Icon for bmw make

BMW X1 Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2015
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
SUV
fuel iconCombustible
Gasolina,Diesel,PHEV

Escrito por el equipo editorial de heycar

7/ 10
heycar opiniones
SUV pequeño, espacioso bien diseñado
Ventajas
  • Amplio equipamiento de serie

  • Interior de alta calidad

  • El híbrido enchufable es muy eficiente

Inconvenientes
  • El maletero es más pequeño en comparación con el de otros rivales

  • Se notan los baches en las carreteras que no están bien asfaltadas

  • Es ruidoso en autopista

Veredicto general

"El BMW X1 es un pequeño y deportivo SUV, entretenido a la hora de conducir, con un interior práctico y espacioso y un habitáculo de alta calidad. Es una pena que algunos de los acabados sean tan caros, pero si estás dispuesto a apoquinar, te vas a llevar uno de los mejores coches de esta categoría. Las únicas pegas son la conducción dura y el refinamiento mejorable".

El mercado de los SUV tiene muchísimas más opciones que cualquier otra categoría. El BMW X1 original fue uno de los primeros coches de primera clase en entrar en este sector nuevo y llegó a ser muy popular, pero tenía muchos defectos.

Sin embargo, esta segunda versión lo ha transformado en uno de los coches más competentes de una clase donde abundan las alternativas de calidad para todos los gustos y presupuestos. Aunque el BMW no es tan llamativo o moderno como algunos de sus rivales nuevos, esta renovación le ha permitido acercarse a la cima.

Comparte muchos componentes con el MINI Countrymany cuenta con una gama amplia de motores de gasolina y diésel. El motor de gasolina más básico es un turbo de tres cilindros, mientras que el resto tiene una capacidad de 2.0 L y cuatro cilindros, con una gama de potencias desde 140 CV hasta 192 CV del motor xDrive 20i.

No importa si el motor es de gasolina o diésel (aunque nuestro favorito es el sDrive 18d con tracción delantera por su impresionante relación potencia-consumo), ya que en ambos casos se puede elegir tracción en dos o en cuatro ruedas, pero las diferentes cajas de cambios manuales y automáticas hay que pagarlas en los 18i y 18d, aunque en las versiones más rápidas vienen de serie.

En 2020, se añadió a la gama una versión híbrida enchufable (llamada xDrive 25e), que combina un motor 1.5 de gasolina que impulsa las ruedas delanteras y uno eléctrico de 94 CV que da fuerza a las traseras. Se dice que solo produce 41 g/km de CO2 y que tiene una autonomía eléctrica de 50 kilómetros, perfecta para ir al trabajo o para un chófer de empresa.

En cuanto a la conducción del BMW X1, podríamos decir que se parece a la de un hatchback para familias. Al no tener mucho peso en la parte superior, no se tambalea en las curvas como otros SUV. Consigue que conduzcas con confianza en mitad del tráfico urbano y no te intimida a la hora de maniobrar. Gracias a su dirección firme, el BMW X1 tiene un manejo más ágil que ayuda a que los modelos con tracción delantera también se agarren al asfalto y sean estables.

El lado malo de tener un carácter deportivo es la conducción dura y un refinamiento más pobre de lo que se esperaría en un coche para la familia. El BMW genera mucho ruido de rodadura en la autopista, sobre todo en los acabados más caros y con diseños de llantas de aleación más grandes. Además, los motores diésel hacen más ruido cuando se revolucionan que otros coches como el Volkswagen Tiguan.

Por esto, los viajes largos no serán tan relajantes como en otros SUV que se centran más en la comodidad de los pasajeros. La verdad es que es una pena, porque en otros aspectos, el BMW X1 es muy acogedor.  La zona de los asientos traseros es muy espaciosa. Los asientos tienen una buena flexibilidad y lugar para cinco adultos, al menos para viajes cortos.

El habitáculo tiene un estilo clásico, pero con clase, con materiales caros y con el alto nivel de acabado que se espera de cualquier SUV de primera clase. El equipamiento de serie ha crecido desde la renovación e incluye características importantes, como la pantalla con conexión para dispositivos móviles y el frenado de emergencia autónomo.

