Icon for mercedes-benz make

Mercedes-Benz Clase A Opiniones

1 / 8

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2018
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Compacto
fuel iconCombustible
Gasolina,Diesel,PHEV

Escrito por el equipo editorial de heycar

9/ 10
heycar opiniones
compacto prémium atractivo y deseable
Ventajas
  • Sistema de infoentretenimiento con un diseño innovador

  • Interior muy elegante

  • Cómodo y seguro de conducir

Inconvenientes
  • Mediocre en cuanto a practicidad

  • La integración con smartphones debería ser de serie en todos los modelos

  • El motor de gasolina A200 no es tan refinado

Veredicto general

"El Mercedes-Benz Clase A ha recorrido un largo camino desde sus inicios. Se presentó por primera vez en 1997 como un concepto de vehículo monovolumen de tamaño reducido que volcaba nada más ver un alce. Con el paso de los años se fue transformando en un compacto «prémium» más convencional que sería el modelo de entrada a Mercedes-Benz y que deleitaría a los compradores preocupados por su imagen pero con un presupuesto limitado".

Este modelo de cuarta generación, sin embargo, es una cuestión completamente diferente. Mientras que el Audi y el BMW son mejores y más deseables que nunca, el pequeño Benz se ha modernizado mucho. Por fin ofrece la cómoda y sofisticada experiencia de conducción que se espera de un Mercedes, a la vez que se equipara a sus rivales en espacio y versatilidad. En cuanto a la calidad, todavía no tiene la solidez de remates indiscutible que tienen sus rivales, pero en todo caso, los supera en cuanto a elegancia y estilo.

Gran parte de ello se debe a los materiales absolutamente sorprendentes, y el resto se debe al sistema de infoentretenimiento de alta tecnología que domina el habitáculo, con sus pantallas gemelas, sus gráficos nítidos y su gran funcionalidad. 

La lista de equipamiento de serie está un poco mal planteada (no todas las versiones tienen Apple Carplay/Android Auto, por ejemplo), pero la mayor parte de lo que necesitas está incluido, además de otras cosas. El equipamiento de seguridad también está bien resuelto y, con una gama de motores potentes y eficientes, los costes de mantenimiento estarán a la par de los de los principales rivales, al igual que los precios de compra.

¿Es el mejor coche de su categoría? Bueno, la verdad es que no: creemos que el honor recae en el BMW Serie 1 una vez considerados todos los aspectos. Sin embargo, los márgenes son estrechos, y diferentes coches se adaptan a diferentes personas. Si buscas un coche cómodo que deslumbre con su equipo de infoentretenimiento y su lujoso interior, entonces el Mercedes-Benz Clase A podría ser el mejor de su categoría para ti.

Si estás buscando la versión anterior, necesitas nuestra reseña Mercedes-Benz Clase A (2012-2018).

¿El Mercedes-Benz Clase A es adecuado para ti?

Si has decidido comprar un compacto prémium como el Mercedes-Benz Clase A, entonces probablemente ya has tomado la decisión, consciente o inconscientemente, de que una alternativa más convencional como un Ford Focus o un Opel Astra no te encajan. En efecto, ni siquiera el Volkswagen Golf (un coche que se sitúa entre ambos extremos de la frontera entre clases) será suficiente para ti, y solo algo con una insignia prémium te servirá.

Si has llegado a esta decisión, entonces se trata básicamente de un enfrentamiento entre tres coches: el Audi A3, el BMW Serie 1 y el Mercedes-Benz Clase A. Entonces, ¿qué te da el Mercedes-Benz Clase A que los otros no? Bueno, los márgenes son mínimos, pero hay diferencias. El Mercedes es un coche un poco más cómodo y más fácil de conducir que sus rivales, mientras que la impresionante calidad y el diseño fresco le dan a su interior un gran impacto visual. El inteligente sistema de infoentretenimiento será lo que lo decante la balanza para la mayoría de los compradores, sin embargo.

¿Cuál es el mejor modelo/motor del Mercedes-Benz Clase A?

Para la mayoría de los compradores, creemos que el motor de entrada, el diésel A180d, será el adecuado. Es el más atractivo de los dos motores que hemos probado (el otro es el A200 de gasolina), con una entrega de potencia alegre y un refinamiento decente, se queda en un precio de compra contenido. Es más, muchos Mercedes-Benz Clase A se convierten en coches de empresa, y dado que este motor (junto con todos los demás diésel de la Clase A) cumple con la normativa RDE2, el usuario/comprador evita el recargo del 4 % en sus impuestos por retribuciones en especie.

