logo for this website
0
Favoritos
Nuestra promesa
Icon for mercedes-benz make

Mercedes-Benz Clase-C

1 / 10

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2014
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Premium
fuel iconCombustible
Gasolina,Diesel,PHEV

Escrito por heycar

8/ 10
heycar opiniones
Una berlina de primera clase
Ventajas
  • Diseño elegante y discreto en el interior y el exterior 

  • Dos excelentes opciones de híbridos enchufables 

  • Excelente imagen de marca, especificaciones decentes incluso en coches de entrada de gama

Inconvenientes
  • No es tan entretenido a la hora de conducir como sus rivales principales

  • El sistema de infoentretenimiento comienza a parecer anticuado

  • La calidad del interior no parece ser de primera clase en algunos lugares 

Veredicto general

“El Mercedes-Benz Clase C sigue siendo muy atractivo, aunque haya perdido un poco de brillo al entrar en sus años crepusculares. Sigue teniendo clase y sigue siendo competitivo, sobre todo si se opta por una versión híbrida enchufable o el talentoso C 220d diésel”.

Apareció en 2014, pero se ha renovado bastante en 2018, por lo que ahora el Mercedes-Benz Clase C es un pilar absoluto en la clase ejecutiva de tamaño medio, que compite con rivales principalmente alemanes, con insignias de primera clase, como el BMW Serie 3 o el Audi A4.

Esos son los rivales del Mercedes-Benz Clase C, pero también se puede considerar el Opel Insignia o el Ford Mondeo, entre otros, aunque el Mercedes tiene la marca de mayor calidad, lo que significa que mantiene mejor su valor y cuesta menos adquirirlo durante un período de tres años.

Mercedes-Benz incluso ha llegado a ser fabricante premium más vendido en España en 2019. A nivel mundial, ese éxito se ha replicado, y el Mercedes-Benz Clase C es uno de cada cinco coches vendidos por la marca, lo cual, si se considera el gran volumen de coches que produce Mercedes, es bastante notable. 

La virtud clave del Mercedes-Benz Clase C es su comodidad y su clase discreta. Que, a primera vista, parezca un Clase S reducido, siendo el Clase S el mayor berlina de lujo de Mercedes-Benz, no es algo malo. El amplio salpicadero trajo un nuevo nivel de lujo a los coches de este tamaño, aunque habrá que gastar dinero en extras para que el interior del Mercedes tenga mejor aspecto. 

Sin embargo, la buena practicidad viene de serie. Así que no será un problema meter a cuatro personas en el habitáculo del coche, el maletero es grande y hay muchos espacios de almacenamiento más pequeños para mantener el interior ordenado. 

También hay una enorme gama de motores que cubren todo, desde los gasolina más baratos hasta los diésel austeros, híbridos que pueden funcionar solo con energía eléctrica en viajes cortos y potentes AMG con una mezcla de motores de ocho y seis cilindros.  

Ese enlace AMG no le hace ningún daño al Mercedes-Benz Clase C. De hecho, toda la gama tiene la opción del acabado AMG Line Edition, que añade un estilo de carrocería deportiva, suspensión deportiva y un montón de insignias, por lo que incluso un diésel 2.0 puede parecer una versión AMG agresiva. 

Sin embargo, si lo que prefieres es una conducción deportiva, tendrás que optar por las versiones AMG C 43 o C 63, que tienen una dirección más precisa y una suspensión más firme. La mayoría de coches de la gama Mercedes-Benz Clase C se centran en la comodidad, así que si buscas diversión en las curvas y costes bajos, la mejor opción será un BMW Serie 3.

Si lo que buscas es un berlina elegante, de buen aspecto y sorprendentemente económico, el Mercedes-Benz Clase C debería seguir ocupando el primer puesto entre tus opciones de compra. 

¿El Mercedes-Benz Clase C es adecuado para ti?

