logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for toyota make

Toyota C-HR Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2016
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
SUV
fuel iconCombustible
Gasolina, Híbrido

Escrito por heycar Editorial team

7/ 10
heycar opiniones
SUV elegante de bajo consumo
Ventajas
  • Excelente ahorro de combustible en ciudad 

  • Equipamiento de serie generoso 

  • Mucho espacio para ser un coche moderno 

Inconvenientes
  • No es tan espacioso como los SUV tradicionales 

  • La versión 2.0 es cara 

  • La caja de cambios por variador continuo hace que el motor zumbe al acelerar 

Verdicto

"El Toyota C-HR es un SUV moderno, fácil de conducir y de bajo consumo. "

 Su nombre se compone de las palabras Coupe High Rider, es decir, una combinación de techo con caída hacia atrás, una posición elevada y parachoques robustos. El coche se renovó en 2019 con una ligera mejora exterior que añadió intermitentes secuenciales deslizantes que se mueven en la dirección en la que el coche está girando. 

 Al subir a bordo, lo que se presenta es un salpicadero elegante con un diseño de línea fina y cierto aspecto de plástico, pero muy sólido. La renovación de 2019 cambió algunos de los plásticos más duros del habitáculo por materiales más suaves, pero todavía está lejos de tener un aire tan lujoso en el interior como un Audi Q2. 

 El Audi también tiene un mejor sistema de infoentretenimiento con menús más lógicos que los del Toyota, aunque este problema solo afecta a los coches más antiguos puesto que en 2019 la marca ya instaló Apple CarPlay y Android Auto como funciones de serie.  

 Otro aspecto en el que el Toyota no está a la altura de los mejores de su clase es en el espacio interior. Lo cierto es que hay bastante espacio en la parte delantera, pero el techo de estilo coupé disminuye excesivamente el espacio en la parte trasera, y entre eso y las reducidas lunetas traseras es como ir viajando en una caja. El maletero también es relativamente pequeño para un SUV de este tamaño.  

 Este aspecto comprometido podría ser más difícil de digerir si la experiencia de conducción del C-HR no estuviera a la altura de su diseño deportivo, pero tranquilo, el Toyota toma las curvas con agilidad y estabilidad. No es que sea un coche deportivo, pero es un vehículo que puedes conducir rápido y con confianza. 

 En ciudad, la dirección ligera es ideal para maniobrar a baja velocidad, y su altura hace que no sea necesario reducir la velocidad para pasar por encima de los badenes. De todas formas, la posición elevada de conducción se ve menoscabada por su visibilidad trasera.  

 A pesar de todo, el Toyota es un gran coche urbano gracias a sus motores híbridos de gasolina 1.8 y 2.0. Puede circular durante unos cuantos kilómetros solo con energía eléctrica, lo que reduce considerablemente los gastos de combustible si estás acostumbrado a conducir un coche normal de gasolina o diésel en ciudad.  

 Sea cual sea la antigüedad del C-HR que compres, los niveles de equipamiento serán generosos. Todas las versiones tienen un sistema de infoentretenimiento con una gran pantalla, control de velocidad de crucero adaptativo y cámara de visión trasera.  

 Esta amplia lista de equipamiento es la compensación por el precio que se paga por el Toyota, y es otra razón por la que deberías considerarlo si buscas un coche moderno que te facilite la vida. Es cierto es que se ha sacrificado algo de practicidad por su diseño deportivo, pero el Toyota es más espacioso que un coupé normal y combina un comportamiento ágil con unos costes de combustible muy bajos.  

 ¿El Toyota C-HR es adecuado para ti? 

 ¿Quieres un coche atractivo, pero también que sea lo suficiente práctico, con espacio para cuatro personas y un maletero que cargue algo más que un par de bolsas de la compra?  

 ¿Tiene que ser fácil de conducir en ciudad y con un consumo que no te deje la cartera seca cada vez que pases por la gasolinera, pero también tiene que ser lo bastante ágil como para enfrentarse a carreteras más rápidas, y tener suficiente agarre y aplomo para divertirte cuando se presente la oportunidad? Ah, ¿y también quieres que su fabricante tenga una reputación y fiabilidad incomparables?  