Todo en el interior del BMW X1 funciona. Logra un gran diseño de una manera muy discreta y eficaz. Si estás pensando en comprarte un elegante SUV de primera clase con un diseño atrevido y un interior innovador, deberías probar la conducción del BMW. Tiene un control perfecto y sus pros sacan a relucir los contras de la competencia.

¿El BMW X1 es adecuado para ti?

El BMW X1 es un SUV pequeño de primera clase para gente que busque una experiencia de conducción parecida a la de un compacto, con un consumo de combustible razonable y sin muchos fallos. No solo cumple con todos esos requisitos, sino que también añade un interior práctico, un maletero eficiente y motores potentes. 

Si lo que buscas es un vehículo más cosmopolita y refinado en autopista, el BMW X1 no es tu coche. Su agilidad a la hora de tomar las curvas también afecta a la conducción en carreteras irregulares, donde la conducción es irregular y los neumáticos (y los motores diésel) hacen mucho ruido.

Es un modelo para personas que necesiten capacidad de carga y el espacio para pasajeros de un SUV, pero que no piensen salir mucho al campo. Aunque viene con tracción en las cuatro ruedas, no es el mejor coche para las excursiones rurales, y antes de pagar por un motor de los más potentes, te recomendamos pasar al BMW X3. 

¿Cuál es el mejor modelo/motor del BMW X1?

Nos quedaríamos con el motor diésel para el BMW X1. Aunque estos motores no son tan refinados como sus versiones de gasolina, tienen un buen rendimiento y ofrece un excelente ahorro de combustible que lo convierten en un coche práctico para las familias difícil de superar.

El motor 18d 2.0 de 150 CV supera con creces su labor de llevar el coche al máximo de carga y, a menos que vivas en algún sitio donde nieve y se forme hielo, cogeríamos la tracción en dos ruedas, que es más barata.

De esta forma, el BMW es bastante asequible, aunque sin duda gastaríamos los 2 600 € de más por la caja de cambios automática de ocho velocidades. Es increíblemente suave a la hora de conducir, con cambios rápidos y concisos en los modos más deportivos.

Al fin y al cabo, lo sencillo es siempre mejor, incluso cuando hablamos de niveles de acabado. Los modelos M Sport tienen un estilo agresivo y son populares, pero su suspensión deportiva no ayuda a que la conducción sea cómoda. Los modelos con el acabado de serie vienen con todo el equipamiento necesario y, al ser más barato podrás elegir algún extra con lo ahorrado.

¿Qué otros coches son similares al BMW X1?

Las marcas de primera clase crean su propia versión de SUV pequeño, con precios igual de caros y muchas posibilidades de motores con tracción en dos y cuatro ruedas, así puedes dejarte llevar por el estilo y la preferencia de marca.

Si quieres algo que llame la atención de verdad puedes elegir el Jaguar E-Pace, con un aspecto muy deportivo, o el Range Rover Evoque , bastante más caro, que es el modelo de pasarela y tiene un consumo diario de combustible muy elevado.

Para aquellos que no estén interesados en una experiencia de conducción deportiva, el Volvo XC40 es más relajado y tiene una conducción muy trabajada. Es tan elegante como una pareja aristocrática, con un delicado interior y una de las mejores clasificaciones de seguridad en caso de accidente.

Cualquier familia numerosa que quiera llevar hasta siete pasajeros con neumáticos pequeños tendrá que ir a por el Mercedes GLB. Es el único SUV compacto de primera calidad que ofrece esta capacidad y con altas prestaciones en su interior. Por supuesto, no descartes el Audi Q3.

La gente que quiera ahorrar en combustible, pero prefiera no invertir en un híbrido enchufable, podría elegir un Lexus UX. No hace falta cargar las baterías y es muy refinado, aunque no tan práctico como el BMW.

Por supuesto, si tienes un presupuesto más bajo, hay muchas alternativas más comunes que están mejor equipadas y por el mismo dinero, o incluso por menos. Nuestro favorito es el Skoda Karoq.

