logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for hyundai make

Hyundai i30 Opiniones

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2017
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Compacto
fuel iconCombustible
Gasolina, Diesel

Escrito por equipo Editorial de heycar

7/ 10
heycar opiniones
Presenta buena relación calidad-precio
Ventajas
  • Ofrece una mejor relación calidad-precio que un Volkswagen Golf

  • La calidad de conducción es cómoda

  • Mucho equipamiento de seguridad de serie (incluyendo rueda de repuesto)

Inconvenientes
  • La versión básica Essence es un poco monótona

  • El Kia Ceed tiene un interior más llamativo y con más tecnología

  • No se conduce tan bien como otros rivales

Veredicto general

"El Hyundai i30 es el equivalente automovilístico a un electrodoméstico. Si compras tu coche como si compraras una lavadora, buscando algo que tenga todo lo que deseas, con una buena relación calidad-precio y que venga con una garantía decente, el Hyundai i30 podría ser el hatchback orientado a la familia que mejor se adapte a ti".

No es tan atractivo como un Volkswagen Golf ni se conduce tan bien como un Ford Focus. Tampoco tiene un habitáculo de primera clase como el Mazda 3, pero no por eso deja de ser digno de consideración.

Está estrechamente relacionado con el Kia Ceed, es decir, comparten plataforma y motores, pero cada uno tiene diferentes insignias y se comercializan de forma ligeramente distinta. Aunque ambas propuestas son buenas, el Hyundai i30 es más barato que el Kia Ceed gracias a su versión básica más asequible.

El acabado Essence es el Hyundai i30 más económico y es muy básico. No tiene una pantalla de infoentretenimiento, no cuenta con acabados cromados brillantes ni tapicería de cuero, y no recibes ningún tipo de asistencia a la hora de aparcar. Aunque esto pueda atraer a algunos compradores, recomendamos reducir la búsqueda a las versiones Klass o superiores.

La línea de motores se compone de dos gasolinas (una unidad 1.0 de tres cilindros y una 1.4 de cuatro cilindros) y un diésel (el 1.6 CRDi). Aunque valoramos mucho el pequeño 1.0, es mejor un 1.4 si sales de la ciudad con frecuencia. El diésel es muy eficiente y les irá muy bien a los conductores que recorran grandes kilómetros, pero no tiene nada de espectacular. Además, es más caro de comprar.

El Hyundai i30 tiene una conducción bastante suave, pues absorbe sin problema las superficies con baches de la carretera y se desliza cómodamente. Ni siquiera las ruedas más grandes alteran el viaje. No es muy ágil en las curvas, pero está bien plantado y transmite seguridad al conducirlo.

Hablando de seguridad, tiene una puntuación alta en lo que respecta a ese tema. Hay muchos sistemas de asistencia a la seguridad que vienen de serie, incluso en las versiones más asequibles. El sistema de mantenimiento de carril rectificará un poco la dirección si se desvía del carril, mientras que la alerta de atención al conductor te informará cuando sea conveniente detenerse si detecta que estás cansando.

Hay puntos ISOFIX para instalar asientos infantiles en la parte de atrás, lo cual es bastante fácil gracias a que las puertas traseras tienen una gran apertura. El espacio en la parte de atrás no es muy amplio para los adultos, pero sí es suficiente para los pasajeros ocasionales. El maletero es ligeramente más grande que el de otras alternativas como el Volkswagen Golf, mientras que el suelo del maletero ajustable y los asientos traseros abatibles incrementan la versatilidad.

Nadie se va a entusiasmar con el Hyundai i30, pero es un coche muy competente que se centra en la comodidad y la relación calidad-precio. Una garantía transferible de cinco años con kilometraje ilimitado lo convierten también en una opción sensata como coche de segunda mano.

