logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for citroen make

Citroën C3 Aircross Opinionoes

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2017
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Crossover
fuel iconCombustible
Gasolina, Diesel

Escrito por el equipo editorial de heycar

6/ 10
heycar opiniones
Crossover pequeño, estrafalario e imperfecto
Ventajas
  • Un crossover pequeño y muy versátil con mucho espacio interior

  • Mucho carácter con excelentes detalles interiores

  • Asequible de comprar y de mantener

Inconvenientes
  • Le falta refinamiento, por lo que el viaje es muy movido

  • Hay que escoger el acabado Shine de gama alta para disfrutar de casi todas las funciones atractivas

  • Los rivales como el SEAT Arona y el Ford Puma se conducen mejor

Veredicto general

"El Citroën C3 Aircross es un soplo de aire fresco en un mercado muy concurrido. Pero es una pena que el acabado no sea tan impresionante como sus intenciones. Es práctico (sobre todo con el acabado de gama alta Shine) y cómodo, aunque la calidad de la conducción no está tan pulida como cabría esperar".

Si estás buscando un coche nuevo, es posible que ya seas consciente del pelotazo que han pegado los crossover pequeños en los últimos años. Para que te hagas una idea, tenemos algunos ejemplos como el Nissan Juke, SEAT Arona, Mazda CX-3, Ford Puma, Opel Crossland X, Volkswagen T-Cross, Peugeot 2008, Renault Captur o Hyundai Kona, entre otros.

Todos estos coches tienen un enfoque similar. Se basan en hatchback pequeños (del tamaño de un Ford Fiesta) con un poco más de altura y una posición de conducción más alta, así como un extra de practicidad que resulta muy útil. En la mayoría, también se ensalza mucho la “deportividad” propia de los SUV; es decir, un modo de conducción parecido al de un hatchback con una estética deportiva.

Sin embargo, el Citroën C3 Aircross está muy en contra de esta definición. El Citroën C3 Aircross sustituye al antiguo monovolumen Citroën C3 Picasso y está pensado para compradores que busquen un cochecito cómodo y práctico, sin afán de deportividad.

Tiene un habitáculo ligero y fresco, con mucho espacio, incluso para los que viajan atrás. Cuenta con una banqueta trasera deslizante que permite regular el espacio para los pasajeros o el del maletero. Como te vas a encontrar algunas de las características más jugosas en el Citroën C3 Aircross, te adelantamos que solo están disponibles en los modelos Shine que corresponden a gamas más altas.

La mayoría están equipados con el característico motor de gasolina de tres cilindros y una caja de cambios manual o automática de seis velocidades. Si lo que buscas es eficiencia, también hay disponible un 1.5 de diésel.

Dará igual qué motor escojas porque el Citroën C3 Aircross se adapta a las condiciones de la carretera, aunque no tenga el rendimiento de un hatchback deportivo. En nuestra opinión, es una buena noticia porque no consumen tanto y el mantenimiento no es caro.

El Citroën C3 Aircross tiene una conducción muy suave. Al principio es bastante entretenida y se asemeja a la de un Citroën 2CV moderno. Si pisas el freno, notarás que el coche se echa hacia adelante y se inclina considerablemente de vez en cuando en las rotondas. No es la configuración más sofisticada y, a pesar de ser muy suave, dará golpes bruscos cuando pases sobre las partes más irregulares de la carretera.

Había tres niveles de acabado cuando el Citroën C3 Aircross salió a la venta por primera vez en 2017: Live, Feel y Shine. También han salido varias ediciones especiales de gama media, como los modelos de la C-Series o el Rip Curl.

Lo mejor de la gama, en nuestra opinión, es el modelo Shine con el motor Puretech 130 (que es el que viene con caja de cambios automática). Hay muchos Citroën C3 Aircross disponibles de segunda mano y no es una mala compra para alguien que busca un vehículo cómodo y práctico. Pero no vayas a por uno sin haber visto primero un SEAT Arona o un Ford Puma. 