Dadas las ventas, el Mercedes-Benz Clase C berlina podría ser la respuesta a la pregunta de qué coche comprar. 

Si conduces un coche de empresa, o incluso si tienes un coche privado, entonces es probable que el Mercedes-Benz Clase C esté entre tus opciones, y la variedad de opciones casi asegura que haya uno que se adapte a tus necesidades particulares. 

Es un coche de primera clase que se las arregla para ser de lujo sin llevar la carga negativa de sus principales rivales, como los de BMW y Audi. Está generalmente subestimado, siendo más cómodo y elegante que poderoso y evidente, y eso lo hace atractivo y discreto. 

El Mercedes-Benz Clase C berlina también procede del interior de los Mercedes-Benz anteriores a MBUX (Mercedes-Benz User eXperience), así que aunque no le falta conectividad ni tecnología, todo está contenido en una pantalla de tamaño razonable y fácil de manejar con un perilla en lugar de utilizar una pantalla táctil. Podría ser ideal si eres un poco tecnófobo. Si eso te gusta, y a nosotros sí, entonces será mejor que te des prisa, ya que con el nuevo Mercedes-Benz Clase C que se revelará pronto, eso cambiará.

Si necesitas más espacio, el Mercedes-Benz Clase C Estate debería encajar en el presupuesto, ya que Mercedes también ofrece El Mercedes-Benz Clase C Coupé y el Mercedes-Benz Clase C Cabrio.

¿Cuál es el mejor modelo/motor de Mercedes-Benz Clase C?

Hay tal amplitud en la gama del Clase C de Mercedes-Benz que encontrarás algo que se adapte a tus necesidades. El Mercedes-Benz Clase C 43 AMG 4Matic es rápido y potente, si el rendimiento es lo tuyo. El Mercedes-Benz Clase C 220d devorará kilómetros de autopista, con gran autonomía. 

Si vas a conducir por ciudad en tus salidas, entonces hay una opción de híbridos enchufables de gasolina o diésel que se pueden conducir en modo eléctrico durante cortos períodos de tiempo. Ese diésel C 220d es sin duda el más versátil, mezclando rendimiento con ahorro. 

¿Acabados? De nuevo, eso depende del presupuesto, pero vale la pena considerar Avantgarde Line o AMG Line porque tienen un aspecto menos anodino que las versiones básicas SE.

¿Qué otros coches son similares al Mercedes-Benz Clase C berlina?

El BMW Serie 3 y el Audi A4 son la competencia más obvia del Mercedes-Benz Clase C, aunque Jaguar XE

Los rivales más elegantes y populares como el Volkswagen Passat, el Volvo S60, el Alfa Romeo Giulia y el Mazda 6 también encajan en el informe, aunque sin el reconocimiento de la estrella de tres puntas. 

Sería un descuido por nuestra parte no mencionar el Tesla 3, la marca eléctrica de EE. UU. que sorprendió al mercado de primera clase. Es una gran elección si vives en una ciudad donde te cobran por conducir un coche de combustión.

“Si te subes a un Mercedes-Benz Clase C después de estar sentado en cualquier Mercedes-Benz actual, te vas a sorprender”.

Aunque hasta las pantallas del sistema de infoentreteimineto de un coche como el Clase A son tan grandes que podrían hacer de cine en casa, el Mercedes-Benz Clase C es notablemente impotente.omo para doblar como un cine en casa, la Clase C es notablemente impotente. Una única pantalla de 26,3 cm (10,25 pulgadas) en las versiones AMG (o de 17,78 cm [7 pulgadas] en el resto) sale de la parte superior del salpicadero, y eso es todo.

No estamos diciendo que eso sea algo malo. El interior del Mercedes-Benz Clase C tiene un diseño limpio y sobrio para el que no existe competencia. Es un lugar muy agradable donde sentarse. Tiene unos orificios de ventilación grandes y llamativos con un efecto metálico que contrastan con el color negro que se encuentra detrás, una consola central que se extiende de forma ordenada a lo largo del salpicadero y que cuenta con todos los controles de calefacción y ventilación colocados de forma sensata, y con los interruptores adecuados. 