En términos de equipamiento, es una decisión complicada. El acabado básico te ofrece todo lo que realmente necesitas, como climatizador, control de crucero, tapicería de cuero, navegador GPS incorporado y un inteligente sistema de infoentretenimiento, pero lo único que le falta es Apple Carplay/Android Auto. Si lo quieres de verdad, y creemos que la mayoría de los compradores lo querrán, entonces adquirir un paquete es la forma más barata de conseguirlo. Pero si puedes vivir sin la integración con smartphones, quédate con el básico.

¿Qué otros coches son similares al Mercedes-Benz Clase A?

Cualquier coche de Mercedes siempre tendrá en el punto de mira a los rivales de dos marcas más que a cualquier otro, y esas marcas son Audi y BMW. La competencia entre este triunvirato alemán es feroz, y en el Audi A3 o el BMW Serie 1A3 y el Serie 1, respectivamente, Audi y BMW tienen productos excepcionalmente dotados en esta categoría. 

Pocos más compactos prémium luchan por conseguir ventas además de estos tres, pero los hay. El Lexus CT200h ofrece una opción híbrida con autorrecarga y, aunque Infiniti ya ha cerrado su negocio en Europa, todavía estaba sacando el Q30 cuando salió al mercado el último Mercedes-Benz Clase A. Y luego, por supuesto, siempre está el Volkswagen Golf que salva la barrera entre los compactos prémium y los más convencionales.

"Todos los Clase A tienen asientos envolventes, pero los asientos deportivos que traen los coches AMG Line y superiores son especialmente buenos".

Hay una gran cantidad de ajustes en el asiento del conductor y el volante, así que conductores de todas las formas y tamaños deberían poder sentirse cómodos, aunque algunos echarán de menos que el asiento se pudiera bajar un poco más: te sientes más alto que en los rivales.  Sin embargo, esto ayuda a tener una visión clara de la carretera, aunque la visión por detrás se ve ligeramente afectada por los voluminosos pilares que flanquean la luna trasera. Afortunadamente, todas las versiones vienen con una cámara de marcha atrás para facilitar las maniobras de aparcamiento. 

El salpicadero está dominado por las dos pantallas digitales de las que hablaremos más adelante en la sección de infoentretenimiento, pero nos gusta el hecho de que los controles del aire acondicionado sean botones físicos separados del sistema de infoentretenimiento. Esto significa que puedes hacer pequeños ajustes sin tener que desplazarte por un menú tras otro y los botones en sí están colocados de forma lógica y son fáciles de usar. Sin embargo, el volante multifunción está completamente cubierto de controles pequeños e incómodos y, al ser tantos, es difícil recordar para qué sirve cada uno.

Calidad y acabado

Puede que sea el coche más barato que ofrece Mercedes, pero no se percibe como el miembro pobre de la familia, ni mucho menos. La calidad de los materiales utilizados te hace sentir como si estuvieras en una berlina ejecutiva en vez de en un compacto familiar y, lo que es más importante, son tan buenos como cualquier otro en su categoría. La pantalla doble y los conductos de ventilación grandes y ostentosos también ayudan a darle mucho estilo al diseño interior. Por otro lado, las diversas incrustaciones de cuero cosido, aluminio cepillado, cromo y paneles negros brillantes son un indicativo de la gran variedad de texturas y colores de los que dispone. Estéticamente, por lo tanto, es de los mejores en su categoría.

Pero, por muy elegante que sea, el interior del Clase A no parece tan sólido o consistente como el de sus rivales de Audi y BMW: los resquicios y salientes en ciertos lugares dan como resultado algunos chirridos y flexiones mayores que en los otros coches alemanes, lo que significa que el Mercedes no se percibe tan compacto ni tan sólido. No se queda muy atrás, sin embargo, y sin duda no hay razón para quejarse.

Sistema de infoentretenimiento

Como en todos los últimos coches de Mercedes, el habitáculo del CLA está dominado por dos pantallas montadas una al lado de la otra delante del conductor. Se ocupan de la mayoría de las funciones del coche y las presentan en una unidad integrada. Entre ellas, encontramos información que normalmente se despliega en los cuadros de instrumentos analógicos convencionales. 

El sistema se maneja tocando y deslizando la pantalla izquierda, o utilizando el panel táctil (como el de los ordenadores portátiles) y los botones de acceso directo situados en la zona central entre los asientos delanteros. Los gráficos son muy nítidos y los menús tienen una disposición bastante lógica, por lo que es bastante fácil orientarse en el sistema, pero el controlador del panel táctil es menos preciso y distrae más que el mando giratorio iDrive que tendrías en un BMW Serie 1. 

