Consejos para optimizar el mantenimiento de tu coche

18.08.22. - Tener tu coche en perfecto estado de revista no solo es útil para la circulación segura en tu día a día, sino que también puede ayudarte a evitar daños y problemas a largo plazo que suelen desembocar en un gran desembolso económico.

Es cierto que realizar todos estos trámites de forma periódica puede ser agotador, pero, confía en nosotros, merece la pena. Con estos consejos que te damos a continuación, podrás aumentar la vida útil de tu coche y prevenir gran cantidad de accidentes. ¡Toma nota!

1. Mantener los neumáticos en buen estado

Saber cómo mantener la presión de los neumáticos de tu coche puede ayudarte a reducir el desgaste de los mismos y te ayuda a asegurarte de que consigues un buen rendimiento en el consumo de gasolina.

La comprobación de la presión de los neumáticos incluye la búsqueda de la presión recomendada, la comprobación del número de bares (unidad de medida de presión) y el inflado o desinflado de los neumáticos según corresponda.

Un neumático desinflado es un riesgo que puede ser peligroso para ti y para tu coche. Hay varias medidas preventivas que puedes tomar para ayudar a evitar un reventón, incluyendo el cambio de los mismos y examinar su rotación con frecuencia.

2. Cambiar el aceite

Revisar y cambiar el aceite de tu coche de forma rutinaria es esencial para mantener el motor en óptimas condiciones de funcionamiento. Comprueba el aceite cada mes y cámbialo según las indicaciones del manual del coche.

Puedes cambiar el aceite tú mismo o llevarlo a un centro de servicio. Si decides hacerlo por tu cuenta, es importante aprender los pasos necesarios para drenar el líquido, ajustar el nivel correcto de aceite y desechar el aceite viejo.

También debes saber qué tipo de aceite de motor es el mejor para tu coche, sin importar si lo cambias tú o lo llevas a un centro de servicio. Por lo general, esto significa tener en cuenta tres cosas: la viscosidad del aceite, si debes utilizar aceite sintético o no y el kilometraje del coche.

3. Comprobar los líquidos

Hay varios fluidos que deben mantenerse en los niveles adecuados para ayudar a que el coche funcione correctamente.

- Aceite del motor
- Refrigerante
- Líquido de la dirección asistida
- Líquido de frenos
- Líquido de la transmisión

Una fuga en cualquiera de estos elementos puede afectar a la conducción de tu coche. Si detectas una fuga, la mejor forma de identificar el líquido es por su color. Esto puede ayudarte a determinar de dónde procede la fuga de manera sencilla, a la vez que acelera el proceso de reparación.

4. Comprobar las luces

Una bombilla rota o fundida es un peligro para la seguridad y puede ser motivo de sanción. Por eso es útil aprender a inspeccionar a fondo cada una de las bombillas de tu coche. Si una bombilla está fundida, lleva tu coche al mecánico para que determine si es la bombilla o el fusible lo que hay que cambiar.

Los faros son las luces de seguridad más importantes de tu coche. Es recomendable tomarte tu tiempo para mantenerlos en las mejores condiciones, limpiando bien las lentes y sustituyendo las bombillas cuando empiezan a apagarse.

5. Sustituir los limpiaparabrisas

Si tus limpiaparabrisas no funcionan como antes, no dejes que el problema persista. Las escobillas dañadas o desgastadas pueden reducir la visibilidad durante una lluvia intensa o una tormenta de nieve.

Saber cómo inspeccionar las escobillas del limpiaparabrisas con regularidad y sustituirlas cuando sea necesario es una forma de ayudar a mantener la seguridad de tu coche.

6. Cambiar el filtro de aire del motor

Un filtro de aire del motor sucio puede permitir la entrada de suciedad y otras partículas en el motor de tu coche y reducir su eficiencia, además de poner en riesgo tu salud respiratoria. Inspecciona el filtro de aire de tu coche una vez al año y sustitúyelo cuando sea necesario.

7. Hacer revisiones periódicas

Algunas tareas rutinarias de cuidado del coche pueden hacerse en casa, pero otras requieren la intervención de técnicos cualificados. Lleva tu coche a un técnico si se enciende la luz de revisión del motor. Los mecánicos capacitados pueden diagnosticar el problema a través del puerto de diagnóstico a bordo del coche (OBD-II).

Un taller cualificado también podrá inspeccionar y sustituir otros componentes básicos como el alternador y los rodamientos de las ruedas. Programar revisiones periódicas te ayudará a asegurarte de que el coche reciba también otros elementos de mantenimiento.

8. Revisar los frenos

Las pastillas de freno de tu coche también requieren una inspección periódica. Mientras conduces, estate atento a cualquier ruido de los frenos y presta atención a las sacudidas o vibraciones del pedal. Si surge algún problema, consulta a un centro de servicio lo antes posible.

9. Lavar el coche

Tu coche está sometido a todo tipo de elementos, desde la sal de la carretera y el hielo derretido en invierno hasta la resina de los árboles o los excrementos de los pájaros en verano. Algunos de estos elementos no solo son antiestéticos, sino que pueden dañar la pintura y los bajos del coche.

Mantener el coche limpio puede ayudar a prevenir daños a largo plazo. Encuentra el método de lavado que más te convenga y lava tu coche con regularidad. (Me suena que hay un artículo de esto que se puede enlazar)

10. Revisar las correas y mangueras

Mantener las correas y mangueras en buen estado puede ayudar a mantener tu coche en funcionamiento y hará que evites una avería en la carretera. Por ejemplo, si la correa de distribución se rompe mientras conduces, esto puede hacer que muchos de los sistemas del vehículo fallen.

Revisar tus correas y mangueras en cada cambio de aceite te ayudará a asegurarte de que están en buen estado y no necesitan ser reemplazadas.

11. Revisar el seguro del coche

Al igual que las revisiones periódicas del coche, es una buena idea verificar la póliza de tu seguro de coche de vez en cuando. Esto puede ayudar a garantizar que las coberturas, los límites y las franquicias de la póliza estén actualizados y sean adecuados para tu situación actual.

Conclusiones finales

Como has podido comprobar con estos consejos, mantener tu coche en buen estado puede ayudarte a ti y a tus pasajeros a estar seguros. Recuerda, si alguna vez no estás seguro de cómo inspeccionar o sustituir una pieza del coche, la mejor idea es contactar con un mecánico profesional para que te eche una mano.

Si quieres encontrar un coche seminuevo con el mejor estado y total garantía para evitarte dolores de cabeza innecesarios, en heycar tenemos lo que buscas. Todos los vehículos de nuestra web cuentan con un exhaustivo control de calidad y con menos de 150.000 km.

arrow up icon
Volver arriba