logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for skoda make

Skoda Yeti Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2009
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Crossover
fuel iconCombustible
Gasolina, Diésel

Escrito por heycar Editorial team

7/ 10
heycar opiniones
Extraño, pero magnífico SUV primerizo
Ventajas
  • Excelente practicidad y eficiencia del espacio

  • Auténtica capacidad todoterreno

  • Experiencia de conducción atractiva

Inconvenientes
  • El aspecto puede no ser del gusto de todos

  • Ocasionalmente, la calidad de la conducción es mala

  • Ruidoso a altas velocidades

Veredicto general

“Ya se ha escrito bastante sobre cómo Škoda ha pasado de ser un fabricante del bloque oriental a una marca muy competitiva con un público fiel, pero de lo que no se habla tanto es de que ha recurrido al apoyo de Volkswagen para dar un verdadero empujón y convertir algunas ideas radicales en una realidad de producción”.

Poco después de que Nissan descifrara la fórmula de los SUV con su Qashqai, Škoda presentó su Yeti, con un nombre tan salvaje y descabellado como el coche al que se aplicaba. Con un aspecto mucho más parecido al de un SUV que el de la mayoría de sus rivales, el Yeti tenía un diseño cuadrado y elegante con todas las indicaciones de ser un 4x4, aunque era relativamente compacto, y a pesar de que su altura de conducción se elevaba un poco, lo cierto es que no se elevaba en exceso.

Sin embargo, el diseño exterior, relativamente abrupto, tenía una razón de ser: liberar el mayor espacio interior posible. El Yeti ofrece un espacio interior impresionante, aunque sigue siendo un coche bastante compacto por fuera. Es más corto que un Ford Focus actual, pero la parte trasera alta y su forma cuadrada se traduce en una gran cantidad de practicidad.

El Yeti es también uno de los primeros Škoda que realmente demostró que se ha pensado en cómo la gente utiliza el espacio: puedes mover los asientos traseros hacia delante y hacia atrás de forma independiente e incluso quitar el asiento central y acercar los dos exteriores.

En cuanto a la mecánica, el Yeti mezcla un hatchback convencional con una capacidad todoterreno real. La gama de motores de gasolina incluye desde un gasolina 1.2 hasta un 1.8 con 160 CV y una rápida aceleración, mientras que hay cuatro opciones diésel compuestas por un 1.6 y un 2.0 con tres potencias.

El Yeti también está disponible con tracción en las cuatro ruedas dependiendo del motor: algunos venían con tracción en las cuatro ruedas de serie, otros solo con tracción delantera y otros podían tener cualquiera de las dos. Tras una renovación en 2013, la gama se revisó y se añadió un modelo Yeti Outdoor, que tenía parachoques diferentes y venía con tracción en las cuatro ruedas de serie para adaptarse a los compradores que realmente necesitaban la capacidad todoterreno.

El Yeti ofrece una experiencia de conducción que probablemente sea más convencional de lo que cabría esperar. A pesar del aspecto robusto y de la posición de conducción ligeramente elevada, es poco exigente, cómodo y eficaz al volante, y es esta facilidad de uso con la practicidad añadida lo que hace del Yeti una propuesta tan atractiva.

Definitivamente, es una opción poco convencional, pero el secreto del atractivo del Yeti es en realidad bastante sencillo. Es un gran ejemplo de la fórmula SUV, que mezcla el atractivo visual y el espacio de un 4x4 (y su capacidad, si quieres) con la facilidad de uso y el consumo de un coche convencional.

En esencia, el Yeti fue sustituido por dos modelos: el Skoda Karoq y el Skoda Kamiq.

¿El Škoda Yeti es adecuado para ti?

Hay hatchback compactos más que suficientes (de hecho, probablemente demasiados) que pueden transportar personas y objetos con comodidad, pero el Yeti ofrece esas mismas cualidades con un poco más de estilo y personalidad. Es un coche que se adapta a un amplio grupo de personas, podría decirse que es lo suficientemente elegante para un soltero o una pareja, lo suficientemente práctico para una familia y lo suficientemente fácil de conducir y cómodo como para que se pueda utilizar para atravesar el tráfico urbano de forma habitual.

El Yeti deja un poco que desear para aquellos que buscan una experiencia de conducción divertida. No hay nada malo en su conducción, y la versión TSI 1.8 es muy rápida, pero los hatchback más convencionales se ven beneficiados por un centro de gravedad más bajo que contribuye a una conducción mejor. El Yeti tampoco es el vehículo más refinado de este tamaño, por lo que si recorres distancias largas con regularidad, puede ser mejor una berlina normal o un hatchback.