Dicho esto, también puedes controlar el sistema a través de un sofisticado sistema de control por voz diseñado para reconocer el habla natural en lugar de comandos específicos y, afortunadamente, funciona bien.

El tipo concreto de tu sistema dependerá del acabado que elijas. En el acabado básico, Sport y AMG Line ambas pantallas miden 7,0 pulgadas, y el sistema admite radio DAB, Bluetooth y navegación por disco duro, pero no Apple Carplay/Android Auto. 

La integración del teléfono inteligente se ofrece, junto con la carga de teléfono inalámbrica, si se actualiza a los paquetes Sport o AMG Line Sport y, además, su pantalla izquierda se amplía a un dispositivo más grande de 10,25 pulgadas. Si decides subir a AMG Line Premium or Premium Plus, la pantalla derecha se amplía al mismo tamaño que la de la izquierda, y también te llevas un sistema de sonido mejorado de 225 W y realidad aumentada para tu navegador. Este sistema superpone los gráficos de instrucción sobre la imagen de la carretera que capta la cámara del coche y va indicando con precisión hacia dónde hay que ir. Tiene un aspecto estupendo y también es muy práctica. 

Espacio y practicidad

Tanto si acabas sentándote en la parte delantera como en la trasera del Clase A, tendrás un espacio muy similar a la que tendrías en los principales rivales de Audi y BMW. Aquí no hay prácticamente diferencias entre los tres, ya que cada uno de ellos proporciona suficiente espacio para la cabeza y las piernas para que la gente alta se sienta cómoda en cualquiera de los asientos, pero sin destacar. Si puedes vivir sin una insignia prémium, rivales menos prestigiosos como el Skoda Octavia y el Ford Focus proporcionan más espacio interior. 

Dejando a un lado el espacio, sin embargo, hay diferencias sutiles. En el lado positivo, llevar tres personas en la banqueta de asientos traseros será ligeramente más cómodo en el Mercedes gracias a su túnel de transmisión más bajo, lo que significa más espacio para los pies detrás, mientras que en el lado negativo, las pequeñas aberturas de las puertas traseras del Mercedes, de forma extraña, hacen que entrar y salir de los asientos traseros sea ligeramente incómodo.

Algo parecido ocurre con el maletero. No hay prácticamente nada que comentar respecto al tamaño y los tres coches deberían satisfacer las necesidades de una familia pequeña, pero hay otros pequeños matices entre los tres. Los asientos traseros del Mercedes se pueden plegar en 40-20-40 para ampliar el área de carga, lo que es más versátil que la división 60-40 que ofrecen la Serie 1 y la mayoría de los A3. 

Sin embargo, los respaldos quedan con un ligero ángulo y hay un molesto borde en la entrada del maletero sobre el que tendrás que arrastrar objetos pesados. Eso también ocurre en el Audi y el BMW, pero estos coches también tienen un falso suelo desmontable para nivelar el escalón, mientras que el Clase A no lo tiene. Ten en cuenta, también, que el maletero de la versión eléctrica pierde 60 litros de espacio debido a las baterías.

"La configuración concreta de la suspensión que ofrece el Mercedes-Benz Clase A dependerá del motor que se elija (las versiones más potentes tienen una configuración más sofisticada en la parte trasera), pero el carácter de todos los coches es muy similar".

 Y, afortunadamente, ese carácter es muy atractivo. Mientras que los dos principales competidores del Mercedes, el Audi A3 y el BMW Serie 1, tienen un toque ligeramente firme y deportivo, el Mercedes-Benz Clase A muestra un planteamiento un poco más suave y relajado. 

Eso significa que absorbe las pequeñas imperfecciones de la carretera de forma un poco más eficaz y no rebota demasiado en baches con bordes afilados tampoco, lo que lo convierte en uno de los coches más cómodos de la categoría. Sentirás la carrocería flotar un poco más en carreteras de curvas, pero no hasta el punto de que estés balanceándote como en una piscina de bolas.

Sentirás un poco más de inclinación de la carrocería en las curvas que en el Audi y el BMW, también, por lo que no se siente tan directo o ágil. Dicho esto, sin embargo, el Mercedes-Benz Clase A tampoco se queda muy atrás. El balanceo de la carrocería es progresivo y predecible, por lo que los cambios de dirección rápidos no resultan inquietantes, a la vez que hay mucho agarre y una dirección precisa y exacta. Es cierto que la dirección puede resultar un poco ligera para algunos gustos, pero ayuda a hacer la vida más fácil cuando se circula por entornos urbanos estrechos.