A pesar de que el Hyundai i30 no sobresale para bien en ningún aspecto en particular, tampoco lo hace para mal. Funciona correctamente y te ahorra dinero gracias a sus bajos costes de mantenimiento y a sus precios asequibles en segunda mano. Nos gusta lo cómodo que es y la cantidad de equipamiento que trae de serie, siempre y cuando se evite el acabado básico Essence. Se trata de un coche recomendable, incluso si carece del atractivo de un Volkswagen Golf.

Si estás buscando la versión anterior, necesitas nuestra Reseña del (Hyundai i30 2012-2017).

¿El Hyundai i30 es adecuado para ti?

El Hyundai i30 no es un coche que vaya anunciando a gritos tu éxito en la vida. No atraerá miradas de admiración en la puerta de tu casa como un Volkswagen Golf, ni impresionará en el camino al cole de la misma manera que un SUV crossover como el Nissan Qashqai,

pero cumple todos los requisitos si lo que quieres es un coche que te lleve de un lugar a otro. Es cómodo, presenta una buena relación calidad-precio y no tiene un aspecto tan barato y desagradable como se podría esperar de un modelo coreano económico. Con motores austeros, bajos costes de mantenimiento y una amplia garantía, el Hyundai i30 es, en definitiva, una elección muy razonable.

¿Cuál es el mejor modelo/motor de Hyundai i30?

Consideramos que los niveles medios de acabado presentan la mejor combinación de economía y lujo relativo. Evita la versión más barata, Essence, y ten en cuenta las versiones Klass y Tecno, que están bien equipadas y también son asequibles. La versión N-Line es un poco más deportiva y el acabado Style tiene más clase, pero si eso es lo que deseas, probablemente deberías buscar alternativas más convencionales.

En cuanto a los motores, no te molestes en ir a por un diésel a menos que ruedes infinidad de kilómetros. El 1.0 de gasolina será lo suficientemente potente para muchos conductores, aunque el 1.4 es una opción más refinada si planeas usar el Hyundai i30 en viajes por autopista. Ningún Hyundai i30 es caro de mantener.

¿Qué otros coches son similares al Hyundai i30?

No compres un Hyundai i30 sin antes considerar el Kia Ceed, que se parece mucho. Está mejor equipado por lo que cuesta, y viene con una garantía más amplia (aunque limitada a 150.000 kilómetros). 

El Opel Astra es bastante soso, pero hay otra opción de hatchback orientado a la familia competente (y asequible), como el nuevo Skoda Scala. Luego hay opciones un poco más estilosas, incluyendo el Volkswagen Golf, Seat Leon, Ford Focus y el Mazda 3. Todos tienen interiores algo mejores y son más agradables de conducir, pero no obtienes tanto por lo que pagas como en el caso del Hyundai i30. Si la practicidad es importante, recomendamos un Honda Civic o el Skoda Octavia.

¿Listo para tener un i30 de la mejor calidad?

  • Coches con pocos kilómetros

  • Solo concesionarios seleccionados


  • Certificados y garantizados


"El Hyundai i30 es una elección popular como coche de empresa para recorrer muchos kilómetros, y eso se refleja en su comodidad. Los asientos tienen un gran apoyo, sea cual sea la versión que se compre, y el ajuste es amplio tanto en el asiento del conductor como en el volante, lo que hace que encontrar una postura adecuada sea coser y cantar".

El soporte lumbar ajustable del asiento del conductor viene de serie en todas las versiones menos en las básicas Essence y Klass, al igual que el ajuste de altura, lo que permite priorizar una posición de conducción dominante o la sensación de estar cerca de la carretera.

El acabado Style viene con ajuste eléctrico del asiento del conductor, lo cual es especialmente útil si habrá más de una persona que conduzca el coche. Solo tienes que sentarte, tocar unos botones aquí y allá y listo, una posición de asiento óptima.

Aunque el habitáculo del Hyundai i30 no está para ganar ningún premio de estilo, tampoco es de los que sacan a uno de quicio. Es funcional y está bien diseñado,

con muchos botones colocados estratégicamente para manejarlos de forma fácil e intuitiva.

