece son solo de gasolina y no son los más adecuados para los que buscan hacer muchos kilómetros al año.

El Hyundai Kona es un SUV pequeño que intenta aprovecharse del caos que tienen los crossover. Está disponible en muchos colores llamativos, tiene un diseño impactante y, como en la mayoría de Hyundai de ahora, trae una generosa cantidad de equipamiento de serie. 

Está diseñado para atraer a los compradores que quieren compaginar la conducción a grandes alturas y la utilidad de un todoterreno con la comodidad y el bajo coste de mantenimiento de un compacto pequeño, de ahí el apodo en inglés para este tipo de coches: crossover.

Casi todas las grandes marcas venden uno de estos en una amplia gama de tamaños, así que, ¿por qué deberías poner el Hyundai Kona en la lista de compras? Bueno, a pesar de su diseño exterior original, es una elección algo conservadora. El habitáculo es simple pero aburrido, con una dirección decente, mucho equipamiento con un acabado correcto y una garantía tentadora de cinco años.

Desde 2019, solo existe la posibilidad de tener un Hyundai Kona con motor de gasolina, eléctrico, o una combinación de los dos. Hemos escrito aparte una reseña completa de la versión eléctrica, pero incluimos información sobre el modelo híbrido. El resto de la gama usaba motores de gasolina turboalimentados y un motor diésel.

A diferencia de la mayoría de SUV compactos, el Hyundai Kona puede venir con tracción en las cuatro ruedas. Esta versión tiene un motor rápido de 1.6 y una caja de cambios automática de doble embrague, pero no es la combinación más refinada (ni más eficiente en cuanto a consumo de combustible).

La gama comienza con un motor turbo de gasolina de 1.0 algo más sensible con 120 CV y una caja de cambios manual. Es sin dudas nuestro favorito. Es un motor que funciona genial en la ciudad, pero también puede hacer frente a la autopista. Aunque los costes de mantenimiento de este pequeño motor no se pueden comparar con los del híbrido, sigue siendo mucho más asequible. A menos que seas chófer, la gasolina te va a salir más a cuenta para el bolsillo.

Hyundai ha cimentado su reputación en una relación calidad-precio increíble y, mientras que te quedes en las versiones de gama media Klass, SLE y Tecno, el Hyundai Kona se mantiene fiel a la tradición. Si quieres lujos como el navegador por satélite, un equipo de sonido de primera clase y un cargador inalámbrico, ve a por la última versión, pero si solo necesitas lo esencial, el Klass te deja bien servido.

Esos tres también son un poco más cómodos para conducir, con ruedas más pequeñas que ayudan a contrarrestar la rígida suspensión del Hyundai Kona. Se mueve con soltura y tiene un buen agarre, pero nada entre dos aguas porque ni es tan cómodo en carreteras irregulares como algunos de sus rivales, ni es tan estable o atractivo. Algunos de sus rivales hasta consiguen fusionar las dos cosas.

Eso puede que haga que el Hyundai sea un buen punto medio, pero para nosotros lo hace del montón. Podemos decir lo mismo de su practicidad. El maletero tiene una forma práctica y un diseño astuto para que cargar objetos pesados sea más fácil, aunque no se puede esconder el hecho de que es pequeño y los asientos traseros son estrechos y dejan que desear.

Como transporte familiar inofensivo, se podría ser muchísimo peor que los Hyundai Kona, lo que no quiere decir que sea algo bueno. En una categoría tan competitiva como los compactos, es difícil ignorar la gama de alternativas que son mejores en un aspecto o en otro.

Si estás buscando la versión eléctrica, necesitas nuestra reseña del Hyundai Kona Electric.

¿El Hyundai Kona es adecuado para ti?

Una de las características más llamativas del Hyundai Kona es su diseño distintivo. A algunos compradores les encantará, a otros le quitará las ganas, pero da igual porque su exterior alegre, la posición de conducción alta y la facilidad para conducir son puras ventajas.