¿Listo para obtener tu BMW X1 de primera calidad?

  • Todos los coches vienen con garantía

  • Solo distribuidores seleccionados

  • Toda la calidad comprobada

"El habitáculo del BMW X1 nos recuerda a un helado de vainilla. El enfoque de su diseño no es arriesgado y atraerá a aquellas personas con gustos simples, y aunque no es la opción más emocionante, le gusta a la gran mayoría".

No se puede sacar nada malo de su posición de conducción, ya que tiene todos los ajustes básicos. El asiento no es tan alto como el de otros SUV, pero tienen un buen apoyo de serie y se pueden ajustar de muchas formas para encontrar la mejor posición.

El volante se puede acercar y ajustar en cuanto a altura, aunque el apoyo lumbar es opcional en todos los modelos. Es una lástima, porque marca la diferencia en comodidad después de estar conduciendo mucho rato. Solo se puede añadir el ajuste eléctrico como opcional por la friolera de 1 080 €.

Tiene un diseño tan clásico que los conductores de los BMW de los 80 reconocerán, con una columna central orientada al conductor y que coloca los botones de forma ascendente. El sistema de climatización se puede regular en la parte inferior de forma sencilla, mientras que la pantalla de infoentretenimiento se encuentra en la parte superior. También se incluyen algunos botones para cambiar la radio y hacer llamadas en el volante multifunción.

Incluso si eres una persona incapaz de entenderte con la tecnología, podrás manejarte con todos los botones e interruptores importantes después de un par de horas dentro del coche. Los diales analógicos son muy claros, a no ser que estén tan llenos de información como las últimas alternativas digitales. La visibilidad es mejor que en el Q3 de Audi, sobre todo en la parte trasera, pero no tiene la menor importancia.

Calidad y acabado

A pesar de su diseño de aspecto conservador, el interior del BMW X1 hace que parezca un coche de primera clase. Todos los controles tienen una buena respuesta y son preciosos, lo que le dan una mayor sensación de calidad y robustez al BMW.

Los materiales parecen muy resistentes, así que, aunque no sea tan llamativo como el habitáculo del Mercedes GLB o el Volvo XC40, seguramente aguante el uso diario de una familia.

Los materiales parecen caros, incluso en el acabado de serie, aunque este modelo tiene que conformarse con asientos de tela oscura y una paleta de colores más apagada, con acabados en negro o en gris.

Si subes al acabado Sport puedes elegir la opción de bandas rojas llamativas en la tapicería de tela o cuero (es mejor de lo que imaginas, de verdad). Tiene detalles cosidos con clase en la consola central, las puertas y el salpicadero, y se puede elegir entre negro piano o color aluminio para el salpicadero. Las versiones xLine y M Sport más caras tienen tapicería de cuero en los asientos, aunque se puede añadir como extra al acabado Sport, aunque no diríamos que es la mejor opción si tenemos en cuenta que los asientos de tela duran más.

Sistema de infoentretenimiento

Las versiones anteriores del BMW X1 parecen un poco atrasadas en cuanto a conectividad con respecto a las nuevas. El modelo de antes de la renovación traía de serie una pantalla fija pequeña de 16,5 cm (6,5 pulgadas) con unos bordes negros parecidos al marco de una foto de grande. 

La lista de características con la que contaba era decente, como la navegación por satélite, la radio DAB, el Bluetooth y el puerto USB, pero tener una pantalla tan pequeña hace que sea complicado leerla (y usarla) en comparación con la pantalla más nítida y brillante de 25,5 cm (10 pulgadas) opcional.

Sin embargo, el control era más fácil porque tenía un conjunto de botones de atajo y un dial giratorio que te permitía desplazarte por los menús y pulsar de forma muy intuitiva para seleccionar.

Los modelos más recientes (a partir de 2019), tienen una pantalla táctil nítida de 22 cm (8,8 pulgadas). Se incluyen de serie Apple CarPlay y Android Auto en toda la gama que te permiten acceder a todas tus aplicaciones de navegación, audio y mensajería del dispositivo móvil con solo un enchufe USB.