Calidad y acabado

El Hyundai i30 no es tan lujoso como un Volkswagen Golf o un Mazda 3, pero se ve bien acabado y está más que capacitado para sobrellevar la vida familiar.

Depende mucho de las especificaciones. Las versiones Essence de entrada de gama son bastante monótonas. El acabado Klass incluye un volante y un pomo de la palanca de cambios forrados en cuero que hacen que el habitáculo del Hyundai i30 resulte un poco más agradable.

Los asientos de cuero parcial o total de las versiones de gama alta también aumentan la calidad del habitáculo, pero aun así, no están a la par de un Volkswagen Golf. Por otra parte, ninguno de los acabados de plástico parece muy frágil, y lo cierto es que no tiene el aspecto de coche barato que tenían los Hyundai hace unos años.

Sistema de infoentretenimiento

El sistema de infoentretenimiento es otro aspecto en el que el Essence hará que desees haber elegido una versión de gama superior. El Hyundai i30 más barato no tiene un sistema de infoentretenimiento convencional con pantalla táctil, sino que se conforma con un anticuado sistema de radio con botones a los lados. Su aspecto está bastante desfasado y está colocado en la parte superior del salpicadero para recordarte que no compraste una versión más cara.

Es el tipo de cosas que son aceptables en un coche urbano barato, pero no en uno del tamaño (y precio) de un Hyundai i30. La parte positiva es que tiene conectividad Bluetooth, lo que te permite llamar y recibir llamadas en marcha, o transmitir música desde tu dispositivo móvil. Si no te interesa la complicación de que viene con una pantalla táctil sofisticada, este coche es para ti.

Si eliges una versión Tecno o superior, obtendrás un mejor sistema de infoentretenimiento de 20,3 cm (8 pulgadas) con Apple CarPlay y Android Auto. Es más pequeño que la pantalla de 26 cm (10,25 pulgadas) que equipa la mayoría de los coches de la gama de Kia Ceed, pero es fácil de usar y tiene un buen diseño.

Solo ciertos niveles de acabado (Tecno, N-Line y Style) tienen navegador incorporado, pero eso no supone un gran obstáculo, en nuestra opinión. Si tienes un dispositivo móvil con gran cantidad de datos al mes, recomendamos conectarlo y usar aplicaciones de terceros como Google Maps o Waze, ya que funcionan mejor.

Es posible que los amantes de la música se sientan decepcionados puesto que el Hyundai i30 no cuenta con ningún sistema de sonido de primera calidad. Las versiones N-Line y Style tienen un cuadro de instrumentos LCD de 8,9 cm (3,5 pulgadas) y 10,7 cm (4,2 pulgadas) respectivamente.

Espacio y practicidad

El Hyundai i30 no es nada emocionante en lo que respecta al espacio interior, pero está a la par de rivales como el SEAT León o el Ford Focus. Si la practicidad es importante, Hyundai vende una versión familiar del i30 (así como una versión deportiva Fastback), pero también te aconsejamos considerar un coche un poco más grande como el Skoda Octavia o incluso un SUV crossover como el Hyundai Tucson.

La cantidad de espacio en la parte delantera es buena, y puedes ajustar la altura del asiento del conductor si requieres más espacio para la cabeza. Excepto en las versiones Essence y Klass, el resto de la gama cuenta, además, con asiento de pasajero ajustable en altura.

Hay mucho espacio de almacenamiento, con portavasos generosos, espacios grandes de almacenamiento laterales y, en la mayoría de las versiones, un práctico compartimento debajo del reposabrazos delantero.

En la parte trasera, las personas altas se sentirán un poco apretadas, pero no más que en la mayoría de los rivales (del Skoda Octavia, al menos). Como ocurre con el Kia Ceed, el suelo del Hyundai no es del todo plano, de modo que los pasajeros del asiento del medio se verán un tanto privados de espacio para los pies. No se puede decir lo mismo del espacio para los codos...