Todas las versiones del Mercedes-Benz Clase C vienen con un paquete de confort para los asientos que incluye soporte lumbar eléctrico de cuatro direcciones, respaldo y altura ajustables eléctricamente y ajuste manual de la profundidad del asiento. Además, la columna de dirección también se ajusta manualmente en altura y profundidad, por lo que ponerse cómodo al volante resulta muy fácil. Todas las versiones AMG vienen con asientos calefactables. 

El cuero sintético convence en todas las versiones, con cuero real opcional, las versiones de la línea AMG también ganan asientos delanteros con un contorno más deportivo. De este modo, se podría decir que el interior del Mercedes-Benz Clase C es un espacio elegante y cómodo en el que estar.

Calidad y acabado

Al ver la estrella de tres puntas de la parrilla y del volante del Mercedes-Benz Clase C, lo primero en lo que pensamos es en calidad, y eso es lo que se espera de los materiales, que tengan un acabado perfecto. 

Y eso, en general, es lo que encontramos en el Mercedes-Benz Clase C. Todo tiene buen aspecto, y la calidad del material es buena en general, pero si se presionan algunas de las piezas del acabado con cierta fuerza, se detecta cierto movimiento que indica que el Mercedes no está tan bien ensamblado como debería.

Dado que un Volkswagen Passat más convencional parece ser más consistente, es un poco decepcionante. Un Audi A4 mejora sustancialmente en comparación con el interior del Mercedes por su solidez y tacto, aunque no necesariamente por su diseño, al igual que el BMW Serie 3, pero estamos hablando de grados. El Mercedes-Benz Clase C sigue siendo un buen coche para hacer kilómetros.

Sistema de infoentretenimiento

Puede que no tenga más pantallas que el escritorio de un agente de bolsa, pero hay que recordar que el Mercedes-Benz Clase C apareció cuando el iPhone 5S de Apple era el dispositivo inteligente más popular. 

Las versiones Avantgarde, Exclusive y AMG C 43 se conforman con una pantalla de 18 cm (7 pulgadas), por lo que es probable que en realidad sea más pequeña que la pantalla de un dispositivo móvil de hoy en día. Las versiones AMG C 63 y C 63 S cuentan con una pantalla más grande de 26,3 cm (10,25 pulgadas). Además de ser lo suficientemente grande y útil, el hecho de que no domine el salpicadero no es una distracción, y aunque carece de una buena parte de las funciones que ofrecen otros coches, el sistema de infoentretenimiento del Mercedes-Benz Clase C es en realidad sencillo y fácil de usar. 

Todos tienen radio DAB de serie, conectividad Bluetooth, y un controlador central en lugar de una pantalla táctil, que es fácil de manejar y navega por menús sencillos. Los acabados de la línea superior AMG vienen con Comand Online, que añade funciones como mapas topográficos y tráfico en vivo, mientras que todos vienen con muchos puertos USB e incluso un par de ranuras para tarjetas SD.

Desde 2019, el Mercedes-Benz Clase C incluye Apple CarPlay y Android Auto como opcionales. Toda la línea AMG viene con cámara de visión trasera, mientras que el cuadro de instrumentos convencional se puede sustituir de manera opcional en todas las versiones por una pantalla digital configurable de 31,2 cm (12,3 pulgadas).

Espacio y practicidad

Esta berlina de tamaño medio de primera clase ha sido tradicionalmente algo más compacta en su interior que sus rivales principales, y así se demuestra aquí. 

En parte se debe a la disposición de la tracción trasera del Mercedes-Benz Clase C, ya que el túnel de transmisión recorre longitudinalmente el coche, pero para los pasajeros de los asientos delanteros no supone realmente un problema. Es amplio, la sensación de espacio se consigue gracias a los relativamente delgados pilares del parabrisas. 

