logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for kia make

Kia Rio Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2017
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Compacto
fuel iconCombustible
Gasolina, Diésel

Escrito por heycar Editorial team

8/ 10
heycar opiniones
Fiable, seguro, aunque poco excitante
Ventajas
  •  Buen equipamiento en toda la gama

  •  Precios asequibles y buena garantía

  •  El motor 1.0 de gasolina añade un toque de diversión

Inconvenientes
  • La conducción por ciudad es demasiado firme

  • El motor 1.25 de gasolina parece obsoleto

  • Diseño corriente al compararlo con algunos rivales

Veredicto general

“Como muchas estrellas de la televisión, Kia ha estado de viaje durante los últimos años y se demuestra con la llegada del Rio en 2017. Mientras que muchos de los coches de Kia son de los más atrevidos de la clase y no temen a romper las tradiciones (¿os suena Stinger, XCeed, ProCeed?) el Rio es la contrapartida”.

¿Esto quiere decir que el Rio es aburrido y es el Capitán Práctico? Bueno, sí, pero no es algo malo cuando lo que vas buscando es un segmento B muy fiable y, bueno, práctico. También es bueno que venga con una magnífica garantía, buenos motores, mucho equipamiento de serie y un buen precio.

La rentabilidad es la razón de ser del Rio, y el ahorro de combustible es bueno. Casi todos los motores son capaces de consumir 4,7 l/100 km de forma oficial. Si compras una versión de diésel de segunda mano, las cifras oficiales llegan a 3,5 l/100 km, pero el mejor es el motor 1.0 T-GDI de gasolina. Es potente, silencioso y consume poco, da igual si escoges la versión de 100 CV o la de 120 CV.

El Rio es un coche muy fácil de conducir, con controles ligeros y suaves. La mayor parte de la conducción por ciudad es buena, pero la suspensión tiene la tendencia de vibrar mucho sobre los baches. Por suerte, la conducción se vuelve más suave y cómoda a una velocidad más alta, con un buen aislamiento en la autopista.

En el interior, el Kia Rio tiene un acabado agradable, con una calidad de construcción sólida y una distribución clara e intuitiva. La parte central cuenta con un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 12,7 cm (5 pulgadas) en el acabado básico Concept, con unos diales sencillos y fáciles de leer. Según la versión se puede encontrar una pantalla táctil de 17,8 cm (7 pulgadas), o en las versiones recientes, una pantalla táctil de 20,3 cm (8 pulgadas). El asiento del conductor también tiene muchos ajustes.

Kia ha tratado de aderezar un poco el Rio con el acabado GT Line, que llegó a principios de 2018. El GT Line viene con llantas de aleación de 43 cm (17 pulgadas), un frontal que Kia denomina como “Tiger Nose”, en negro brillante y cromado, y faros antiniebla delanteros LED. Puede que no sea un compacto deportivo que se enfrente al Ford Fiesta ST, pero el GT Line añade una pizca de dinamismo. Reconocemos que es una gama que merece mucho la pena, pero algo aburrida.

Como es un hatchback pequeño, la practicidad es buena. Hay suficiente espacio en la parte trasera para un par de adultos, con un espacio para la cabeza sorprendente y, a menos que los ocupantes delanteros sean altos, también hay un buen espacio para las piernas. El maletero tiene un buen tamaño, con 325 litros de capacidad, lo que supera al del Ford Fiesta y al del Volkswagen Polo.

Puede que no tenga la elegancia y la capacidad de un SEAT Ibiza o la chispa de dinamismo del Ford Fiesta, pero el Rio es un hatchback muy capaz que cumple sus funciones bastante bien. Es una compra segura si se tienen en cuenta los siete años de garantía.

¿El Kia Rio es adecuado para ti?

Para hacerte una idea de cuánta gente cree que el Kia Rio es el coche perfecto para ellos, piensa que es la versión más vendida de una empresa que ocupa el tercer puesto mundial en producción total de coches. Kia produce miles de Rio, y a muchísima gente les encantan.

¿Por qué les encantan? Es muy sencillo: el Rio le exige muy poco al dueño, y le devuelve la confianza con una fiabilidad increíble, una facilidad de uso y un nivel de equipamiento que es muy complicado igualar a ese precio en un segmento B.

Lo que contribuye a que el Rio sea atractivo es el hecho de que sea cómodo, refinado, seguro y que tenga una conducción y unos motores buenos. Así que, si estás buscando un Ford Fiesta, un Opel Corsa o un Volkswagen Polo, échale un vistazo al Rio. Si no lo has tenido en cuenta, puede que sea el coche hecho a tu medida.