A los compradores que quieren algo con más personalidad que un pequeño familiar compacto les viene de perlas. A pesar de la alta suspensión, se conduce con bastante suavidad, pero aunque escojas el modelo de tracción en las cuatro ruedas, el Hyundai Kona no es un todoterreno por completo. Por lo menos puedes especificar que tenga tracción en las cuatro ruedas si la necesitas, porque la mayoría de los crossover tienen el diseño de un 4x4 pero no la capacidad y el agarre. Aun así, solo está disponible con el motor de 1.6 en la gama alta, que consume bastante.

No destaca en practicidad, sobre todo porque hay otros coches en este rango de precios que ofrecen más espacio en el maletero y para los pasajeros, por lo que, si llevas adultos con regularidad, hay mejores opciones por ahí. El híbrido es barato de mantener, pero caro de comprar.

¿Cuál es el mejor modelo/motor de Hyundai Kona?

El motor turbo de gasolina de 1.0 con tracción delantera será la mejor elección para la gran mayoría de los compradores. No es el más sutil, pero sí es lo suficientemente flexible como para seguir el ritmo de la autopista, con una sexta marcha que ayuda a perfeccionar el viaje. También le da un respiro a la cartera, con un consumo oficial de 5,16 l/100 km y solo 121 g/km de CO2. 

Por supuesto, el híbrido es la elección más obvia si tienes coche de empresa, o también es buena opción elegir un diésel 1.6 de segunda mano. Si te decantas por el último, recuerda que su valor residual seguirá bajando conforme los compradores acudan en masa a por híbridos y vehículos eléctricos, y que la reparación de un filtro obstruido no es barata, así que píllate uno solo si haces muchos kilómetros.

Evita a toda costa la versión básica “Essence”. Es demasiado básica para recomendarla, incluso como de segunda mano. El modelo SLE ofrece el mejor equilibrio entre equipamiento y precio y sus llantas más pequeñas ayudan a mitigar otro de los principales problemas del Hyundai Kona el viaje firme y movido que nunca se estabiliza del todo. Vas a pasarlo mal con los baches en las ruedas más grandes.

¿Qué otros coches son similares al Hyundai Kona?

El Hyundai Kona es parte del grupo de coches que más rápido se expande en el mercado: los crossover compactos. Un segmento que se revolucionó con la llegada de las primeras versiones del Nissan Juke, Renault Captur y el Peugeot 2008. Ahora, los tres coches han sido reemplazados por una nueva generación con una mejor conducción, más refinados y con un nivel cada vez mayor en tecnología y equipamiento de lujo a bordo, con precios que suben hasta alcanzar un nuevo estatus.

Aunque si quieres conducir con algo de clase pero con un presupuesto más ajustado, sería aconsejable comprar una versión más cara de un segmento B. Algunos coches como el Ford Fiesta, y el propio i20 de Hyundai dan la sensación de ser mini-SUV, solo que más baratos. Para una experiencia de conducción más interesante, el Ford Puma es muy entretenido de conducir en las curvas, mientras que el Volkswagen T-Roc es tranquilo y refinado. Ambos están disponibles con motores enérgicos de 150 CV que ofrecen una marcha increíblemente rápida.

Los conductores de coches de empresa interesados en el Hyundai Kona híbrido deberían echar un vistazo al CH-R de Toyota, que utiliza incluso menos combustible y cuya transmisión entre gasolina y electricidad es un poco más fluida que la del Hyundai.

"Ojalá Hyundai hubiese tenido las mismas agallas para hacer el habitáculo que tuvo para el exterior de los Kona, porque es un interior que si destaca en algo es en funcionalidad, pero le falta emoción y estilo".

Los controles están posicionados de forma muy lógica y la pantalla de casi 17,8 cm (7 pulgadas), estándar en la mayoría de los coches, está situada justo en la línea de visión del conductor y al alcance del volante, pero es un lugar bastante aburrido para echar el rato. 

Estos detalles sí que importan en una categoría en la que hay competidores modernos con interiores elegantes y de gama alta que reflejan un poco más de individualidad, como el ultramoderno Peugeot 2008 o el impecable Audi Q2. Hay poco en lo que equivocarse, pero regular la temperatura o cambiar de emisora de radio es todo un rompecabezas.