¿El Citroën C3 Aircross es adecuado para ti?

Si quieres un coche interesante y estrafalario que no vaya a dejarte en números rojos al comprarlo o al mantenerlo, el Citroën C3 Aircross es una buena elección. Es más práctico que su hatchback equivalente y el habitáculo parece muy espacioso (sobre todo si evitas el techo solar).

Sus combinaciones extravagantes de colores en el interior atraerán a un público amplio y, aunque no tiene un acabado muy popular, nos gusta su enfoque centrado en la comodidad de la conducción. Sin embargo, existen coches que son mejores para los conductores de largas distancias, y los que quieran un coche deportivo deberán buscar otra opción.

¿Cuál es el mejor modelo/motor de Citroën C3 Aircross?

Nosotros elegiríamos el modelo Shine de gama alta para no perder algunas funciones atractivas como los acabados interiores atrevidos o la banqueta trasera deslizante que es tan versátil. Hubo unas cuantas ediciones especiales para exposición, pero que no añaden mucho al acabado Feel.

Recomendamos el motor de gasolina Puretech 130, no porque sea el más potente, sino porque viene con una caja de cambios automática que se adapta bien al Citroën C3 Aircross. Si no te atraen las cajas automáticas, el Puretech 110 irá bien. A menos que necesites tener el motor más eficiente que viene, evita el motor diésel. También te recomendamos tener cuidado con elegir el motor de gasolina de 82 CV, ya que es lentísimo y solo estuvieron a la venta por poco tiempo (de verdad que son muy lentos).

¿Qué otros coches son similares al Citroën C3 Aircross?

El Skoda Kamiq (aunque salió a la venta más tarde que el Citroën C3 Aircross), pero podrían costar más en el mercado de segunda mano. También hay otras opciones como el Renault Captur (el modelo nuevo que salió en 2020 es mucho mejor) o al Peugeot 2008 (de verdad nos encanta este modelo de 2020). Encontramos otros rivales de la gama desde el Opel Crossland X hasta el Kia Stonic y Nissan Juke. También podrías considerar el nuevo Ford Puma, aunque te recomendamos evitar el EcoSport .

"El Citroën C3 Aircross tiene un habitáculo fresco, extravagante e interesante. Parece más una sala de estar que un coche de segunda mano, con conductos de aire elegantes y un salpicadero texturizado".

Se pueden elegir hasta cinco diseños interiores diferentes, cada uno de los cuales cambia la tapicería de los asientos, las texturas del salpicadero, los diseños de los paneles de las puertas y los detalles del color en la consola central, el volante, las salidas de aire y los respaldos de los asientos.

Es una pena que los diseños interiores más agradables (y coloridos) solo estén disponibles en modelos de gama alta. Los asientos de tela gris de los modelos Live son perfectos en otros coches, pero como Citroën da tanta importancia a las opciones extravagantes de personalización del Citroën C3 Aircross, es una lástima que solo se puedan cambiar en el acabado Shine de gama alta.

Lo bueno es que el Citroën C3 Aircross tiene la posición de asiento alta, algo suele gustar a los compradores de este tipo de coches. No vas a tener una visibilidad demasiado elevada de la carretera, pero te sentarás en una posición más convencional (como la de un sillón) que en un hatchback bajo. Esto permite que el acceso al coche sea más práctico.

Sus asientos son muy cómodos gracias a un acolchado extra y, además, son más anchos que en la mayoría. Aun así, les falta un poco de apoyo y puede que sientas dolor de espalda en trayectos largos.

Calidad y acabado

Los diseñadores del interior han aprovechado al máximo el Citroën C3 Aircross. Los modelos Shine de gama alta tienen un habitáculo atrevido e interesante con varias opciones de personalización; está claro que llamará la atención si lo colocamos junto a otro coche como un SEAT Arona.