¿Cuál es el mejor modelo/motor del Kia Rio?

Se puede elegir entre muchos motores en el Kia Rio, pero recomendamos el T-GDI de gasolina de 100 CV. Tiene un buen par motor de 172 Nm entre 1 500 y 4 000 rpm, por lo que tiene mucha fuerza a bajas revoluciones para adelantar y para los carriles de aceleración. Además, es muy silencioso y tiene un consumo oficial de 4,7 l/100 km.

Este motor funciona muy bien en el Rio, ya sea conduciendo por ciudad, por autopista o por una carretera rural. También está disponible con 120 CV, pero no necesitas escoger esta versión, ya que la opción de 100 CV es muy versátil.

También hay un motor 1.25 de gasolina. Habrá que buscar en el mercado de segunda mano si quieres una versión de diésel, ya que Kia ha eliminado de la gama los motores 1.4 turbodiésel de 76 y 90 CV. No es una sorpresa muy grande, ya que se venden poco y son motores bastante lentos.

¿Qué otros coches son similares al Kia Rio?

La mayor amenaza para el Rio viene de la empresa hermana de Kia, Hyundai, con su I20 , que salió a la venta a mediados de 2020. No solo es un coche más nuevo y con tecnología mejorada, sino que también tiene una buena garantía y se conduce muy bien.

Entre los segmento B, nunca se puede descartar el Ford Fiesta, Opel Corsa o Volkswagen Polo del pensamiento. YTambién hay que tener en cuenta el Peugeot 208, Seat Ibiza y Renault Clio, además del MINI y Audi A1 si quieres un poco de elegancia.

¿Listo para tener un Kia Rio de la mejor calidad?

  • Coches con pocos kilómetros

  • Solo concesionarios seleccionados

  • Certificados y garantizados

“Puede que no sea el último grito en cuanto a diseño, pero no hay duda de que el salpicadero del Kia Rio es muy fácil de usar. Los grandes botones y diales del sistema de climatización permiten hacer ajustes fácilmente mientras se conduce. Además, la pantalla táctil de 17,8 cm (7 pulgadas) que viene con la mayoría de las versiones se lee y se maneja con claridad”.

El cuadro de instrumentos principal es igual de bueno. El velocímetro y el cuentarrevoluciones se encuentran en la línea de visión del conductor cuando se mira hacia abajo. Kia también ofrece mucho espacio de almacenamiento tanto para el conductor como para el pasajero delantero: amplios espacios de almacenamiento laterales, una bandeja delante de la palanca de cambios, dos portavasos y un compartimento entre los asientos delanteros y, además, una guantera con un buen tamaño.

Además, se ha hecho un trabajo excelente para que el conductor se sienta cómodo, ya que el asiento proporciona mucho apoyo e incluye de serie el ajuste de altura en todas las versiones. Por otro lado, el volante tiene ajuste de profundidad y de ángulo para afinar aún más la posición de los asientos. El espacio no es un problema, ya que hay muchísimo espacio para la cabeza, las piernas y los codos.

La visión hacia la carretera y los laterales desde el asiento del conductor es excelente, ya que los pilares del parabrisas obstruyen poco. La visión trasera al cambiar de carril o al aparcar marcha atrás está al mismo nivel que el de la mayoría de estos coches, ya que se ve obstaculizada por unos gruesos pilares traseros y solo la versión GT Line ofrece un sistema de detección de puntos ciegos como opcional para solucionar este problema.

Calidad y acabado

La diferencia entre la calidad que se percibe y la solidez real de la construcción se demuestra con destreza en el interior del Kia Rio. Fue un poco decepcionante observar que los materiales del habitáculo no habían avanzado con respecto a su predecesor cuando salió en 2017. Sin embargo, se trataba más de las apariencias, más que de la solidez.

En realidad, el tiempo nos ha confirmado que el Rio es un contrincante muy bien construido entre los segmento B. Puede que no sea el más elegante en su diseño o en las texturas que utilizan gran parte de los plásticos interiores, pero puedes estar seguro de que aguantarán todo el uso y el maltrato que reciba de una familia y unos niños.

Hay muy pocas asperezas en zonas como el espacio de almacenamiento en las puertas o en la parte inferior de las bases de los asientos, que echan a perder a otros grandes rivales del Kia. Todo esto demuestra que la construcción del Rio se ha elevado a un nivel alto. También cumple todo lo que esperamos de este fabricante en cuanto a ajustes y acabados.