Las puertas traseras de apertura amplia son muy prácticas, y los asientos traseros exteriores están equipados con puntos de anclaje ISOFIX de fácil acceso.

Con capacidad para 395 litros de equipaje, el maletero del Hyundai i30 es del mismo tamaño que el del Kia Ceed, y solo un poco más grande que el del Volkswagen Golf o el Ford Focus. El borde del maletero bajo y el suelo de altura variable facilitan el acceso; además, su forma cuadrada hace que sea muy útil. Cuando lo necesites, los asientos traseros se abaten fácilmente, proporcionando hasta 1301 litros de espacio.

Cabe destacar que todos vienen con una rueda de repuesto minimizada, lo que puede ahorrarte muchas molestias en caso de pinchazo.

+ Elección de asiento de coche

"El Hyundai i30 está enfocado a la comodidad y, aunque parece que flota en carreteras muy bacheadas, no resulta tan ágil como un Ford Focus. Es agradable, ya que la mayoría de nosotros preferimos que un coche como este nos lleve a nuestro destino cómodamente en lugar de hacernos sentir como Fernando Alonso".

Incluso con las ruedas de aleación más grandes, la suspensión no se ve tan afectada en carreteras poco idóneas. Absorbe todo a su paso, y solo se sienten los golpes más duros.

Se inclina un poco en las curvas, lo cual no es bueno si quieres evitar el mareo de los niños en la parte trasera, pero es fácil aprender a controlarlo un poco y disfrutar de la comodidad que ofrece. La dirección resulta bastante neutra pero segura, y no se va a quedar sin agarre a menos que te pases con el pie derecho al tomar las curvas. Si eso ocurre, el subviraje será controlado.

La buena visibilidad frontal y las dimensiones más o menos compactas hacen del Hyundai i30 un coche fácil de conducir por ciudad. La vista hacia atrás no es muy buena, pero eso también ocurre en la mayoría de los rivales del Hyundai i30. Por suerte, en los acabados Tecno y superiores, las versiones tienen una buena cámara de visión trasera y sensores de aparcamiento traseros, lo cual es muy útil cuando se retrocede en lugares estrechos.

El Hyundai i30 transmite la sensación de ser buen coche en autopista, donde la dirección relajada ayuda a que no se balancee demasiado. La cómoda suspensión, por su parte, consigue que el coche parezca mucho más grande y de primera clase.

Motores y cajas de cambios

El 1.0 gasolina suele ser la opción más barata en el mercado de segunda mano. No lo descartes por su tamaño, es un motor pequeño pero vivaracho que tiene mucha potencia y hace que conducir por ciudad sea muy fácil. El motor del Hyundai i30 es ligeramente más lento que el que monta el Kia Ceed, muy similar, pues tarda 11,1 segundos en alcanzar los 100 km/h, pero se ocupa bien del tráfico, siempre y cuando no te importe cambiar de marcha con frecuencia.

La caja de cambios manual, por cierto, está bien, no es tan precisa como la que lleva el Ford Focus, pero hace su trabajo con un cambio suave y un pedal de embrague ligero.

Si conduces habitualmente por carreteras con límites de velocidad más altos, puede que prefieras la potencia extra del 1.4 más grande. Es una unidad de cuatro cilindros, por lo que resulta un poco más robusto que el pequeño 1.0. Con sus 140 CV, acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos, o sea que es suficientemente rápido como para aumentar la velocidad en una incorporación de la autopista o en un adelantamiento. Este motor también dispone de una caja de cambios automática de doble embrague que está bien si realmente quieres un automático, pero no es tan suave como la transmisión por convertidor de par que equipa el último Ford Focus.

Evitaríamos los diésel a menos que se rueden muchos kilómetros por autopista. Si es tu caso, el 1.6 CRDi está bien, pero no ofrece nada del otro mundo. Su par genera una gran potencia a bajas revoluciones, pero no es más rápido que uno de gasolina.

