logo for this website
0
Favoritos
Icon for abarth make

Abarth 595 Opiniones

1 / 8

heycar opiniones

calendar iconAño de lanzamiento
2012
calender iconAño de renovación
2020
car comparison iconCarrocería
Subcompacto
fuel iconCombustible
Gasolina

Escrito por heycar

6/ 10
heycar opiniones
Subcompacto picante pero imperfecto
Ventajas
  • Muchísimo carácter

  • Estética

  • Los modelos más rápidos son potentes







Inconvenientes
  • Espacio en la parte trasera

  • Gastos de uso

  • Se siente obsoleto en muchos aspectos







Veredicto general

“Mucho antes de que Fiat lanzara al mercado el claramente retro 500 y resucitara a Abarth, su marca de altas prestaciones, los coches pequeños y rápidos eran más o menos fáciles de encontrar en nuestras carreteras. Casi todos los fabricantes del mercado tenían un modelo peleón de poco peso, listo para que nuestros trayectos estuvieran llenos de emoción. Sin embargo, cuando Abarth lanzó su primera versión agresiva del 500, allá por 2008, este mercado había desaparecido prácticamente”.

Esto fueron buenas noticias para la marca italiana, ya que, de repente, se encontró sin ningún rival natural al que enfrentarse, y todo aquel que estaba buscando la mezcla de lo ridículamente pequeño junto a lo ridículamente potente lo consideró. No es de extrañar que el logo de Abarth sea un escorpión, pues este 595 viene con una pegada fuerte a través de su motor y tracción delantera —los originales lo tenían todo atrás—.

Cuatro años después, los ingenieros italianos decidieron actualizar el modelo base, haciendo que naciera el 595. Este sería revisado una vez más en 2018. Ahora, lo que está disponible —hasta que Fiat descontinúe la gama enfocándose en modelos 100% eléctricos— es un abanico que empieza con el 595, descapotable o no, con un motor de 1.4 litros y 145 CV. Ese número es sorprendentemente alto para un coche de este tamaño y hace que llegue a los 100 km/h en unos ágiles 7,8 segundos.

Sin embargo, Abarth no se contenta solo con “ágil”, así que existen versiones más potentes que el 595 base, comenzando por la Pista. Esta entrega 165 CV y llega a los 100 km/h medio segundo antes (7,3). Además, también existe la Turismo, con la misma potencia, pero más lujoso por dentro, con asientos de cuero, climatizador y sensores de estacionamiento. Eso sí, no sabemos por qué los necesitarías en un coche tan pequeño, pero nunca están de más.

Si quieres la experiencia completa, también puedes optar por los Competizione o Esseesse, que alcanzan, ambos, los 180 CV dentro del diminuto capó, y llegan a los 100 km/h en 6,7 segundos.

Como puedes ver, el 595 puede ser pequeño pero ofrece un rango completo de opciones para los compradores, incluso ante la llegada de nuevos rivales, como el Volkswagen Up! GTI o el Renault Twingo GT.

No cabe duda de que estos dos últimos son coches más sofisticados en casi todos los aspectos, pero esto es parte del encanto del Abarth. Es un coche pequeño y sincero, que promete mucha diversión y te la entrega. Solo tienes que oír el sonido que hace cuando lo arrancas para que sepas que se trata de algo especial y puede que un poquito pazzo. Pero eso no te impide sonreír como un idiota. Y a fin de cuentas, ese es el motivo por el que comprarse un coche así, ¿no?

Por supuesto, el 595 tiene puntos flacos, como que su manejo y comodidad se sienten un poco obsoletos, especialmente frente a sus rivales más modernos. La mejor manera de describir el habitáculo es como un biplaza con asientos traseros ocasionales, y, además, incluso la versión más básica no es exactamente asequible, especialmente teniendo en cuenta que puedes comprar el superior Ford Fiesta ST por el mismo precio.

¿Es el Abarth 595 adecuado para ti?

Como muchos coches italianos, si necesitas preguntarte esto, probablemente no sea adecuado para ti. Existe muy poco de sentido común en comprar un coche en el que el habitáculo es así de estrecho, tiene los costes de funcionamiento altos, especialmente teniendo en cuenta que existen otros subcompactos deportivos por el mismo precio, si no menos.

Y aun así, sin embargo, el Abarth 595 tiene un encanto innegable. Es el ratón que ruge, un coche que se comporta como si estuviera dos divisiones de peso por encima de la suya, lo que le dota de una personalidad, un estilo y una diversión innegables. Se trata de un coche que te hace sonreír al conducirlo y no es de extrañar que se trate del segundo o tercer coche del garaje de un dueño que tiene otros mucho más exóticos a su disposición.

Parte de la alegría del 595 es que te hace formar parte de una especie de club secreto. Para algunos, esto será un punto en contra y no les importará elegir otros modelos más sensatos. Puede que el 595 no sea perfecto, pero sus fallos no juegan en contra de lo que lo hacen especial.

¿Cuál es la mejor combinación de motor y equipamiento del Abarth 595?

Lo razonable sería elegir el modelo más asequible, el 595 base; pero ya hemos dejado claro que uno no elige Abarth por ser razonable. Por ello, nuestra recomendación es hacer algo con todas sus consecuencias una vez tomada la decisión y, por ello, optamos por el 595 Competizione.

No es tan caro como el Esseesse, pero cuenta con el mismo motor de 180 CV y 1.4 litros con turbocompresor. Como resultado, tienes acceso a toda la potencia a un precio más reducido, junto con el diferencial autoblocante y los excelentes asientos tipo bucket solo disponibles en estas dos versiones.

Elegir el Competizione también mejora la suspensión trasera —mejor comportamiento en curvas—, le dota de frenos delanteros de mayor diámetro —menos distancia de frenado— y, nuestro favorito, el sistema de cuatro tubos de escape Record Monza, que le dan un sonido exquisito. En definitiva, se trata del 595 más salvaje y, por lo tanto, del mejor.

¿Qué otros coches son similares al Abarth 595?

Es difícil que se acuse al Mini Cooper S de ser demasiado grande, pero es el caso cuando se compara con el Abarth 595. El único rival verdadero que tiene es el VW Up! GTI, que es más lento que el italiano, pero también es lo bastante ágil como para ser divertido en carreteras con curvas.

Otros modelos a considerar en este nicho —cada vez más reducido— de los subcompactos de altas prestaciones son el Renault Twingo GT y Suzuki Swift Sport. Ninguno de ellos alcanza al Abarth en términos de velocidad y diversión, por lo que solo queda el Ford Fiesta ST como competidor digno a un precio similar.

Sin embargo, los fabricantes están aprovechando que los motores eléctricos entregan potencia inmediatamente y Stellantis, la casa matriz de Fiat, está desarrollando un  auténtico hot-hatch cero emisiones, resucitando al Lancia Delta, que llegará a mediados de década. Renault tiene previsto hacer algo similar con su R5.

arrow up icon
Volver arriba