Aparte de estas características nuevas, este sistema tiene una potencia gráfica y de procesamiento superior a la de su predecesor. El software se ha puesto a punto para que sea más fácil de entender y más rápido a la hora de desplazarnos por sus funciones. Es como si Apple pasase del antiguo iPhone 5 al iPhone 12.

Es facilísimo de usar, pero a diferencia de la mayoría de la competencia, el BMW X1 tiene diales analógicos simples, sin opción a un ajuste elegante digital. Aun así, el sistema Head-Up Display (HUD) se proyecta en la enorme pantalla de 26 cm (10,25 pulgadas) con unos gráficos aún más nítidos. Por otro lado, con otro paquete opcional, se pueden incluir un cargador inalámbrico y conexión wifi dentro del coche.

Espacio y practicidad

Esta generación de BMW X1 ha crecido mucho si se compara con la original. Ahora se puede decir que es un coche para familias con todas las de la ley, con un habitáculo amplio y un maletero grande que le dan una ventaja clara sobre las berlinas o los hatchback.

Empecemos con el maletero. Puedes cargar una buena cantidad de equipaje en la parte trasera del BWM, con más de 500 litros en el modo de cinco plazas y una mayor practicidad en comparación con otros rivales, como el Volvo y Land Rover. Si bien es cierto que tanto el Audi Q3 como el Mercedes GLB tienen más capacidad, no te vas a quejar mucho de la del BMW X1. 

Es más, tiene una impresionante funcionalidad incorporada, ya que se pueden abatir los asientos traseros con una sola mano desde el maletero en una proporción 40/20/40. El portón trasero se abre eléctricamente al mover el pie bajo el parachoques (o al pulsar el llavero) y el compartimento de carga es plano.

Siguen llegando las buenas noticias del interior, ya que tiene espacio para que cuatro adultos se estiren cómodamente, o cinco en viajes más cortos si hiciese falta. 

Hay mucho espacio para la cabeza, y un pasajero de 1,80 m cabe sin problemas detrás de un conductor con la misma altura. Está disponible como opcional la banqueta trasera deslizante por 400 €. En nuestra opinión, merece la pena, ya que te da la posibilidad de cambiar el interior para adaptarlo al tamaño de las personas a bordo y te permite abatir los respaldos.

Esta amplitud en los asientos traseros permite la instalación de asientos para niños sin problemas, incluso los más grandes que están orientados hacia atrás. Los puntos de montaje ISOFIX están marcados claramente y es fácil llegar a ellos a través de la amplitud de las puertas. Todos los BMW X1 vienen con bolsillos de red en los respaldos de los asientos delanteros, un reposabrazos con portavasos en la parte trasera y una toma de 12 V en el maletero para una mini nevera o para alguna herramienta.

Hay que tener en cuenta que la batería del modelo híbrido enchufable está escondida debajo de los asientos traseros, por lo que tienen una altura más elevada y reduce el espacio disponible. Aun así, solo los pasajeros más larguiruchos se darán cuenta.

"La conducción del BMW X1 se asemeja a la de un hatchback normal de cinco puertas, como un Serie 1, que a la de un SUV grande. No es algo malo per se, ya que nos gusta la forma en la que el coche fluye por la carretera, pero es más rígido que muchos de sus rivales".

El lado positivo es que el coche se tambalea menos en las curvas. La carrocería se mantiene firme y recta, incluso a altas velocidades. Las ruedas delanteras responden con eficacia a cualquier giro que se haga con el volante.

Hay más resistencia y peso en la llanta que en algunos coches, pero ayuda a la estabilidad en autopista.

Aunque nos gusta lo ágil que parece en las autopistas más rápidas, aminorar el paso se paga caro.

Su suspensión no es firme en el sentido de dureza (es decir, no se meneará sobre las imperfecciones), pero no es tan permisiva como las de otros rivales como el Volvo o Range Rover.

Los modelos Sport y xLine se ajustan más a los desplazamientos por carretera que los modelos de serie. Si optas por la versión M Sport, la suspensión es aún más firme, pero se pueden instalar amortiguadores adaptativos como extra.