Refinamiento y niveles de ruido

Al igual que el Kia Ceed, el Hyundai i30 no es tan refinado como cabría esperar. El nivel de ruido de la carretera y del viento es bastante elevado, especialmente a altas velocidades. No debería ser tan grave como para descartarlo, pero si luego conduces un Volkswagen Golf, que es líder en su clase, notarás la diferencia.

En los motores tricilíndricos tan de moda, la unidad 1.0 hace un ruido bastante característico, sobre todo cuando se le pisa bien (y no te quedará más remedio que hacerlo si quieres llegar a algún sitio). No es desagradable, pero cansa un poco, especialmente si se recorren muchos kilómetros. Tampoco ayuda la vibración que se transmite a través de los pedales y la palanca de cambios.

El 1.4 T-GDi es el más avanzado, solo hace un ruido peculiar a altas revoluciones, algo que no tiene por qué ocurrir demasiado gracias al par extra que ofrece. Optar por uno con la caja de cambios automática no mejora los niveles de refinamiento, ya que a veces se aturulla y selecciona una marcha más baja de lo que sería necesario.

Como la mayoría de los diésel, el 1.6 CRDi traquetea de una manera bastante peculiar, pero tampoco es más ruidoso que otras alternativas como un Ford Focus diésel.

Equipamiento de seguridad

El Hyundai i30 está lleno de equipamiento de seguridad y, por suerte,

la mayor parte viene de serie en toda la gama.

Las versiones Style vienen con un sistema de detección de puntos ciegos que avisa si hay un vehículo fuera del campo de visión, y una alerta trasera de tráfico cruzado, que avisa si hay otro coche aproximándose al dar marcha atrás en un aparcamiento. Ambas funciones son muy útiles y pueden prevenir fácilmente una colisión.

En caso de accidente, el Hyundai i30 es un coche muy seguro. En la prueba Euro NCAP obtuvo una impresionante nota de cinco estrellas (sobre cinco) tras someterlo a las pruebas de choque en 2017. Esta nota incluye una puntuación del 88 % para los ocupantes adultos y del 84 % para los niños. Sus funciones de seguridad para los peatones recibieron una calificación del 64 %, mientras que su tecnología de asistencia de seguridad fue premiada con un 68 %.

"Aunque un diésel pueda ser tentador por su impresionante ahorro de combustible, es mejor no descartar las versiones de gasolina. El 1.0 T-GDi llega a los 5,7 l/100 km en el ciclo combinado WLTP (según el nivel de acabado y el tamaño de rueda). Obviamente, todo depende de cómo se conduzca. Si se le pisa mucho, el pequeño motor turbo de tres cilindros será bastante menos eficiente en el mundo real".

Aunque un diésel pueda ser tentador por su impresionante ahorro de combustible, es mejor no descartar las versiones de gasolina. El 1.0 T-GDi llega a los 5,7 l/100 km en el ciclo combinado WLTP (según el nivel de acabado y el tamaño de rueda). Obviamente, todo depende de cómo se conduzca. Si se le pisa mucho, el pequeño motor turbo de tres cilindros será bastante menos eficiente en el mundo real.

El 1.4 gasolina consume un poco más, y oficialmente alcanza los 6,4 l/100 km, aunque puede que la diferencia entre los dos motores de gasolina sea insignificante en la conducción real. El 1.4 es, en realidad, un poco más eficiente con la caja de cambios automática DCT, ya que puede bajar hasta los 6,2 l/100 km.

Si quieres un diésel, el 1.6 CRDi de 115 CV consume 4,8 l/100 km con la caja de cambios manual, y 4,7 l/100 km con la transmisión automática DCT.

"Aunque el Hyundai i30 no tiene el atractivo de un Volkswagen Golf, sí goza de una muy buena relación calidad-precio en el mercado de segunda mano, especialmente porque viene con una garantía transferible de cinco años y kilometraje ilimitado".