Aun así, hay muchos compradores de crossover que se preocupan más por la comodidad que por el estilo y el Hyundai Kona toca techo en ese sentido. La posición de conducción elevada ha recibido valoraciones positivas, aunque si quieres adaptarla a tu gusto y forma, hay una amplia gama de ajustes manuales para la ubicación del asiento y del volante.

Otra sorpresa agradable es que hayan incluido el soporte lumbar eléctrico en los modelos de gama alta. Los asientos son acolchados y cómodos, pero esa capacidad de aliviar el dolor de espalda después de horas al volante es una verdadera ventaja.

La visibilidad es excelente en todas las direcciones excepto por detrás, ya que ese estilo robusto va de la mano de una luneta trasera pequeña y puntos ciegos importantes, aunque gracias a los sensores de aparcamiento traseros es más fácil dar marcha atrás para bordear obstáculos.

Calidad y acabado

El Hyundai Kona tiene exactamente los mismos rasgos que muchos de los otros modelos de Hyundai en cuanto a ajuste y acabado. Es muy robusto y transmite una imagen de resistencia suficiente para hacer frente a años de maltrato, algo que también afecta a los materiales que utiliza.

El salpicadero y la mayor parte del habitáculo están cubiertos por una mezcla de diferentes plásticos duros y ásperos en diferentes tonos de gris apagado. Las superficies menos comunes tienen un acabado suave, pero no lo suficiente, y podrían tener un poquito de color para animar el ambiente. Se puede añadir un acabado de contrastes, pero solo en los modelos más caros.

El lado positivo es que todos los modelos tienen tapicería de cuero suave en los dos puntos de contacto más importantes, el volante y la palanca de cambios, mientras que las versiones de gama alta tienen tapicería de cuero sintético en todas partes.

Dale a la palanca de intermitentes, gira el botón del sistema de climatización o sube el volumen con los botones de rosca y todas las veces te vas a quedar asombrado por la precisión táctil. Sin embargo, decepcionan un poco la fragilidad de la caja de cambios y las tapas del reposabrazos.

Si bien es cierto que muchos rivales tienen algunos acabados duros y diseños simplones, coches como el Skoda Kamiq son los más punteros en este aspecto, que demuestran que con el enfoque correcto se puede conseguir un crossover de lujo.

Sistema de infoentretenimiento

A pesar de que cada versión del Hyundai Kona viene con una pantalla de infoentretenimiento, en los modelos más básicos es una pequeña pantalla monocromática de casi 12,7 cm (5 pulgadas) que no es ni muy atractiva ni sofisticada. Por suerte, solo hay que elegir el Klass para tener en tus manos una brillante pantalla táctil a color de 17,8 cm (7 pulgadas), aunque ambos tienen Bluetooth, sistema DAB y seis altavoces. Sin embargo, solo los de gama más alta tienen compatibilidad total con los dispositivos móviles Apple o Android, con el sistema correcto para que puedas usar tus aplicaciones de navegación o de streaming de forma segura mientras conduces.

El sistema de infoentretenimiento en sí es bastante intuitivo, con botones agradables de atajo físicos que se distribuyen por la pantalla y son fáciles de utilizar en movimiento para que desplazarse por las emisoras de radio o emparejar un dispositivo nuevo sea muy sencillo.

El modelo Tecno o algunos de gamas más altas cuentan con una pantalla táctil más grande de 20,3 cm (8 pulgadas) con un navegador por satélite incorporado y un sistema de sonido más potente. Los gráficos son más nítidos con una respuesta más rápida que el modelo de base. Además se incorpora un cargador de teléfono inalámbrico y el sistema Head-up display (HUD) que hace que el Hyundai Kona parezca puntero en tecnología.

Aunque no es lo más innovador en tecnología. En los modelos híbridos, este sistema mejorado tiene una pantalla de 26 cm (10,25 pulgadas) que funciona muy fluido y es una de los más impresionantes que hemos usado en un coche de este tamaño.