 Sistema de infoentretenimiento

El Kia Rio Concept básico tiene una sencilla pantalla para el sistema de infoentretenimiento de 9,7 cm (3,8 pulgadas) para la radio y viene con Bluetooth, cuatro altavoces y puerto USB. También cuenta con una pantalla en blanco y negro de 8,9 cm (3,5 pulgadas) en el cuadro de instrumentos principal para mostrarle al conductor información como el consumo de combustible.

Si pasas a los acabados Drive y GT Line (o al acabado Tech, que ha sido descatalogado), tendrás una pantalla táctil de 17,8 cm (7 pulgadas). Este sistema te da acceso a la música a través de Apple CarPlay y Android Audio. Además, esta misma pantalla se utiliza para la cámara de visión trasera. Otra mejora con respecto al acabado Concept es la pantalla que se encuentra entre los diales principales llamada “Supervision”.

Desde el acabado Drive, también se incluyen la navegación y los servicios de conectividad Kia que utilizan TomTom para proporcionar información sobre el tráfico, los radares, el tiempo y para buscar información de la zona. A partir de la última actualización, se ofrece el sistema de navegación KIA UVO Connect, con servicios de conectividad Kia Live y pantalla táctil de 20,3 cm (8 pulgadas).

En todos los casos, se muestran unos iconos grandes en la pantalla de 17,8 cm (7 pulgadas) del Rio y se facilita el emparejamiento con el dispositivo móvil. No es tan fácil de utilizar como otros sistemas, pero es muy práctico.

Espacio y practicidad

El Rio es uno de los coches más grandes de la clase y esta característica le trae beneficios cuando tiene que acomodar a pasajeros en la parte delantera y trasera. El pasajero delantero no tiene ajuste de altura en su asiento, pero obtiene mucho espacio para los hombros y la cabeza. Además, se puede deslizar tan hacia atrás como para que las personas más altas se estiren.

La parte trasera del Rio tiene un buen acceso, gracias a que este segmento B solo se ofrece con cinco puertas. El cojín plano de la banqueta hace que sea más fácil acomodar a tres personas en el asiento y, si apuramos, también a un trío de adultos para viajes cortos. Esto es algo que pocos rivales del Río pueden conseguir. Hay que tener en cuenta un detalle: hay cargador USB en la parte trasera en todos los Rio, salvo en el acabado Concept.

Todos los Rio vienen con un par de anclajes ISOFIX para asientos infantiles en los asientos traseros, y hay mucho espacio para colocar un asiento infantil orientado hacia atrás. También dispone de cinturones de seguridad de tres puntos para todos los ocupantes de la parte trasera. El espacio es bueno para dos personas, que no tendrán que rozarse, pero el espacio para las piernas es más restringido, aunque sigue estando bien para la media de los segmento B.

Lo mismo puede decirse del maletero, que ofrece 325 litros de espacio y que lo convierte en uno de los más generosos del sector. Si utilizas la partición 60/40 para abatir los asientos, podrás ampliar el maletero hasta un máximo de 1 103 litros, convirtiéndolo en uno de los más grandes entre los segmento B.

Sin embargo, para acceder al maletero hay que superar un borde alto, con bastante caída hasta el suelo. A esto se le suma el importante escalón que aparece en el suelo del maletero cuando se abaten los asientos traseros. No obstante, por lo menos tiene profundidad, ya que no se ofrece rueda de repuesto. En su lugar, Kia proporciona un kit antipinchazos.

Hay una pequeña caja de almacenamiento en el lado izquierdo del maletero del Rio, útil para guardar objetos pequeños y que no rueden por el maletero, como una botella de líquido descongelante y un rascador.

“Los segmento B tienen que desempeñar múltiples funciones, y el Kia Rio hace todo lo posible para tener cubiertos todos los frentes, desde el de coche pequeño urbano hasta el de coche de larga distancia. No logra tener tanto éxito con todo como un Ford Fiesta o un Volkswagen Polo, por lo que tendrás que aguantar una conducción firme por ciudad. Puede que por esta firmeza acabes queriendo un poco más de elasticidad al pasar por otro bache o al modificar la dirección para esquivarlo”.

Al salir a carreteras más rápidas, la firmeza de la conducción se convierte en un buen control de la carrocería, que convierte al Rio en un coche mucho mejor para circular por autopista. Esta configuración también le da muy buena estabilidad, incluso con viento lateral o al adelantar camiones grandes, donde la ráfaga de aire puede hacer que otros segmento B salgan despedidos.