Aunque por lo general parece tener un buen acabado, hay algunos plásticos que parecen bastante baratos y desagradables, sobre todo alrededor de los paneles de las puertas, la guantera y la mitad inferior del salpicadero. No hay materiales de tacto suave, solo plásticos bien duros. 

Incluso los tiradores de las puertas parecen un poco ordinarios, como si se fueran a salir al abrir el coche. Los diversos interruptores y botones (como los de los elevalunas eléctricos o los que se usan para ajustar el volumen de la radio) están bien, pero no parecen tan táctiles como los de un Volkswagen T-Cross, por ejemplo.

El lado positivo es que el habitáculo del Citroën C3 Aircross cumple con la tarea de distraerte del trajín del día a día. Los plásticos duros seguirán teniendo el mismo aspecto después de que se cumpla la vida útil del coche, igual que los materiales del asiento, o el cuero del volante y del pomo de la palanca de cambios. El Citroën C3 Aircross es demasiado nuevo todavía como para saberlo con seguridad.

Sistema de infoentretenimiento

Todos los modelos del Citroën C3 Aircross vienen con un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 17,8 cm (7 pulgadas) que le será familiar a cualquiera que haya conducido un coche reciente de Peugeot o Citroën.

Ese un punto en contra, por desgracia. No solo tarda en responder, sino que le faltan botones físicos para no tener que pulsar la pantalla en movimiento (exceptuando el control de volumen) y dejar huellas intentando realizar una tarea sencilla que se hace muy tediosa.

Incluso cambiar la climatización requiere concentración con este sistema de infoentretenimiento. Para hacerlo, tendrás que quitar lo que esté en pantalla primero. Pobre del pasajero que sienta frío mientras el conductor utiliza el sistema de navegación durante una incorporación complicada.

Por cierto, hablando de navegación, solo está disponible en la Serie-C y en el acabado Shine. Tampoco te pierdes mucho porque Apple CarPlay y Android Auto vienen de serie en todas las gamas. Si conectas el dispositivo móvil y otras aplicaciones como Google Maps, van a funcionar mejor.

Espacio y practicidad

A diferencia de otros coches parecidos, el Citroën C3 Aircross es bastante más espacioso que el hatchback en el que se basa, así que es una buena noticia si lo que quieres es llevar pasajeros y equipaje, o solo un habitáculo más grande.

Hay mucho espacio para las piernas en la parte delantera, aunque la posición alta de los asientos quita espacio para la cabeza de los conductores más altos, sobre todo si compras un Citroën C3 Aircross con el techo solar opcional.

También hay un montón de zonas de almacenaje útiles como espacios de almacenamiento lateral, Donde se pueden meter botellas de 1,5 litros, y portavasos amplios.

En la parte de atrás pueden viajar tres adultos, uno bien al lado del otro. No se observa el túnel de cambios en el suelo como ocurre en algunos de sus rivales, por lo que el pasajero del asiento del medio tendrá espacio para descansar los pies (aunque no mucho para los hombros, sobre todo si son de complexión robusta).

El maletero es una de las mejores características del Citroën C3 Aircross; sí, así de increíble es. Se pueden acomodar 410 litros de equipaje, más que en el Skoda Kamiq o el Hyundai Kona, aunque no tanto como en el Nissan Juke o el Ford Puma. Pero tiene un as bajo la manga.

La banqueta trasera en el nivel de acabado Shine puede abatirse y deslizarse hacia atrás y hacia delante, así que si se desliza al máximo hacia adelante, se aumenta el espacio hasta los 520 litros. Si necesitas más espacio, al abatir los asientos se obtienen hasta 1 289 litros.

Con la banqueta trasera en su sitio, el maletero sigue siendo muy versátil gracias a su suelo falso y su forma práctica. No tiene un borde muy elevado, lo cual facilita la carga. Debajo del suelo, hay una rueda de repuesto minimizada que se incluye de serie en todos los modelos del Citroën C3 Aircross.