Además, hemos probado el Mercedes-Benz Clase A en una variedad de tamaños de ruedas diferentes, que a menudo pueden tener un gran efecto en la forma en que un coche se conduce y comporta. Pero en los coches que hemos probado no hay mucha diferencia.

Motores y cajas de cambios

El A180d probablemente sea la opción más popular entre los compradores de diésel y tiene un motor de 1,5 litros con 116 CV. Se percibe muy animado y con ganas de reaccionar al principio, lo que le da un carácter agradablemente alegre, pero si de verdad pones el pie en el acelerador, verás que no dispones del nivel de rendimiento prometido por el tramo inicial del pedal. Dicho esto, será más que suficiente para la mayoría de los conductores, y es nuestro favorito de los motores que hemos probado hasta ahora. 

La gama de gasolina comienza con el A180, que utiliza un motor turbo de 1,3 litros que produce 136 CV, pero tampoco lo hemos probado todavía. Sin embargo, hemos probado el A200, que tiene una versión de 163 CV del mismo motor. Se nota que funciona y responde muy bien desde el punto más bajo del rango de revoluciones, lo que hace que la aceleración sea bastante relajada, pero al meterle más caña, resulta sorprenderte que no dé más de sí.

Como todos los motores de entrada de la gama, el A200 viene con una caja de cambios manual de seis velocidades de serie, pero también se puede pedir con una automática de doble embrague de siete velocidades opcional. Esta última opción no nos la plantearíamos. Independientemente del modo de conducción que elijas, resulta más bien dubitativo a la hora de subir de marcha y demasiado entusiasta a la hora de bajar de marcha, lo que significa que el motor trabaja mucho de forma innecesaria durante demasiado tiempo. 

La caja de cambios también es lenta al engranar cuando aceleras. Esto significa que no pasa nada durante uno o dos segundos después de apretar el pedal y, justo cuando empiezas a preguntarte dónde se fue toda la potencia, te mueves hacia delante mucho más fuerte de lo que pretendías.  

Sin tener en cuenta las versiones deportivas AMG 35 y 45 S (las cuales evitaremos mencionar en esta reseña, ya que esas versiones tienen las suyas propias), el motor de gasolina de gama más alta es el CLA250, al tratarse de un 2.0 de 224 CV. Aún no lo hemos probado, y desafortunadamente, tampoco hemos probado la versión más interesante, el A250e. Este híbrido enchufable utiliza el motor de gasolina de 1,3 litros que se encuentra en el A180 y el A200, y lo combina con un motor eléctrico para producir 218 CV. Tenemos muchas ganas de probarlo.

Refinamiento y niveles de ruido

De los dos motores que hemos probado, el diésel A180d impresiona más que el A200 de gasolina. El diésel no es el motor más silencioso o suave de su tipo, pero es lo suficientemente bueno en ambos sentidos como para convencer a los compradores más exigentes. El de gasolina, por su parte, resulta menos satisfactorio. El ruido que hace todo el tiempo es un poco desagradable y cuando se le aprieta un poco comienza a sonar como si estuviera fatigado Y eso, desde luego, no es lo que se busca en un coche sofisticado como el CLA.

Escucharás un poco más de ruido aerodinámico y de rodadura a velocidad de crucero por autopista del que oirás en un A3 o en un Serie 1, y también notarás más sonidos procedentes de la suspensión del Mercedes. Sin embargo, las diferencias no son para nada catastróficas, y el Mercedes-Benz Clase A sigue siendo una solución civilizada para desplazarse.

Equipamiento de seguridad

El Mercedes-Benz Clase A ya ha conseguido la máxima calificación de cinco estrellas después de ser hecho añicos por los expertos de Euro NCAP y, si se tiene en cuenta la cantidad realmente impresionante de equipo de seguridad de serie a bordo, no es una gran sorpresa. Además de todos los airbags y ayudas de estabilidad habituales, dispondrás de frenado de emergencia automático, asistencia de mantenimiento de carril y una visualización del límite de velocidad en el panel de instrumentos. 

También hay un capó emergente activo para ofrecer una mejor protección a los peatones en caso de que uno tenga la desgracia de entrar en contacto con la parte delantera de tu coche. Los modelos Sport y superiores tienen faros LED muy potentes, mientras que los AMG Line Premium Plus tienen unos multihaz más inteligentes con una función de luces largas activas. 

