Los 6 coches míticos de la década de los 90

30.05.22 - Cuando hablamos de la historia del automóvil, está claro que hay décadas mucho más exitosas que otras. En concreto, la década de los 80 fue una época llena de cambios y con modelos tremendamente aplaudidos por los amantes del coche, ya que, en líneas generales, hablamos de unos años de esplendor económico y de profunda investigación tecnológica.

Por tanto, la década de los 90 tenía una muy difícil misión si quería superar a la anterior. Era necesario realizar una gran cantidad de cambios de manera vertiginosa, apostando por diseños atrevidos y, en general, tecnologías de vanguardia.

Por suerte, para los amantes del motor, esta década ofreció un puñado de grandes coches que serán recordados por todo el mundo y algunos incluso siguen circulando por las grandes ciudades sin ningún problema.

Si quieres conocer algunos de los modelos más míticos de la década de los 90 sigue leyendo, porque aquí te hablaremos de coches que han marcado a toda una generación. De hecho, es probable que tengas alguno de estos más cerca de ti de lo que te imaginas. ¡Toma nota!

Ferrari F50 (1995)

Empezamos fuerte en la lista con la que sin duda es la marca de referencia en lo que a automóviles de lujo se refiere. Con una larga trayectoria de calidad e innovación máxima, Ferrari no se iba a quedar atrás en la década de los 90, y nos ofreció un modelo que rápidamente se iba a convertir en un superclásico de esos que levantan pasiones.

El F50 de Ferrari es el modelo que se creó en 1995 para conmemorar el 50 aniversario de la escudería italiana. Este coche ofrecía grandes innovaciones respetando todos los valores que hicieron famosa a la escudería del “Cavallino Rampante”.

Es un coche clásico de los que aún no incorporaban dirección asistida, todo un reto solo a la altura de conductores experimentados, ya que acoplaba un tremendo motor 4.7 V2 de 520 CV de potencia en la parte central trasera que no haría sencilla su maniobrabilidad a altas velocidades.

Poseía una caja de cambios manual, apostando aún por la conducción clásica, en lo que sería un vehículo con aires tradicionales, pero manteniendo la elegancia y la clase de la casa Ferrari. Sin duda, estamos hablando de un modelo clave para la innovación automovilística en los 90.

Honda NSX (1990)

Es cierto que en la actualidad Honda no es una de las marcas más punteras ni más vendidas dentro del mundo del motor, pero en los 90 la cosa era bastante diferente. En una época de grandes competidoras, la marca japonesa decidió no quedarse atrás y apostar por un modelo muy interesante, el NSX.

Se trata de un superdeportivo de lujo con un diseño que recuerda bastante al Ferrari F50 analizado justo arriba de estas líneas, con un diseño atractivo y compacto que evidencia cariño y calidad absoluta en su construcción.

En lo que a estética se refiere, el Honda NSX es uno de los modelos más impresionantes de esta década, posicionándose como puntero en elegancia y comodidad en su uso, tanto en carretera como en ciudad.

Entrando en aspectos técnicos, estamos hablando de un motor 3.0 V6 VTEC de 280 CV de potencia que, si bien no está a la altura de un Ferrari de la época, no anda corto en ningún caso de aceleración y experiencia deportiva de conducción. En resumen, un verdadero cochazo que hizo a Honda codearse con los más grandes del sector en los 90.

Dodge Viper (1992)

A principios de la década, mientras Nirvana y Metallica llenaban estadios con masas enfervorecidas, la empresa americana Chrysler necesitaba dar un golpe sobre la mesa para recuperar el lugar que le correspondía en el país de las barras y estrellas.

Es por eso que hizo uso de una de sus filiales más potentes y vendidas en EE.UU. y creó el Dodge Viper, un modelo mítico que nos ofrecía una carrocería muy robusta (signo de identidad de la marca) con altas prestaciones propias de un superdeportivo de lujo.

Su motor V10 de ocho litros con 400 CV de potencia lo convertían en un referente absoluto del sector y una apuesta por la velocidad de esta marca. Enseguida el modelo se popularizó apareciendo en numerosas películas, series y videojuegos. Pocos argumentos más se necesitan para corroborar que estamos ante uno de los modelos más míticos de esta década.

Ford Escort RS Cosworth (1992)

Hablando de escuderías americanas, uno de los precursores del automóvil en el país (o al menos sus herederos) no podía quedarse atrás en la carrera por destacar en esta fantástica década de innovaciones tecnológicas. Su apuesta fue el Ford Escort RS Costworth, lanzado en 1992 y que sería una gran sorpresa dentro de la industria.

Si por algo puede destacar este auténtico clásico es por su robustez. Quizá no ofrece un diseño tan “fashion” como los modelos que hemos analizado antes, pero no hay duda de que es un gran coche, equipado con un motor de 220 CV de potencia que aún hoy en día hará las delicias de los amantes de la velocidad.

Sin lugar a dudas es un coche muy completo, válido para cualquier tipo de uso, en carretera y en ciudad: es veloz, robusto y ofrece un diseño compacto, en el que sobre todo destaca su impresionante alerón trasero. 

Mazda RX-7 (1991)

El Mazda RX-7 es, sin lugar a dudas, la “niña bonita” de esta marca y uno de los coches más emblemáticos de los años 90, muy recordado por todos y de una gran popularidad. Tanto es así que hemos podido verlo en numerosos medios de comunicación, especialmente en famosos videojuegos de conducción a velocidades de vértigo.

El fabricante japonés Mazda diseñó una carrocería de curvas redondeadas que causaron furor, marcando una tendencia para el futuro que se ha mantenido incluso en la actualidad.

A su bonito diseño redondeado se le unieron unas prestaciones técnicas muy interesantes: un motor de 1,3 litros con dos rotores y doble turbo, alcanzando una potencia bestial de 280 CV.

Porsche 993 Turbo

No podíamos cerrar la lista sin recordar a una de las marcas más icónicas del lujo automovilístico. Cuando nos referimos al Porsche 993 Turbo, estamos hablando de uno de los mejores modelos que el fabricante alemán ha creado jamás.

Se trata de un precioso coche, con un diseño elegante que apuesta por la potencia sin renunciar a una conducción suave y firme. Su motor bóxer alcanza los 400 CV, y se sitúa como una de las opciones idóneas para romper el asfalto a su paso.

Es la apuesta de Porsche por el lujo y marcó una tendencia muy clara en cuanto al diseño de sus modelos posteriores, ya que otros modelos como el famosísimo Carrera beben de su misma fuente.

¿Y tú, cuál tienes?

Como ya has podido ver, estos son algunos de los coches más míticos e icónicos de los años 90, pero lo que está claro es que no necesitas viajar al pasado para encontrar un buen coche. En heycar, te ofrecemos los mejores coches seminuevos y de segunda mano, todos de primera clase y listos para ser disfrutados en la carretera gracias a nuestra garantía de calidad.

Volver arriba