 ¿Has contestado que sí a todo lo anterior? Excelente, entonces el Toyota C-HR es tu coche. 

 ¿Cuál es el mejor modelo/motor de Toyota C-HR? 

 Aunque la potencia extra del híbrido con motor de gasolina 2.0 y 184 CV está bien, también es más caro que la versión 1.8 de 122 CV y consume más, por lo que el motor híbrido más pequeño se convierte en la mejor opción.  

 En cuanto a los niveles de acabado, nos decantamos por un C-HR Dynamic Plus. Además de la generosa lista de equipamiento de serie que ya trae, la versión Dynamic añade techo negro, llantas de aleación de 46 cm (18 pulgadas) y faros LED que aprovechan al máximo el diseño del C-HR. 

 ¿Qué otros coches son similares al Toyota C-HR? 

 Al Toyota C-HR no le faltan rivales. Si quieres un SUV aún más llamativo, pero también con un interior más práctico, te recomendamos que consideres el Peugeot 3008. 

 El Skoda Karoq también es una alternativa digna si quieres un coche para la familia muy espacioso y a un precio muy competitivo. Por su parte, el Ford Puma es tan elegante como el Toyota y más emocionante de conducir.  

 En lo que ninguno de estos coches puede hacer sombra al Toyota es en su excelente historial de fiabilidad y su tecnología híbrida, que proporciona un increíble ahorro de combustible sin necesidad de enchufarlo para recargarlo. 

Calificación 

El Toyota C-HR es un coche con un diseño atractivo, pero con actitud sensata. Está bien equipado, tiene un interior bastante espacioso y sus motores híbridos ofrecen unos consumos mínimos. 

"El elegante interior del C-HR hace juego con su aspecto deportivo exterior. El salpicadero es fino, con unos diales deportivos analógicos y cubiertos, y una consola central orientada hacia el conductor que tiene un diseño elegante y chulo, casi tanto como el sistema de infoentretenimiento que lleva el Peugeot 3008."

En el Toyota tienes que adaptarte a la gran pantalla del sistema de infoentretenimiento colocada en la parte superior del salpicadero, justo a la altura de los ojos. También hay que señalar que su marco grueso resulta un tanto anticuado, como si comparásemos una televisión de hoy en día con una de hace treinta años. 

Eso sí, la posición de conducción no tiene nada de anticuado. El volante de napa del Toyota cuenta con un amplio rango de ajuste en altura y profundidad, y el asiento del conductor se puede subir para conseguir una amplia vista de la carretera.  

La disposición de los pedales es espaciosa, incluso si tienes pies grandes, y ahora todos los C-HR son automáticos, así que la mayor parte del tiempo puedes dejar que el coche cambie las marchas por sí solo, o puedes desplazar la palanca de cambios hacia un lado para cambiar de forma manual. Y aunque el C-HR es un coche con aire deportivo, resulta extraño que no se puedan incorporar levas en el volante. 

Todos los controles secundarios del coche, para el sistema de ventilación y el de sonido, tienen botones y ruedas convencionales que facilitan su uso durante la conducción, aunque la disposición no es tan intuitiva como en un Skoda Karoq o un SEAT Ateca. 

 Calidad y acabado 

Toyota mejoró ligeramente la calidad del interior del C-HR en la renovación de 2019 añadiendo plásticos de tacto suave en el interior de las puertas para complementar la construcción mullida del salpicadero.  

Aunque le falta para producir la sensación de alta calidad que se ve en un SEAT Ateca o un Skoda Karoq, da la impresión de que los plásticos más duros de Toyota pueden resistir mejor el paso del tiempo, aunque transcurran diez años, y desde luego todo se ve bien amalgamado.  

Además, es agradable a la vista gracias a un panel que imita la parrilla de estilo diamante del C-HR y que fluye desde las puertas hacia el salpicadero. La versión Active tiene acabados en tonos grises y sus asientos suaves, pero con buen apoyo cuentan con tapicería negra y detalles en gris. 

La versión Advance posee detalles azules en los asientos, con acabado satinado, mientras que la Dynamic Plus cuenta con asientos deportivos bien reforzados y una línea azul que enmarca la parte superior de la pantalla del sistema de infoentretenimiento y se extiende a lo ancho del coche. 