Los pasajeros de la parte de atrás no irán tan cómodos. La línea del techo trasero inclinada del Mercedes-Benz Clase C implica que los que miden más de 1,8 m no tendrán mucho espacio para la cabeza. Por otro lado, tampoco hay mucho espacio para las piernas o los pies debajo de los asientos delanteros. El asiento trasero solo es apto para dos, ya que la plaza del medio no solo es plana y alta, sino que en el centro apenas hay espacio para poner los pies. 

Hay dos anclajes ISOFIX en los asientos laterales. Las puertas traseras tienen espacios de almacenamiento laterales, con el reposabrazos central tapado para almacenamiento. En la parte frontal hay un compartimento útil con una tapa dividida entre los asientos delanteros, un compartimento con tapa frente al selector de transmisión automática, una guantera y un par de portavasos y espacio de almacenamiento en las puertas. 

El maletero no es tan grande como el de algunos rivales, pero 455 litros son suficientes para la mayoría de los usuarios. Los asientos traseros se abaten en una configuración 40/20/40, creando un gran espacio de carga relativamente plano. 

Se pierde algo de espacio en el maletero con las versiones híbridas enchufables, ya que el volumen baja a 300 litros debido a que la batería añade una protuberancia bastante pronunciada en el suelo del maletero. El acceso al maletero está bien para tratarse de una berlina, y si prefieres un Mercedes-Benz Clase C más espacioso y práctico, siempre está la versión familiar. 

“Mercedes-Benz nombra a su suspensión estándar suspensión de confort Agility Control. La atención se centra en la comodidad. El Mercedes-Benz Clase C se mantiene fijo en la carretera adecuadamente en las curvas, pero no consigue emocionar como lo hace un BMW Serie 3, un Jaguar XE o incluso un Audi A4 con tracción delantera o en las cuatro ruedas”.

La dirección es un poco inerte, no transmite suficiente confianza como para tomar las curvas al límite de su agarre y se percibe cierto balanceo de la carrocería, pero la suspensión proporciona una comodidad decente en superficies de carretera irregulares. 

A medida que se sube en la línea de versiones, la suspensión se ofrece en varias especificaciones de confort pero rebajada en 15 mm, o con una actitud deportiva más firme rebajada en los mismos 15 mm. También cuenta con neumáticos de perfil bajo y más anchos que hacen que el Mercedes parezca estar más alerta. 

Las versiones híbridas tienen suspensión neumática opcional, un añadido inusual en coches de este tamaño. No hace que el Mercedes parezca más ansioso por tomar las curvas, en todo caso lo hace estar un poco menos conectado, pero la conducción que se obtiene a cambio merece la pena. Particularmente en la autopista, la suspensión se desliza sobre los baches y no transmite tanto ruido a través de la estructura del coche como ocurre con los muelles convencionales que incorpora el resto de la gama. 

Optar por cualquiera de las versiones AMG cambia las cosas por completo. La dirección del AMG C 43 está alerta, como si la configuración estándar del coche hubiera eliminado algo sobrante, y su suspensión deportiva más rígida hace que el coche resulte más sensible. En realidad es muy divertido de conducir y el sistema de tracción en las cuatro ruedas que viene de serie implica que se puede aprovechar al máximo el motor de 3 litros biturbo (que, por cierto, suena de maravilla) sin tener que preocuparse por las desagradables consecuencias. 

Te preguntarás cómo se puede mejorar el C 43, hasta que pruebes el C 63, que hace todo lo anterior, pero lo eleva a 11.

Motores y cajas de cambios

Hay una gran variedad de opciones de motores en el Mercedes-Benz Clase C berlina. De hecho, sin contar el V8 del Mercedes-Benz Clase C 63, hay ocho opciones de motor disponibles, desde un 1.6 de gasolina de cuatro cilindros hasta el V6 3.0 en esa versión AMG C 43. 