¿Cuál es el mejor modelo/motor del Škoda Yeti?

Dado que el Yeti es un vehículo bastante versátil, el mejor motor dependerá en gran medida del tipo de conducción que se espera hacer. Si vas a circular por la ciudad con regularidad, el TSI 1.2 es, probablemente, todo lo que necesitas.

Es bastante refinado, con un par eficaz y económico, y no te molestará su modesto rendimiento a alta velocidad. Sin embargo, para la mayoría de los compradores, tiene más sentido la opción diésel. Si no necesitas la tracción en las cuatro ruedas (y la mayoría de la gente no la necesita), elige la versión de 110 CV con tracción en las dos ruedas. De lo contrario, el TDI 2.0 más potente con 140 CV tiene la opción 4x4 de serie y está preparado para todo.

En cuanto a los niveles de equipamiento, el Ambition ofrece el mejor equilibrio entre precio y equipamiento, y es una de las opciones más populares, con aire acondicionado, control de velocidad de crucero y un reproductor de CD compatible con MP3 de serie. En los modelos posteriores a 2014, la gama básica Active es bastante generosa, pero la Ambition también trae las mismas funciones útiles.

¿Qué otros coches son similares al Škoda Yeti?

Hay pocos coches que se parezcan al Yeti, pero hay algunas alternativas que se dirigen al mismo público. El Nissan Qashqai fue uno de los coches responsables del auge de los SUV, combinando la fácil dinámica de conducción de un coche normal con la practicidad y la posición de conducción elevada de un SUV.

Asimismo, el RAV4 de Toyota y Honda CR-V estaban en un camino similar incluso antes del Qashqai, mezclando el estilo de los SUV con mecánicas derivadas de los turismos. Volkswagen, la empresa matriz de Škoda, también ha entrado en escena con su Volkswagen Tiguan con un enfoque más dirigido al segmento de lujo.

“Si no has probado un SUV antes, podrías estar preguntándote qué puedes esperar exactamente al abrir la puerta del conductor y subir al coche. En lo que respecta al Yeti, está cargado de características positivas”.

Para empezar, el Yeti tiene una carrocería alta, pero no es particularmente alto, lo que se traduce en una gran apertura de la puerta para facilitar la entrada y la salida. Lo mismo ocurre con la posición del asiento: está ligeramente elevado en comparación con un coche convencional, pero tampoco es tan alto como para tener que trepar a él. Tanto si estás limitado físicamente como si eres joven y ágil, pequeños detalles como este pueden facilitarte la vida con el coche.

Las características positivas continúan cuando te sientas en el asiento del conductor. Encontrar la posición de conducción adecuada no será difícil, ya que el volante se ajusta en inclinación y profundidad. Además, el ajuste de altura del asiento también viene de serie en todas las versiones.

Por otro lado, el salpicadero del Yeti está situado bastante bajo en relación con la posición del asiento y del volante; por lo que, incluso si no eres especialmente alto, tu visión pasa por encima del salpicadero en lugar de a través de él, lo que es positivo para la visibilidad y ofrece la posición de conducción elevada que muchos compradores de SUV buscan.

La disposición del habitáculo también es bastante sencilla. Puesto que es un diseño un poco más antiguo, no tiene cuadro de instrumentos digital con pantalla, solo dos grandes diales con un pequeño ordenador de a bordo entre ellos. La consola central también tiene una disposición sencilla, con un reproductor de CD/radio o una pantalla táctil, según las especificaciones, por encima de los controles de ventilación. Puede que no sea llamativo, pero es fácil de entender y de usar.

Calidad y acabado

El interior del Yeti no es especialmente lujoso (incluso si eliges el modelo de gama alta Elegance con asientos de cuero), pero eso no quiere decir que no sea atractivo o que no parezca de buena calidad. Sin duda, el énfasis aquí se pone en la funcionalidad y la robustez (con la mirada puesta en el valor), y parece un habitáculo que resistirá el paso del tiempo. Hay una mezcla de plásticos blandos y no tan blandos, y algunos de ellos parecen un poco finos, pero lo suficientemente resistentes como para soportar un uso regular.