Sistema de infoentretenimiento 

El Toyota C-HR viene de serie con un sistema de infoentretenimiento con una pantalla de 20,3 cm (8 pulgadas), pero no es tan agradable como la pantalla del Peugeot 3008 ni tan sencilla como los sistemas que equipan el Skoda Karoq o el SEAT Ateca.  

La pantalla del Toyota está flanqueada por dos filas verticales de botones que parecen salidos de un estéreo (barato) de los 90. Eso sí, son muy prácticos y te permiten moverte rápido por los menús.  

Por su parte, los botones de la pantalla son iconos grandes y fáciles de pulsar incluso si no se obtiene la respuesta táctil que sí ofrecen otros coches más caros. Lo más imperdonable sería que los menús en sí no sean más lógicos, así que cuando tengas el coche en tu poder, pasarás un buen rato tratando de averiguar dónde está cada cosa. 

También puedes olvidarte de las molestias y usar el Apple CarPlay o el Android Auto que empezaron a instalar en el C-HR de 2019. Gracias a estos sistemas puedes ver y manejar tu dispositivo móvil en la pantalla majestuosa del coche y usar tus propias aplicaciones, como el navegador o el reproductor de música. Es fácil de usar y, al estar reproduciendo tu dispositivo móvil, estás conectado a Internet, lo que te permitirte evitar atascos en tiempo real. 

Es mucho mejor que el navegador por satélite de la marca que viene de serie en la versión Dynamic. 

En cambio, el sistema de sonido de serie es más potente que el que poseen otros SUV de este precio en su versión básica, pero tampoco es la panacea en cuanto a potencia y nitidez.  

Si eso es lo que buscas, seguro preferirás el sistema de sonido JBL de primera clase con sus seis altavoces, tres subwoofers y una salida de 576 vatios que viene de serie en los Kaji Edition y en los Dynamic Plus.  

Espacio y practicidad 

Hay mucho espacio en los asientos delanteros del Toyota C-HR, aunque si eres alto tendrás que agacharte un poco para no ir dándote con la cabeza en el techo bajo del coche. La versión Advance incluye asientos delanteros calefactables con ajuste lumbar manual para el conductor, y la Kaji Edition tiene ajuste eléctrico para ambos asientos delanteros.  

Todo estupendo y maravilloso, pero ¿qué hay de la parte de atrás? En fin, las noticias no son tan buenas. La línea del techo inclinada del C-HR consigue que parezca un coupé llamativo colocado sobre pilotes, pero le hace un flaco favor al espacio para la cabeza. Los adultos altos caben, pero entre el techo bajo y las ventanillas diminutas, es posible acabar con la claustrofóbica sensación de ir en una lata de sardinas.  

Al menos hay espacio suficiente para las piernas y los pies de los adultos, y el asiento del medio permite que un tercer pasajero viaje con cierta comodidad, a diferencia de lo que ocurre en otros coches como este. De todas formas, si quieres un coche con más espacio, échale un vistazo al Skoda Karoq. 

Al tener un techo más alto, en el Skoda también se puede colocar más fácilmente un asiento infantil. En el Toyota hay que agacharse demasiado para colocar una silla, y las puertas traseras tampoco se abren lo suficiente como hacerlo de manera cómoda. Los puntos ISOFIX están señalados bajo tapas extraíbles.  

Por desgracia, el estilo moderno y molón del C-HR también limita el espacio del maletero. Su capacidad de 377 litros es más pequeña que la de un hatchback normal como el Volkswagen Golf, y todos los rivales directos del Toyota ofrecen más espacio. De todos modos, se pueden meter un par de maletas grandes y el borde del maletero no molesta.  

¿Quieres llevar más cosas? Pues bien, los asientos del Toyota se dividen en una partición 60/40 y se abaten por completo hasta el suelo para desplegar una capacidad total de 1 160 litros, aunque es una cifra que aún está muy lejos de los 1 630 litros que se consiguen en el Skoda Karoq.  