Estos se pueden ajustar con solo pulsar un botón para tener una configuración más deportiva y un mayor control de la carrocería o una conducción más suave y cómoda. Se nota la diferencia, pero incluso en la versión más suave, el BMW X1 sigue siendo rígido. A algunos conductores no les importará la configuración deportiva, pero puede que a los pasajeros sí, y puede que valga la pena tenerlo en mente.

Una cosa que no podemos pasar por alto es la impresionante cantidad de agarre. Incluso los coches de tracción delantera se mantienen fieles a la carretera y hacen un excelente trabajo al reducir la potencia del motor. Los que tienen xDrive mejoran esa sensación. Ten en cuenta que la tracción en las cuatro ruedas es una ventaja en las carreteras más resbaladizas y no una invitación para ir de aventuras.

Motores y cajas de cambios

El BMW X1 salió al mercado por primera vez con tres motores diésel y un solitario motor de gasolina, pero ahora los compradores han dado un giro de 180º: se ofrece con tres de gasolina (incluyendo el EV) y cuatro de diésel.

Empezaremos con estos últimos. El 16d tiene 116 CV y puede llevar una caja de cambios manual o automática. El 18d de entrada de gama tiene 150 CV y tracción delantera (sDrive, según BMW) con cambio manual. El 20d es más potente, con 190 CV, tracción en las cuatro ruedas, y una caja de cambios automática. El 25d tiene 231 CV y un cambio de marchas automático.

El 18d del coche básico tiene un buen rendimiento y parece más fuerte y flexible de lo que marcan las cifras. Lo que está claro es que tiene más potencia y mejor tracción que los motores diésel de coches como el Jaguar E-Pace.

Por eso es nuestro favorito, sobre todo porque BMW te permite añadir el sistema de tracción en las cuatro ruedas xDrive y una magnífica caja automática de ocho velocidades. La caja es lo más importante, porque la tracción dependerá de lo que necesites.

En cuanto a los motores de gasolina, el coche de entrada de gama usa el mismo motor turbo 1.5 de gasolina de tres cilindros que el BMW i8 (y el MINI Cooper), pero sin la capacidad de producir 140 CV. No es tan rápido ni tan potente como el motor diésel y solo está disponible con tracción delantera. Aun así, es bastante flexible y el sonido es más suave que el 18d cuando está en un atasco.

Si buscas algo más rápido, te puede bastar con el motor de gasolina 2.0 más potente del 20i. Es rápido, incluso con sDrive, y más entretenido cuando lo revolucionas que los motores diésel, pero los costes de mantenimiento son los más altos de la gama.

Sin embargo, la joya de la corona por rendimiento, potencia o eficiencia es el híbrido enchufable xDrive 25e. Te da unos 220 CV combinados y un par de 385 Nm con el motor 1.5 del 18i y un motor eléctrico de 95 CV.

Es normal que una batería de iones de litio, un tren motriz avanzado y su capacidad de carga no sean baratos, pero después te ahorrarás una pasta. Según las cifras oficiales, tiene un consumo ridículo de 1,6 l/100 km y expulsa 41 g/km de CO2. Habrá que ponerlo a cargar al acabar cada viaje para llegar a esos valores, porque el alcance máximo del vehículo eléctrico es de 50 km.

Refinamiento y niveles de ruido

Este no es uno de los puntos fuertes del BMW X1 y es algo que BMW no ha podido arreglar en la renovación. No es justo que digamos que es estridente, pero no es tan silencioso en la autopista como sus rivales más cercanos.

Tiene dos problemas principales. El primero es el ruido de rodadura que se transmite al habitáculo a través de los guardabarros. En los coches equipados con llantas de aleación más grandes, se nota aún más, y es muy molesto en carreteras complicadas.

Es frustrante porque nunca desaparece y te obliga a levantar la voz o a subir el volumen a 110 km/h.

El segundo problema afecta a los motores diésel de cuatro cilindros. El rendimiento es excelente, pero tanto el 18d como el 20d tienen un carácter muy escandaloso y tosco cuando se les pisa o cuando hay que ir a bajas revoluciones, aunque no se nota tanto como el ruido de la carretera y, el lado bueno, es que no sentirás ninguna vibración molesta a través de los pedales.