Esa conducción firme a bajas velocidades se hace más evidente en las versiones GT Line con las llantas de aleación de 43 cm (17 pulgadas) de serie. Elige los acabados Concept o Drive con sus ruedas más pequeñas, ya que soportan mejor los obstáculos con los que te puedes encontrar en una calle corriente. Sin embargo, todos las versiones del Rio dan la misma sensación de tener una dirección inerte. No llegará a ser un problema particular para la mayoría de conductores, ya que el volante es ligero y permite que el Rio sea fácil de aparcar incluso en los espacios más estrechos. Si te bajas de un Ford Fiesta para subirte a un Rio, echarás de menos esa mayor sensación de control que transmite la dirección del Ford.

La misma historia se repite con el manejo. La naturaleza segura y predecible del Kia al entrar y salir de una curva no tiene nada de malo, ya que va seguro de sí mismo y actúa con la precaución por encima de todo. Lo que pasa es que un Fiesta o un MINI tienen un poco más de brío, por lo que siempre puedes divertirte un poco más por el camino. El Kia, mientras tanto, se conforma con trazar la ruta y le deja el dramatismo a otros segmento B.

Motores y cajas de cambios

Kia ha eliminado las opciones de diésel de la gama Rio, reconociendo que se venden poco tanto para Kia como para el sector en general. Lo que queda es un trío de motores de gasolina de pequeña cilindrada que comienza con el MPI 1.25 de 85 CV.

El motor 1.25 incorpora la tecnología ISG (Intelligent Stop-Go) para ahorrar combustible cuando el coche se pare en un atasco, pero eso es lo más complejo que tiene. Hay que forzarlo mucho para conseguir un buen acelerón, por lo que hará bastante ruido en cualquier sitio que no sea por ciudad. Aun así, la caja manual de cinco velocidades tiene un cambio fácil.

También se utiliza una caja de cambios de cinco velocidades con el motor 1.0 T-GDI turboalimentado. Tiene 100 CV de potencia y tres cilindros, a diferencia de la configuración de los cuatro cilindros del motor 1.25. Como muchos motores pequeños de tres cilindros, su potencia a bajas revoluciones está muy por encima de su peso, por lo que su tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h de 10,3 segundos es más de dos segundos más rápido que el motor 1.25.

Se puede detectar una pequeña vibración cuando el motor 1.0 marcha al ralentí, pero esta desaparece en cuanto se toca el pedal del acelerador. A partir de ahí, empuja con entusiasmo para que la conducción por ciudad sea divertida y para que los adelantamientos en carreteras más rápidas sean seguros, además de poder circular con tranquilidad por la autopista.

La versión de 120 CV del 1.0 T-GDI ofrece más de lo mismo y pasa de 0 a 100 km/h medio segundo antes, todo gracias a su potencia añadida. Esta cifra es para la versión con la caja manual de seis velocidades, que tiene un cambio de marcha pesado. Por este motivo, puede que nos tiente comprar un Rio con la transmisión automática DCT de doble embrague con siete velocidades, que tiene un cambio rápido y fluido y que apenas perjudica a la aceleración.

Refinamiento y niveles de ruido

Hay una clara discordia cuando se habla de aislamiento en el Kia Rio, que se reduce a qué motor escoger. Si eliges el motor 1.25 MPI básico, habrá que aceptar que no funciona de forma muy silenciosa.

Por ciudad, el 1.25 hace un buen trabajo al llevar a su ocupante sin hacerse notar demasiado. Sin embargo, en el momento en que le pides que se ponga a circular, este motor de cuatro cilindros se vuelve tosco y demuestra los años que tiene al hacer demasiado ruido bajo el capó.

Ocurre todo lo contrario si elegimos cualquier motor 1.0 turboalimentado de gasolina de tres cilindros. Te dejan saber su número de cilindros con un distintivo sonido, pero es uno agradable y se suaviza en el momento en que empiezas a revolucionar el motor. Da igual dónde conduzcas estos motores, se mantienen tranquilos y agradables al oído. Lo único que queremos es la caja de cambios manual de seis velocidades de la versión más potente de 120 CV fuese un poco menos tosca.

Tanto el ruido del viento como el de rodadura están increíblemente bien aislados del habitáculo del Kia, por lo que se convierte en uno de los coches más silenciosos de la clase. Como tal, también hace que el Rio sea uno de los mejores cuando hay que cubrir distancias más largas, gracias a que son mucho menos cargantes los silbidos que aparecen alrededor del parabrisas y de los retrovisores exteriores.