El Mercedes-Benz Clase C 200 1.5 de gasolina incorpora un sistema de aumento de potencia EQ que añade 14 CV de potencia eléctrica a través de un sistema mild hybrid para ayudar a mejorar tanto el ahorro como el rendimiento. 

Si quieres potencia eléctrica, Mercedes-Benz ofrece un par de híbridos enchufables, uno de ellos es el Mercedes-Benz Clase C 300 e EQ Power, que combina un motor de gasolina turboalimentado de cuatro cilindros de 211 CV con un motor eléctrico de 122 CV, para dar una potencia conjunta de 320 CV y un enorme par de 700 Nm. 

El segundo híbrido enchufable lleva el mismo motor eléctrico de 122 CV unido a un turbodiésel de 194 CV que ofrecen, combinados, 306 CV y los mismos 700 Nm de par. Proporcionan una conducción solo eléctrica, así como una gran autonomía. Y cuando ambos motores, el diésel y el eléctrico, trabajan al unísono, el Mercedes-Benz Clase C 300 es rápido y capaz de alcanzar los 100 km/h en 5.6 segundos. 

Por muy tentadores que sean esos híbridos, son caros, y los motores convencionales no se quedan atrás en cuanto a rendimiento, ya que el Mercedes-Benz Clase C 300 d y el C 220 d diésel pasan de 0 a 100 km/h en 6,5 y 7,9 segundos, respectivamente.

Todas las versiones del Mercedes-Benz Clase C vienen con caja automática de nueve velocidades Que cambia rápida y suavemente.

 Refinamiento y niveles de ruido 

El enfoque del Mercedes-Benz Clase C con respecto a la comodidad es evidente cuando hablamos de aislamiento. Es silencioso en el interior, tal y como se espera en una berlina de lujo. A velocidades altas puede haber un poco de ruido del viento alrededor de los retrovisores, y en superficies de carreteras rugosas hay un poco de ruido de rodadura, pero eso solo se nota realmente en los coches con las ruedas y neumáticos más grandes.

El aislamiento mejoró considerablemente cuando se renovó el coche en 2018. Mercedes-Benz finalmente sustituyó su antiguo 2.1 turbodiésel por una nueva unidad 2.0 más suave. No es el diésel más silencioso, pero es bastante más refinado, tanto en relación con el ruido como con la vibración del motor reemplazado. 

Circular en modo eléctrico con los híbridos enchufables EQ Power destaca el buen aislamiento del Mercedes-Benz Clase C. Son silenciosos a velocidades de ciudad, incluso cuando los motores de combustión se activan para ayudar.

Equipamiento de seguridad

Mercedes-Benz puede afirmar que ha inventado muchos de los sistemas de seguridad que ahora son comunes en todos los coches. 

El kit de seguridad incluye airbags de dos etapas para el conductor y el pasajero delantero para la pelvis y las rodillas del conductor, y de cortina completo para los pasajeros delanteros y traseros. Incluso incorpora un capó emergente activo para ayudar a proteger a los peatones en un impacto y cuenta con frenos de emergencia automáticos para evitar posibles colisiones.

También existe la opción de un Paquete de Asistencia a la Conducción en las versiones Premium o Premium Plus que incluye además regulación automática de la velocidad, lo que significa que el Mercedes puede conducirse por sí mismo en la autopista y en las colas de tráfico lento. Cuando se probó en 2014, el Mercedes-Benz Clase C obtuvo una calificación de cinco estrellas en las pruebas de choque Euro NCAP.

Rango máximo de los coches eléctricos

Las versiones híbridas enchufables añaden hasta 34 kilómetros de autonomía solo eléctrica al Mercedes-Benz Clase C. Para viajes cortos, podría usarse solo energía eléctrica económica. ‎

“Está claro que estos híbridos enchufables son los campeones en cuanto a consumo de combustible, con el Mercedes-Benz Clase C 300d e EQ Power dando cifras oficiales de consumo combinado de entre 1,2 y 1,6 l/100 km y una cifra de CO2 de solo 32 g/km”.