Espacio y practicidad

La idea detrás de los crossover como el Kona es que son más prácticos que los segmentos B en los que se basan a menudo, pero el Hyundai lucha por igualar a sus competidores en espacio, ya sea para los pasajeros o en el maletero.

En la parte delantera todavía parece un coche pequeño en vez de un SUV. El habitáculo es estrecho y, aunque hay sitio para estirarse sin invadir el espacio personal de nadie, es un poco más cerrado de lo que cabría esperar. No es complicado mantener el coche ordenado porque tiene una guantera decente, bastante espacio de almacenamiento en las puertas y una bandeja para el dispositivo móvil muy práctica.

Cuanto más atrás te sientes en el Hyundai, más estrechas son las dimensiones, por lo que la gente alta se puede topar con el techo acariciándoles las cabezas si se sientan atrás. Si tienen la mala suerte de estar detrás de un conductor alto, las rótulas se les van a quedar clavadas en los respaldos de los asientos delanteros. No es lo ideal para viajes largos.

El Hyundai ofrece espacio de almacenamiento en las puertas traseras y un reposabrazos estrecho en las dos puertas traseras, aunque los pasajeros se van a quejar más de lo que lo harían durante viajes largos en otro coche rival como el Volkswagen T-Roc. A diferencia del Renault Captur o del Citroën C3 Aircross, no se pueden deslizar los asientos traseros hacia adelante ni hacia atrás, lo que implica menos flexibilidad a la hora de priorizar el espacio de los pasajeros o el volumen del maletero, una característica muy apreciada por las familias.

Con respecto al volumen, el maletero dispone de 334 litros, por debajo de la media en esta categoría. Aun así, la abertura es lo suficientemente amplia como para que la carga de objetos voluminosos sea fácil. Además, cuando se pliegan los asientos traseros, dejan un cómodo "muelle de carga" plano. De esta forma, el Hyundai Kona puede llevar hasta 1116 litros de cosas, aunque de nuevo es menos de lo que puede caber en sus competidores.

Los modelos Essence de serie tienen un espacio de almacenamiento mucho mayor debajo del suelo del maletero (donde se encuentra la rueda de repuesto dependiendo del acabado) pero, incluso sin este, el maletero queda diminuto al lado de otros crossover. Es lo suficientemente grande como para llevar maletas de mano y las compras, pero los que regularmente necesiten llevar artículos más grandes, van a tener serios problemas para que quepa todo.

"Es un hecho que los coches más altos suelen tener una conducción menos fluida que los más bajos. La física dice que un coche más alto suele inclinarse más en las curvas, lo que requiere una suspensión más rígida para mantener los movimientos del cuerpo bajo control. Estos inconvenientes afectan a todos los SUV y crossover altos, pero en coches ligeros como el Hyundai Kona es más difícil encontrar el equilibrio adecuado entre la comodidad y firmeza que otorga para ayudar a suavizar el viaje".

Hyundai ha elegido una configuración rígida que se traduce en un manejo más preciso y una menor inclinación de la carrocería en comparación con coches rivales como el Citroën C3 Aircross o el Renault Captur. Se mantiene estable al coger las curvas, tiene un agarre sorprendente y cambia de dirección con destreza, aunque el híbrido se inclina un poco más que el modelo de gasolina que ya de por sí pesa poquísimo.

Por desgracia, eso quiere decir que es bastante sensible a las superficies irregulares. Si pasas por encima de un bache grande, la desagradable sacudida que te dará el coche te dejará patidifuso. Además, las ruedas patinan en carreteras con curvas, pasando por cada boquete. Por esto, evitaríamos escoger los modelos equipados con llantas de 46 cm (18 pulgadas). Vas a estar mucho más cómodo en un Hyundai Kona con llantas más pequeñas.

Sobre las carreteras más suaves, el viaje se asienta bien, pero no es tan flexible como un Ford Puma o un VW T-Roc. El modelo híbrido de 1.6 es más rápido y tiene una configuración de suspensión trasera más sofisticada que el coche básico, pero eso es más para acomodar el sistema de tracción de cuatro ruedas y las baterías que para mejorar la conducción.