"El Citroën C3 Aircross saca lo mejor de sí en la ciudad, donde la posición alta de los asientos, la dirección ligera y la suspensión blanda lo convierten en un placer. En el Shine de gama alta puedes encontrar sensores de aparcamiento traseros y cámara de visión trasera como extra, muy útiles ya que la visibilidad trasera no es uno de sus puntos fuertes".

Es una pena que el Citroën C3 Aircross parezca que sale de su zona de confort al entrar en carretera. Su suspensión tan suave hace que el coche se incline en las curvas más que cualquier otro SUV crossover y la dirección ligera no te permite saber nunca a ciencia cierta cuánto agarre les quedan a los neumáticos.

Cuando crees que es capaz de pasar cualquier bache de la carretera, se desestabiliza con muchísima facilidad. Por esto, puede ser un coche bastante movido e incómodo para viajar, aunque también hay que decir que si estamos en una autopista sin irregularidades, se mantiene estable.

Aunque parece que podrá sobrevivir a todos los tipos de carretera gracias al despeje del suelo en el Citroën C3, no se puede comprar una versión con tracción en las cuatro ruedas en el Citroën C3 Aircross. Si sabes que vas a conducir en condiciones difíciles (como carreteras nevadas o campos fangosos), busca uno con el Grip Control opcional instalado.

Este sistema te permite elegir entre varios modos de conducción (como nieve, barro y arena) y optimiza el control de tracción para estas condiciones. También incluye el control de descenso en pendiente, que controla la velocidad en pendientes pronunciadas y permite dejar que el coche frene para que te puedas concentrar en el volante.

Motores y cajas de cambios

El 1.2 Puretech 110 de gasolina es el motor más popular del Citroën C3 Aircross. Es una unidad de tres cilindros bastante potente, aunque esos 10,1 segundos que tarda en pasar de 0 a 100 km/h ya te dicen que no va a ganar ninguna carrera de aceleración contra algún coche de la competencia. Viene con una caja de cambios manual de seis velocidades que está bien, si dejamos de lado su embrague pesado o el cambio de marchas impreciso. Vale, puede que no esté tan bien.

Ese mismo motor solo estaba disponible al principio con solo 82 CV y era demasiado lento: se tomaba unos 16,3 segundos en alcanzar los 100 km/h. A menos que seas un conductor novel y estés desesperado por un seguro asequible, evita el Citroën C3 Aircross con este motor. Citroën lo retiró de la gama en 2019, pero hay bastantes en el mercado de segunda mano.

Si quieres una caja de cambios automática, el potente motor Puretech 130 viene de serie con una caja automática de seis velocidades. Busca uno si está dentro del presupuesto porque la transmisión automática es mejor que la manual, con respuestas bastante rápidas. Además, que el motor tenga una potencia de 130 CV ayuda a la conducción en autopista.

Si quieres un motor diésel, Citroën ofrece el C3 Aircross con un motor BlueHDI 100 con caja de cambios manual, y un BlueHDI 120 con caja de cambios automática. Este es un modelo poco común, así que habrá que salir a cazarlo, y también a pagar el pico que cuesta, aunque se compensará a la larga con el ahorro en el consumo de combustible. A no ser que hagas muchísimos kilómetros, en cuyo caso nos decantaríamos por algo más grande que el Citroën C3 Aircross.

Refinamiento y niveles de ruido

Algunos dirán que los motores del Citroën C3 Aircross tienen mucho carácter, pero eso es solo un eufemismo para referirse al ruido que hacen y a lo poco refinados que son. En particular, los motores de gasolina de tres cilindros hacen un ruido distintivo, y el Citroën parece haber sido bastante tacaño en el aislamiento acústico. El Puretech 100 tampoco ayuda en la faena porque necesita muchas revoluciones para moverse (sumado a lo difícil que es encontrar el punto de embrague).

El motor diésel también es ruidoso pero de una manera menos característica. Suena como un motor diésel viejo y destartalado. Por lo menos no necesita tantas revoluciones para moverse y el ruido que hace se solapa con el del viento cuando se alcanza la velocidad de la autopista.