El Mercedes-Benz Clase C 300 e emite una cantidad de CO2 de 41 g/km y su cifra de consumo combinado es de 1,6 a 2,0 l/100 km. Hay que coger esas cifras con pinzas. La realidad probablemente sea significativamente peor, más bien alrededor de 3,5 l/100 km en conducción mixta normal. 

La gama del Mercedes-Benz Clase C 200 d alcanza unos consumos de 5,7 l/100 km con relativa facilidad, y los mejores gasolinas oscilan entre los 7,4 y 8,3 l/100 km oficialmente, y probablemente más en la conducción en el mundo real. El tiempo de carga para esos híbridos será de unas 4 horas para cargarlos completamente en un enchufe doméstico de 7 kW.  

“Nuestro informe se centra en la versión del Mercedes-Benz Clase C a partir de 2018, pero existe desde 2014. Las primeras unidades empiezan alrededor de los 11 000 €. La mayoría son las versiones C 200d y C 220d, las favoritas de la flota y con muchos kilómetros”.

Para probar lo mejor que puede ofrecer un Mercedes-Benz Clase C, querrás una versión más reciente. Encontramos un Mercedes-Benz Clase C de 2019 posterior a la renovación con poco más de 9 000 kilómetros con el atractivo acabado AMG Line y con unas cuantas opciones por 29 800 €, un ahorro de más de 20 000 € con respecto a uno nuevo. Ese coche en particular estaba equipado con el motor diésel del C 220, que ofrece una excelente combinación de ahorro de combustible y rendimiento.

Niveles de acabado y equipamiento de serie

Las versiones de Serie del Mercedes-Benz Clase C vienen con transmisión automática, aire acondicionado, cámara de visión trasera, radio DAB e interior tapizado en cuero sintético. Sin embargo, los evitaríamos, porque se ven simples y no cuentan con el equipamiento clave. ‎ 

Las versiones Avantgarde son el verdadero punto de partida de la gama. Vienen con una pantalla del sistema de infoentretenimiento más grande de 26 cm (10,25 pulgadas), llantas de aleación de 43 cm (17 pulgadas), navegador por satélite, asistente para estacionamiento activo y espejos retrovisores plegables y regulables eléctricamente. Desafortunadamente, su aspecto exterior sigue siendo simple. 

Las versiones de la edición AMG tienen el diseño que el Mercedes-Benz Clase C merece. Sus ruedas de 46 cm (18 pulgadas) llenan los huecos de las ruedas del coche, tienen la suspensión rebajada y unos faros multiled potentes (y con un diseño fantástico). En el interior, el “cuero” de vinilo da paso a lo genuino. 

Las versiones de AMG Line Edition también llevan la imagen un paso más allá gracias a sus cristales tintados y a un equipamiento de carrocería un poco más agresivo. En el interior, también hay asientos deportivos y, como equipamiento opcional, una pantalla digital de 31 cm (12,3 pulgadas) que sustituye a los diales convencionales que se encuentran detrás del volante.

Los AMG Line Night Edition Premium tienen aún más carácter. Cuentan con grandes llantas de aleación de 48 cm (19 pulgadas) opcionales y tienen detalles exteriores negros brillantes. En el interior, los asientos se mueven eléctricamente para conseguir la posición preferida, equipan sistema de navegación por satélite conectado (que tiene actualizaciones de tráfico en vivo) y cargador inalámbrico para el dispositivo móvil 

Por último, está la versión AMG Line Night Edition Premium Plus. También es inconfundible y añade más equipamiento que incluye una cámara de 360 grados y un sistema de sonido estéreo envolvente Burmester. Estas versiones también tienen techo de cristal, lo que hace que el Mercedes parezca ligero y espacioso en el interior. 

arrow up icon
Volver arriba