Icon for mercedes-benz make

Mercedes-Benz Clase V

1 / 7

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2015
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
SUV
fuel iconCombustible
Diésel

Escrito por heycar

7/ 10
heycar opiniones
Grande y cómodo pero caro
Ventajas
  • Estética agradable y lujosa

  • Mucho espacio para ocho personas

  • Conducción suave y refinada

Inconvenientes
  • Incluso el modelo base es caro

  • Los motores diésel son un poco rudos

  • Los asientos son pesados para manejarlos

Veredicto general

“Es imposible negar que la Clase V le debe sus raíces a la división de vehículos comerciales de Mercedes-Benz, pero este furgón de lujo es mucho más que una caja con asientos. Su cabina tiene mucho más en común con un sedán de lujo que con un monovolumen, con materiales suaves al tacto, un salpicadero de alta calidad y altas dosis de refinamiento, incluso a velocidades de autovía”.

La Mercedes-Benz Clase V es uno de los modelos más lujosos ‘Made-in-Spain’. Si se opta por la versión de base, de ocho pasajeros, se cuenta con el mejor interior de este segmento, pero se pueden elegir acabados aún más exquisitos, con siete plazas. Los asientos traseros se pueden deslizar horizontalmente,  e incluso darles la vuelta para que se enfrenten.

Esta versatilidad permite que se maximice la comodidad de los viajeros o el espacio disponible en el interior, en función de cómo se quiera usar la Clase V. También se puede optar únicamente por cuatro asientos, lo que la convierte prácticamente en una limusina u oficina móvil.

Las puertas son de accionamiento eléctrico, igual que el portón trasero, que se puede configurar para que se detengan a una altura predeterminada, especialmente útil en estacionamientos con varias plantas y poca distancia hasta el techo. Además, la ventana de cristal se puede abrir independientemente, lo cual es práctico para objetos pequeños o espacios limitados.

Los niveles de comodidad son muy elevados tanto para pasajeros como para el conductor, gracias a la tapicería de cuero que viene de serie. En las versiones extra largas, el habitáculo cuenta con su propia climatización. Los asientos delanteros están calefactados y el equipamiento de serie incluye el sistema multimedia heredado directamente del Clase A, con MBUX, conectividad total y control por mensajes de voz.

La mayor parte de las Mercedes-Benz Clase V vendrán equipadas con el motor diésel de 2.0 litros, que entrega 163 CV y 380 Nm de par. Es lo suficientemente sustancial como para mover la furgoneta completamente cargada a velocidades de autovía y es lo bastante silencioso y refinado, a menos que se le exprima a fondo. Es una experiencia de conducción relajada, gracias a la transmisión automática de nueve velocidades que viene de serie.

La versión más potente, 300d, sigue usando un órgano de 2.0 litros como base, pero desarrolla unos 239 CV y 500 Nm de par mucho más satisfactorios. Con él, la Clase V alcanza los 100 km/h en 7,8 segundos en las variantes de longitud estándar. Cifras impresionantes, si se les suman unos consumos de 8,2 litros por cada 100 km.

A esta velocidad sorprendente y consumos razonables hay que sumarle su comportamiento excelente en prácticamente cualquier asfalto. No tiene sentido tener un interior lujoso si las suspensiones ceden ante cualquier bache. Afortunadamente, la Mercedes es muy hábil a la hora de manejar su propio peso cuesta abajo y los motores son silenciosos a menos que se les lleve al máximo de revoluciones.

Puede que la Clase V no sea tan asequible como una Ford Tourneo Custom o una Volkswagen Caravelle, pero si necesitas transporte de personas verdaderamente exquisito, merece la pena pagar la diferencia. Su interior, equiparable al de un sedán de lujo, altas dosis de refinamiento, espacio generoso, calidad de los acabados, versatilidad y equipamiento hacen que se sienta en una categoría diferente a la de sus competidores.

¿Es la Mercedes-Benz Clase V adecuada para ti?

Si tienes una gran familia a la que transportar o eres el capitán de una industria demasiado ocupado como para malgastar tiempo viajando, la Clase V es ideal para ti. En su versión estándar viene con siete asientos, así que los niños —e incluso la abuela— estarán muy cómodos. 

Los modelos más altos de la gama vienen con siete asientos, pero se puede optar por menos aún para crear más espacio interior. Las versiones más largas vienen con ocho de serie. Existen una miríada de opciones de equipamiento opcional para regodearse en la opulencia, y se puede optar por tres diferentes longitudes, convirtiéndola en uno de los vehículos más personalizables y versátiles del mercado.

Solo existe una opción de motorización en la Clase V, pero el órgano de 2.0 litros viene en dos versiones más y menos potentes. Esta última es la que será ideal para el mayor caso de usos, y la de 239 caballos es sorprendente por la velocidad que desarrolla y lo rápido que la alcanza. Ambas vienen con un cambio automático de serie.

¿Cuál es la mejor configuración para la Mercedes Clase V?

Seamos francos: la versión que elijas de la Clase V dependerá en exclusiva de la profundidad de tus bolsillos. Los precios de partida son caros para el tamaño estándar y el acabado Sport y solo van hacia arriba desde ahí. Nuestra preferencia es, precisamente, esa; porque viene con ocho asientos y cuenta con mucha versatilidad para el equipaje.

Si se quiere más espacio, el modelo Extra Long es el que hay que elegir, ya que se pueden distribuir los asientos para maximizar el espacio de los pasajeros. Sin embargo, si la conducción es urbana y encontrar sitio para aparcar es difícil, es mejor limitarse a la versión estándar.

En cuanto a la propulsión, el motor V220d es suficiente y ya cuenta con el cambio automático de nueve relaciones. Aunque sería tentador contar con la potencia extra del V300d, su sobrecoste y mayores consumos son difíciles de justificar.

¿Qué otros coches son similares a la Mercedes Clase V?

El rival natural de la Clase V es la Volkswagen Caravelle. Cuenta con el mismo número de plazas y tiene un emblema que impone respeto en el sector de la automoción. Como la Mercedes, la VW es cara de comprar, pero mantiene alto su valor residual y cuenta con un interior muy cómodo.

Alternativas más asequibles son la Citroën Spacetourer y la Peugeot Traveller, ambas con dinámicas de conducción muy placenteras. La Toyota Proace Verso también es digna de considerarse, pero oculta peor que las mencionadas anteriormente sus orígenes como vehículo de carga.

Finalmente, la Ford Tourneo Custom es otro gran actor dentro del segmento de comerciales ligeros destinados al transporte de pasajeros y no es difícil encontrarla en servicios de shuttle. Se conduce bien y es más barata que la Mercedes-Benz, pero no tiene la misma sensación de lujo y refinamiento.

arrow up icon
Volver arriba