Como punto a favor, no se percibe mucha vibración a través de los pedales ni de la palanca de cambios. El ruido de la carretera también es aceptable: los neumáticos gruesos absorben todas las imperfecciones, excepto las que son más duras.

Equipamiento de seguridad

Si hay algo en lo que el Citroën C3 Aircross no escasea es en las características de asistencia de seguridad. Los puntos más destacables van desde el Active Safety Brake, que activa los frenos de forma automática si detecta una colisión inminente, hasta la asistencia de arranque en pendiente, que mantendrá el pedal del freno en pendientes de más del 3 %.

Muchas de estas son características que solo encontraríamos en coches más grandes y caros y, por desgracia, la mayoría de ellas no vienen de serie.

Aun así, con o sin estas características, el Citroën C3 Aircross es en esencia un coche muy seguro. Cuando Euro NCAP lo probó en 2017, le otorgó el máximo de cinco estrellas. Se le concedió un 85 % en la protección de ocupantes adultos y el NCAP elogió la protección tanto de los conductores como de los pasajeros en diversas colisiones.

Obtuvo un 82 % en la protección de los niños, por los puntos ISOFIX en los asientos traseros exteriores (aunque no vienen en el asiento delantero). Se le otorgó una calificación del 64 % en la protección de impacto contra peatones y del 60 % por sus características de asistencia de seguridad (y se critica sobre todo la falta de un sistema de frenado de emergencia autónomo que venga de serie).

Es raro que Citroën no ofrezca el C3 Aircross con su ConnectedCam, una cámara incorporada en el salpicadero que apareció por primera vez en el Citroën C3 y que puede ser una herramienta muy útil.

"Aunque el Citroën C3 Aircross no debería ser costoso de mantener, los motores no son tan eficientes como los de la competencia en las pruebas oficiales de ahorro de combustible de WLTP. El popular Puretech 110 da un resultado mixto de 5,2 l/100 km aceptable (no sobresaliente), mientras que en el Puretech 130 se eleva a 5,5 l/100 km con la caja de cambios automática".

Por supuesto, si buscas ser austero, llévate un BlueHDi 100 diésel, que consume 4 l/100 km, aunque habrá que hacer bastantes kilómetros para compensar el alto precio de compra.

"A menos que tengas un presupuesto muy ajustado, creemos que vale la pena buscar un Citroën C3 Aircross Shine de alta gama por todas sus ventajas".

Puedes comprar uno de kilómetro 0 (o sea, casi nuevo) con el motor Puretech 110 por alrededor de 19.500 € y sería un ahorro de más de 2 000 €. Un Puretech 130 con acabado Shine casi nuevo cuesta unos 20.500 €, y casi 3 000 € más si es de salida.

Si tienes menos presupuesto, uno con dos años y unos cuantos kilómetros de más te costará unos 15.000 € en el acabado Shine con el motor Puretech 110, mientras que los modelos Feel empiezan a partir de los 12.000 €.

Los motores diésel son más difíciles de encontrar y suelen ser modelos de primera clase y más nuevos. Se pueden encontrar a partir de los 16.000 € en acabado Shine. Los modelos diésel con dos años empiezan en unos 11.000 €.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

El modelo Feel es bastante básico, y entre su arsenal destacan el aire acondicionado, encendido automático de los faros, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, y control de velocidad de crucero.

La edición especial C-Series añade llantas de aleación de 41 cm (16 pulgadas), climatizador automático, sensores de aparcamiento traseros, sensor de lluvia, encendido automático de faros, interior Gris Curitiba, pespuntes blancos y el paquete de color “Rojo anodizado”.

El acabado Shine de gama alta, que es el que recomendamos, incluye la banqueta trasera deslizante, sistema de navegación, techo panorámico del color de la carrocería, llantas de aleación Matrix Diamantadas de 41 cm (16 pulgadas), suelo de maletero extraíble, además de acceso y arranque sin llave.

arrow up icon
Volver arriba