Con un presupuesto de 11.300 € puedes acceder a una versión Klass de dos años con motor 1.0 de gasolina. Si quieres algo más de exclusividad, el acabado Style de la misma antigüedad te costará unos 18.900 € con el motor 1.4 de gasolina, o 21.400 € en el caso del diésel.

Si prefieres un coche de kilómetro cero, te animamos a que busques unidades ya matriculadas. Se trata de coches que han pedido los concesionarios, pero que se venden como nuevos, matriculados y listos para salir a la calle. En general, tendrás acceso a un descuento importante en comparación con el precio de venta normal y podrás saltarte la lista de espera, aunque no podrás ser quisquilloso con el color ni con los extras.

Hemos visto versiones Klass kilómetro cero con el motor 1.0 T-GDi y solo 150 kilómetros en el cuentakilómetros anunciados por unos 17.500 €, es decir, un ahorro de 1.900 € en comparación con el precio oficial. Hay ahorros más importantes en versiones más caras. Un N-Line con el motor de gasolina 1.4 y transmisión automática DCT se puede adquirir por 22.500 €, lo que supone una reducción de 3.600 € con respecto al precio oficial.

Las versiones diésel son más raras y tienen un precio superior en el mercado de segunda mano. Pagarás alrededor de 12.900 € por una unidad de dos años con el acabado sencillo Klass, mientras que un Style de la misma antigüedad podría costarte alrededor de 22.000 €.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

La gama Hyundai i30 es bastante extensa. Evitaríamos la versión básica Essence (a menos que sea un chollo) pues es bastante simple, con especificaciones que incluyen ruedas de acero de 38 cm (15 pulgadas), ajuste manual de la altura del asiento del conductor, aire acondicionado manual, control de velocidad de crucero y radio con conectividad Bluetooth.

Un Klass no debería ser mucho más caro en el mercado de segunda mano. Cuenta con funciones atractivas como llantas de aleación de 38 cm (15 pulgadas), aunque también se pueden encontrar de 41 cm (16 pulgadas), volante y pomo de la palanca de cambios forrados en cuero, faros antiniebla delanteros, reposabrazos delantero, retrovisores eléctricos y calefactables, cámara de visión trasera y pantalla táctil multimedia de 20,3 cm (8 pulgadas) con Apple CarPlay y Android Auto. Si quieres navegador, busca una versión Tecno, aunque creemos que Google Maps a través de Apple CarPlay/Android Auto funciona mejor.

La versión deportiva N-Line viene con llantas de aleación de 46 cm (18 pulgadas), o 43 cm (17 pulgadas) en el caso de las unidades con motor 1.0 T-GDi de 120 CV, parachoques traseros y delanteros personalizados, insignia N-Line en la palanca de cambios y el volante, tapicería N-Line, ajuste en altura de los asientos del pasajero delantero, climatizador bizona, arranque sin llave y botón para activar o desactivar el sistema start/stop, espejo retrovisor con atenuación automática,

limpiaparabrisas automáticos, retrovisores exteriores plegables eléctricos con luces de cortesía, sensores de aparcamiento traseros (además de la cámara de visión trasera), y faros de carretera y traseros LED.

La versión Style cuenta con llantas de aleación de 43 cm (17 pulgadas), marcos cromados en las ventanillas, ajuste eléctrico del asiento del conductor, tapicería de tela y cuero sintético, sistema automático de desempañado del parabrisas delantero,

lunas traseras tintadas, salidas de aire traseras en la consola central, retrovisores plegables automáticos, freno de estacionamiento electrónico con función de retención automática, sensores de aparcamiento traseros, cuadro de instrumentos con pantalla LCD de 10,7 cm (4,2 pulgadas), navegador, cargador inalámbrico de dispositivos móviles, sistema de detección de puntos ciegos, alerta de tráfico transversal trasero y techo solar panorámico. Sofisticado.

Modelos similares

Mazda 3

Kia Ceed

arrow up icon
Volver arriba