Necesitarás un modelo Ambition para conseguir cuero en el volante e incluye tapicería de tela de mejor calidad como extra. Los modelos Elegance tienen asientos de cuero, que son más atractivos y probablemente más resistentes al desgaste.

Si eliges un Yeti, es muy probable que tengas que cargar y mover los asientos un poco más que en un hatchback convencional, por lo que es positivo que parezca construido para resistir este tipo de actividades. También es importante recordar que el diseño data de 2009, así que no esperes niveles de calidad actuales y evitarás decepciones.

Sistema de infoentretenimiento

Los primeros modelos del Yeti se remontan a la época en que los sistemas de pantalla táctil eran más propios de los coches de lujo, por lo que no es una función que traigan todos los modelos. Las versiones básicas (y efímeras) Active tienen un reproductor de CD/radio y nada más. El Ambition cuenta con un cargador de 6 CD con una pantalla más grande, mientras que el Elegance trae Bluetooth y un sistema de navegación. Últimamente, todas las versiones se han equipado con un sistema de pantalla táctil y Bluetooth, mientras que la navegación incorporada se reserva para los modelos de gama más alta.

Como en casi todos los productos de Škoda de esta época, la configuración del sistema de infoentretenimiento es funcional y fácil de entender, en lugar de estar abarrotada de funciones. Los sistemas más básicos tienen botones muy espaciados con un etiquetado y una pantalla claras que facilita el manejo, y la calidad del sonido también es más que aceptable. Los primeros sistemas de pantalla táctil resultan un poco toscos en comparación con los sistemas modernos, aunque disponen de teclas fijas y se puede seleccionar a través de un útil control giratorio.

Los sistemas más recientes instalados a partir de principios de 2014 son los mejores, con el sistema Smart Link+ incluido para que puedas conectar un dispositivo móvil Android o Apple con facilidad para la transmisión de música y la navegación.

Espacio y practicidad

El Škoda Yeti no es un coche especialmente grande, y para mucha gente eso es un claro punto a favor, pero lo que hace es aprovechar al máximo el espacio disponible.

Si te sientas en la parte delantera, el aspecto más positivo es la altura. El techo alto ofrece más espacio del que la mayoría de la gente podría necesitar. El espacio para las piernas es similar, ya que hay mucho margen para desplazar los asientos hacia atrás y también para los pies. La anchura del habitáculo también es satisfactoria, sobre todo teniendo en cuenta que el Yeti sigue siendo un coche bastante compacto.

Asimismo, el espacio de los asientos traseros es impresionante. No solo son espaciosos, sino también más flexibles que los de muchos rivales. Con una parte trasera tan cuadrada, el techo apenas desciende, por lo que, aunque el espacio superior no es tan generoso como en la parte delantera (la posición de los asientos es un poco más alta), sigue siendo uno de los pocos coches de este tamaño que puede llevar cómodamente a adultos más altos en la parte trasera.

El espacio para las piernas también es amplio, incluso cuando los asientos delanteros hayan sido desplazados muy atrás. El espacio para los hombros es más problemático cuando viajan tres adultos en la parte de atrás: es perfectamente posible llevarlos, pero tendrán que ser amigos.

Donde el Yeti realmente destaca es en la flexibilidad del espacio. Como los tres asientos traseros están separados, pueden desplazarse hacia delante o hacia atrás individualmente para modificar el espacio del maletero y el de las piernas, pero también pueden retirarse. Puedes quitar el asiento central y mover los dos exteriores hacia el centro para tener más espacio a ambos lados, o quitar los tres asientos para tener un maletero enorme. Son un poco complicados de quitar y poner, pero es un pequeño precio a pagar por tanta flexibilidad.

También hay algunas soluciones ingeniosas en el propio maletero, como un par de divisores de plástico que pueden fijarse en varias posiciones para mantener tus objetos separados o en posición vertical, e incluso puedes conseguir un soporte para bicicletas que te permite guardarlas en posición vertical. Es gracias a este tipo de cosas que el Yeti tiene una ventaja significativa sobre sus competidores.

“La experiencia de conducción del Yeti explica perfectamente cómo encaja el coche en el mundo del automóvil. En términos generales, es más cómodo y fácil de conducir que un verdadero 4x4, pero tampoco tiene una conducción tan fluida como un coche convencional del mismo tamaño. Este es un coche que pretende ser práctico y útil, por lo que el hecho de que no vaya a arrasar la carretera rural más cercana no supone una gran pérdida”.