En cuanto al almacenamiento interior, el Toyota tiene un gran compartimento oculto bajo el reposabrazos central delantero, un par de portavasos delante de él, una buena guantera, y espacios de almacenamiento laterales importantes en las puertas de adelante. En la parte de atrás es todo lo contrario; de hecho, ni siquiera hay espacios de almacenamiento laterales en las puertas, ya que se han reemplazado por un par de portavasos poco útiles. 

"El Toyota es un vehículo ideal para la ciudad, no solo por el impresionante ahorro de combustible, sino porque, además, gracias a su altura elevada, pasa por baches y badenes con sutileza. Eso sí, las llantas de 46 cm (18 pulgadas) de las versiones más caras tienden a amplificar las imperfecciones de la carretera."

La dirección también es ligera y, gracias a la caja de cambios automática de serie, no hay que estar pisando el embrague todo el tiempo cuando el tráfico es lento. Por otra parte, la frenada regenerativa puede ser complicada de regular, lo que dificulta frenar suavemente en los semáforos.  

Cierto es que la visibilidad no es tan impresionante como en otros SUV, pero aun así es bastante buena, pues las lunetas son suficientemente grandes como para asegurar una visión clara al salir de los cruces. 

Dar marcha atrás ya es otra cosa. Los pilares grandes que enmarcan el parabrisas trasero del Toyota dificultan la visibilidad, y la forma en que la parte trasera del coche se achica complica las maniobras de aparcamiento.  

Por suerte, todas las versiones tienen una cámara de visión trasera que, aunque no ofrece la imagen más nítida, es muy útil. La versión Dynamic viene con una función de aparcamiento autónomo, y con sensores de aparcamiento delanteros y traseros que frenan el coche si está a punto de chocar con algo. 

En carreteras más abiertas, el Toyota se las apaña bien. Ofrece mucho agarre si se circula rápido y la carrocería se mantiene bastante estable. La dirección no llega a transmitir una idea clara de cuándo está llegando a su límite, pero es lo suficientemente precisa y directa como para llevar el Toyota a donde quieras.  

La mala noticia es que la caja de cambios automática por variador continuo no siempre reacciona con suficiente soltura, y hace que el motor zumbe de forma constante cuando se acelera mucho. 

En autopista también se nota, aunque el control de velocidad de crucero adaptativo que el Toyota equipa de serie lo compensa un poco. De este modo, puedes ajustar la velocidad de crucero que desees y dejar que el coche se encargue de acelerar y frenar por ti. Cuando el tráfico sea lento, el coche frenará un poco, y después volverá a la velocidad preestablecida cuando la carretera esté despejada. Además, el asistente de mantenimiento de carril Lane Assist te dirigirá suavemente al centro del carril. 

Motores y cajas de cambios 

La versión 1.8 de 124 CV está muy bien en lo que respecta al combustible en ciudad porque funciona principalmente con el motor eléctrico que es silencioso. Eso sí, su velocidad no es la más espectacular del mundo, ya que pasa de 0 a 100 km/h en 11 segundos. Su aceleración es lenta y también prolonga el zumbido del motor debido al cambio automático por variador continuo del coche. 

La versión 2.0 de 184 CV es mucho más rápida, pasa de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos. Su sistema híbrido también es más avanzado y tiene una batería más grande, por lo que puede funcionar con energía eléctrica durante períodos más largos que el 1.8.  

Niveles de aislamiento y ruido 

En ciudad es donde el Toyota C-HR se encuentra más cómodo, ya que la mayor parte del tiempo funciona con el modo eléctrico silencioso. Cuando el motor de gasolina arranca, por lo general no es molesto, solo se oye levemente de fondo al actuar como un generador que recarga la batería.  

En carreteras más rápidas, el Toyota no se destaca. Se siente bastante el ruido del viento cuando se alcanzan altas velocidades, y también el ruido de los neumáticos, lo que se ve agravado en coches equipados con llantas de aleación de 46 cm (18 pulgadas). 

Equipamiento de seguridad 

El Toyota C-HR recibió cinco estrellas tras ser sometido a las pruebas de choque Euro NCAP.  