Equipamiento de seguridad

El Kia Rio es uno de los coches más completos de la clase en cuanto a tecnología de seguridad de serie. Además de los sistemas esperables: control de estabilidad (ESP), sistema antibloqueo de frenos (ABS) y sistema de control de la presión de los neumáticos, se incluyen seis airbags y un sistema de asistencia de arranque en pendiente para evitar que el coche vaya hacia atrás al subir una pendiente.

Sumado a esto, cada Rio viene con cinturones de seguridad de tres puntos para los cinco ocupantes y un par de anclajes ISOFIX para los dos asientos laterales traseros. Si eliges cualquier Rio que no tenga el acabado básico Concept, Kia incluirá el sistema de frenada de emergencia autónoma para activar instantáneamente los frenos si el coche detecta que el conductor no ha reaccionado ante un potencial peligro en la carretera. El asistente de mantenimiento de carril viene de serie en todas las versiones del Rio, salvo en el acabado Concept.

Y, una vez más, todas las versiones incluyen cámara de visión trasera y sensores de aparcamiento traseros, salvo en el acabado Concept. Es una pena que no se pueda añadir como opcionales ninguna de estas dos características en el acabado Concept. Sin estas funciones para mejorar la seguridad, el Rio solo obtiene una puntuación de tres estrellas en las pruebas de Euro NCAP. Con dichas funciones, la puntuación mejora hasta alcanzar las cinco estrellas, con unos resultados impresionantes en la seguridad de los ocupantes adultos y de los niños.

“De la gama actual de motores de gasolina del Kia Rio, el 1.0 T-GDI de 100 CV es el que menos consume, gracias a su cifra oficial de consumo combinado de 5,8 l/100 km en las pruebas según el protocolo WLTP. También hay que sumar que todos los Río con caja de cambios manual utilizan la tecnología ISG Intelligent Stop and Go, que apaga el motor cuando está en parada. Este motor consume 6,1 l/100 km según las cifras reales”.

Si quieres un Rio con un motor de diésel, una versión de segunda mano con el motor 1.1 CRDi ofrece una cifra de consumo real de 4,3 l/100 km, un 20 % más que la cifra de consumo oficial, de 3,6 l/100 km.

“Un Kia Rio con tres años y al que le quedan cuatro años de garantía tendrá un precio a partir de 7 500 €. Un coche con este precio tendrá un motor 1.25 de gasolina y vendrá con unos 50 000 kilómetros en el cuentakilómetros”.

Te costará unos 12 500 € un Rio más nuevo, con un año, con el acabado Drive y con el motor turbo 1.0 de gasolina de 100 CV. Las ruedas de estos coches habrán recorrido unos 25 000 kilómetros.

Si se elige seguir la ruta de los kilómetro 0, se puede encontrar un Rio con el mismo acabado y con 5 000 kilómetros por 14 900 € en un concesionario de Kia, lo que supone un buen ahorro sobre el precio de salida del coche.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Kia mantiene la sencillez y comienza la gama con el acabado Concept. Este acabado incluye llantas de aleación de 38 cm (15 pulgadas) y una tapicería de tela negra lisa. Se puede ajustar la altura del asiento del conductor e incluye aire acondicionado, elevalunas eléctricos delanteros y una pantalla para el sistema de infoentretenimiento de 9,7 cm (3,8 pulgadas) en blanco y negro con conexión Bluetooth.

Una mejor opción es el acabado Drive, que incluye llantas de aleación de 41 cm (16 pulgadas), detalles exteriores en negro brillante, limpiaparabrisas con sensor de lluvia, sensores de aparcamiento traseros y luces de circulación diurna LED. Por dentro, los asientos son de tela negra de lujo, el volante es de cuero, los elevalunas son eléctricos y se incluye el control de velocidad de crucero y la pantalla táctil de 17,8 cm (7 pulgadas) para el sistema de infoentretenimiento, además de cámara de visión trasera.

La lista finaliza con climatizador automático y el sistema de infoentretenimiento con navegación y servicios de conectividad Kia, con actualizaciones de TomTom para el tráfico y radares de velocidad (en versiones recientes, se ofrece el sistema de navegación UVO Connect).

También está el acabado GT Line, que se basa en la versión Drive pero incluye llantas de aleación de 43 cm (17 pulgadas) y tubos de escape dobles para un diseño más deportivo. Como opcional, se pueden añadir faros LED. Los asientos con tapicería de cuero sintético, el volante de fondo plano y las inserciones con efecto de fibra de carbono realzan las sensaciones que proporcionan el interior.

arrow up icon
Volver arriba