Los dos motores de gasolina son más suaves por lo general, ya sea haciendo un recado rápido o conduciendo varios cientos de kilómetros, aunque el que se lleva la palma en tranquilidad es el híbrido 25e durante los viajes cortos. Su capacidad para conducir solo con energía eléctrica (durante 50 kilómetros) lo hace casi totalmente silencioso, con un quejido del motor apenas audible.

La caja de cambios manual de seis velocidades no es tan precisa o fácil de usar como la del Volkswagen Tiguan. El embrague es elástico y puede ser difícil meter la marcha. Hay dos cajas de cambios automáticas, pero la tradicional de ocho velocidades (opcional en el 18d y de serie en los 20d y 20i) es la más suave.

Equipamiento de seguridad

Todo SUV de primera calidad que se precie tiene una calificación de cinco estrellas de Euro NCAP, y el BMW X1 no iba a ser menos.

Sin embargo, esa calificación es para el modelo antes de la renovación y las pasó en 2015, cuando las pruebas no eran tan estrictas,

aunque en la actualidad tiene una puntuación del 90 % para la protección de los adultos y del 86 % para la protección de los niños, así que estaría a la altura si pasara cualquier cosa. Varios rivales tienen calificaciones individuales más altas, y el Volvo XC40 es el mejor.

Anteriormente, BMW solo ofrecía el frenado de emergencia autónomo (AEB) como extra, pero en el modelo actualizado de 2020 viene de serie en toda la gama (sin él, el BMW X1 no habría mantenido su estatus de cinco estrellas).

Este sistema puede ayudar a reducir el precio del seguro, ya que le puede evitar los típicos accidentes a baja velocidad tan frecuentes en las denuncias. Vigila la carretera en busca de obstáculos y frena de forma automática si no lo haces, y también te advierte sobre cualquier posible colisión y te da la oportunidad de reaccionar si estás distraído.

También hay mucho equipamiento de seguridad pasiva de serie, como airbags frontales, laterales y de cortina, control de velocidad de crucero con limitador de velocidad, sistema antibloqueo de las ruedas (ABS) y la gama de sistemas de control de tracción y estabilidad para mantenerse siempre en línea recta.

Es mucho más fácil mantener las llantas de aleación y los parachoques intactos gracias a los sensores de aparcamiento delanteros y traseros de serie. El BMW X1 incluso tiene un asistente de aparcamiento que mide los puntos paralelos y te aparca el coche.

BMW solo da un opcional para mejorar la seguridad a bordo. Aun así, el paquete Driving Assistant Plus es muy completo e incluye control de velocidad de crucero adaptativo, alerta de cambio involuntario de carril y faros LED autoadaptables.

Y eso no es todo, también tiene una cámara que lee señales de tráfico. ¿El precio? Cuesta más de 970 € y solo es compatible con los modelos automáticos, así que podríamos decir que el precio total es de más de 3 500 €.

"El BMW X1 tiene un consumo de combustible bastante bajo para ser de esta categoría de coches. Incluso después de haber sido probados con la norma más estricta de WLTP, todos los motores diésel consumen unos 4,7 l/100 km y solo 0,6 l/100 km más en los modelos de tracción en las cuatro ruedas. Si haces muchos viajes largos y te vas mucho de vacaciones, puedes llenar el depósito de combustible con 60 €".

Los coches de gasolina no son tan eficientes. Seguramente te encontrarás, en condiciones normales, con un consumo de 5,9 l/100 km en los coches sDrive más básicos y 6,7 l/100 km para los más potentes de 2.0 litros. Nuestras pruebas de l/100km reales obtuvieron una media de 6,6 l/100 km.

Como ejemplo, el híbrido de gasolina-eléctrico Lexus UX puede consumir hasta 4,9 l/100 km con una potencia parecida.