En la ciudad, los compradores agradecen una dirección ligera. No requiere gran esfuerzo girar el volante de izquierda a derecha cuando estás estacionando o haciendo una vuelta de tres puntos, pero no tiene valor significativo en una conducción más rápida. Por lo tanto, carece de la precisión y exactitud que proporcionan algunos rivales como el Seat Arona, que es más emocionante.

Motores y cajas de cambios

Cuando salió a la venta, el Hyundai Kona estaba disponible con un diésel 1.6 CRDi y un par de motores turbo de gasolina más populares. El primero es de 1.0 con tres cilindros y 120 CV, que será suficiente para la mayoría de los compradores, pero aquellos que buscan un mayor rendimiento podrían elegir un 1.6 con 177 CV, tracción en las cuatro ruedas y una caja de cambios automática.

En 2019, se introdujo un híbrido de gasolina-eléctrico parecido al Toyota CH-R. Este también utiliza un motor 1.6 junto con una batería pequeña y un motor eléctrico de 43 CV. No necesita enchufes, pero te ayuda a ahorrar combustible y a reducir las emisiones significativamente y consigue que el Hyundai Kona se adapte a la ciudad.

Un motor de 1.0 litros puede no parecer mucho en un crossover robusto, pero es con creces nuestro favorito de la gama. Para empezar, es el más asequible y el más barato de asegurar. No da la impresión de que le falta potencia y motivación, sino todo lo contrario. Necesita algo de estímulo para adelantar, pero la caja de cambios manual de seis velocidades no supone trabajo por el cambio tan ágil.

Aun así, los motores de dimensiones similares que encontramos en el Seat Arona y en el Ford Puma son más potentes. Estos dos rivales son más rápidos en un acelerón de 0-100 km/h por más de dos segundos, y notarás la diferencia en la conducción diaria.

Evitaríamos la tentación de elegir el modelo de 1.6. Tiene una caja de cambios de doble embrague que puede cambiar entre las siete velocidades con una suavidad impresionante, pero es muy caro, tanto para comprarlo como para mantenerlo. Es sin duda más rápido, pero el precio que pagas por acelerar es demasiado alto. Preferimos uno de gama media con unos 150 CV y tracción delantera, como la del VW T-Roc o el Mazda CX-30.

El híbrido es una buena opción para los que vigilan las emisiones, pero es una mejora bastante cara.

Refinamiento y niveles de ruido

El Hyundai Kona proporciona un nivel decente de protección contra accidentes. Todos los modelos vienen con seis airbags que se abren por si pasa lo peor. Aparece una alerta de atención al conductor para recordar que hay que descansar si el coche cree que está conduciendo de forma más errática de lo habitual, además de un asistente de mantenimiento de carril que te guía con suavidad.

Consiguió una calificación máxima de cinco estrellas en general cuando hizo la prueba de Euro NCAP en 2017, pero cuando te paras a mirar detenidamente las calificaciones individuales, descubres que obtuvo un 87 % en la seguridad de los adultos cuando la mayoría de los rivales consiguen más del 90 %.

También dio resultados en la media en las categorías de peatones y de asistencia de seguridad. Eso es porque en todos los acabados, excepto en los más caros, el sistema de frenado automático de emergencia (AEB) es un extra. Este equipamiento crítico está ahí básicamente para ayudar a los conductores a evitar accidentes. Escanea la carretera con una cámara y, si el coche detecta una posible colisión con un ciclista, peatón o coche, avisará al conductor y empezará a frenar si es necesario.

Muchos SUV pequeños vienen con sistema AEB de serie. Aunque se puede añadir al Hyundai en cada nivel de acabado, es una característica tan útil que debería incluirse de serie (actualmente se encuentra como parte del paquete de seguridad activa SmartSense, el más grande de la marca). Por el lado bueno, es una opción barata y la sugerimos para estar tranquilos, porque es un paquete que vale la pena coger.

Elige este paquete en el híbrido y también tendrás control de velocidad de crucero guiado por radar, mientras que la parte superior incluye un conjunto de monitores de puntos ciegos y un sistema que te avisará sobre el tráfico que hay al incorporarse a la carretera. Afortunadamente, los sensores traseros y la cámara de marcha atrás vienen de serie en la mayoría de los acabados por lo que alivian el estrés que genera aparcar.