Como muchos coches modernos, el Yeti es un tanto sensible al tamaño de las ruedas y los neumáticos que se equipan. Afortunadamente, evita seguir el ejemplo de las llantas excesivamente grandes que se encuentran en algunos SUV, aunque las versiones Active y Ambition están equipadas con llantas de 41 cm (16 pulgadas), mientras que las Elegance superiores vienen con llantas más grandes de 43 cm (17 pulgadas).

El Yeti tiene una buena conducción en la mayoría de las condiciones, aunque la suspensión está ajustada con relativa firmeza para contener el balanceo de la carrocería al tomar una curva con rapidez. El resultado es que los baches más pronunciados te pueden sorprender, especialmente a bajas velocidades, pero en general ofrece un buen nivel de compostura y confort.

Dado que es un coche relativamente alto con una distancia corta entre ejes, el Yeti también se conduce bastante bien. Si tu último coche ha sido un hatchback compacto, notarás inmediatamente la diferencia: para empezar, la carrocería se balancea más, lo que significa que se siente menos firmeza al tomar una curva. Sin embargo, la dirección es buena, con un toque positivo y pesado, y tiene buen agarre en todas las condiciones.

El Yeti ofrece todo lo que se puede esperar normalmente de un coche como este y tiene una interesante conducción rápida en caso de que haga falta, aunque hay mejores alternativas si realmente se buscan emociones fuertes.

Motores y cajas de cambios

El Yeti ha tenido una amplia gama de motores durante toda su vida, lo que significa que hay muchas opciones para el comprador y algo que se adapte a todos los presupuestos y necesidades.

El motor de gasolina TSI 1.2 turboalimentado es la opción más básica, pero es mejor de lo que parece. Gracias al turbocompresor, tiene 105 CV y ofrece una aceleración útil, además de ser notablemente económico. Sin embargo, si piensas cargar tu Yeti de forma habitual, deberías pensar en una opción más potente. También estaba disponible un motor TSI 1.4, con un ahorro similar y un poco más de rendimiento, y probablemente sea la mejor opción si necesitas un gasolina.

En la parte superior del árbol está el TSI 1.8, que ofrece una potencia de 160 CV y da al Yeti un poco más de rendimiento del que realmente necesita. Es increíblemente rápido y pondrá en entredicho a los coches de alto rendimiento con su velocidad; sin embargo, no es un coche diseñado para este tipo de cosas y consumirá bastante combustible.

Si necesitas verdadera versatilidad, probablemente una de las opciones diésel sea la que tenga más sentido. El diésel básico 1.6 tiene una potencia similar al gasolina 1.2, pero ofrece unas prestaciones ligeramente inferiores. Sin embargo, es muy económico (de hecho, el más económico de todas las opciones), pero no es especialmente cómodo fuera de la ciudad.

La mejor combinación de prestaciones y ahorro la ofrece uno de los motores diésel 2.0.
La versión de 110 CV tiene un poco más de potencia que el diésel 1.6 y es igualmente económica, pero las versiones de 140 CV y 170 CV pueden remolcar, son refinadas, rápidas y también económicas.

Refinamiento y niveles de ruido

Una de las principales desventajas de elegir un SUV en lugar de un hatchback convencional es que el aspecto robusto y la gran altura de la carrocería no son la combinación ideal para obtener bajos niveles de ruido y refinamiento. El Yeti es razonablemente silencioso en las condiciones adecuadas y con algunos motores, pero es algo a tener en cuenta si estás buscando el máximo refinamiento.

En particular, los motores diésel transmiten bastante ruido y vibraciones al habitáculo. Los motores 2.0 son menos susceptibles a ello, otra razón para elegirlos en lugar de optar por la opción 1.6. Una vez más, los motores de gasolina son mejores, sobre todo en lo que respecta al menor nivel de vibraciones. Si quieres el Yeti más silencioso que hay, necesitarás el gasolina 1.4.

El ruido de rodadura también es algo que afecta al Yeti, especialmente a altas velocidades y si la superficie de la carretera es mala. El diseño no ayuda, con grandes guardabarros que, aunque tienen buen aspecto, dejan que el ruido de rodadura resuene alrededor de la carrocería. En este caso, los modelos con ruedas de 41 cm (16 pulgadas) son la mejor opción. El ruido del viento también es un problema en el Yeti, ya que a altas velocidades se nota alrededor de las puertas, algo a lo que no ayuda el robusto exterior.