El BMW también tiene su propio híbrido, el xDrive 25e enchufable. Tiene una batería de 9,7 kWh con una capacidad de 50 km con solo la energía eléctrica de una carga. Viene con un enchufe de serie de tres pines que se recarga completamente en un enchufe normal en unas cinco horas. También puedes usar un Wallbox y un cable de tipo 2 para cargarlo en solo 3,5 horas.

Si lo enchufas de forma habitual (como en casa o en el trabajo) no tendrás que echarle gasolina, pero si lo llevas como un coche normal, será complicado bajar de los 5,9 l/100 km.

"Los precios nuevos del último BMW X1 están repartidos de forma bastante uniforme, entre 34.000 € y 53.000 €. Sin embargo, si te decides por un modelo anterior a la renovación, lo podrás encontrar por muchísimo menos dinero".

Por alrededor de un tercio del precio de uno nuevo, te llevas un modelo de principios de 2016 con un motor diésel y una caja de cambios manual. Aunque hay que tener cuidado porque a ese precio tendrá tracción delantera y muchos kilómetros.

Por 18.000 € más o menos te puedes encontrar un coche de ese mismo año con menos de 80.000 km y las revisiones oficiales de BMW. Algunos tendrán tracción en las cuatro ruedas y un acabado de serie o Sport.

Tendrás que añadir al menos otros 1 000 € si quieres un coche con caja de cambios automática (creemos que merece la pena) y otros 1 500 € si buscas entre los modelos de gasolina 2.0 xDrive 20i de 192 CV.

Los precios de los nuevos, a partir de 2019, empiezan desde 29.000 €, donde se puede elegir entre una mayor variedad de motores, como el 1.5 18i de gasolina. Los coches más baratos de kilómetro 0, por lo general, empiezan en 39.000 €. 

Se puede conseguir la tracción en las cuatro ruedas y un acabado M Sport y, aun así, ahorrarse un buen pico.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Mientras que BMW ofrece muchas formas caras de actualizar el BMW X1, el modelo de serie tiene tan buen equipamiento que los extra son, eso, extra, justo como tiene que ser.

El acabado de serie parece bastante mundano, pero tiene llantas de aleación de 43 cm (17 pulgadas), faros LED delanteros y traseros y un gran par de parrillas cromadas, aunque es por dentro donde llama la atención. Después de la renovación de 2020, el equipamiento de serie incluye la pantalla central con un tamaño mínimo de 22 cm (8,8 pulgadas), navegador por satélite, radio DAB, conexión Bluetooth y las aplicaciones Apple CarPlay y Android Auto.

Los elementos cotidianos del día a día, como el control de velocidad de crucero, los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, y los faros y limpiaparabrisas automáticos, harán que el BMW X1 tenga posibilidades. Además, el portón trasero eléctrico te salva la vida cuando vas cargado. 

El estilo y el lujo son los dos aspectos que aumentan si te gastas un poco más. El acabado Sport viene con un par de escapes cromados, ruedas deportivas de 46 cm (18 pulgadas) y algunos detalles pequeños esparcidos por el habitáculo y el exterior.

El acabado xLine es como el hermano pequeño del acabado de gama superior M Sport y pone énfasis en el lujo, con un interior de cuero completo y asientos delanteros calefactables. Este último tiene una carrocería más ancha y una suspensión y unos asientos más deportivos.

Toma tus propias decisiones en cuanto al diseño, pero el acabado de serie ofrece la mejor relación calidad-precio, sin duda alguna.

En el extremo más barato de la lista de extras, puede que merezca la pena instalar la banqueta trasera deslizante (400 €) para una mayor flexibilidad del habitáculo, el soporte lumbar eléctrico en la parte delantera (285 €) y una rueda de repuesto minimizada para emergencias (170 €).

Si quieres derrochar, el navegador mejorado Professional de 26 cm (10,25 pulgadas) es muy sofisticado y tiene gráficos y mapas más nítidos.

Modelos más vistos

BMW Serie 3

BMW Serie 5

BMW Serie 1

BMW X5

BMW X1

Modelos similares

Mercedes-Benz GLA

Audi Q2

Volvo XC40

arrow up icon
Volver arriba