"Aunque el Hyundai Kona tiene un tamaño similar y el mismo motor que el crossover i20, su altura de conducción elevada y su estilo robusto hacen que consuma más durante la conducción diaria".

Las cifras oficiales de la WLTP para el popular turbo 1.0 de tres cilindros es de 5,16 l/100 km en el acabado “Essence”, que aumenta aún más a medida que se añaden ruedas más grandes y más equipamiento. Sin embargo, los propietarios reales promediaron un poco más de 5,9 l/100 km con este motor, lo que podría dar una idea de lo que es realista esperar en condiciones normales de tráfico o con varios pasajeros y su equipaje a bordo. 

La versión híbrida nueva es la mejor opción si tu prioridad es reducir el consumo en las facturas de combustible. Las cifras oficiales sugieren que subirá a más de 4,27 l/100 km y nuestra propia experiencia con el coche lo corrobora. 

A diferencia de algunos coches rivales, no necesita enchufes. La batería pequeña a bordo se regenera mientras conduces. Hay que tener en cuenta una cosa: el depósito de gasolina del híbrido es un cuarto más pequeño, por lo que no hay diferencia en la duración de la conducción.

Los precios nuevos del Hyundai Kona empiezan desde 13.580 € y suben hasta los 28.700 € por el modelo de tracción en las cuatro ruedas con un acabado Style Sky más llamativo. Para asegurar un modelo de segunda mano, necesitarás al menos 8 000 €.

Aunque no hay muchos que anden por ahí con ese precio. Pon la vista en coches que se encuentren entre los 13.500 € y los 14.500 € y van a aparecer por todas partes con motores de gasolina 1.0, con distintos acabados y todos con pocos kilómetros.

Si compras un coche de kilómetro 0 a partir de 2019 podría suponer un ahorro de varios miles de euros; además, encontraríamos varios coches con el precioso acabado Klass con menos de 350 km en el cuentakilómetros por menos de 17.000 €, un verdadero chollo.

Para ponerse al volante del modelo de tracción en las cuatro ruedas, hacen falta por lo menos unos 18.000 € por un coche con un buen mantenimiento y menos de 20.000 kilómetros. Es un buen ahorro en el precio de lista.

Olvídate de coger un diésel. Encontrar uno es casi imposible y su precio se ajusta a lo raro que es.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Hyundai es conocido por ser generoso con su equipamiento de serie. La marca suele tener un amplio conjunto de accesorios, sobre todo en los modelos más caros, y a menudo tiene una buena relación entre el precio y equipamiento.

Esto se mantiene en el Hyundai Kona. Hay seis niveles de acabado, pero preferimos evitar el primero y el último (Essence y Style Sky) y concentrarnos en los cuatro del medio. Los coches de entrada de gama tienen lo básico: llantas de aleación, velocidad de crucero y Bluetooth, pero vas a querer mejorar el coche al acabado SE por su pantalla táctil de 17,8 cm (7 pulgadas) y los sensores de aparcamiento traseros.

Los modelos Klass tienen llantas de 41 cm (16 pulgadas) y pintura metalizada incluida, pero solo cuando eliges el acabado Tecno se obtienen ventajas como el sistema de climatización, encendido del motor optimizado y un espejo retrovisor con atenuación automática. Estas versiones también se benefician de una pantalla de infoentretenimiento de 20,3 cm (8 pulgadas), con navegación incorporada, el doble de altavoces (incluyendo unos bajos) y un sistema de sonido más potente, además de detalles de lujo como el cargador inalámbrico.

En la cúspide de la montaña se encuentra el Style Sky, totalmente equipado con faros LED, asientos de cuero que se pueden calentar o enfriar al gusto, e incluso el sistema Head-up display, sin embargo, si es nuevo es demasiado caro.

El Hyundai Kona híbrido está disponible en los acabados Klass, SLE, Tecno y Style, con un poco más de equipamiento que el de serie.

arrow up icon
Volver arriba