Equipamiento de seguridad

El Škoda Yeti se sometió a las pruebas de EuroNCAP en 2009, cuando se lanzó por primera vez, y no se volvió a probar antes de ser descatalogado en 2017. EuroNCAP le otorgó una impresionante calificación de cinco estrellas, con un 92 % en la protección de adultos, junto con una puntuación del 78 % en la protección de niños. Un poco menos impresionante es la puntuación para la mitigación de los efectos en los peatones, con un 46 %, pero lo contrarresta la sólida puntuación del 71 % en la asistencia de seguridad.

De serie, todos los Škoda Yeti están equipados con airbags frontales, con airbags laterales de tórax y pelvis para los pasajeros de los asientos delanteros, airbags de cortina para los pasajeros delanteros y traseros, y un airbag para las rodillas del conductor, todos ellos disponibles como extra y no como equipamiento de serie. Los puntos de anclaje ISOFIX para los asientos infantiles están instalados en los asientos traseros exteriores, así como un interruptor de desactivación del airbag para el asiento del pasajero delantero y control electrónico de estabilidad ESC de serie en todas las versiones.

Dado que el Yeti se sometió a las pruebas hace tanto tiempo, los criterios con los que se juzgó no eran los mismos que los que existen hoy en día, y muchos de los sistemas de seguridad que los coches modernos requieren para obtener una buena puntuación en materia de asistencia a la seguridad no estaban disponibles en aquella época: características como el asistente de mantenimiento de carril, el control de velocidad de crucero automático y el frenado de emergencia automático no se instalan de serie ni están disponibles como extra.

Esto puede ser un obstáculo para algunos compradores, pero el mismo problema se aplica a muchas alternativas que se presentaron por primera vez en la misma época que el Yeti.

“Con una gama de motores tan amplia, no debería sorprender que el consumo del Yeti pueda variar de forma significativa”.

En la parte inferior del árbol se encuentra el TSI de gasolina 1.8: su consumo combinado declarado de 7,2 l/100 km se calculó según las antiguas y generosas normas NEDC, así que puedes esperar incluso menos. De las opciones más sensatas, los dos pequeños gasolina son razonablemente austeros, con un consumo combinado declarado de alrededor de 6,7 l/100 km.

De los diésel, el 1.6 es el más económico, pero el 2.0 de 110 CV le sigue de cerca con un consumo declarado de 4,6 l/100 km.

“El Yeti fue un coche muy popular y estuvo a la venta durante ocho años, así que no deberías tener muchos problemas para encontrar un modelo que se adapte a tus necesidades”.

Los coches más recientes son todavía bastante actuales: una búsqueda rápida en las listas de heycar mostró un ejemplo con bajo kilometraje. Encontramos un Outdoor 1.2 TSI de 2015 con caja de cambios manual y 74 998 kilómetros por 12 600 €.

En cuanto a los ejemplos más baratos, encontramos un TDI 2.0 de 2013 en acabado Active con 139 000 kilómetros por solo 10 300 €.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

La versión Active es la básica y está equipada con llantas de acero, retrovisores y tiradores de las puertas negros, barras portacargas negras, retrovisores exteriores calefactables y con ajuste eléctrico, elevalunas eléctricos delanteros, asiento del conductor y del pasajero con ajuste múltiple, aire acondicionado manual, equipo de música con reproductor de CD, cierre centralizado a distancia, juego de reparación de neumáticos y asientos Varioflex.

El Ambition añade llantas de aleación de 41 cm (16 pulgadas), airbag de rodilla para el conductor, faros antiniebla delanteros, elevalunas eléctricos traseros y pantalla multifunción Maxi DOT táctil.

El Ambition también viene con volante multifunción, retrovisores y tiradores de las puertas del color de la carrocería, control de velocidad de crucero, volante de cuero y cargador de 6 CD.

El Experience era el modelo más alto de la gama y cuenta con faros de xenón, faros antiniebla delanteros en curva, doble apoyo lumbar, tapicería de cuero completa, control de retención en pendiente, botón de todoterreno (solo en los modelos 4x4), limpiaparabrisas con sensor de lluvia y Bluetooth.

El Elegance (a partir de mayo de 2011) reemplazó al Experience y añade el sistema de navegación por satélite con pantalla táctil Amundsen, un cambiador automático de CD, Bluetooth, un volante multifunción y mesas plegables para el pasajero trasero en el respaldo de los asientos delanteros.

arrow up icon
Volver arriba