También hay un paquete opcional que incluye un conjunto de sistemas de asistencia a la conducción aún más inteligentes, como el control de puntos ciegos, alerta de tráfico cruzado (que detecta otros coches al dar marcha atrás saliendo de una plaza de aparcamiento), control de velocidad de crucero adaptativo, y ajuste automático de límites de velocidad. Este paquete solo se puede añadir al nivel de acabado más alto. Tampoco hay rueda de repuesto en ninguna versión y viene con un kit de reparación de neumáticos en todos los acabados.

Rango máximo de los coches eléctricos

Como decimos, aún no hemos probado el A250e, así que no podemos decirte cómo es, pero tiene muy buena pinta sobre el papel. Según las cifras oficiales, hará hasta 72 kilómetros con energía eléctrica con una carga completa de las baterías, aunque es probable que sea mucho menos en el mundo real (estas son cifras de laboratorio), y mucho menos aún si hace frío. 

Una carga completa tarda un poco más de tres horas en un cargador de 7 kW de tipo pared, que la mayoría de los propietarios habrán instalado en sus casas, o alrededor de cinco horas y media en un enchufe doméstico, pero este método de carga solo debe utilizarse en casos de emergencia.

"El A250e es el que mejor resultado obtiene en las cifras oficiales de la WLTP, porque logró un rendimiento de hasta 1 l/100 km en las pruebas de laboratorio".

Pero buena suerte si quieres alcanzar esa cifra en el mundo real. Pasar el máximo tiempo posible viajando con propulsión eléctrica maximizará tu rentabilidad, pero tan pronto como el motor de gasolina se encienda, tu consumo se disparará. 

Por lo demás, los motores diésel son los que mejores datos ofrecen, el A180d con una cifra de hasta 4,6 l/100 km, mientras que el A200d logra 5 l/100 km y el A220d 5,1 l/100 km. En los de gasolina, el A180 y el A200 proporcionan cifras de 6 l/100 km, mientras que el A250 alcanza los 6,9 l/100 km. Cabe señalar, también, que en los motores en los que se puede elegir entre una caja de cambios manual o automática, la diferencia en el consumo de combustible es muy pequeña.

"En el momento de escribir este artículo, los precios de los nuevos Mercedes-Benz Clase A partían de poco más de 31.600 € para el nivel de entrada A180d manual y ascendían a 42.200 € para el A250e AMG Line Premium Plus. La versión que creemos que tiene más sentido, la A180d Sport, se queda en algo más de 32.800 €".

Como es de esperar, hay muy poca diferencia entre el Mercedes y sus rivales prémium en cuanto a precio. Las tres opciones serán considerablemente más caras que los compactos convencionales, pero los compradores estarán más que preparados para ello. 

La buena noticia para los compradores de coches usados es que el Mercedes-Benz Clase A no mantendrá tan bien su valor como los Serie A3 o 1, lo que significa que los ejemplares usados serán mucho más asequibles, pero estamos hablando de diferencias mínimas. Echa un vistazo a nuestros anuncios, y encontrarás bastantes modelos A180d Sport antiguos por debajo de la barrera de los 20.000 €.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

A Mercedes le gusta complicar las estructuras de los acabados, así que puede que tengas que tener paciencia con nosotros en este caso. El coche de entrada viene con un muy buen nivel de equipamiento de serie. 

Además de todo el conjunto de infoentretenimiento y seguridad mencionado anteriormente, tienes llantas de aleación, control de crucero, cuatro elevalunas eléctricos, tapicería con aspecto de cuero, un volante de cuero, asientos delanteros con calefacción, sistema sin llave, cámara de marcha atrás y control de climatización monozona. El acabado Sport añade climatización bizona, faros LED y una tira cromada que acentúa la parrilla del radiador, pero eso es todo, aunque añade mucho al precio del coche. 

El acabado AMG Line añade una gama más completa de mejoras de estilo deportivo, junto con cristales tintados y asientos deportivos. También están los acabados Premium Sport y AMG Line Sport, que se basan en sus respectivos acabados y añaden sensores de aparcamiento delanteros y traseros y un sistema que te ayuda a maniobrar para aparcar en batería, junto con un paquete de infoentretenimiento superior. 

El AMG Line Premium mejora aún más el infoentretenimiento y añade una iluminación ambiental de 64 colores, mientras que el AMG Line Premium Plus con su exagerada denominación añade un techo panorámico eléctrico y asientos delanteros eléctricos.

Modelos más vistos

Mercedes-Benz A-Class

Mercedes-Benz E-Class

Mercedes-Benz C-Class

Mercedes-Benz Sprinter

Mercedes-Benz S-Class

Modelos similares

BMW 1 Series

Audi A3

Volkswagen Golf

arrow up icon
Volver arriba