La lista de elementos de seguridad de serie es larga e incluye frenos de emergencia automáticos que detectan a los peatones y también a los ciclistas y otros vehículos, control de velocidad de crucero adaptativo, y asistente de mantenimiento de carril Lane Assist. Con el sistema de reconocimiento de señales de tráfico, el límite de velocidad de cada momento siempre se muestra en la pantalla del coche y, además, también viene con un limitador de velocidad. 

Toyota incluso ha tirado la casa por la ventana con las luces del C-HR. Todas son de LED blanco brillante, y cuenta con control inteligente de faros de carretera que vienen de serie, que activa y desactiva las luces de carretera automáticamente cuando detecta otros coches y así evitar cegar a otros conductores.  

Las versiones Dynamic Plus y superiores tienen un kit de seguridad aún mayor que incluye frenos de emergencia automáticos, que funcionan al dar marcha atrás si vienen coches en dirección contraria desde una zona de aparcamiento perpendicular. El asistente de punto ciego también avisa si en las incorporaciones de la autopista hay algún coche oculto en el punto ciego. 

La versión Advance tiene faros LED adaptativos aún más inteligentes, que siguen los giros y las curvas de la carretera, y permiten seguir usando las luces largas, aunque haya tráfico en dirección contraria, simplemente creando un punto oscuro donde se encuentra el otro vehículo.  

"El Toyota C-HR demuestra su gran talento con el excelente ahorro de combustible en ciudad, porque la mayoría de las veces puede funcionar solo con energía eléctrica a bajas velocidades, y porque al arrancar y parar en zonas de tráfico aprovecha al máximo la frenada regenerativa del coche."

Como resultado, Toyota afirma que la versión 1.8 puede alcanzar un consumo de 4 l/100 km y la 2.0 unos 4,3 l/100 km y, según nuestra experiencia, ambas cifras deberían ser posibles en una conducción normal y real, dando al C- HR una autonomía de más de 1 000 kilómetros con su depósito de 43 litros.  

"El Toyota C-HR es más caro que otros SUV de este tamaño, pero lo compensa con su equipamiento de serie formidable. Los precios empiezan en unos 25.000 € para la versión básica Active con un motor 1.8 y suben hasta unos 30.000 € en el caso de la versión de gama alta Kaji Edition, con un motor 2.0. "

La versión más popular es la Dynamic, equipada con el motor 2.0. El acabado Dynamic le aporta al diseño del C-HR un aspecto mucho más deportivo gracias a sus llantas de 46 cm (18 pulgadas), su techo de color negro y su pintura metalizada de serie. Su precio empieza en 29.000 €. 

Niveles de acabado y equipamiento de serie 

El C-HR Active, a pesar de ser el acabado básico, cuenta con mucho equipamiento de serie. Viene con llantas de aleación de 43 cm (17 pulgadas), cámara de visión trasera, control de velocidad de crucero activo, climatizador bizona y faros automáticos de LED. 

La versión Advance tiene llantas de aleación más grandes, de 46 cm (18 pulgadas), y lunetas traseras tintadas que le dan un toque más interesante. También cuenta con sensores de aparcamiento delanteros y traseros, sistema de aparcamiento autónomo, asientos delanteros calefactables, soporte lumbar en el asiento del conductor, navegador por satélite incorporado, limpiaparabrisas automático e iluminación ambiental azul. La versión Advance tiene espejos retrovisores que se pliegan para evitar daños cuando el coche está cerrado.  

La versión Dynamic Plus, por su parte, está más orientada a la deportividad. Tiene llantas de aleación de 46 cm (18 pulgadas) bitono negro y metálico, techo negro en contraste con el resto de la carrocería, y en el interior los asientos son deportivos con buen apoyo y tapicería acolchada. La versión Dynamic del C-HR cuenta con faros LED adaptativos que siguen la carretera y con los que se pueden activar las luces largas, aunque haya otros coches en el camino. 

La versión Kaji Edition es el no va más de la gama y viene de serie con sistema de sonido JBL de alta categoría. Esta versión cuenta con el diseño más distintivo de todos gracias, sobre todo, a su color naranja peculiar y a sus llantas de aleación pintadas de negro de 46 cm (18 pulgadas). 

arrow up icon
Volver arriba